Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº13 >
  4. Pediatra

Pediatra

Britos, Hernán; Luna, Julieta; Luizaga, Martín

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº13

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº13

ISSN: 1668-5229

Proyectos jóvenes de Investigación y Comunicación. Proyectos Pedagógicos. Proyectos Ganadores.

Año IV, Vol. 13, Diciembre 2007, Buenos Aires, Argentina | 109 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Sobre un trabajo de campo definitivamente escaso e insuficiente, este trabajo delinea la figura del pediatra basándose casi exclusivamente en el discurso médico, sin lograr establecer una distancia objetivante respecto de su objeto.

Marco teórico

El pediatra se fundamenta en una atención médica que considera a la familia y su entorno. Amplía los horizontes de aquella medicina centrada en la enfermedad e incluso los de aquella que enfoca exclusivamente al paciente. Da cuenta de los factores de protección y de riesgo psicosocial sobre la salud y considera la implementación de estrategias para disminuir su desequilibrio. 

La eficacia de la tareea requiere que se establezca una relación interesada, respetuosa y de confianza mutua entre el paciente y su familia, tendiendo a emplear sustitutitos —señales, tanteos, insinuaciones, gestos expresivos, etc.— como medios de predicción, tal como relata Ervin Goffman en su obra y puede verse en la entrevista (nº2). 

Es el pediatra quien ocupa una posición única en cuanto a poder acompañar con conocimiento y criterio todo el período comprendido desde antes del nacimiento a la adultez. 

Es el pediatra quien puede incidir e influie sobre padres e hijos en conductas y actitudes que contribuyen a disfrutar de una vida activa y plena. El estado de salud no sólo incluye aspectos médicos sino también familiares, educativos, comunitarios y sociales. 

Durante la visita, el pediatra intenta establecer el grado de salud, utilizará estrategias que tienden a incrementarla y a prevenir su pérdida; es decir, prevenir la morbimortalidad y favorecer la maduración y el desarrollo de las potencialidades. Cuando el mismo perciba desviaciones, empleará estrategias para recuperarla o disminuir su impacto sobre la adaptabilidad y el funcionamiento cotidiano. 

Los pediatras se adecuan al paciente, su familia y entorno, teniendo en cuenta las diversas formas de organización familiar (familias deshechas, pérdidas de lazos con la familia de origen, transculturación) y de situación socioeconómica (falta de ingresos, inestabilidad laboral y escasez de estructuras sociales de sostén). 

El momento de la consulta, una repetición cotidiana de una serie de acciones que pueden llegar a ser rutinarias, está cargado de sentido y de expectativas. Cada visita es diferente, ya que cambian los interlocutores y los elementos, las maneras, los mensajes, como puede advertirse en la cita del entrevistado: “Los pacientes son tímidos, no hablan, poseen pensamientos abstractos…” (nº2). […] 

El médico debe llevar a cabo su labor en un lugar confiable, no agresivo, iluminado con un clima agradable, debe ser espacioso, donde los niños se puedan desenvolver bien y con confianza, como queda claro en la entrevista (nº2). 

El pediatra debe tener un armario donde guardar sus instrumentos de trabajo, un escritorio donde guardar las historias clínicas de cada paciente o a través de una computadora. En todo consultorio debe encontrarse la camilla donde será atendido el paciente. El lugar de desarrollo debe cumplir con las normas y los cuidados para una mayor atención y bienestar, donde la explicación previa pueda bajar la tensión, para que los niños puedan ir aceptando que alguién más que sus padres los toquen, ya que el paciente aporta su cuerpo, su poder, se entrega. […] 

En cuanto a las características físicas tendientes a establecer lo que Goffman llama fachada, encontramos que cada pediatra debe llevar consigo su identificación, la vestimenta adecuada respecto del ámbito de trabajo ya sea público o privado tal como cita la entrevista: “Te exigen un ambo, pollera o pantallón, chaqueta, guardapolvo, sin zapatillas…” (nº2).


Pediatra fue publicado de la página 23 a página23 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº13

ver detalle e índice del libro