1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII >
  4. La experiencia en clase

La experiencia en clase

Maccari, Alfio [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

ISSN: 1668-1673

XIV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2006:"Experimentación, Innovación, Creación. Aportes en la enseñanza del Diseño y la Comunicación"

Año VII, Vol. 7, Febrero 2006, Buenos Aires, Argentina | 272 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Cabe un pequeño análisis de esta frase.

Bueno quizás análisis sea demasiado pretencioso y simplemente haga un par de preguntas para comprenderla bien.

¿Qué se entiende por Experiencia en Clase?

a) Experiencia desarrollada en clase.

b) Experiencia de vivencias en clase.

c) Experiencia llevada hasta la clase.

Nuestros estudiantes ávidos de conocimiento transitan las clases, es cierto, en busca de experiencia; pero, ¿Propia o ajena, a desarrollarla o a adquirirla?.

Podría yo a esta altura preguntarme:

¿Qué les damos? o ¿Qué intentamos darle? ¿Nuestra experiencia? ¿La posibilidad que ellos tengan las suyas? ¿Experiencia carente de contenido? ¿Teoría sin relación directa a la realidad, fuente de toda experiencia? ¿Nuestra experiencia además de los contenidos? ¿Contenidos que recorran o simulen recorrer los mismos pasos nuestros para virtualizar la trayectoria de nuestra propia experiencia?

Parece complicado, pero intentare despejar las dudas, o encontrar las respuestas a estas y muchas más preguntas que puedan surgir.

Ahora, ¿Somos capaces de decidir si nuestra experiencia es la historia justa que nuestros estudiantes necesitan para una realidad que con el paso del tiempo fue cambiando? ¿Sería conveniente que nos limitemos a desarrollar una teoría carente de experiencia? ¿Será que tendremos que utilizar experiencia y sabiduría en partes iguales?¿O desiguales, pero usando las dos?

Interesante paradoja.

Al menos voy encontrando algo.

No se si mucho, pero es algo.

¿Se puede usar experiencia y teoría juntas?

Miremos nuestra experiencia en clase, aplicada en función a entender lo que sobretodo necesitan quienes confían en nosotros, lo que quieren, saben, sienten, esperan y entienden que desde nuestro lado haremos todo lo posible y lo imposible para que ellos se nutran de conocimientos. Que lleguen a buen puerto desde la experiencia propia o ajena, desde la sabiduría desarrollada o adquirida.

Entiendo que en tareas de comunicación como la publicidad no se podría caminar sin experiencia, la propia y la ajena. La del emisor y la del receptor (gracias Munari) la del nexo entre ellos; la de uno, la de todos.

Experiencia y sabiduría.

Reflexiono: la teoría es algo así como la puesta en letras de las vivencias de otros, esquematizada para una más simple comprensión de los datos.

Necesito un diccionario.

Experiencia:

1. f. Práctica prolongada que proporciona conocimiento o habilidad para hacer algo.

2. f. Conocimiento de la vida adquirido por las circunstancias o situaciones vividas.

3. f. Circunstancia o acontecimiento vivido por una persona. Descubro que: Vale la nuestra desde la vida, vale la de los otros desde la teoría y vale también la de los nuevos desde la necesidad de adquirirla.

Vale la del aula, vale la de la clase.

El aula, ¿Será este el lugar ideal para intercambiar experiencias? Por lo pronto y si me apuran diría, no existe como el aula para ese traspaso.

El aula un lugar donde los consumidores (estudiantes) están dispuestos a gastar todo su capital (energía y necesidad de aprender) y donde los productos (conocimientos) están en oferta siempre y en una muy buena góndola (profesores y sus clases).

Sí, es en el aula.

Sí, es en la clase.

Trabajemos fuerte para el traspaso de la experiencia como hicieron con nosotros y como la humanidad seguirá haciendo. Apostemos por la experiencia propia tanto como la de los demás.

Generemos desde el conocimiento, la práctica, la teoría; una manera dinámica, efectiva, y hasta divertida de un traspaso sin egoísmos de nuestra experiencia, de nuestro conocimiento. Nuestros estudiantes seguirán ahí, esperando. Está en nosotros darles lo que necesitan, lo que quieren y hasta lo que ni esperan. No es difícil, solo es cuestión de proponerselo.

No se si serán estas las respuestas.

Si, que es un buen camino para encontrarlas.

Bueno ya por acá y a esta altura diré que también podía haber contado algo de lo que pasó en alguna de mis clases. Pero será para la próxima.


La experiencia en clase fue publicado de la página 152 a página152 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

ver detalle e índice del libro