Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV >
  4. Extractos de la teoría constructivista que ayudan a incrementar la productividad en el aula

Extractos de la teoría constructivista que ayudan a incrementar la productividad en el aula

Munitich Mladin, Martín [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

ISSN: 1668-1673

XIX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2011

Año XII, Vol. 15, Febrero 2011, Buenos Aires, Argentina | 215 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La teoría constructivista presenta en su conjunto, una serie de aportes significativos, entre otros, respecto al modo de construir el conocimiento. Ciertos aportes, conjugados con los posibles elementos presentes en el aula, permiten crear un ambiente que contribuye a incrementar la eficiencia y la eficacia, tanto de la tarea docente, como la tarea del alumno, en la gestión del proceso enseñanza – aprendizaje, con el fin de alcanzar resultados óptimos a la hora de ir construyendo conocimiento. Es en este sentido que se encara la reflexión sobre el impacto de cambio en tarea cotidiana del aula, en todos los elementos constitutivos y los sujetos que intervienen: docentes, estudiantes.

Palabras claves: educación – aula - teoría - escuela – constructivismo – cognitivo - conocimiento.

Productividad en el aula: consideraciones conceptuales 

Antes de adentrarnos al desarrollo y contenido del presente trabajo, debemos consensuar un significado respecto a qué se entiende por productividad en el aula. Según la Real Academia Española, productividad es: 

1. f. Cualidad de productivo. 

2. f. Capacidad o grado de producción por unidad de trabajo, superficie de tierra cultivada, equipo industrial, etc. 

3. f. Econ. Relación entre lo producido y los medios empleados, tales como mano de obra, materiales, energía, etc. La productividad de la cadena de montaje es de doce televisores por operario y hora.

Luego, define como productivo/va: (Del lat. productivus). 

1. adj. Que tiene virtud de producir. 

2. adj. Que es útil o provechoso. 

3. adj. Econ. Que arroja un resultado favorable de valor entre precios y costes.

Ambas definiciones aportan elementos sustanciales para realizar un primer ensayo respecto a la definición de productividad en el aula o dicho de otra manera, elementos que se pueden traspolar al ambiente áulico, a saber: 

- Relación entre lo producido y los medios empleados. 

- Que es útil o provechoso. 

- Capacidad o grado de producción por unidad de trabajo. 

- Que arroja un resultado favorable de valor

Podemos, entonces, definir productividad, dentro del marco de éste ensayo, a la manera en cómo incide el factor humano, presente en el ambiente áulico, para administrar con eficiencia y eficacia todos los recursos disponibles con el fin de obtener resultados significativos en la gestión del conocimiento y el aprendizaje.

La teoría constructivista, nos acerca una corriente de aire fresco respecto a la gestión de la productividad áulica. Desliga responsabilidades unilaterales, es decir, que la gestión del conocimiento y de la productividad en el aula, no es consecuencia sólo del desempeño docente, sino que es una tarea compartida entre éstos y los alumnos.

El constructivismo aporta una serie de elementos claves que analizaremos en función a la gestión de la productividad en el aula, definida ut – supra

Consideraciones previas respecto al rol del docente y el alumno 

El primer gran aporte lo hace desde la visión propia sobre la construcción del conocimiento. Lo desliga del individualismo y del aislamiento, para darle una mirada social, cognoscitiva y afectiva que, interrelacionadas, apropia y capitaliza la disposición interna de construir el conocimiento a partir de esquemas existentes como cimiento para la incorporación de nuevos conocimientos. 

Ésta concepción, crea un clima distinto en el aula, que por su propia sinergia, incrementa la productividad de los factores humanos involucrados. 

Otro de los aportes no menos importante, surge de concebir al alumno como protagonista y no como un ser pasivo. El hecho de mirar al alumno como constructor y gestor de su propio conocimiento, responsable de darle sentido y relacionar conceptos aprendidos con estructuras conceptuales nuevas, es decir, cuando surge el aprendizaje significativo, es un arma poderosa dentro del proceso que incrementa exponencialmente la productividad en el aula. 

El hecho que se produzca dicho aprendizaje, por lo general no surge de manera espontánea, se debe hacer un esfuerzo, entre el alumno y el docente, para que las tareas estén relacionadas de manera congruente y el alumno decida aprenderlas. 

Quienes buscan el conocimiento no son las aulas o los establecimientos educativos, son las personas que actúan dentro de ellas, por lo tanto, la idea constructivista del alumno que realiza un auto – aprendizaje1 , que construye significados de contenidos, que permite modificar esquemas de conocimientos y que, en definitiva, libera de una u otra manera al aprendizaje como una mera actividad individual, permite incrementar la productividad del conocimiento, porque al ser este conocimiento auto – gestivo1 (acompañado por un adulto guía) permite al alumno desarrollar un aprendizaje significativo, que no es otra cosa que incrementar la productividad del conocimiento en su óptima expresión.

Contenido y aprendizaje significativo 

Que la actividad constructiva del alumno se pueda desarrollar o “trasladar” a los contenidos de aprendizaje preexistente, condiciona el rol que desempeña el docente o adulto guía. Se incrementará la productividad en el aula en tanto se oriente la actividad con el fin de que la construcción del alumno se acerque de forma progresiva a lo que significan y representan los contenidos como saberes culturales, tarea netamente responsabilidad del docente.

Hablamos que aprender un contenido implica atribuirle un significado, pero además construir una representación o un modelo mental del mismo, que será significativo y productivo en tanto el docente o adulto guía, sirva como facilitador para relacionarlo con el conocimiento previo pertinente que posee el alumno en el momento de iniciar el aprendizaje. Es sustancial aquí tener en cuenta la disposición del alumno para aprender significativamente y la habilidad del docente en motivarlos. La idea de la disposición para el aprendizaje, implica otro aporte significativo de la teoría constructivista respecto a la productividad en el aula; especialmente con la incorporación del concepto de memorización comprensiva (no mecánica) componente básico del aprendizaje significativo, en tanto se incorporen a los esquemas de conocimiento, modificándolos y enriqueciéndolos. La modificación de los esquemas de conocimiento, producida por la realización de aprendizajes significativos, se relaciona directamente con la funcionalidad del aprendizaje realizado, es decir, con la posibilidad de utilizar lo aprendido para afrontar situaciones nuevas y realizar nuevos aprendizajes. 

Un punto fundamental, que influye a elevar la calidad de la productividad áulica, implica la habilidad del docente o adulto en guiar la actividad constructivista del alumno hacia el aprendizaje de contenidos determinados. 

El rol del docente en la construcción del conocimiento, influye en términos de ayuda a la actividad constructiva del alumno. Es una ayuda porque el verdadero artífice del proceso de aprendizaje es el propio alumno. La función del docente o adulto guía es ayudarlo en ese cometido. Una ayuda, que de no existir, sería utópico que se produzca el encuentro entre los significados que construye el alumno y los significados que representan y vinculan los contenidos. 

El docente debe ser capaz de ayudar al alumno en esa brecha de insatisfacción2 que se produce entre el conocimiento construido y el conocimiento científico. 

Se incrementa la productividad áulica cuando el docente y el alumno construyen o gestionan de manera conjunta la enseñanza y el aprendizaje a través de la participación guiada, teniendo en cuenta las interrelaciones entre lo que aporta el docente, el alumno y el contenido. Se obtienen mejores resultados cuando la gestión es compartida, teniendo presente que en dicha gestión, el profesor y el alumno desempeñan papeles distintos, aunque igualmente imprescindibles y totalmente interconectados. El docente gradúa la dificultad de las tareas y proporciona al alumno los apoyos necesarios para afrontarlas, pero esto sólo es posible porque el alumno, indica al profesor sus necesidades y su comprensión de la situación. 

Otra perspectiva constructivista de relevancia, que aporta a la productividad en el aula, se refiere al diseño y la planificación de la enseñanza. 

Puntualmente cuando refiere a los contenidos y a las estrategias de enseñanza. 

Respecto a los contenidos de la enseñanza, dados en un ambiente, deben contemplar las estrategias de planificación, de control y de aprendizaje que caracterizan el conocimiento de los entendidos en dicho ámbito. Además, de acuerdo con los principios que derivan del aprendizaje significativo, la secuencia de esos contenidos, en tanto se comienza por los elementos más generales y simples para ir introduciendo, progresivamente, los más detallados y complejos, facilita no sólo una buena gestión en la administración de la productividad en el aula, sino que, esa productividad, además, se convierte, como el aprendizaje, en significativa. De la misma manera sucede cuando hablamos sobre las estrategias de enseñanza: ofreciendo a los alumnos la oportunidad de adquirir conocimiento y de practicarlo en un ambiente lo más cercano a la realidad.

La teoría, la práctica y el aula – taller 

Esa práctica, dentro de un ambiente lo más cercano a la realidad, debe lograrse, no exclusivamente, utilizando como herramienta lo que el modelo introduce bajo el concepto aula – taller. 

El aula – taller, es el elemento teórico – práctico por excelencia para visualizar, gestionar, administrar e incrementar la productividad en las aulas. La modalidad taller se basa en una concepción constructivista del conocimiento. 

Los modos de definir al aula – taller, difieren en cuanto a diversos matices, aunque podemos decir que parecen coincidir en dos aspectos centrales: el conocimiento como construcción grupal y la subordinación de la teoría a la praxis. 

Desde el punto de vista estrictamente constructivista, el aporte significativo que se puede encontrar como elemento incremental de la productividad en el aula, especialmente en el aula – taller, es que pretende plantear el aprendizaje como proceso de elaboración a partir de problemas, antes que como transmisión de conocimientos. Se alcanza niveles óptimos de productividad bajo la modalidad aula – taller cuando la actividad es aliada al aprendizaje. Ejemplo: decirle al alumno; vamos a experimentar, vamos a probar o ensayar, motiva más que dar órdenes imperativas y unilaterales. Si la actividad, la práctica o la indagación provocan placer, qué mejor que los aprendizajes se hagan en forma de acción, de actividades, de experiencias novedosas, curiosas, atractivas, interesantes y sencillas. 

Los docentes deben poner en juego su creatividad para ofrecer a los alumnos las experiencias más originales y significativas, a fin de que éstos desarrollen sus competencias en un ambiente de satisfacción, alegría, interés y espontaneidad. 

Cabe aclarar que las órdenes imperativas tales como por ejemplo: estudie, lea, trabaje; aplicadas en contexto correctos, según la característica del alumno, bien administradas, pueden resultar exitosas en tanto sirvan para corregir desvíos de alumnos centrados sólo en lo práctico, dejando en segundo plano su formación teórica – intelectual. 

Por último, la flexibilidad, en todo sentido, que el constructivismo proporciona al proceso enseñanza – aprendizaje, es una propuesta enriquecedora que amplia el pensamiento y permite una respuesta a la amplia diversidad social y cultural de los grupos clase, que en conjunto con un docente o adulto guía reflexivo, pueden lograr un grado óptimo de desempeño que incremente la productividad en el aula, y tienda a perdurar en el tiempo, tanto como su fuero conceptual íntimo, persigue el aprendizaje significativo. 

Conclusión 

La teoría constructivista acerca al docente, para su tarea, una variedad de herramientas lo suficientemente ricas para no ser aprovechadas. 

Muchas veces, ese desaprovechamiento deviene del desconocimiento del impacto que tiene su implementación, en contraposición a la manera “tradicional” de gestionar el proceso aprendizaje – enseñanza. Por lo tanto, el constructivismo pasa a ser una teoría más del sistema educativo. 

Experimentarla en el aula, todavía, para algunos, es un gran desafío. Romper con “viejos” esquemas, salir de lo convencional; en fin, animarse al cambio, por lo general, imposibilita visualizar ciertos recursos que permiten, no sólo incrementar la productividad en el aula, sino que también, permiten incrementar la vocación y la profesión de ser docente.

Notas 

1 Bajo el marco de éste trabajo, entendemos como auto – aprendizaje, al acto en el cuál el alumno, individualmente, reflexiona sobre los contenidos que va incorporando, a diferencia del concepto de aprendizaje auto – gestivo, el cuál no es condición que se desarrolle individualmente, sino que se puede permitir que el acto se produzca entre dos o más personas. Ambos conceptos parten de la idea de que el alumno construya su propio conocimiento, dejando la diferencia librada solamente a la modalidad de cómo se lleve a la práctica. 

2 En management, se suele denominar brecha de insatisfacción a la distancia que existe entre una realidad presente y un futuro deseado. Dicha insatisfacción va disminuyendo a medida que las personas, o un grupo de ellas, van cumpliendo con ciertos objetivos que los acercan a ese estado deseado. Vygotsky, desde su obra, denominaría dicha situación como zona de desarrollo próximo.

Referencias bibliográficas 

- Camilloni Alicia. Los profesores y el saber didáctico. Corrientes Didácticas Contemporáneas. Editorial Paidós, 1997. Capítulo 3. 

- Carretero Mario. Desarrollo cognitivo y aprendizaje. Constructivismo y Educación. Progreso. México, 1997. pp 39 – 71. 

- Carretero Mario. ¿Qué es la construcción de conocimiento? Constructivismo y Educación. Editorial Paidós. Buenos Aires, 2009. Capítulo 1 

- Litwin, Edith (1997) “El campo de la didáctica: la búsqueda de una nueva agenda.” en Corrientes Didácticas Contemporáneas. Buenos Aires: Paidós. 

- Perkins D. la enseñanza y el aprendizaje. La Escuela Inteligente. Barcelona. Editorial Gedisa, 1995. Cap. 3. 

- Real Academia Española. Diccionario de la Lengua Española, Vigésima segunda edición. Recuperado el 2 de Noviembre de 2009. Disponible en el sitio web de la RAE. http://www.rae.es/rae.html. 

- Solé Isabel, Coll César. Los profesores y la concepción constructivista. El Constructivismo en el Aula. Barcelona. Editorial GRAO, 1993. Capítulo 1. 

- Vigotski L. Psicología Pedagógica. Buenos Aires. Editorial Aique, 2001.

Abstract: The constructivist theory presents several significant contributions related to knowledge construction. Certain contributions, conjugated with classroom elements, allow creating an atmosphere that contributes to increase the efficiency and the effectiveness, of the educational work, both for professors and students, in the management of teaching and learning process, with the purpose to reach better results. Also, the author reflects on the impact of change in the classroom daily work in students and professors.

Key words: education - classroom - theory - school - constructivism - mental – knowledge. 

Resumo: A teoria construtivista apresenta em seu conjunto, uma série de importantes contribuições, entre outros, com respeito ao modo de construir o conhecimento. Certas contribuições, conjugados com os possíveis elementos presentes na sala de aula, permitem criar um ambiente que contribui a incrementar a eficiência e a eficácia, tanto da tarefa docente, como a tarefa do aluno, na gestão do processo ensino – aprendizagem, com o fim de atingir resultados ótimos à hora de ir construindo conhecimento. É neste sentido que se encara a reflexão sobre o impacto de mudança em tarefa diária da sala de aula, em todos os elementos constitutivos e as pessoas envolvidas: professores, alunos.

Palavras chave: educação – sala de aula - teoria - escola – construtivismo – cognitiva – conhecimento.

(*) Martín Munitich Mladin. Licenciado en Administración. Profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento de Negocios en Diseño y Comunicación en la Facultad de Diseño y Comunicación.

Vocabulario relacionado al artículo:

constructivismo . incentivo . productividad .

Extractos de la teoría constructivista que ayudan a incrementar la productividad en el aula fue publicado de la página 148 a página151 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

ver detalle e índice del libro