1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº60 >
  4. Contaminacion Visual. Buenos Aires, Argentina

Contaminacion Visual. Buenos Aires, Argentina

Pinzón Hernández, Albert Joan

Escritos en la Facultad Nº60

Escritos en la Facultad Nº60

ISSN: 1669-2306

Presentación de Proyectos de Tesis. Foro de Investigación. Maestría en Diseño Edición VI: 27 de Mayo de 2010

Año VI, Vol. 60, Mayo 2010, Buenos Aires, Argentina | 40 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La publicidad es una forma de comunicación la cual se utiliza
desde hace muchos años, ya que el hombre ha tenido la
necesidad de comunicarse desde el momento de aparición
en la tierra.
La publicidad ha estado presente en varias formas desde
hace mucho tiempo. Hoy en día conocemos a la publicidad
como el instrumento que utilizamos para dar a conocer un
producto o servicio.
Existen muchos medios en el que la publicidad está presente.
Medios masivos como es la televisión, la radio, el Internet y
medios exteriores que se conocen como publicidad exterior.
También están los medios directos como lo es la publicidad
en el punto de venta, correo directo.
En esta investigación veremos a la publicidad exterior, la cual
es un medio que tiene muchos años de existir. Después de la
publicidad de boca en boca, es la publicidad más antigua que
se conoce a partir desde el cartel. Esto es debido a que muchos
hombres en la antigüedad eran analfabetas, es por esto que
se utilizaba pinturas y dibujos para comunicar un mensaje.
Veremos que la publicidad exterior es un medio eficiente para
dar a conocer un mensaje, debido a su gran tamaño y a lo
llamativos que son, cuando el mensaje esta bien planeado y estructurado,
los efectos de la publicidad exterior son positivos.
Estudiando lo que es publicidad exterior, veremos cuáles son
los tipos de publicidad exterior que existen; así como sus
ventajas y desventajas.
Mediante esta investigación tenemos que analizar cuales son
los factores necesarios a reunir para que la comunicación vía
publicidad exterior sea eficiente, ya que un descuido en estos
factores puede llegar a causar la nula eficiencia de la publicidad,
es decir, si no se cumplen los lineamientos básicos, es
muy probable que el mensaje no se transmita correctamente y
este medio pudiera llegar a ser un agente contaminante visual.
Como objetivo general se busca analizar como impactan los letreros
publicitarios a las personas residentes del barrio Almagro.
En la Ciudad Buenos Aires como en su conurbano, resulta
prácticamente imposible que una persona, ubicada en un
lugar público, se encuentre con la vista fuera del alcance de
un cartel. Quien circula en la ciudad ve miles por día. Hasta
la misma publicidad de las empresas que comercializan la
cartelería en la vía pública resaltan un hecho paradójicamente
elogiable: Imposible no mirar. Y lo que es peor es que es cierto.
En muchísimos casos se han destruido árboles para instalar
carteles o se los han podado para que resulten más visibles, y
aunque exista la prohibición de instalarlos sobre los árboles, finalmente
se colocan de un modo tal que el efecto es el mismo:
los carteles tapan la visión de un árbol de muchos años, cuya
copa sería maravilloso poderla disfrutar sin interferencias.
Resulta entonces necesario contar con regulaciones y controles
estrictos para proteger las características propias de la
comunidad, la calidad de vida y la economía local imponiendo
la obligación de que los carteles sean ubicados solamente en
lugares -limitados- establecidos para tal fin.
Obsérvese que en la actualidad cualquier obra en construcción
se ha transformado en un gigantesco vehículo publicitario que
perdura meses, sin contemplar su cercanía a lugares que tienen
importancia histórica, cultural, natural o arquitectónica, lo cual
ha hecho que las ciudades y las comunidades se parezcan cada
vez más unas a otras por la uniformidad de las marcas y de la
cartelería en la vía pública.
A diferencia de otras publicidades que podemos elegir mirar o
no, los carteles utilizan nuestro espacio público, lo cual implica
que son vistos por todo tipo de personas, de cualquier edad, lo
cual debería imponer una responsabilidad mayor para que los
mensajes no sean ofensivos. No hay oportunidad de dar vuelta
la página, dejar una revista o cambiar el canal de la televisión.
Están allí, día y noche, y en muchos casos es imposible pasar
junto a ellos sin verlos, aún sin intención de mirarlos.
Los carteles de la vía pública eliminan así nuestra posibilidad
de elegir y tenemos que verlos aunque no tengamos intención.
De este modo y tal como lo afirma la publicidad mencionada
resulta imposible no mirar, lo cual implican una verdadera
violación a nuestra privacidad.
Enfocado desde otro punto de vista el negocio de instalar
esas grandiosas estructuras metálicas y sus carteles en la vía
pública se realiza sobre algo que no pertenece a ninguna de las
partes beneficiadas y que pertenece a nuestro campo de visión.
El estricto control de nuestro ambiente visual resulta entonces
imprescindible para dar un paso indudable hacia una mejor
calidad de vida y la conservación de la autenticidad de los
lugares y no es sino la implementación de nuestro derecho a
un ambiente sano, contemplado en la Constitución Nacional
y del derecho a que se respete su carácter, su patrimonio
natural y cultural.


Contaminacion Visual. Buenos Aires, Argentina fue publicado de la página 25 a página25 en Escritos en la Facultad Nº60

ver detalle e índice del libro