1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII >
  4. Espectáculo integrado: Acercamiento a una experiencia de aprendizaje significativo en el ámbito del espectáculo

Espectáculo integrado: Acercamiento a una experiencia de aprendizaje significativo en el ámbito del espectáculo

Pontoriero, Andrea [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

ISSN: 1668-1673

XIV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2006:"Experimentación, Innovación, Creación. Aportes en la enseñanza del Diseño y la Comunicación"

Año VII, Vol. 7, Febrero 2006, Buenos Aires, Argentina | 272 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Algunas cuestiones previas sobre la llamada “comunicación didáctica”

Partimos del presupuesto de que la situación de enseñanza/ aprendizaje se establece en base a una situación de comunicación y esta consiste en que “una persona ayuda a otra a desarrollar sus conocimientos y comprensiones” (Mercer, 1997:11). Esta frase tomada de Mercer, implica, como él mismo lo explica, que se combinan enseñanza y aprendizaje a la vez, en lo que él denomina “la construcción guiada del conocimiento”. Esta afirmación requiere de alguna aclaración teórica de lo que esto implica. La construcción guiada alude, a mi criterio al concepto de “andamiaje” elaborado por Buner “son los pasos que se dan para reducir los grados de libertad cuando se lleva a cabo algún tipo de tarea, de manera que un estudiante se pueda concentrar en la difícil habilidad que está adquiriendo”. Es decir que un docente organiza un andamio y luego lo va retirando gradualmente para que el estudiante pueda realizar la experiencia por su cuenta.

Ahora bien, en algunos casos, el docente cumple el rol de andamio ya que a partir de la palabra guían a los estudiantes en la construcción del conocimiento. Sin embargo, según Mercer las conversaciones en el aula, sobretodo si se realizan entre docentes y estudiantes está plagada de sobreentendidos y prejuicios, que no siempre ayudan a dicha construcción, ya que no hay una situación simétrica respecto del conocimiento. Es por esto que Mercer propone como fundamental la “conversación entre pares” puesto que “existen formas importantes de aprendizaje que tienen más posibilidades de ocurrir cuando los estudiantes pueden hablar y trabajar juntos sin un profesor” (Mercer, 1997: 99). En estos casos, uno puede chequear su propia interpretación de ideas y comparar su comprensión con la de otros estudiantes. Sin embargo el autor especifica que muchas veces aunque los estudiantes trabajen en grupo no significa necesariamente que cooperen. En este aspecto Mercer discute a Bruner respecto a la idea de que “trabajar con una pareja más competente sea provechoso para aprender ya que en las experiencias realizadas los niños considerados de habilidades semejantes parecían aprender mejor que los de parejas asimétricas. Trabajar con una pareja que sabe más y es más capaz, que domina al otro cuando hay que tomar decisiones y que insiste en utilizar sus propias estrategias de resolución de problemas puede ser un impedimento en lugar de una ayuda para la otra persona menos capaz” (Mercer:104).

Partiendo de esta idea Mercer examina tres formas de conversar:

1. La conversación de discusión (en la que los estudiantes están en desacuerdo y toman decisiones individualmente. Se caracteriza por breves intercambios que consisten en afirmaciones)

2. La conversación acumulativa (donde se construye positivamente pero no críticamente. Se caracteriza por repeticiones, confirmaciones y elaboraciones)

3. La conversación exploratoria (donde los estudiantes tratan de forma crítica pero constructiva las ideas de los demás. “El conocimiento se justifica más abiertamente y el razonamiento es más visible en la conversación”).

Esta última es la que sería deseable promover por parte de los profesores.

Una experiencia de “comunicación entre pares”

Uno de los desafíos que nos planteamos este año en la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo fue realizar actividades de integración entre los estudiantes de las nuevas carreras de Escenografía, Vestuario y Dirección Teatral ya que consideramos al espectáculo teatral como un trabajo de equipo en donde las individualidades se potencian en función de la creación de un hecho creativo.

En este marco planificamos una actividad de integración en donde participaron los estudiantes de las tres carreras, y sus respectivos profesores (Diego Bogan, Dirección Teatral; Héctor Calmet, Escenografía I y Andrea Suárez, Vestuario I) quienes monitorearon el proceso. Los roles se distribuyeron de acuerdo a las carreras de origen de cada uno y el proyecto consistió en trabajar sobre la escena que los estudiantes de dirección debían presentar en su examen final.

Cada estudiante de dirección contó con la colaboración de tres estudiantes de escenografía y dos de vestuario quienes tenían criterios e ideas diferentes respecto de la resolución de los espacios y la apariencia de los personajes. De esta forma cada grupo tenía un objetivo en común, lograr una buena realización visual de un texto dramático y para lograrlo debía lograr acuerdos con sus pares y argumentar a favor de sus propuestas. Una vez que habían llegado a un acuerdo al interior del grupo debían presentar sus propuestas de diseño a sus docentes y al resto de los estudiantes del curso quienes a su vez cuestionaban, criticaban y reflexionaban sobre las dificultades y logros obtenidos.

Algunas conclusiones

Este tipo de actividad significaría, en cierto modo, poner la responsabilidad del aprendizaje en manos de los estudiantes lo cual los prepararía para el desarrollo profesional y una vida adulta responsable. Se trataría de una experiencia significativa de aprendizaje que conjuga varios factores, los estudiantes experimentan de forma contenida, en el marco del aula, una situación que es factible de suceder en el marco profesional incentivando la creatividad personal y desarrollando la cooperación en el aprendizaje. En algún sentido se acerca a lo que Schön llama un prácticum, es decir, “[…] una situación pensada y dispuesta para la tarea de aprender una práctica. En un contexto que se aproxima al mundo de la práctica, los estudiantes aprenden haciendo, aunque hacer a menudo se quede corto con el trabajo propio del mundo real” (1992: 45).

Bibliografía

Bruner, R. (s/f). Desarrollo cognitivo y educación. Madrid: Morata

Mercer, Neil (1997). La construcción guiada del conocimiento. El habla de profesores y estudiantes. Buenos Aires: Paidós

Schön, D. (1992). La formación de profesionales reflexivos. Madrid: Paidós.


Espectáculo integrado: Acercamiento a una experiencia de aprendizaje significativo en el ámbito del espectáculo fue publicado de la página 193 a página194 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

ver detalle e índice del libro