Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII >
  4. El cuento

El cuento

Dozo, Dardo; Kricun, Claudia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

ISSN: 1668-1673

XIV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2006:"Experimentación, Innovación, Creación. Aportes en la enseñanza del Diseño y la Comunicación"

Año VII, Vol. 7, Febrero 2006, Buenos Aires, Argentina | 272 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Mi casa 

Cuando tenía la edad de ocho años fui desafiado por mi maestra de tercer grado para describir delante de todos mis compañeros cómo era mi casa. Bueno-dije-para entrar en mi casa es requisito indispensable tener alas. Porque la única entrada es por un gran ventanal que está en el primer piso. Y para salir se puede hacer por una puerta común y corriente porque el vestíbulo no tiene las dimensiones necesarias para el más modesto de los despegues. También tenemos una mesita mágica… A esta altura de mi relato desaparecí del aula siguiendo a mi oreja izquierda que había quedado enganchada entre el índice y el pulgar de la dulce señorita Dora. “Ahora vas a repetirle todo eso al Director”. Yo me arreglé la ropa, alineé mi oreja izquierda con la derecha y gustoso, me dispuse a complacer el pedido. Bueno-dije- para entrar en mi casa es requisito indispensable el tener alas. 

Tanto gustó mi sencilla descripción que tuve que repetírsela al Inspector de Distrito, a la psicopedagoga, al presidente de la cooperadora y hasta un policía que pasaba por ahí. Todos estuvieron de acuerdo en que tenían que acompañarme a mi casa, quizás para conocerla o porque querían hablar algo con mi papá. Pero los pobres tuvieron que conformarse con dialogar a los gritos desde la vereda, porque como les dije, para entrar en mi casa es requisito indispensable el tener alas y, por supuesto, ninguno de ellos tenía unas. 

(Pablo Olmedo finalista del concurso de Puro cuento mes de febrero de 1989 argentino) 

Todos los cuatrimestres, desde hace tiempo, nos abocamos a trabajar la narración de un cuento dado que consideramos que es un recurso pedagógico que le permite a los alumnos generar una escritura expresiva para luego trasladarla al campo de la oralidad; teniendo en cuenta el adaptar el práctico al tipo de grupo con el que debemos trabajar. 

Este cuatrimestre le pedimos colaboración a la Profesora Cecilia Noriega que nos ha brindado a cada uno una clase magistral que ha permitido ahondar en la confección de los cuentos creados por los alumnos. Ha sido un aporte que nunca se borrará de nuestra historia y de la historia de cada uno de los alumnos que han presenciado sus deliciosas clases. 

Esta solicitud hacia ella surgió cuando planificamos el trabajo a realizar dentro de las “Jornadas de Proyectos Jóvenes” para el presente cuatrimestre. 

Deseábamos proyectar un nuevo trabajo que reuniera ambos módulos experimentando una nueva propuesta. 

Así surgió la idea de planificar nuestras jornadas denominadas “La Feria del Libro en Palermo”. 

Cada alumno asumió el papel de autor en la realización de un libro que reuniera el trabajo de él y el de sus compañeros. 

Nuestra preocupación, compartida por tantos colegas, sobre el acercamiento de los alumnos a los textos escritos, al libro, ha ido resonando dentro de nosotros y este trabajo, intentamos, sea un aporte a ese vital y fundamental acercamiento. 

Nos propusimos compartir con nuestros alumnos la pasión que debe hacerse presente en el acto de amor que significa la construcción de un libro. 

El objetivo ha sido el lograr que, a tan temprana edad, cada uno escribiera en su historia personal el ser partícipe en la autoría de un libro. 

El libro en cercanía. 

El libro apropiado. 

El libro propio. 

El libro amado. 

Esto nos llevó mucho trabajo con cada uno de corrección; siempre respetando estilos, formas, ideas, sueños, necesidades. Y luego de contar con la presencia de los cuentos escritos, llevar adelante la confección de todos los elementos paratextuales de manera grupal. 

Pensando, cambiando ideas, compartiendo pareceres. Hablando, escuchando... 

Por último los entrenamos en convertirse en los Narradores de esas historias. 

Al principio miedos, casi pánicos al pensar en narrar sus relatos delante de los demás. 

Allí lo fundamental fue conducirlos en lo simple de contar . Apoyarse en tantas historias narradas o escuchadas. En cada uno, seguramente”, en algún momento “Hubo una vez...” quizás escuchado por la noche en el refugio del cuarto antes de dormir.... Ahora es tiempo de, también, brindar historias. Cuando se hizo presente la comprensión del trabajo expresivo que se estaba llevando adelante, todo comenzó a aclararse. Se les presentó la simpleza “del contar” para luego arribar al campo de la conceptualización de una técnica de narración. Es notable lo que sucede con el alumno que transita este tipo de trabajo; la huella expresiva que queda marcada en su persona. Nuestro objetivo es que el alumno comprenda lo que provoca el aplicar el conocimiento expresivo en otras áreas de desarrollo académico. 

Transmitir desde la escritura y la oralidad adquiriendo un bagaje de experiencias creativas y expresivas que no siempre tiene la posibilidad de transitar a lo largo de su formación y de su vida. 

En todo caso se trata, nuestra tarea, de mostrarles un aporte más que contribuya a la construcción de su propio camino personal y profesional. 

Lo que aseguramos es que, lentamente, cada alumno fue comprendiendo que esta experiencia era posible de vivenciar, aún reconociendo lo compleja que le resultaba. 

En todo caso, lo más arduo deja profundas huellas en el proceso pedagógico. 

Cada alumno fue comprendiendo que era posible escribir una historia. 

Cada alumno fue aceptando que le era posible narrar una historia. 

Cada alumno se apropió y desplegó sus alas...


El cuento fue publicado de la página 83 a página84 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

ver detalle e índice del libro