Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII >
  4. Circuito del contenido académico en la Facultad de Diseño y Comunicación

Circuito del contenido académico en la Facultad de Diseño y Comunicación

Céspedes, Roberto [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 12, Agosto 2009, Buenos Aires, Argentina. | 203 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Este escrito tiene por finalidad recorrer y analizar el circuito del contenido académico en la Facultad desde la difusión de las carreras hasta su implementación en el aula incluyendo sus diferentes evaluaciones. Las estrategias de sistematización y organización del contenido de las diferentes carreras y sus documentos, colaboran en la definición de un estilo pedagógico que incluye instrumentos de mejora del sistema. Se presenta aquí un nuevo actor en este escenario: El Equipo de Contenidos.

1. Introducción 

La calidad académica universitaria se cimenta en la capacidad de investigación de los cuerpos científicos, en la eficacia pedagógico-didáctica para la transmisión de conocimientos de los claustros académicos y en la eficiencia y pertinencia de la extensión sobre la comunidad de destino de la correspondiente casa de estudios.

La tarea académica es seguramente, en gran parte de las instituciones del mundo, el núcleo central de la actividad universitaria. Las universidades poseen distintos criterios de acción en lo que respecta a la transmisión del conocimiento y esto se refleja fácilmente en diferentes estructuras organizativas, distintas modalidades de dictado de asignaturas, diversas formas de evaluación y acreditación, entre otras características que definen lo que se da en llamar “estilo pedagógico” de cada universidad.

Con el objeto de aunar criterios y consolidar un estilo pedagógico propio, la Facultad de Diseño y Comunicación de la UP se propone describir en el presente escrito un recorrido del contenido académico de las disciplinas impartidas desde que son comunicados a los posibles ingresantes –tanto estudiantes como profesores– hasta la verificación de los resultados de la tarea académica de estudiantes y graduados.

2. Preliminares 

La gestión del conocimiento puede ser estudiada desde distintas perspectivas Con el objeto de ir comprendiendo el circuito de comunicación del conocimiento que recorre la educación, se plantean aquí una serie de conceptos ampliamente conocidos pero no siempre libres de ambigüedades o vaguedades propias de intentos individuales de aproximación a los temas y de la profusión de diferentes teorías y metodologías educativas. 

La ciencia se recorta en disciplinas cuyos campos son cada vez más específicos y a cada uno de esos corpus de conocimiento le corresponde una modalidad de transmisión con sus particularidades. Sin embargo, podría decirse que existe cierto consenso en los procesos de transferencia que comienza con la definición del currículum y con este la delimitación del plan de estudios. El antiguo concepto de plan de estudios de una carrera universitaria necesita hoy de actualización y algunas precisiones, dado que un proyecto de carrera de grado es mucho más que eso. Un proyecto de carrera de grado es la suma total de las decisiones involucradas en el proceso y como tal cubrirá todas las perspectivas del diseño. 

La implementación de carreras universitarias depende de una serie de variables que a su vez están relacionadas con las características del medio, el tipo de institución, las políticas educativas, etc. Una vez elegida dicha carrera, se abre una extensa lista de decisiones que responderá a los distintos matices que puedan aparecer en cada caso. Esas decisiones en conjunto son las que conformarán el diseño curricular del programa. En él figurarán los presupuestos que lo fundamentan, el contexto de aplicación, el perfil buscado para el profesional según el caso. También se considerarán los aspectos fundamentales de la estructura académica como los contenidos, el propio proceso de enseñanza-aprendizaje que los construye y los mecanismos propuestos de evaluación. Finalmente el diseño curricular debiera incluir un sistema de ajuste en función a los cambios posibles de escenario y a la mejora de la calidad de la propuesta educativa. 

En el régimen universitario argentino una carrera puede ponerse en marcha una vez aprobado su “programa” por la dependencia del Ministerio de Educación vinculada a la gestión universitaria. Pero dicho programa no alcanza a explicitar todos los pormenores involucrados en la tarea académica de formación de los profesionales correspondientes. Las resoluciones ministeriales e inclusive las normas de presentación de carreras para su aprobación, adolecen de algunos elementos que luego, en la puesta en marcha de los programas resultan centrales para hacer efectivo el objetivo propuesto. Tanto en la elección de un plan como en su diseño, será importante tener en cuenta todos los elementos que serán significativos en el éxito del proyecto. La definición exhaustiva de dichas variables y la consideración de su influencia en el proceso será entonces, parte del problema. 

El plan de estudios resulta la mayoría de las veces un listado de asignaturas, habitualmente organizado por año de curso, con su carga horaria y eventualmente sus correlatividades, es decir la articulación vertical de los conocimientos. La transversalidad, entendida como la relación de conocimientos de materias dictadas simultáneamente o con asincronías menores, no se desprende fácilmente de su diseño, como tampoco cualquier otra cuestión vinculada a otro tipo de organización o lógica. Cada asignatura tradicionalmente posee un programa que se reduce al listado ordenado de contenidos académicos a dictar, casi siempre reducidos al plano congnitivo y en el mejor de los casos se complementa con bibliografía. La libertad de cátedra, uno de los bienes más preciados del mundo académico, parte de estas premisas casi elementales y abre el juego a las infinitas posibilidades de concreción de la enseñanza y posterior evaluación que cada docente pueda definir en un entorno más o menos anárquico de acuerdo a la institución de la que se trate.

3. Propuesta pedagógica DyC UP 

La propuesta pedagógica de la facultad, según lo definido en el punto anterior, es la suma de una serie de decisiones que pretenden concretar las intenciones académicas en función a la misión institucional. La organización académica, la selección de los docentes, la definición del número de alumnos por comisión, el tipo de aulas y talleres, la carga horaria y distribución de los tiempos en el año académico son, entre otras muchas, las formas de concreción de un estilo pedagógico determinado. 

En orden a ir explicitando dicho estilo pedagógico, en este punto se tratará de explicitar el recorrido de los contenidos académicos y su modalidad de comunicación desde la propuesta de difusión hasta la concreción misma de la transmisión del conocimiento. Las distintas estrategias y los distintos actores que intervienen en el proceso se alinean en la búsqueda de coherencia y cohesión en favor de la calidad académica y la solidez institucional. 

Del programa de contenidos de cada carrera, presentado ante el Ministerio de Educación para su autorización, se desprenden una serie de instrumentos que buscan comunicar al público en general las características de la disciplina, su finalidad y sus contenidos básicos a fin de convocar a los posibles interesados. Una vez ingresado, el estudiante recibirá otras herramientas más explicitas y específicas que le acercan el contenido de un modo más detallado y completo, cubriendo aspectos formales como el tipo de trabajos prácticos y las formas de evaluación. 

 Esta última información la recibe también el docente ingresante con los datos específicos que le son propios. Dicho docente realiza la evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje mediante varias estrategias articulando su actividad con una serie de herramientas y proyectos institucionales propuestos a fin de asegurar homogeneidad y consistencia. La libertad académica convive en la facultad con estos instrumentos en un modelo de currículum centralizado y participativo. 

En los últimos años la facultad se ha focalizado paulatinamente en el contenido académico y su circuito en las diferentes instancias de la actividad. Se organizan las carreras en lo que se da en llamar “grilla de contenidos” donde se plasman las asignaturas con sus principales temas, contenidos básicos y trabajos prácticos finales. Junto a un grupo de profesores, se comienzan a desarrollar planificaciones académicas para cada asignatura, a partir del concepto de módulos temáticos con la posibilidad de vinculaciones horizontales. Los foros académicos desarrollan en el año 2006 criterios comunes de evaluación que más tarde dan origen al documento Escritos en la Facultad Nº10 que “servirán de base para la creación de las matrices de evaluación integradora para cada una de las carreras de la Facultad de Diseño y Comunicación”1 . También ese año se crea un archivo general de contenidos que recopila todos los documentos generados de un modo sistemático y ordenado. Para el año 2007 se reorganizan los Proyectos de Graduación con una normativa para estudiantes y profesores volcada en Escritos de la Facultad Nº 47. Ese mismo año se comienza con los primeros proyectos pedagógicos a la vez que se realizan las modificaciones necesarias en la web para dar un entorno digital al sistema en su conjunto con autonomía de carga y verificación.

4. Contenidos abiertos al público en general 

La página web y los folletos informativos presentan la información básica de las carreras. La página web a partir del nombre de la carrera despliega un par de palabras o conceptos claves y una breve descripción de las competencias desarrolladas y las incumbencias del título. 

a. Conceptos clave. Se trata de una o dos palabras que buscan sintetizar el metier y acentúan el concepto diferencial de la oferta. Las mismas pretenden definir el campo de una forma atractiva siendo suficientemente precisas a la vez que amplias como para incluir anhelos factibles de identificación por parte de los lectores. 

b. Presentación. Junto al nombre de la carrera y los conceptos clave se encuentra una breve redacción a modo de presentación de la carrera. Allí se incluye lo medular del alcance del título, las competencias que se desarrollan y los contenidos que se transmiten en el transcurso del programa de estudios. 

c. Plan de estudios. Tanto la web como los folletos informativos describen el plan de estudios de cada carrera. Se incluyen en este concepto además de los contenidos cognitivos todos aquellos que se refieren a habilidades y competencias y se organiza bajo un original diseño sin antecedentes. Este plan de estudios o malla curricular se presenta como un cuadro de doble entrada que explicita la prefiguración conceptual de dicho plan de estudios. Por un lado se presentan los semestres y los años de cursada en sentido horizontal y por otro, las asignaturas agrupadas según unidades disciplinares directamente relacionadas con la especificidad de la carrera o la participación en contenidos compartidos con otras carreras o de interés institucional en el sentido vertical. 

En la columna de la izquierda del cuadro se encuentran las materias “troncales”, aquellas cuyos contenidos se consideran específicos de la carrera, en las columna de la derecha se despliegan las asignaturas contextuales, vinculadas a la comunicación y al desarrollo académico profesional y en las columnas centrales se ubican las asignaturas que desarrollan las competencias necesarias para nutrir las anteriores. En este espacio están entonces los talleres, las representaciones, las asignaturas instrumentales y las técnicas. 

Conviven en la Facultad distintos tipos de carreras con diferentes duraciones, titulaciones, alcances e incumbencias. Cada asignatura tiene asignado un número de código que está compuesto por una serie de dígitos que la definen, los que sumados a un prefijo representan la cursada y a otro, el examen final. 

El diseño curricular en las carreras de grado presenta los primeros tres años de la carrera como una unidad con su correspondiente título intermedio y el cuarto año por separado como Ciclo de Desarrollo Profesional con “diez asignaturas cuatrimestrales y un Proyecto de Graduación para obtener el título Final de Grado respectivo. Los estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación están acostumbrados a trabajar en proyectos desde el primer día de clases. La modalidad de currículum por proyectos está presente en los trabajos prácticos, en los concursos, en los programas como Trabajos Reales para Clientes Reales, en los proyectos de investigación de los profesores y en la activa participación de los estudiantes en creaciones y producciones desde que ingresan a su carrera. El Ciclo de Desarrollo Profesional del cuarto año está diseñado para que todo el proceso de aprendizaje de la carrera confluya en el desarrollo de Proyecto de Graduación de cada estudiante”2 . 

Este Proyecto de Graduación se encuentra descripto y normado detalladamente en Escritos en la facultad Nº 47. Junto al plan de estudios en la página web se accede a la grilla de contenidos. 

d. Correlatividades. La tradicional grilla de correlatividades –que ordena la secuenciación vertical de los contenidos– está comunicada desde el comienzo, en relación con los contenidos de la asignatura y su registro forma parte como prerrequisito de cursada y aprobación, presente también en la siguiente estrategia. 

e. Grilla de contenidos. La grilla de contenidos mínimos agrupa, como se ha dicho, los grandes temas de cada asignatura, los contenidos básicos, los prerrequisitos y los trabajos prácticos finales. El objetivo de la estrategia es la presentación, en un mapa de simple y rápida lectura, de la distribución de los conceptos en todos sus planos a lo largo de la carrera y la sugerencia de desarrollo de las competencias requeridas en los trabajos prácticos finales de las asignaturas. 

La grilla de contenidos es el documento que brinda mayor información al público en general y a los docentes y alumnos en particular, sobre la complementación de los contenidos y su correlato en los trabajos prácticos a lo largo de toda la carrera. También partiendo del plan de estudios, mediante un enlace a partir del nombre de cada asignatura se accede los contenidos de la misma. 

f. Contenidos de la Asignatura. En este ítem se describe el aporte particular de cada asignatura al conjunto del plan de estudios. Esto se explicita mediante los siguientes conceptos: 

• Finalidad: se describe aquí el objetivo de la asignatura de una manera breve y en lenguaje de difusión para que pueda ser comprendido por el público en general. Más adelante, este punto se profundizará en la Planificación académica desglosado en objetivos generales y específicos, como se verá en el ítem correspondiente. 

• Contenido: en un breve párrafo se describe el contenido de la asignatura, resumen que coincide con la columna de contenidos básicos de la grilla. Esta información se complementa con los requisitos en cuanto a correlatividad y conocimientos previos y la documentación académica que, mediante un enlace exclusivo para estudiantes, brinda la posibilidad de obtener la Planificación académica y la Guía de trabajo práctico final. 

• Información complementaria: se despliegan aquí una serie de enlaces que informan acerca de la pertenencia de la asignatura a un Proyecto Pedagógico y otras informaciones significativas y distintivas de la disciplina en la Facultad de Diseño y Comunicación.

5. Contenidos focalizados en docentes y estudiantes 

Las estrategias de comunicación de los contenidos académicos en el ámbito interno de la institución, se desenvuelven mediante una serie de documentos que serán mencionados más adelante. El concepto general es la unidad de criterios entre los distintos docentes de las asignaturas en la conformación de una suerte de cátedra horizontal donde los grandes trazos están previstos y articulados con el conjunto. Dicha unidad permite un cierto margen de libertad para la creatividad de cada profesor evitando así la uniformidad y representando de ese modo un repertorio de alternativas de elección para los estudiantes. 

Programa 

El programa o Syllabus de cada asignatura es prácticamente una documentación interna de la institución cuyo objetivo original fue la presentación al Ministerio de Educación del plan de estudios respectivo que, respondiendo a los protocolos formales, expresa el interés institucional para el desarrollo de las distintas carreras. Expresa en su fundamentación el perfil del egresado y los alcances del título propuestos, lo que se consigna finalmente en la resolución de creación de la carrera. El mismo incluye la finalidad de la asignatura, el programa analítico con el listado de los diferentes módulos en los que se recorta la disciplina a los fines pedagógicos, la bibliografía, la metodología de la enseñanza y evaluación y una guía de trabajos prácticos. Este documento tiene como características una mayor formalidad de uso y una cierta limitación en la flexibilidad de adaptación dado que las instancias de modificación están condicionadas por presentaciones con sus respectivas autorizaciones oficiales.

Planificación académica 

La planificación académica es el núcleo del circuito de contenido y su objetivo es la adaptación del programa a las realidades del aula y el perfil del profesor. Como tal respeta su recorte disciplinar a la vez que propone estrategias pedagógicas y bibliográficas para el trabajo. Se trata de una pormenorizada descripción de los contenidos de la asignatura y la distribución cronológica de los módulos mediante actividades para cada clase del cuatrimestre. Se trata de una estrategia muy completa desde el punto de vista de los componentes de la actividad en el aula o el taller y constituye una guía para regular en cierta forma la tarea de los docentes, conformando una normativa precisa en lo medular, como los módulos temáticos, y flexible en sus mecanismos más periféricos presentados en forma de sugerencia para la acción del docente. Conviven en el modelo entonces, la planificación académica propuesta por la institución y la propia del docente elaborada por él mismo para permitir y aprovechar el despliegue de sus potencialidades pedagógicas y personales. Esta coexistencia de la propuesta institucional y su desprendimiento con protagonismo del profesor correspondiente, debe ser supervisada en orden a garantizar la coherencia y calidad académicas respetando las individualidades que enriquecen en conjunto y representan opciones para los estudiantes con sus propias perspectivas y preferencias personales. El proceso luego continúa con la reelaboración de las planificaciones por parte de la facultad a partir de los aportes de los docentes, ciclo que se reedita permanentemente. 

La Planificación parte de los objetivos generales donde se presentan los distintos planos de la actividad. Figurarán allí los aspectos cognitivos, procedimentales y actitudinales en una perspectiva de educación más tradicional y se explicitarán los contenidos, las habilidades que se pretende desarrollar y las competencias comprometidas en una perspectiva con la impronta de la opción institucional por el doble protagonismo de los conocimientos y su aplicación en la práctica profesional de la disciplina correspondiente. 

Las asignaturas encadenadas que comparten un registro de la malla curricular, es decir aquellas cuyos nombres compartidos y tradicionalmente caracterizados con un número correlativo, expresan que participan de un mismo recorte teórico, compartirán también los grandes trazos de sus objetivos pero seguramente se diferenciarán en los objetivos específicos donde se volcarán la gradualidad de los conceptos, las estrategias pedagógicas y las exigencias de evaluación. Cada asignatura se divide, como ya se ha dicho, en módulos temáticos (preferentemente diez) que se distribuirán en las doce primeras clases del cuatrimestre en función a su envergadura, con una duración que va desde una y cuatro clases. Cada una de estas clases tendrá en la planificación una propuesta de actividades y una bibliografía especifica, en lo posible con el o los capítulos correspondientes del libro en cuestión. 

En la última parte de la planificación se encuentra la guía de trabajos prácticos con su título, consigna, forma de presentación y fecha de entrega. También en este caso, el docente podrá plantear alternativas a las opciones propuestas, pero tratando de respetar las cantidades de trabajos solicitadas dado que la Facultad hace un especial énfasis en la elaboración de una intensa práctica personal fuera del aula, como estrategia para la aplicación de los conocimientos adquiridos.

La Planificación académica se complementa con la hoja de cursada del profesor donde se asientan clase a clase los contenidos abordados, las observaciones en la corrección de los trabajos prácticos y los preparativos para la próxima clase, una guía de evaluación y un glosario de conceptos. Se hace también referencia al Trabajo Práctico Final.

Guía de trabajo práctico final 

Esta guía es un instrumento que sirve para orientar en la realización del trabajo práctico final. Consiste en la enunciación de la consigna de trabajo, la forma de presentación y los criterios de evaluación del trabajo propiamente dicho y su complemento en el examen final correspondiente. El trabajo final en esta instancia será un desarrollo y profundización de lo presentado en la grilla de contenidos.

Los trabajos prácticos en general son la estrategia indicada para el desarrollo de las competencias profesionales. Por lo tanto, se procura en cada uno de ellos la aplicación de los conocimientos adquiridos en la asignatura en la resolución de problemas, la gestación de proyectos, el estudio de casos, la reflexión sobre la práctica, entre otras modalidades de ejercitación. El trabajo práctico final resulta ser en cuanto a envergadura, una composición integradora de los trabajos prácticos realizados durante el año con un espíritu de síntesis y profundización de situaciones de aprendizaje. 

6. Estrategias de evaluación 

Las estrategias de evaluación del contenido tienen que ver, en primer lugar, con cada una de las instancias del aprendizaje. Cada trabajo práctico tiene una evaluación que forma parte de la calificación de cursada y el portfolio del estudiante. Los trabajos prácticos son corregidos en varias etapas: presentación, primera corrección, segunda corrección, entrega final, otras. Existe para ello una guía que da origen a la evaluación de desempeño del estudiante durante la cursada: En la clase de cierre de notas de cursada (dos semanas antes de finalizar las clases) cada estudiante debe presentar la producción realizada para la asignatura, incluida las correcciones señaladas conformada como portfolio. Esta puede ser la última nota que se promedia con la nota actitudinal (responsabilidad, presentismo, participación, etc.). 

Al final de la cursada el profesor tiene como mínimo cinco notas de cada estudiante. De estas notas, tres, al menos, son de trabajos o producciones individuales. El profesor determina los trabajos prácticos obligatorios de la cursada. Los estudiantes deben tener presentados y aprobados todos estos trabajos obligatorios como condición de aprobación de la misma. La evaluación es integral, es decir que se tiene en cuenta la articulación que hace el estudiante con lo aprendido en todas las asignaturas. A medida que el alumno avance en la carrera irá integrando los conocimientos de todas las asignaturas dado que es el responsable de la aplicación y la apropiación de los saberes previos, debiendo corregir, al menos, dos veces el trabajo práctico final antes de rendir el examen final. 

Para la evaluación de los procesos de cursada, producto final y desarrollo académico de los estudiantes se utiliza una escala de 0 a 10. Siendo: Sobresaliente/Distinguido (10/9): Estas calificaciones corresponden a los estudiantes que demuestran dominar los contenidos y han profundizado la bibliografía y/o en su producción proponen innovación, reflexión, se evidencia solidez conceptual y supera las expectativas para el nivel. Muy Bueno/Bueno (8/7/6): Estas calificaciones corresponden a los estudiantes que conocen los contenidos y la bibliografía y/o en su producción evidencian aplicación de sus conocimientos y sus criterios son correctos. Regular (5/4): Estas calificaciones corresponden a los estudiantes que demuestran un conocimiento aceptable de los contenidos y la bibliografía y/o su producción cumple con las condiciones mínimas aun cuando su resolución sea imprecisa. Insuficiente (3/2/1/0): Estas calificaciones corresponden a los estudiantes que no alcancen los contenidos mínimos y/o en su producción no aplica ningún criterio o lo aplica en forma incorrecta o su presentación no está acorde al nivel universitario3 .

Portfolio

“La cultura del portfolio de asignatura está instalado en la Facultad desde hace varios años. El portfolio reúne toda la producción que un estudiante realiza para la cursada y el examen final de la asignatura. Para el estudiante el portolio de cursada es requisito de aprobación de la misma y debe presentarlo obligatoriamente el día de cierre de notas de cursado durante la segunda semana del Ciclo de Evaluación”4 . Los profesores “suben” el portfolio al minisitio ProfesoresDC. 

La actividad académica de la Facultad, y de todas sus cátedras, está orientada hacia la creación y producción de sus estudiantes. Esta producción se enmarca en la estrategia pedagógica del currículum por proyectos. Esta estrategia valoriza, entre muchos otros aspectos, la producción de los estudiantes como testimonio de los aprendizajes alcanzados. Enmarcada en esta propuesta institucional, el portfolio es el documento que reúne toda la producción realizada por un estudiante en el desarrollo de una asignatura. Todas las evaluaciones de las asignaturas de la Facultad se organizan en dos grandes momentos: la cursada y el examen final. Por lo tanto existe el portfolio de Proceso (relacionado con la cursada) y el portfolio Final. Son dos documentos independientes, en cuanto son utilizados en dos evaluaciones independientes: la de cursada y la de final. Pero en muchos casos el proyecto que desarrolla el estudiante continúa desde la cursada hacia el final, en estos casos a pesar de ser documentos independientes están profundamente relacionados. 

El portfolio de cursada es requisito para la aprobación de la cursada de una asignatura. Forma parte de las obligaciones académicas de los estudiantes. En la segunda semana del Ciclo de Evaluación (durante la segunda semana de junio para cursos que comenzaron en mayo y la segunda semana de noviembre para cursos que comenzaron en agosto) todos los estudiantes concurren a clases con su portfolio de cursada. Es el momento que el Profesor cierra las notas de Cursada, por lo tanto si un estudiante no presentó su portfolio no puede aprobar. El portfolio es el último requisito obligatorio de una cursada. 

El portfolio de cursada contiene toda la producción del estudiante durante la cursada de la Asignatura. Esta producción incluye todos los trabajos prácticos terminados así como sus procesos. En él se incluyen todos los bocetos, correcciones, errores y propuestas como momentos o etapas del trabajo práctico terminado. Esto significa que en la cultura pedagógica del proyecto, el hacer es fundamental en el proceso de aprendizaje de cada estudiante. 

El docente muestra la producción de sus estudiantes mediante la presentación de los portfolios en el minisitio correspondiente con una aclaración de los alcances y objetivos de cada trabajo. Esta estrategia deja abierta la posibilidad de nuevas perspectivas de análisis.

Trabajo Práctico Final 

Luego de la nota de cursada, cada asignatura es evaluada con un trabajo práctico final como integración de los anteriores y finalmente, éste es presentado en un examen para el cierre correspondiente. 

Criterios para la evaluación del Trabajo Práctico Final: 

• Presentación en tiempo y forma (se requieren dos consultas previas como mínimo). 

• Dedicación y preparación de acuerdo a las consignas. 

• Calidad tanto del Trabajo como de su presentación. 

• Actitud y argumentación en la defensa del Trabajo. 

• Respeto de las normas de presentación de los trabajos en Diseño y Comunicación (ver recuadro en la guía)

Criterios para la evaluación del Examen Final: 

• Consulta previa (una vez como mínimo) con el Profesor. 

• Concurrencia al Examen con el 100% de los trabajos prácticos de cursada y con la documentación solicitada en la presentación (Guía de Final y Programa o Planificación). 

• Calidad del discurso acorde al ámbito universitario y al nivel alcanzado en la Carrera. 

• Calidad de la argumentación en la defensa del Trabajo Práctico Final. 

• Esmero para relacionar los resultados obtenidos en el Trabajo Práctico Final con el marco teórico y la bibliografía correspondiente. 

• Dominio de los contenidos de la asignatura y su correspondiente bibliografía5 .

Proyectos pedagógicos 

Las asignaturas de la Facultad, en su gran mayoría, forman parte de Proyectos Pedagógicos integradores. Esta estrategia se desarrolla desde hace varios años en algunas áreas como Diseño de Indumentaria cuya producción conforma el Ciclo de Eventos Jóvenes entre otros proyectos significativos. La estrategia de organizar Proyectos Pedagógicos integrando asignaturas de un área está en pleno desarrollo. Son varios los objetivos académicos y pedagógicos que orientan la conformación de los Proyectos: estimular el conocimiento mutuo y la integración del claustro docente del área, reflexionar permanentemente sobre el diseño de los planes de estudio y la actualización de los contenidos, el mejoramiento de la calidad de los aprendizajes, la estandarización profesional de la producción áulica, el compromiso con la tarea de los estudiantes a partir de la visibilidad de sus creaciones y trabajos. Todos los proyectos tienen un Foro pre-examen donde los docentes presentes evalúan la producción de los estudiantes en relación con las asignaturas integrantes del mismo6 . 

Proyecto de graduación 

Como se ha dicho oportunamente7 , en el desarrollo del Proyecto de graduación confluye todo el proceso de aprendizaje de la carrera. Para ello está diseñado el Ciclo de Desarrollo Profesional en el cuarto año de todas las disciplinas. “Los trabajos Finales representan el último requisito académico de todas las carreras de grado de la Facultad y sintetizan los conocimientos incorporados por el alumno a lo largo de la etapa universitaria, en una producción singular que permite vislumbrar el perfil del incipiente profesional, en un marco de creatividad, innovación, solidez de lenguaje académicoprofesional, fundamentación, reflexión y aporte profesional. (…) El Proyecto de Graduación es la producción académica más importante del estudiante universitario. Es el resultado de la integración de los aprendizajes adquiridos a lo largo de la carrera de grado. Es una última instancia de aprendizaje que difiere de las experiencias conocidas previamente por el estudiante a lo largo de su carrera, por lo que el Proyecto de Graduación se convierte en el puente entre la vida académica y profesional, permitiendo el cierre del ciclo universitario y la plena incorporación al campo profesional. Por lo tanto el PG es un producto de alta calidad para ser presentado por el estudiante al comité de evaluación, a sus pares profesionales y que se constituye en una propia referencia en el proceso de evolución de cada estudiante. El PG expresa la madurez del estudiante en el ciclo final de su carrera, presentándose simultáneamente como un desafío personal, académico y profesional enmarcado en las normativas y estándares que rigen la vida en los campos de incumbencia de las careras de la Facultad de Diseño y Comunicación8 . 

Es responsabilidad de las asignaturas Seminario de Integración I y II el desarrollo, “en un esquema de avance en porcentajes del Proyecto de Graduación, su armado, redacción, correcciones formales relacionadas con las normativas vigentes, para que así el estudiante realice la presentación en tiempo y forma del PG, respetando los estándares de calidad de la Facultad. (…) Así Seminario de Integración es una asignatura obligatoria que está incluida en todos los planes de estudios de las carreras”9 . Los Proyectos de Graduación son el resultado de trabajos de indagación y exploración con un fuerte compromiso empírico y se encuentran ordenados en cuatro categorías: Creación y expresión, Proyectos profesionales, Ensayos e Investigaciones. Todos ellos recorren cuatro etapas de un proceso similar: el 25% del trabajo en la cursada de Seminario de Integración I y su presentación es un prerrequisito obligatorio para cursar Seminario de Integración II. La segunda etapa equivalente al 50% del trabajo se realiza en la mitad de la cursada del nivel II de Seminario y la tercera etapa con un 75% se realiza en la segunda mitad de esta cursada y su presentación y aprobación es condición de aprobación de la misma. La cuarta etapa, ya con el 100% del trabajo realizado, debe ser aprobada por el Comité de Evaluación. 

Tanto los estudiantes como los docentes de las asignaturas implicadas y este Comité de Evaluación comparten guías de autoevaluación, preevaluación y evaluación en cada etapa. Cuando el estudiante entrega el cien por ciento del trabajo, comienza a recorrer un proceso de correcciones y evaluación que se organiza en dos grandes momentos antes de la conformación de la Mesa de Evaluación. 

El primer momento es el de Preevaluación. Los indicadores básicos de esta preevaluación son un conjunto de criterios con los que se analiza el Proyecto de Graduación una vez recibido. Si el trabajo presentado cumple con estos indicadores, pasa a la segunda etapa: la evaluación por el Comité respectivo, entre cuyos integrantes se encuentra el profesor de Seminario de Integración II con el que el estudiante desarrolló el trabajo. Aprobada esta instancia y con ella la asignatura Seminario de Integración II, el estudiante enfrentará la Mesa de Evaluación y Coloquio para una presentación oral en un estilo similar a las habituales defensas, que genera una nueva calificación que no puede contradecir a la del trabajo escrito, sino partir de ella para modificarla de acuerdo a indicadores vinculados al nuevo formato.

7. Investigación, actualización y desarrollo 

Todo este circuito descripto detalladamente requiere de actualización a fin de no quedar atrasado a medida que avanza la disciplina o bien a medida que algunos instrumentos, ejercicios o ejemplificaciones van envejeciendo en favor de nuevas tendencias o perspectivas de formación profesional. Por otra parte, la investigación científica aporta nuevos conocimientos que deben tener su reflejo inmediato en la transmisión que se realiza en el ámbito académico y la mejora que se desprende de la puesta en práctica de estrategias por parte de los profesores, debe tener un espacio de rápida reacción en el desarrollo del circuito de contenidos. 

A fin de gestionar esos cambios y sostener el dinamismo necesario a la vez que acentuar la solidez y la excelencia académica esperada, se propone la creación de un equipo de contenidos. La idea es la generación, en base a experiencias previas realizadas en la Facultad, de un nuevo actor en el escenario pedagógico con el formato de grupo de trabajo con tareas compartidas e individuales. El objetivo del mismo es la actualización de los contenidos en las estrategias descriptas, la verificación constante de la coherencia, consistencia y cohesión en el ámbito de los conocimientos y competencias desarrollados y finalmente la confrontación de la metodología con los resultados obtenidos. Este equipo no reemplaza el trabajo y los aportes de los docentes sino que lo sistematiza, lo significa y lo canaliza. 

En ese marco, el equipo abordará las planificaciones académicas, las guías de trabajos prácticos parciales y finales, y sopesará los resultados obtenidos en los portfolios presentados por los profesores enriqueciendo el funcionamiento de los foros y los proyectos pedagógicos y procurando la mejora constante de la propuesta académica desde la documentación y las estrategias. Esta mirada holística sobre los planes de estudio a la vez que sistemática y pormenorizada sobre cada uno de los componentes antes mencionados, irá desarrollando una cultura institucional que enfatice cada vez más en los contenidos académicos sin perder de vista el acento en la acción que los transforma en competencias profesionales. Esta actividad se realizará sobre la oferta de carreras actual y también avanzará sobre el desarrollo de nuevos programas que surjan del constante espíritu de búsqueda que la Facultad viene desarrollando. 

En síntesis el rol del equipo de contenidos es hilvanar los contenidos, las estrategias académicas y su comunicación desde la presentación de cada carrera para su difusión, hasta el Proyecto de Graduación procurando continuidad y solidez en una perspectiva de mejora continua.

Notas 

1 Centro de Estudios de Diseño y Comunicación: Escritos en la Facultad Nº10, UP, Buenos Aires, octubre 2005, p. 4 

2 Centro de Estudios de Diseño y Comunicación: Escritos de la Facultad Nº 47, UP, Buenos Aires, agosto 2008. p. 6 

3 Información presente en la Guía de Trabajos Práctico Final de cada asignatura. 

4 Facultad de Diseño y Comunicación: Lainfo 55, septiembre 2008 

5 Información presente en la Guía de Trabajos Práctico Final de cada asignatura. 

6 Facultad de Diseño y Comunicación: Lainfo 55, septiembre 2008 

7 Ver Títulos 3 y 4.3 de este documento. 

8 Centro de Estudios de Diseño y Comunicación: Escritos de la Facultad Nº 47, UP, Buenos Aires, agosto 2008. p. 8 

9 Ibid p. 9

Vocabulario relacionado al artículo:

contenido . organización .

Circuito del contenido académico en la Facultad de Diseño y Comunicación fue publicado de la página 27 a página33 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ver detalle e índice del libro