1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII >
  4. La necesidad de reflexionar sobre nuestras manifestaciones artísticas

La necesidad de reflexionar sobre nuestras manifestaciones artísticas

Pizarro, Mariana [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

ISSN: 1668-1673

XIV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2006:"Experimentación, Innovación, Creación. Aportes en la enseñanza del Diseño y la Comunicación"

Año VII, Vol. 7, Febrero 2006, Buenos Aires, Argentina | 272 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Teniendo en cuenta que en nuestro país solamente.

Haciendo un pequeño relato de algunos tópicos fundamentales del panorama artístico plástico desde mediados del siglo XX en adelante podemos observar distintas cuestiones que de incorporarlas en los planes de estudio ayudarían a comprender mejor el panorama artístico-visual actual.

Como podemos ver nuestro, así como en otras partes del mundo, en pocos años las nuevas camadas de plásticos abandonan los formatos tradicionales (pintura, escultura, etc.): primero salen del cuadro (incorporándole objetos, quitándoles los límites del marco), como el grupo MADÍ que nació en Buenos Aires en el año 1946, que lo integran artistas como Carmelo Arden Quin, Gyula Kosice, Edgardo Bailey, etc.

Es un movimiento que irrumpió en los años 40 gracias al empuje de un grupo de jóvenes artistas emprendedores, como respuesta a la situación artística empobrecida del país y con la intención de realizar una total renovación de las artes plásticas.

Es esencialmente un arte no figurativo de base geométrica, que surgió con la intención de otorgarle a la abstracción una nueva forma, un desarrollo menos rígido que el arte concreto y con una visión más lírica.

Mantuvo constante la ausencia total de la representación, la negación del gesto del artista y la construcción geométrica, pero renovó el lenguaje con la utilización de colores vivos, superficies y líneas curvas y cóncavas para la pintura, rompiendo con el marco rectangular anclado en la tradición, y la movilidad y ausencia de color para la escultura.

Julio Le Parc es uno los creadores el arte cinético, desarrollando los postulados del arte óptico y participativo con el grupo GRAV (Groupe de Recherche d’Art Visuel- Grupo de Investigación de Arte Visual) , fundado en 1960 junto a Hugo Demarco, Francisco García Miranda, Horacio García Rossi, Molnar, Francois Morellet, Sergio Moyano Servantes, Francisco Sobrino, Yvaral y Joël Stein. Trabajaban en obras que intentaban modificar mediante acciones lúdicas la relación entre el artista, el espectador y la obra de arte. También planteaban la idea de obra de arte como “proposición plástica” abierta, en la que el espectador es un actor en contacto con la obra. Trabajaron juntos hasta 1968.

Con Berni y la renovación de su lenguaje artístico (especialmente los gruesos empastes), la incorporación de basura y la gestualidad propia de los informalistas. Incide en los nuevos materiales que se incorporaron en el lenguaje plástico en la Argentina.

El primero en 1958 realiza la serie de pinturas de villas miseria construidas con irregulares rectángulos tratados con espesas capas de óleo, luego incorpora magistralmente los elementos del lugar dando un nuevo sentido a la obra. Acercando al espectador no solo a través de la imagen a la problemática sino también con la implementación del material propio del lugar, en la serie entre otras de “Juanito Laguna” y “Ramona Montiel”.

La espontaneidad del gesto en Alberto Greco nos habla de provisionalidad de la existencia, con los Vivo Dito, entre otras cosas.

También con Libero Badii y la serie “Lo siniestro” podemos ver un cambio profundo en la forma de hacer escultura.

Con Enio Iommi, escultor, co-fundador e integrante de la Asociación Arte Concreto-Invención.

En 1946 participó en la primera exposición de la Asociación Arte Concreto-Invención en el Salón Peuser. Asimismo, fue co-autor del Manifiesto Invencionista, junto a Tomás Maldonado, Edgar Bayley, Alfredo Hlito, Lidy Prati, Manuel Espinosa, Obdulio Landi, Raúl Lozza, R.V.D. Lozza, Alberto Molenberg, Primaldo, etc.

Dando conjuntamente con estos artistas un nuevo movimiento artístico a nuestro país.

En 1958 se crea el Instituto Di Tella: bajo el lema “todo puede ser considerado Arte” o del principio duchampiano de la contextualización: “cualquier cosa, desplazada de su contexto habitual y trasladada a lo artístico, puede llegar a ser arte”. Luego pasan a construir objetos, después a expandirse en el ambiente. Rápidamente se acentúa la tendencia a la desmaterialización, que alude al desénfasis o incluso a la desaparición del objeto físico y su reemplazo por una materialidad de otro orden (hasta devenir en conceptos o acciones).

La mundialización obliga a repensar las ideas modernas

de territorialidad, nacionalidad e identidad, construidas a fines del siglo XIX, al mismo tiempo que, como contexto de hecho, re-ordena la cartografía cultural y sus mapas y necesita de nuevos instrumentos de navegación y de diagnóstico. Los ejes políticos, económicos y culturales fijados en la modernidad, muestran movimientos y deslizamientos transversales que atraviesan la comunidad mundial con una dinámica hasta ahora desconocida. Fundamentalmente se trata de nuevos sistemas de relaciones, de información y de posiciones, que dibujan nuevas constelaciones de jerarquías y de hibridaciones.

En esta situación el arte argentino no sólo modificó sus paisajes estéticos, sino también sus sistemas de formación, promoción, legitimación y circulación, así como sus escenarios discursivos. No menos de tres oleadas sucesivas de artistas han ido fijando las nuevas reglas de interacción, en juegos de ensayo y prueba constantes.

Por lo expresado anteriormente y otros elementos mas que hacen al panorama artístico Latinoamericano: creo que se hace necesario plantear un cambio en la reflexión sobre la Historia del Arte ya generalmente se trabaja desde la visión Europea dejando de lado a nuestros artistas.

La prueba de esto esta en que si quiere trabajar con material Americano es dificultoso conseguirlo o muchas veces es de autores extranjeros que son ajenos a nuestra realidad.

El aporte del “viejo continente” nadie niega que es absolutamente valiosa, pero creo que sería importante reflexionar concienzudamente sobre otros tópicos que hacen a la historia del arte para poder crecer en este aspecto. Tomando en cuenta también los aspectos sociales, culturales y políticos de otras regiones que nos ayuden a comprender nuestra realidad y las de otras regiones.


La necesidad de reflexionar sobre nuestras manifestaciones artísticas fue publicado de la página 191 a página192 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

ver detalle e índice del libro