1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI >
  4. La importancia del ejercicio de la profesión del docente en el aporte al ámbito académico

La importancia del ejercicio de la profesión del docente en el aporte al ámbito académico

Iurcovich, Patricia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 11, Febrero 2009, Buenos Aires, Argentina. | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En otros países del mundo, en donde el sistema educativo funciona de otro modo y en donde el lugar del docente tiene un vasto reconocimiento dentro de la sociedad, gran parte de los mismos tienen una dedicación full time en relación a sus cátedras. 

Hablemos de universidades públicas y/o privadas. Esto puede entenderse, fundamentalmente en carreras donde la investigación es un eje muy importante como un gran valor diferencial. Y de hecho lo es; no es lo mismo llegar a dar clases con un margen de tiempo justo, en donde para la gran mayoría de los docentes universitarios de nuestro país, es el trabajo profesional el eje de sus ingresos, salvo contadas excepciones, que destinar gran parte del tiempo a investigar y estar ligado a la actividad académica. En un país en donde los alumnos crecen con este sistema educativo que no incurre en la modalidad full time por parte de los profesores, en donde ser docente más que una actividad pasa a ser un complemento de la actividad profesional, (hablamos del mundo universitario), es muy difícil que las universidades elijan perfiles de profesores que cuenten con ambas características, estar en el ejercicio actual de su profesión, (lo cual alimenta enormemente las cátedras), y darse el tiempo necesario para responder en el sentido más amplio a la demanda académica. Esto hace a la calidad de la actividad docente, ya sea preparando una planificación y entregándola en tiempo, investigando, no faltando a las clases. 

En este contexto intervienen entonces dos variables. Una relacionada con lo importante que resulta dedicarse y dedicarle horas de estudio, reflexión, investigación, a la tarea docente. Hay universidades aquí en Argentina en donde se promueve la dedicación full time a nivel grado y posgrado, y/o extendido a escuelas de formación, etc. 

La otra de las variables, la más importante a mi modo de ver, es que son, somos pocos los profesores que logramos articular la experiencia profesional con lo acadé- mico. Esto obedece a diversas razones. Países emergentes como el nuestro en donde el eje del mayor ingreso económico es más que fluctuante para la mayoría, hace que profesionales complementen en muchos casos con lo académico sus actividades. 

Sin duda los alumnos salen provechosos porque no hay mejor que desde los años ingresantes hasta ni que hablar de los más altos y calificados, que el docente esté en pleno ejercicio de su profesión. No importa cual sea la misma. 

En otras culturas los alumnos demandan que el profesor sea full time, que se convierta en prácticamente un tutor de vida, de acompañarlos hasta el final de su proceso educativo, pues bien no estamos hablando de ello. 

En nuestro país, y básicamente en el último año de las carreras, el alumno necesita que el profesor trabaje, haya trabajado en su área o disciplina, pero básicamente que al menos lo haga en el presente, esto alimenta enormemente las clases. 

Y esto se nota, se transmite…, enriquece el contenido. En realidad no está mal que un profesor se dedique full time a su ejercicio docente, lo que queda en un terreno gris es utilizar el ejercicio docente sin verdadera responsabilidad, sin dedicación completa o al menos ejercer el rol y desempeñarse al mismo tiempo en su actividad profesional. 

Un docente no puede no saber armar una planificación, no saber donde actualizar material, desconocer reglas básicas que no se nutren con talleres sino que obedecen a características propias de cada uno, a su desempeño docente. Esto influye en la calidad educativa de los alumnos. 

Qué ocurre con los docentes que tienen un muy buen desempeño en el ámbito profesional pero que por poco tiempo o falta de dedicación no brindan al alumno contenido en sus clases, lo cual es más que necesario ya que aún están en un ciclo de formación. 

Dónde está el límite, el equilibrio, la responsabilidad docente de preparar una clase, de articular realidad con contenido, de estar actualizado no sólo con bibliografía sino con otro tipo de información que enriquezca su perfil, su formación cultural. 

Lo que quiero rescatar de esta reflexión es que se es o no se es docente, no se puede jugar a ello. 

Si además del rol docente el mismo se desempeña en lo suyo, enriquece entonces el quehacer cotidiano de las clases y las dudas, casos y contenido que le llega al alumnado. 

Si además se ejerce con responsabilidad el rol conociendo las normas académicas, el alumno sentirá apoyo en sus demandas; si se juega a todo esto porque de esta manera se aumenta el ingreso personal en términos económicos, o resulta divertido, divertirse con los alumnos, lo cual es parte del ejercicio docente, pero esto es solo una parte, entonces tanto universidades como docentes no estarán entendiendo gran parte de las bases sobre las cuales los futuros profesionales se van formando. 

Por último, la Universidad es una gran fuente en donde alumnos y profesores alimentamos el saber, el espíritu, las relaciones, la confrontación de experiencias; es desde ahí que quienes tenemos la responsabilidad de formar alumnos debemos plantearnos y exigirnos, siempre un paso antes que el alumno: Podemos con ellos fuera del aula intercambiar experiencias, pero son ellos quienes vienen a aprender de nosotros. Entonces profesión y conocimiento deben estar aggiornados por igual.


La importancia del ejercicio de la profesión del docente en el aporte al ámbito académico fue publicado de la página 129 a página130 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ver detalle e índice del libro