Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº32 >
  4. Influencia de las redes sociales en los medios de comunicación: Caso “Un mundo perfecto”

Influencia de las redes sociales en los medios de comunicación: Caso “Un mundo perfecto”

Hesses, Stefanía; Mazzitelli, Antonella

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº32

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº32

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición V Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2010

Año VII, Vol. 32, Octubre 2010, Buenos Aires, Argentina | 132 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Con el avance de las nuevas tecnologías y el crecimiento de la web 2.0 cada vez más gente puede estar “conectada con el mundo”. Internet hoy en día permite que cualquiera pueda saber lo que ocurre en cualquier lugar a cualquier hora, en un mundo globalizado donde los nuevos medios permiten que esto sea más sencillo. Internet permitió conocer noticias internacionales y buscar información de manera más sencilla, pero cada vez más instrumentos permiten que la participación del internauta hoy pase de ser pasiva a activa. Quiere decir que uno no solo recibe información sino que también la puede crear para que cualquiera la use.

Las redes sociales han tenido gran influencia en esta revolución.

Sitios como My Space, Fotolog, Linked, Twitter y Hi5 permiten que uno pueda conectarse con otras personas e intercambiar información. Si bien la mayoría de estos sitios fueron creados a mediados del nuevo milenio no tuvieron su pico de popularidad hasta en los dos últimos años, aproximadamente.

Facebook, con 60 millones de usuarios registrados, es la red más conocida por excelencia. En ella uno puede contactar gente, subir fotos y saber cierta información sobre los contactos y hasta incluso reencontrarse con gente que uno podía considerar que ya no vería nunca más.

Fue Mark Zuckerberg, un estudiante de Hardvard quien en 2004 se le ocurrió crear esta red para que los universitarios se mantuvieran al tanto de la vida de sus amigos y ex compañeros de estudios, pero pronto fue utilizado a escala mundial.

Ahora bien, estas redes son utilizadas para contactarse entre amigos pero superando esa barrera ahora aparece otro fenómeno, y es el de poder comunicarse con los medios masivos.

Esto se convirtió en una tendencia que muchos medios hoy utilizan y uno de los pioneros fue el programa de televisión Un mundo perfecto. Conducido por Roberto Pettinato, este programa de actualidad que sale de lunes a viernes por América, cuenta con la participación de tres panelistas e invitados varios, además del hombre Faceman. Así es como llaman al hombre Facebook, en el que se pueden leer los mensajes que los usuarios dejan en tiempo real. La introducción de este medio en el programa comenzó a principio de año cuando decidieron que la gente agregue como contacto la página de Facebook que el programa tiene, de este modo los televidentes pueden dejar mensajes que son leídos en vivo por Pettinato.

Lo interesante de esta tendencia es que cada uno puede opinar realmente lo que quiera y esto se ve evidenciado cuando los usuarios comentan sobre cosas que les gustan y las que no, como el nuevo peinado de Pettinato, el cuerpo de Amalia Granata o sobre el matrimonio gay. Con más de 600.000 “amigos” no sólo ha servido para acercar a la gente al programa sino que a través de éste invitan también a la gente a hacer donaciones, sí, porque estos medios también pueden ser muy útiles para ayudar a otros.

El fenómeno que se produce en este tipo de comunicaciones es que el receptor recibe y reacomoda la información en función de sus posturas filosóficas y culturales, para reenviarla dando su punto de vista sobre los hechos. Por supuesto que esto es así debido a la conciencia de que todos los individuos son libres e iguales y tienen el derecho a dar su opinión. La dimensión cultural de la comunicación permite dar cuenta de la incomunicación y de la separación de otras posturas, de modo que Facebook también constituye un medio para lograr la convivencia entre distintos pensamientos. Con esto, Wolton (2006), habla de que con la comunicación se busca compartir e, intercambiar. La tercera mundialización que corresponde a la cultural y comunicacional genera la necesidad de respetar la diversidad cultural, organizando así la convivencia de éstas sobre una base democrática.

Sin embargo dice que el hombre no vive del intercambio de informaciones ni de mensajes sino de relaciones. Es por ello que ante tanto flujo de información la sociedad se permite elegir lo que quiere escuchar de lo que no. Esto permite fundar la libertad y hace que las personas, aunque pasen varias horas del día expuestas ante los medios, no sean totalmente manipuladas por los mensajes que reciben.

Los medios como Facebook o My Space permiten que ahora la comunicación sea multidireccional. El receptor pasó de ser pasivo a activo. Ahora pregunta, cuestiona, escoge, argumenta y opina.

Según Wolton las dos raíces de comunicación son la normativa y funcional. En este caso se podría decir que según la comunicación funcional, Facebook permite intercambiar informaciones muy numerosas de un modo más eficaz, pero a su vez se constituye en una comunicación normativa por medio de la cual los usuarios pueden intercambiar sus opiniones con los integrantes de Un mundo Perfecto.

Facebook constituye un espacio simbólico en donde todos pueden expresarse e intercambiar opiniones, sean o no contradictorias. Simboliza la existencia de una democracia y constituye el vínculo que une a la audiencia del programa ya que pueden sentirse partícipes de la construcción de los contenidos de este medio.

Con la democratización se da lugar al nacimiento de la cultura de masas, aquella en la que surgen grandes grupos sociales que tienen gustos homogéneos pero que poco se conocen.

La cultura de masas permite que todos puedan participar de una manera u otra en los debates que se originan en el programa.

Esto está vinculado a la modernidad, la sociedad de consumo y las industrias culturales.

Marc y Picard (1992), han hablado de los modelos interlocutivos que comprenden cuatro principios que podemos encontrar en la comunicación entre los televidentes y el programa. En primera instancia el principio de pertenencia, el cual hace que las personas se reconozcan como interlocutores potenciales; de manera que se sienten confiados en poder expresar su opinión.

El principio de contractualización permite que haya una comunicación real y efectiva. El principio de reciprocidad marca una actividad conjunta entre los televidentes y los integrantes del programa y por último el principio de influencia se marca cuando los usuarios dan su opinión sobre determinado tema.

El principio de reciprocidad se ve claramente evidenciado en la interacción de la gente con el programa, hay una cooperación verbal, una actividad conjunta entre los televidentes y los panelistas, en donde el enunciado de cada uno se apoya sobre el enunciado del otro.

Este modelo permite claramente dar cuenta de la interacción producida entre las diferentes partes.

Silverstone (2004) considera a las tecnologías como cultura, ya que comprenden no sólo el qué sino también el cómo y el porqué de la computadora y sus usos. De esta manera se puede investigar los espacios culturales en los que operan las tecnologías y cómo influye en la sociedad. Este nuevo ambiente mediático permite que haya nuevas formas de política receptiva y participativa respecto a la audiencia del programa.

Los medios como Facebook permiten un mayor alcance de recepción, ya que desde todas partes del mundo cualquiera puede opinar y disertar sobre lo que acontece en el programa sin importar las barreras geográficas. Se produce una transnacionalización de la información. De este modo aparecen nuevos ámbitos de recepción: el transnacional y el local. El receptor de la comunicación se convierte en usuario, porque participa en el proceso de selección e interacción. Las tecnologías de difusión e informatización tiene como consecuencia el aumento de las interacciones entre los individuos y con las computadoras. Estos medios tienen como función la de conferir status, en este caso todos aquellos que se encuentran involucrados al programa tendrán gustos homogéneos y pertenecen a un mismo grupo social.

Con esta re conceptualización de los medios la comunicación de masas definida en principio como destinada a públicos heterogéneos y anónimos con procesos comunicativos unidireccionales, se ha transformado para algunos autores como Moles (1981) como comunicación de difusión, en vez de comunicación de masas. Medios como Facebook en su interacción en tiempo real con un programa que va en vivo para toda la Argentina hace que la comunicación sea “caliente” ya que al ser el receptor un participante activo, adquiere un protagonismo en donde el hecho de comunicar algo se vuelve más importante que el contenido en sí.

Por supuesto que la participación activa del televidente debe estar acompañada por los cambios tecnológicos. La aparición de los “inventos” según como llama Moragas Spá (1985) a las nuevas tecnologías, depende de la capacidad adquisitiva de los usuarios, como la adquisición de la PC e Internet, que a su vez está ligado al desarrollo tecnológico del país.

Por último De Kerckhove (1999) dice que hoy en día, la comunidad de las telecomunicaciones conforman una aldea global, en donde todos aceptan con mayor o menor tolerancia que los demás compartan el mismo espacio. La instantaneidad nos pone en contacto con cualquier punto del mundo en forma inmediata. La cibercultura es la tercera era de la comunicación, fundamentada en el lenguaje digital, sobre el cual se erigen y se difunden todos los mensajes.

Las tecnologías interactivas proporcionan los vínculos tecnológicos para una inteligencia colectiva mucho más extensa.

Estas cambian nuestros modos de pensar y nuestros modos de pensar las cambian también. Para eso se requiere soslayar el error frecuente de pensar las nuevas tecnologías con viejas ideas: la ecuación debe actualizarse en su totalidad: nuevas herramientas exigen nuevas ideas y esto es precisamente lo que no siempre se logra.

Conclusiones

Este trabajo nos permite llegar a la conclusión de que actualmente las nuevas tecnologías ocupan un lugar muy importante dentro de nuestro sistema. Internet hoy en día nos permite estar conectados cuando y donde queramos y las redes sociales han tenido gran influencia en esta revolución, ya que ocupan un lugar muy importante para mantenernos conectados constantemente.

Cada uno de los autores nombrados en nuestro trabajo contribuye a la reflexión acerca de este nuevo avance y del cómo funciona el mismo en nuestro sistema para hacer cada vez más fácil y sencilla nuestra comunicación cotidiana.

Bibliografía

Wolton, D. (2006). “Conclusión: comunicar es convivir”, en Salvemos la comunicación. Barcelona: Gedisea.

Wolton, D. (2006). “Glosario”, en Salvemos la comunicación. Barcelona: Gedisea

Marc, E. y D. Picard (1992). “Capítulo I. Los modelos de comunicación”, en: La interacción social. Barcelona: Paidós.

Silverstone, R. (2004). “Mediatización” y “Tecnología”, en: ¿Por qué estudiar los medios? Buenos Aires: Amorrortu editores.

Moragas Spá, M. de (1975). “Introducción”, en: Sociología de la comunicación de masas, tomo IV. Barcelona: G. Gili.

De Kerckhove, D. (1999). “Inteligencia colectiva. El ascenso de Internet y la Aldea Global”, en: La piel de la cultura. Investigando la nueva realidad electrónica. Barcelona: Gedisea.


Influencia de las redes sociales en los medios de comunicación: Caso “Un mundo perfecto” fue publicado de la página 95 a página96 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº32

ver detalle e índice del libro