Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº IX >
  4. La escritura para niños

La escritura para niños

Dozo, Dardo; Kricun, Claudia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº IX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº IX

ISSN: 1668-1673

XVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2008.

Año IX, Vol. 9, Febrero 2008, Buenos Aires, Argentina. | 211 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Trabajo que los alumnos realizan dentro de la cursada de la asignatura Comunicación Oral y Escrita en las cátedras de ambos docentes.

“El cognitivista Howard Gardner afirma que una inteligencia es un potencial biopsicológico, que no debe confundirse con un dominio del saber, que es una actividad socialmente construida. Cualquier campo del saber utiliza simultáneamente más de una inteligencia, las que no son rasgos fijos de las personas sino resultado de un proceso dinámico y permanente de acomodación de esquemas. Cada ser humano posee una combinación única de inteligencias. Que un alumno transite los campos de la ficcionalización estética, es una decisión que depende más de un buen docente y de un valioso contexto cultural, que de los dones naturales que esa persona posea. Las culturas institucionales escolares fortalecen o frustran la posibilidad del desarrollo estético ficcional de una inteligencia.” (Ester Trozzo de la conferencia del Primer Congreso de Teatro en la Escuela, agosto 2005 realizado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina).

Luego de las palabras citadas precedentemente podemos decir que allí se encuentra enunciada la decisión que nos ha llevado a encarar este trabajo con nuestros alumnos dentro de la mencionada materia.

Así, continuando con nuestro trabajo de encarar el ejercicio de escritura con los alumnos desde una mirada ficcional, hace ya varios cuatrimestres que hemos elegido el género “diario personal” para que los mismos entrenen el acto de escribir y encuentren, en esa gama infinita de posibilidades que nos presenta la ficción, el placer por el cosechar y desgranar palabras sobre una hoja de papel para contar historias que requieren ser contadas; para decirle al niño algo que creemos importante para su vida y, por sobre todo, para que descubra que en un libro puede encontrar uno de los caminos hacia la libertad. Saberse actor de su propia interpretación de lo leído. Difundir ese libre pensamiento.

Enfocamos el trabajo en esa escritura ficcional para niños con la forma de un diario personal.

Los alumnos crean un personaje cuyo único requerimiento es que sea un ser vivo que pueda, para ellos, transmitir sentimientos. Tener recuerdos, contar lo que le sucede en su vida. Su creación es minuciosa, artesanal. Desde describir el nombre de ese personaje, si lo tiene, su edad, si tiene, su historia de vida, su familia, sus gustos, hasta dibujarlo para poder generar una imagen clara de él que ayudará a que vaya, en el transcurso de los días, cobrando “vida”. Luego el momento de pensar, y justificar, qué lo lleva, al mismo, a escribir ese diario. ¿Por qué escribe? Y definir el mensaje que, los alumnos autores, desean transmitir.

Es allí donde comienza la escritura, proceso ya relatado en un anterior escrito para estas jornadas de reflexión académica. Cabe recordar que luego ellos confeccionarán el libro artesanalmente. El hacerlo con sus manos es uno de los puntos de contacto que el niño lector, al recibirlo, deseamos que perciba como parte del acto de amor que brinda un autor con su obra. Que pueda diferenciar en su vida, un escrito encontrado en internet a un escrito que llega a sus manos con otra calidad de calidez.

Centremos en esta escritura para niños la experiencia a compartir. Se ha enfocado el trabajo con los alumnos “autores” en el profundizar ese qué desean decir con su libro. Es allí donde con cada grupo de trabajo debatimos sobre ese mensaje, cuidar ese qué le decimos a nuestro lector y cómo se lo decimos. Hablar de la justicia, del amor, de la verdad, de la solidaridad, de la no discriminación, de la paz, de la importancia del compartir; de todos aquellos temas que conectan, desde el libro, al mundo con un intentar hacer un mundo mejor. Y luego el hacerlo de una manera sencilla, simple, fácil de entender para nuestro lector. El otro gran desafío para los alumnos ha radicado en lograr la simpleza en la escritura. Particularmente se han presentado casos de alumnos que han exteriorizado la gran dificultad de “escribir de manera sencilla”, de “intentar no complicar la escritura”. Buscamos juntos, entonces, como, luego de largas jornadas de plasmar en el papel las historias vividas por nuestros personajes, el sintetizar, el hacerlas viables de leer para el niño. Lo cual no significa superfluas. El lograr escribir en profundidad para un niño, buscando atraparlo, acercarlo a que emprenda el viaje al mundo propuesto por nuestra labor, es una de las instancias más complejas que se presentan en nuestro trabajo. Allí hacemos puntual hincapié en la segunda parte de la escritura, luego de haber, supuestamente, terminado la historia del libro, el corregir teniendo en cuenta: la ortografía, la cohesión, la coherencia, la sintaxis y la síntesis. Allí estamos proponiéndonos dar por finalizado nuestro escrito. Cuidando estos aspectos creemos haber abordado a un importante logro con los alumnos y su transmisión escrita.

Luego, como ya enunciamos, esa confección artesanal del libro. Todos los elementos necesarios para que el niño pueda sentirse y sentarse a compartir este momento mágico al abrirlo para disfrutar del acto de leer.

Por último, y que llevaremos a cabo este fin de año, es donar este material (hemos reunido el trabajo del cuatrimestre anterior y de éste) a la biblioteca de una escuela. De esta manera, los alumnos sabrán que estarán presentes en la vida de tantos seres que podrán encontrarlos, para siempre, cuando lo deseen. Un encuentro perdurable a partir de saberse autores, ya en su vida, de un libro.

Porque como dice Rosa Montero en su libro “La loca de la casa”, se escribe “para vencer a la muerte”.


La escritura para niños fue publicado de la página 155 a página156 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº IX

ver detalle e índice del libro