1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI >
  4. Programa de Tutorías para exámenes previos

Programa de Tutorías para exámenes previos

Caram, Carlos [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

ISSN: 1668-1673

XIX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2011

Año XII, Vol. 16, Agosto 2011, Buenos Aires, Argentina | 200 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El Programa de Tutorías para exámenes previos nace de una decisión de la Facultad para dar respuestas a los estudiantes que estaban en la situación riesgosa de perder sus cursadas debido a diferentes imposibilidades para rendir el examen final de las asignaturas. El Programa está organizado por ciclos para favorecer el proceso de aprendizaje.

Palabras claves: tutorías – exámenes previos – inclusión – contención – calidad académica – comunidad de aprendizaje – aprendizaje en colaboración – aprendizaje en cooperación – evaluación de diagnóstico – evaluación de proceso – evaluación de producto.  

El Programa de Tutorías para exámenes previos de la Facultad de Diseño y Comunicación nace como necesidad a principios del año 2008 y se pone en marcha en agosto del mismo año. En política educacional las decisiones de crear nuevos programas se originan luego de un aná- lisis exhaustivo de la realidad: se habían detectado más de mil exámenes finales pendientes y próximos a perder la vigencia de la cursada. Esto es debido, quizás, a una mala organización y planificación de los estudiantes de su proyecto de carrera. La Facultad sostiene y comunica que la situación ideal es que el estudiante rinda el examen final ni bien completa el proceso de cursada. Esto trae infinitas ventajas, entre otras, los aprendizajes están fuertes, la relación con el docente está activa, el estudiante cierra la asignatura en un proceso lineal y natural que ayuda a fortalecer los aprendizajes, la transferencia entre el proceso y el producto, así como entre conceptos abstractos, teóricos y competencias prácticas y profesionales. Sin embargo, esto no ocurre habitualmente y se generó la necesidad de acompañar, contener, asesorar, guiar al estudiante en esta situación de riesgo de perder la vigencia de la cursada. Se concibió un espacio con un tutor por área disciplinar y el Equipo de Gestión Académica como coordinador general del programa. Se comunicó a cada uno de los estudiantes en esta situación la posibilidad que se estaba gestando para que se anotaran y pudieran encontrar el camino para terminar el proceso de las asignaturas pendientes. Las tareas de un tutor no son fáciles y se abren más preguntas que respuestas, Mariana Maggio (2000) en su artículo El tutor en la educación a distancia se pregunta… “¿Qué significa ser tutor? ¿Cuáles son los alcances de la tarea? ¿Cuál es la especificidad de su rol? ¿Hay una especificidad del rol? ¿Quiénes son los reconocidos como buenos tutores? ¿Cómo se forma un tutor? ¿Cómo se evalúa su trabajo?...” Si bien la autora se planteó estos interrogantes en el caso particular de la educación a distancia, éstos coinciden con los que se plantearon en el momento de seleccionar a los docentes para hacerse cargo del Programa. Edith Litwin (2000) en su artículo de las tradiciones a la virtualidad, sostiene que… “la tarea de los tutores […] consiste, desde la perspectiva del aprendizaje de los estudiantes, en orientar y reorientar los procesos de comprensión y de transferencia. Desde el punto de vista de la enseñanza, los tutores diseñan actividades complementarias que favorecen el estudio desde una perspectiva más amplia o integradora, atendiendo a las situaciones y los problemas particulares de cada uno de los alumnos. Favorecen también el intercambio entre estudiantes y diseñan las propuestas a tal fin…”. En coincidencia con estas características que deben tener los tutores se seleccionó un equipo de profesores quienes inmediatamente comprendieron los objetivos del programa así como las estrategias de ense- ñanza que la Facultad quería llevar adelante. La cohesión del grupo de profesores y de la coordinación del programa, tanto académica como administrativa, hizo que se sistematizaran algunas prácticas, se crearan instrumentos de evaluación y de registro que hicieron más fácil este camino que por ese momento era desconocido para todos. 

Desde principios del año 2010 se gestó un nuevo sistema, organizado por ciclos, formalizando de esta manera la responsabilidad del alumno de comenzar y terminar el proceso en un determinado tiempo y con ciertas condiciones. El actual Programa está pensado en 4 instancias de corrección obligatorias y una instancia de examen final. Hay seis ciclos por año, tres por cuatrimestre. En cada ciclo el estudiante puede abordar como máximo dos asignaturas. Este sistema tiene las estrategias de la cursada, es decir transitar un proceso de correcciones, de aproximación al proyecto, de intercambio social antes de dar el examen. En este sentido, paralelamente al nuevo esquema por ciclos se generó un concepto pedagógico nuevo para el Programa que impactaba directamente sobre las estrategias de enseñanza a desarrollar por los tutores durante el espacio de correcciones. El nuevo concepto es el de Comunidad de Aprendizaje. Es fundamental detenerse en este concepto ya que implica un cambio en el abordaje. En el espacio de tutorías no se resuelven ni se guían procesos individuales sino sociales, se ponen en marcha las estrategias del aula taller que seguramente fueron utilizadas en la cursada. Néstor Roselli (1999) en su libro La construcción sociocognitiva entre iguales, sostiene que el aprendizaje debe ser en colaboración y cooperativo. Cuando se habla de aprendizaje en colaboración se debe generar un desarrollo transindividual, por lo tanto, hay que generar una situación semejante a la situación de clase. En el aspecto cooperativo del aprendizaje se debe pensar en un equipo, en una tarea en común y en un coordinador de ambos. Antes de poner en marcha el nuevo sistema del Programa por ciclos, se reflexionó con los tutores el concepto pedagógico estructurador: la Comunidad de Aprendizaje. En estas reflexiones salieron a la luz algunos conceptos que favorecían esta estrategia y que se deberían alentar: la madurez del estudiante que quiere aprender y profundizar contenidos, el Programa como continuidad (no traumática) del proceso de aprendizaje iniciado en la cursada, la integración del estudiante con otros que recorrieron diferentes caminos para abordar los mismos contenidos, la trascendencia de este espacio como extensión de las horas de consulta con sus profesores originales, la jerarquización del lugar del estudiante en un proceso múltiple de aprendizaje, la toma de conciencia del valor de este aprendizaje, la responsabilidad del estudiante para cumplir con los requisitos académicos, entre otros. 

El Programa de Tutorías para exámenes previos prevé tres instancias de evaluación: evaluación de diagnóstico, de proceso y de producto. La primera se da, por lo general en el primer encuentro del estudiante con el tutor. En este momento se revisa, se evalúa y se considera el portfolio de cursada y los avances del trabajo práctico final, así como se acota y se define el marco teórico. Es este momento, una instancia de negociación de los dos actores que enriquece el futuro proceso y lo enmarca para evitar malos entendidos y ambigüedades. La segunda instancia se pone en marcha también en la primera corrección ya que el tutor les da una peque- ña actividad que se orienta a formar y cohesionar los subgrupos que van a acompañarse durante todo el ciclo. Estos subgrupos pueden ser por asignatura, por nivel o incluso se pueden armar siguiendo la estructura del taller vertical donde se enfatiza la colaboración de los estudiantes que ya cursaron la asignatura y pueden hacer enriquecedores aportes. Durante el transcurso del ciclo, esta evaluación es la que predomina a través de las puestas en común, de las enchinchadas, de los intercambios. Para estas dos instancias la Coordinación del Programa les propone un instrumento de evaluación donde el tutor puede registrar el diagnóstico, las tareas, los avances y las debilidades de los estudiantes en el proceso. Estas consideraciones son informadas al estudiante quien firma en cada encuentro la evaluación que el tutor le realiza y se compromete a realizar la tarea asignada. La tercera instancia, la evaluación de producto, se lleva a cabo en el examen final, donde el estudiante, como hace habitualmente, presenta su proyecto y lo defiende según el marco teórico acordado oportunamente. 

El programa tiene un pequeño marco prescriptivo, llamado Reglamento del Programa de Tutorías para exámenes previos que el alumno debe conocer antes de inscribirse. En él se explicita el propósito del programa y las responsabilidades y el compromiso que deben adoptar los estudiantes para continuar regularmente y llegar al examen final. El programa está dirigido especial y prioritariamente a aquellos estudiantes cuyo profesor no está más en la Facultad o a aquéllos cuyo vencimiento de las asignaturas es inminente. Existe un tercer grupo formado por los estudiantes que argumentan otras problemáticas: están a punto de recibirse y no pueden preparar el examen con su profesor original, sostienen que el vínculo con su profesor está deteriorado por algún motivo, tienen problemas horarios para concurrir a las horas de consulta de sus profesores, no hay oferta de exámenes de su asignatura y/o docente para cierto período, entre otros. En todos estos casos, la coordinación estudia la situación y aprueba o no la incorporación al programa. 

En el último ciclo del Programa (septiembre-octubre 2010) se inscribieron 831 solicitudes de examen, si se tiene en cuenta que pueden inscribirse a dos asignaturas, este número no coincide con la cantidad de personas. El porcentaje que llega al examen es bastante alto: el 67%, es decir que se rindieron 550 exámenes. En este sentido se cumple, en un porcentaje esperable, uno de los objetivos del Programa que es la contención y la continuidad. Es bueno reflexionar acerca de la relación que existe entre contención – inclusión y calidad académica. Es sabido que circulan discursos sociales, sobre todo a niveles de políticas educacionales de Estado, que estos conceptos son antagónicos sin embargo existen indicios para pensar que se establece una relación lógica de causa-consecuencia. En estos momentos resulta difícil pensar algún programa educativo que no promueva la contención y la inclusión como estrategia a la desvalorización del conocimiento y del aprendizaje que se evidencia en ciertos grupos sociales y etarios. 

El próximo objetivo del Programa está centrado en la visibilidad de la producción de los estudiantes. Se estima que para el próximo año, 2011, se publicarán los ensayos sobre la imagen y contemporáneos producidos en este espacio. Se incorporará la producción, paulatinamente, a la lógica y al sistema de los Proyectos Pedagógicos que están vigentes en la Facultad. 

En una anexo a este artículo se publica un cuestionario que se hiciera a los profesores tutores para conocer su pensamiento acerca del nuevo sistema de ciclos, de las estrategias para favorecer la Comunidad de Aprendizaje y el nivel de la producción de los estudiantes en el Programa. 

El Programa de Tutorías para exámenes previos se torna en una posibilidad de aprendizaje para los estudiantes, esto se evidencia en el crecimiento, ciclo a ciclo, de inscriptos. Es una gran responsabilidad seguir generando estrategias para elevar la calidad académica sin dejar de incluir y contener.

Anexo 

A fin de conocer la opinión de los profesores tutores se les hizo el siguiente cuestionario: 

1. ¿Qué aspectos positivos reconoce del Programa de Tutorías para exámenes previos en relación con los estudiantes y los contenidos? 

2. ¿Qué estrategias utiliza en el aula para desarrollar el concepto de Comunidad de Aprendizaje? 

3. ¿Cuál es su opinión acerca de la producción de los estudiantes en el Programa de Tutorías para exámenes previos?

Los profesores tutores que respondieron son los siguientes: Miguel Angeleri, Roberto Céspedes, Gianina De Feo, Tamara Domenech, Laura Ferrari, Verónica Folgar, Adrián Glassel, Mónica Incorvaia, Ludovico Jacoby, María Valeria Lagna Fietta, Diego Lema, María Mihanovich, Marina Pérez Mauco, Julieta Selem, Valeria Sestuá, Verónica Sordelli, Nicolás Sorrivas, Eleonora Vallazza, Daniel Villar

1. ¿Qué aspectos positivos reconoce del Programa de Tutorías para exámenes previos en relación con los estudiantes y con los contenidos? 

- Miguel Angeleri: Pareciera que los estudiantes comprenden mejor aspectos de los contenidos que no habían podido procesar antes. 

- Roberto Céspedes: El rescatar los que están en los márgenes del sistema. La atención personalizada y la contención pedagógica de la incertidumbre con la que suelen venir. La posibilidad de encaminar procesos de aprendizaje. 

- Gianina De Feo: Noté que en general los estudiantes sentían el final como más de lo mismo, que no les permitía hacer un cierre de lo aprendido y su aplicación. El tener que hacer algo diferente para un docente diferente los lleva a plantearse más seriamente qué aprendieron. 

- Tamara Domenech: Es un programa importante para los alumnos porque se sienten contenidos y tienen la posibilidad de repasar contenidos que no les habían quedado claros durante la cursada. 

- Laura Ferrari: Es un espacio de atención y de seguimiento más personalizado. Sirve en la medida que se trabaje y se produzca clase tras clase. También resuelve situaciones conflictivas. 

- Verónica Folgar: El Programa de Tutorías logra reinsertar a los alumnos nuevamente en el sistema permitiéndoles sentirse parte de un grupo. También es allí donde recuperan contenidos perdidos olvidados y no aprendidos. 

- Adrián Glassel: Compromiso con la materia de estudio. Redescubrimiento por parte de los estudiantes de los contenidos vistos hace varios cuatrimestres atrás teniendo en cuenta su avance en la carrera. 

- Mónica Incorvaia: Permite profundizar aspectos específicos que no se entendieron o profundizaron en el momento de la cursada. 

- Ludovico Jacoby: La posibilidad de generar una instancia de aula-taller donde cada alumno participa de la corrección y el aprendizaje resulta del trabajo grupal. Aunar criterios de contenidos programáticos por materia trabajando con temas en común. 

- María Valeria Lagna Fietta: Es un espacio tipo curso acelerado que les permite recordar, estudiar e intercambiar información con otros alumnos que quizás cursaron con otros docentes y de esa manera amplían los conocimientos trabajando en equipo y con la guía constante del docente que los prepara para rendir el final pudiéndose llevar los conocimientos de los objetivos de la materia. 

- Diego Lema: Es un espacio de estudio que contiene emocional y académicamente a los alumnos que de alguna forma, se encuentran alejados de su docente y sus compañeros. Al mismo tiempo, permite unificar criterios y contenidos académicos. 

- María Mihanovich: Creo que el Programa de Tutorías favorece el trabajo tanto individual como grupal. Logra que los alumnos participen y aprendan de las correcciones de sus compañeros. De esta manera el dictado de las consignas es más ágil en el proceso. 

- Marina Pérez Mauco: Los estudiantes se van entusiasmando con el planteo y la dinámica de los encuentros. Es un espacio donde pueden desarrollar sus inquietudes teóricas utilizando la creatividad. 

- Julieta Selem: Es un espacio de aprendizaje del alumno. Se trabajan los conceptos teóricos aplicados a piezas comunicacionales concretas. Es una oportunidad para revisar conceptos fijados erróneamente y/o de completar y enriquecer los temas aprendidos en las materias que cursaron años atrás. El programa contempla varias correcciones por parte de los alumnos, clase tras clase, por lo que se puede seguir su proceso y la evolución de su propuesta para presentarse al examen final. 

- Valeria Sestuá: Lo interesante del Programa de Tutorías es que al ser un seguimiento exclusivo con el alumno permite el mejor desarrollo de su trabajo. 

- Verónica Sordelli: Los alumnos se nivelan y reconocen los contenidos de la materia. Asientan los conocimientos obtenidos en la cursada y reflexionan sobre este aprendizaje. 

- Nicolás Sorrivas: En mi experiencia como profesor tutor tuve la oportunidad de enfrentarme a casos muy diversos. En la mayoría de ellos, había una predisposición muy alta para aprender aquello que había quedado afuera de la materia. Como la mayoría son alumnos de terceros o cuartos años, la búsqueda corre por llenar los baches que quedaron abiertos en la carrera y éste es un buen espacio para lograrlo. 

- Eleonora Vallazza: En relación con los estudiantes me parece muy positivo como marco de guía y contención por un lado y como presión para presentarse a rendir el final y poder cerrar el ciclo de cursada. En relación a los contenidos, no me queda claro aún, es mi primera experiencia. 

- Daniel Villar: El Programa de Tutorías permite a los estudiantes revisar contenidos y mejorar sus trabajos prácticos finales durante un ciclo de cuatro semanas previo al examen. Ese aspecto positivo –un plus preparatorio– es el valor principal del programa.

2. ¿Qué estrategias utiliza en el aula para desarrollar el concepto de Comunidad de Aprendizaje? 

- Miguel Angeleri: Como primera instancia, agrupar a los alumnos por materia y a continuación hacer que entre ellos y conmigo como regulador del tema, confronten sus propuestas y saquen conclusiones. 

- Roberto Céspedes: Agrupación por materia y correcciones tipo taller. Intercambio bibliográfico y de apuntes. Correcciones puntuales con tiempo de trabajo en clase con formato de recorrida. La evaluación 360º (todos a todos). 

- Gianina De Feo: Doy un trabajo final único para todos los alumnos de la misma materia; a partir de los portfolios voy destacando las fortalezas de cada uno para que el que está flojo en ese aspecto sepa en quien apoyarse; les pido que trabajen en clase (agruparlos por materia), no sólo que corrijan.

- Tamara Domenech: El primer día de clases les doy un cuestionario con aproximadamente 20 preguntas y mientras cada uno de ellos pasa a revisar el TPF, el resto tiene que responderlas. Para ello, se hacen consultas sobre la bibliografía, la comparten, la comparan y la complementan. 

- Laura Ferrari: En cada clase, en paralelo con el desarrollo y/o pulido del TPF, los estudiantes abordan trabajos prácticos comunes pero enfocados a cada carrera y/o materia, y luego son leídos (con técnica de taller) delante de sus compañeros. 

- Verónica Folgar: La charla introductoria y la presentación de todos los integrantes que componen ese mismo grupo. Una vez realizado esto, las sucesivas clases los alumnos pueden corregirse entre ellos y compartir experiencias. 

- Adrián Glassel: Correcciones grupales por áreas y por materias, siempre que la diversidad de materias lo permita. Incentiva a los alumnos a mirar y opinar sobre los trabajos de los compañeros. 

- Mónica Incorvaia: La posibilidad de compartir y observar los TPF de los compañeros, ampliar los conocimientos mediante ejemplos precisos y análisis grupales. 

- Ludovico Jacoby: Distribuir los alumnos por materia y nivel (Taller II, III, IV, V). Corrección grupal de temas generales con enchinchada evacuando las dudas que puedan surgir y sirvan de ejemplo al resto del grupo. Autocorrección y corrección entre alumnos. 

- María Valeria Lagna Fietta: Utilizo aula taller, formando equipos por carrera (Relaciones Públicas y Organización de Eventos) y dentro de ellas por materias o contenidos similares. Les hago llevar todo lo que tengan de la materia (TP, bibliografía, apuntes, etc.) y que, en equipo estudien, preparen resúmenes y trabajos grupales en base a los contenidos básicos de cada materia. 

- Diego Lema: Agrupo a los alumnos por unidad académica y hago que todos escuchen las propuestas del alumno y mis devoluciones. De esta forma, descentralizamos la clase y aprovechamos las capacidades de todos para que el aprendizaje no sea una tarea solitaria. 

- María Mihanovich: Una estrategia que utilizo hace tiempo es unir a las alumnas por materia y dar las consignas por materia y grupo. A su vez, al hacer las correcciones grupales las alumnas aprenden de sus compañeras. 

 - Marina Pérez Mauco: Nos reunimos alrededor de una mesa de trabajo común, esto favorece la comunicación horizontal entre todos los integrantes del grupo. Cada quien le habla al grupo, lo cual, además facilita la exposición de los temas que cada estudiante trabaja en sus ensayos. 

- Julieta Selem: En el aula se trabaja con el sistema de colgada grupal: los alumnos cuelgan sus bocetos para que todos vean la producción de todos, considero que esto favorece el entendimiento de los temas aplicados a diferentes ejemplos. Las correcciones de cada trabajo presentado se hacen abiertas a todo el alumnado que sea de la misma materia, no son individuales, sino que todos escuchan las correcciones de todos ya que los errores de uno pueden clarificar dudas de otros. Destaco los bocetos más acertados y los uso como ejemplos para reforzar la explicación de los temas, y por otro lado señalo los errores más recurrentes para que todos aprendan y distingan las dificultades, siempre argumentando con la teoría para que la fijen y la comprendan. También se fomenta la autocorrección oral del trabajo propio y del compañero para desarrollar la opinión crítica, donde se valora el uso de la terminología propia de la materia. 

- Valeria Sestuá: Vemos y analizamos los trabajos entre todos, sobretodo los que rinden la misma materia. 

- Verónica Sordelli: Correcciones grupales de los trabajos de los alumnos, los cuales pegan sus láminas en la pared para su exposición. Estimulo a la participación de la corrección. 

- Nicolás Sorrivas: La estrategia principal es aquella que denomino “enchinchado audiovisual” donde por pequeños grupos van proyectando sus cortometrajes. Trabajo mucho la cuestión de la mirada crítica hacia el propio trabajo (autocorrección) y hacia el trabajo de los compañeros. También en algunos casos, les pido textos de análisis donde apliquen los conceptos de la materia en relación al TP final. 

- Eleonora Vallazza: Me resulta complicado pensar en comunidad de aprendizaje porque son muchas materias diferentes, si bien tienen el mismo objetivo final sus contenidos son muy disímiles. Dividí los cursos en dos bloques, para aquéllos que están avanzados y para aquéllos que se presentaron en cero. A partir de ese punto les doy pautas distintas para realizar en clase y para la siguiente. 

- Daniel Villar: Son variadas: agrupar a los estudiantes según sus materias y niveles, haciendo puesta en común de los contenidos que sirven a todos siendo devolución de un grupo a particular y viendo que todos participen en mis observaciones de las visualizaciones de los materiales.

3. ¿Cuál es su opinión acerca de la producción de los estudiantes en el Programa de Tutorías para exámenes previos? 

- Miguel Angeleri: Creo que en las materias que me tocan son buenas. 

- Roberto Céspedes: La producción generalmente es buena como en la cursada regular. Con las correcciones y el seguimiento personal de los trabajos el resultado puede mejorar. Algunos estudiantes llegan desmotivados pero se revierte la situación en el proceso. 

- Gianina De Feo: Me encontré con producciones muy buenas, pero que venían a corregir dudando si estaba bien. Creo que les resulta muy difícil preparar un final solos, no saben autoevaluarse, por lo tanto el seguimiento del profesor tutor durante cuatro clases les resulta un alivio, les da seguridad. 

- Tamara Domenech: La producción es buena porque en líneas generales todos son comprometidos con el objetivo de rendir el final. Observo un esfuerzo por parte de los alumnos en querer profundizar algunos aspectos de sus trabajos finales. 

- Laura Ferrari: Profundizan conocimientos y perfeccionan su portfolio final. 

- Verónica Folgar: La producción es muy buena, los alumnos suelen asumir la responsabilidad de trabajo y muchas veces supera las expectativas. 

- Adrián Glassel: En general es una muy buena producción basada en el compromiso, pautas de objetivos y tiempos, requerido por el Programa de Tutorías. 

- Mónica Incorvaia: Los estudiantes presentan TP donde se aprecia, en muchos casos, una atención y dedicación digna de destacarse. 

- Ludovico Jacoby: Creo que en la mayoría de los alumnos hubo una instancia más de aprendizaje y evolución de conocimientos y puesta en práctica. 

- María Valeria Lagna Fietta: Esta nueva política y temática de trabajar con todos me parece súper productiva y muy enriquecedora para los alumnos que teniendo el compromiso de trabajar en equipo y de compartir información los hace aprender y adquirir la responsabilidad de no faltar, estudiar y realizar los trabajos con las consignas que les doy, llegando así al final con los conocimientos necesarios para aprobarlo sin dificultades. 

- Diego Lema: La producción es variada debido a los diferentes niveles de los estudiantes. Lo interesante es conocer el nivel de ellos, más allá de la materia que esté dando, porque de esa forma se puede exigir más y enriquecer el trabajo. 

- María Mihanovich: Creo que antes al tener un poco más de tiempo preparaban mejores exámenes. Ahora hay algunos que al tener menos tiempo no logran tan buenos trabajos, aunque hay otros alumnos que si lo logran. 

 - Marina Pérez Mauco: He leído buenas producciones en general. Creo que esto se debe al compromiso que cada uno de los estudiantes y el tutor asumimos en el primer encuentro. Nos reunimos para trabajar, en un marco de respeto y escucha por lo que cada uno tiene que aportar al grupo (desde su producción teórica). Creo que se logra un buen equilibrio entre calidad en la producción académica y buen clima de trabajo. 

- Julieta Selem: Considero que la gran mayoría aprovecha el espacio. Los alumnos transitan un proceso y se ve una evolución a lo largo de las clases, responden al pedido de traer varios bocetos y utilizan su posibilidad de consulta y de aclarar dudas. Esto es gratificante porque evidencian una valoración del Programa de Tutoría, y les resulta útil a su objetivo de llegar en condiciones al examen final. Otros, tienen baja producción, en algunos casos insuficiente porque no cumplen con lo pedido de un encuentro al siguiente, aunque son una minoría. Están los que se muestran desconectados con la materia que cursaron hace años, e incluso algunos no tienen ni la planificación ni la bibliografía de su cursada, mucho menos la guía de trabajo práctico final. Si bien yo les doy el material a los que no lo tienen, considero que sería positivo que los chicos inicien la tutoría con el conocimiento de cuál es el TP final, para ganar el primer encuentro ya como una posibilidad de corrección. 

- Valeria Sestuá: En general es muy buena. Los alumnos llegan con al menos la idea ya trabajada, tras haber intentado hacerlo mas de una vez antes. 

- Verónica Sordelli: Es muy buena, sobre todo en los alumnos avanzados en la carrera. Los alumnos que recién comienzan les cuesta más seguir al ritmo de trabajo. 

- Nicolás Sorrivas: A medida que va avanzando mi estadía en tutorías y mi acercamiento con los alumnos se va afianzando, descubro que la calidad de los trabajos es mayor. Hay de todo, desde producciones mediocres que buscan zafar un examen, hasta propuestas conceptuales amplias. Cuando el alumno entra en conocimiento de los criterios de evaluación siempre se muestra evolución y el nivel de esfuerzo y aceptación es mayor. 

- Eleonora Vallazza: Me parece productiva e intensiva, los ayuda a vincularse nuevamente con los contenidos de la materia y sobre todo sirve como filtro, ya que de clase a clase disminuye el número de estudiantes. 

- Daniel Villar: No siempre los trabajos prácticos finales son de alumnos que los dejaron incompletos al cierre de sus exámenes regulares o de grupos cuya producción esté poco lograda. Hay casos de grupos que han decidido dedicar más tiempo a la conclusión o que se decidieran por proyectos más ambiciosos. Estos casos suelen ser dignos de exhibición y visualización.

Abstract: The Program of Positions of a guardian for previous Examinations is born from a decision of the Faculty to give answers to the students who were in the risky situation to lose his skilled due to different impossibilities to render the final examination of the subjects. The Program is organized by cycles to favor the learning process. 

Key words: positions of a guardian – previous examinations – inclusion – containment – academic quality – community of learning – learning in collaboration – learning in cooperation – evaluation of diagnosis – evaluation of process – product evaluation.

Resumo: O Programa de Tutorías para Exames prévios nasce de uma decisão da Faculdade para dar respostas aos estudantes que estavam na situação de risco de perder seus cursos devido a diferentes impossibilidades para render o exame final das matérias. O programa é organizado por ciclos para facilitar o processo de aprendizagem.

Palavras chave: tutorias – exames prévios – inclusão – contenção – qualidade académica – comunidade de aprendizagem – aprendizagem em colaboração – aprendizagem em cooperação – avaliação diagnóstica – avaliação de processo – wavaliação de produto.

Palavras chave: tutorias – exames prévios – inclusão – contenção – qualidade académica – comunidade de aprendizagem – aprendizagem em colaboração – aprendizagem em cooperação – avaliação diagnóstica – avaliação de processo – wavaliação de produto.

Vocabulario relacionado al artículo:

programas educativos .

Programa de Tutorías para exámenes previos fue publicado de la página 107 a página111 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

ver detalle e índice del libro