1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII >
  4. El valor de la formación docente en el ejercicio académico

El valor de la formación docente en el ejercicio académico

Iurcovich, Patricia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ISSN: 1668-1673

XVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2010.

Año XI, Vol. 13, Febrero 2010, Buenos Aires, Argentina. | 202 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Quienes hemos nacido en la década del ´60, crecimos con televisión en blanco y negro, con el show de “Los tres chiflados”, llenando la alcancía en el colegio con estampillas para aprender el valor del ahorro, fuimos a la facultad y tuvimos que apelar a la biblioteca o a algún apunte fotocopiado entregado por el profesor, nos hemos informado a través de los medios masivos. No sabíamos de celulares, de televisión color, de internet. Como dijo alguna vez Nicholas Negroponte en su libro “Ser Digital”, no fuimos digitales. Nuestro mundo era otro, ni mejor ni peor que ahora, simplemente era otro. Hoy los alumnos ingresan en las aulas con auriculares, algunos con sus PC portátiles, otros con sus cámaras digitales... son digitales en sus pensamiento.

A raíz de la crisis del 2001, muchos profesionales optaron como forma de generar mayores ingresos, por la actividad académica. Algunos proveníamos de ello desde tiempo atrás, lo cual hizo que no sufriéramos grandes modificaciones, otros en cambio, tuvieron que actualizarse a las modalidades académicas de cada universidad.

De a poco, ambos grupos, se fueron entremezclando y la necesidad de una mayor capacitación comenzó a perfilarse.

Con el paso del tiempo aquellos profesores que no entendieron esta modalidad se fueron quedando en el camino.

La importancia de la formación docente

Más allá de la importancia que tiene, por cierto, la formación docente en el ejercicio académico, lo cual aporta al mismo un valor agregado indiscutible a la hora de enseñar, creo que todos los docentes deberíamos detenernos por un instante y abordar ciertas preguntas.

¿Cómo influye esta nueva manera de concebir la realidad en el alumno?

¿Cuánta importancia le da a la lectura de un libro o un diario?

¿Qué valora más?

La web 2.0 o la necesidad de investigar sobre un tema?

¿Cómo integra el alumno en su forma de aprender lo digital con el resto de la búsqueda de información a través de otros medios?

Creo, en cierto modo, que esta revolución ha generado la necesidad de cambio en nosotros, o al menos para los docentes de las décadas del 50´, 60´ y 70´.

El valor de entender el sistema de calificaciones, la importancia de utilizar las herramientas adecuadamente

Como dice Alicia Camilloni, en la educación formal los sistemas de calificación empleados en la evaluación de los aprendizajes y los regímenes de promoción de los alumnos, ocupan un lugar preponderante. Ambos están determinados por la adhesión a una u otra de las diversas corrientes teóricas de la didáctica y ejercen un fuerte efecto normativo sobre las acciones de enseñanza y aprendizaje. Su influencia puede ser de tal magnitud que pueden convertirse en determinantes de todas las prácticas pedagógicas.

Si los sistemas de calificación y promoción permanecen estáticos y no acompañan las transformaciones de las prácticas de enseñanza, sólo sirven de obstáculo a las mismas. Si se resuelve producir modificaciones en los sistemas de calificación y promoción, estos tienden a desarrollar una influencia sobre las estrategias de enseñanza de los docentes y sobre las estrategias de aprendizaje. Estos procesos fueron estudiados en el campo del análisis del “curriculum oculto”.

Es necesario considerar que la evaluación es subsidiaria de la enseñanza y reconocer que los sistemas de calificación y los regímenes de promoción cumplen un papel central en la educación escolar, a pesar que algunas teorías de la enseñanza los desvalorizan por considerarlos un ejercicio de control de la autoridad interna o externa a la institución escolar, sobre los aprendizajes de los alumnos, recorta su libertad personal.

Los sistemas de calificación y los regímenes de promoción pueden ser evaluados en un sentido positivo o negativo, pero es necesario estudiar las características que ofrecen las diversas modalidades que presenta cada uno de los modelos, de manera de seleccionar aquellos que resulten más apropiados para los propósitos de la programación didáctica, de la planificación de la institución y del sistema escolar.

Es preciso considerar que la constitución del sistema de calificación tiene relación con la construcción y la fijación de una escala de calificación y, además, la decisión relativa a la adopción de sólo una o más de una de estas escalas. Personalmente, coincido con varios autores, en que la “evaluación” es parte de un proceso que va realizando el profesor junto a sus alumnos. Hay diversas modalidades de evaluar como por ejemplo, preguntarse:

¿Cómo era su estado inicial al empezar la materia? (el alumno debería responder)

¿Cómo se calificaría ahora, luego de haber cursado la materia? (el alumno debería responder). Esto genera un mecanismo de autocontrol, que lo ayudará por cierto, en su quehacer académico como profesional.

¿Cómo llegó a este resultado? Detalle su manera de trabajar.

Indique el tiempo dedicado en su hogar para realizar los trabajos prácticos en esta materia.

¿Necesitó ayuda externa para realizar sus trabajos? Describa el trabajo del docente en relación a su aprendizaje. ¿Pudo entender todo lo que el docente explicaba?

¿Los trabajos prácticos tenían consignas claras?

El aporte que otorga la capacitación docente tiene un enorme efecto multiplicador ya que los resultados de lo que se aprende se visualizan luego en el transcurso del cuatrimestre, en los alumnos, en los debates con otros profesores. Diría que es casi un acto de responsabilidad acudir a este tipo de formación. No se puede enseñar solo porque se conoce del ejercicio de la profesión que se eligió; no es suficiente, por más atributos que tengamos los profesores de manera innata. Estas son sólo algunas muestras de lo que brinda el haber transitado por la capacitación docente, conjugando un crecimiento personal, profesional y académico.

Vocabulario relacionado al artículo:

actualización . digitalización . formación docente .

El valor de la formación docente en el ejercicio académico fue publicado de la página 78 a página79 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ver detalle e índice del libro