1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII >
  4. Ética en envase corporativo

Ética en envase corporativo

García, Marisa [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

ISSN: 1668-1673

XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIII, Vol. 18, Febrero 2012, Buenos Aires, Argentina | 208 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Las acciones estratégicas de RSE pierden fuerza y sentido competitivo para transformarse en una condición implícita y natural. El consumidor consciente surge y se establece dentro de los grupos sociales; es un consumidor al que le interesan las consecuencias de sus actos; que conoce hasta donde pueden afectar sus acciones, actitudes y decisiones personales bajo una concepción que abandona la individualidad debido a su certeza sobre la influencia en el otro, en su propio futuro y en el de sus hijos.

Palabras clave: responsabilidad social empresaria – consumidores – valores – calidad – conciencia.

Responsabilidad Social Empresarial, ayudar para ayudarse 

La conciencia del por-venir está íntimamente ligada a la conciencia por el cuidado y la reflexión. El resultado inmediato que responde a la satisfacción momentánea o perecedera empieza a perder peso, y en contraposición las consecuencias comienzan a tomar forma, a ser palpables, a transformarse en imágenes, hechos y vivencias.

La empresa ciudadana 

Años atrás emergió una nueva tendencia dentro de las acciones empresariales; “estrategias de comunicación corporativa” basadas en la filantropía y en el desprendimiento.

Las empresas comenzaron a reaccionar implementando acciones y emitiendo mensajes relacionados con el medio ambiente y movilizaciones solidarias, hasta vincularse con organismos dirigidos al ámbito del bienestar social.

Tímidamente, a modo de publicidad institucional, sus mensajes transmitían una cierta conciencia y humanidad respecto de los sectores vulnerables y el medio ambiente. Como remate de una gráfica o bajo el formato de acción promocional, destinando la recaudación a alguna institución u organismo, las empresas sumaron al contenido de sus propuestas comerciales un costado con cierta sensibilidad, que comenzó a traducirse en resultados concretos para ellas. Este camino les demostró entonces que presentarse como éticos ciudadanos en envases corporativos les originaba adeptos a la hora de la elección entre marcas.

La dimensión de los buenos actos corporativos 

La tendencia ya instalada sobre el concepto de ayudar y ayudarse, es una pieza más en el terreno de la comunicación y el consumo. Por esta razón debería mantener el equilibrio entre ambas ayudas, sosteniendo el viejo concepto win-win (ganar-ganar) que, en el mejor de los casos, prevalece en el mundo de los negocios.

Ahora bien, las estrategias de comunicación basadas en las intenciones de solidarizarse con el planeta y con el otro, son en su mayoría piezas que conforman la identidad de las grandes corporaciones multinacionales, el lado bueno de aquellos que mucho poseen, pero que no pierden de vista las necesidades, permitiéndose ejercer su costado solidario.

Los consumidores no son ingenuos 

Al identificar determinados grupos empresariales que llevan adelante estas estrategias, algunos sectores vinculados al terreno social presentan la siguiente disyuntiva: ¿hasta qué punto su rol social y su actitud no se transforman en herramientas poderosas, o políticas, para las sociedades? Pero como contrapeso a este planteo se mantiene también una lectura positiva. Esta lectura se basa en la defensa del beneficio que implica la desviación de sus ganancias corporativas hacia un bien comunitario, y no sólo hacia el incremento de sus propios intereses.

¿Puede existir un riesgo?, es probable aunque implica mucho que perder. Los ciudadanos consumidores no son ingenuos y cuando las buenas intenciones comienzan a oscurecerse y a modificar sus objetivos, la confianza adquirida puede transformarse en la más cruel indiferencia, alimentada por un sentimiento de traición.

El consumidor constructivo 

El grupo más afín a la temática relacionada con el cuidado del medio ambiente y la conciencia social está asociado a un grado de instrucción superior y a profesionales independientes con un determinado poder adquisitivo, convirtiéndolos en el segmento con mayor potencial de consumo.

Si bien las empresas toman mano de esta tendencia que los conduce a dirigir la mirada hacia el otro, el consumidor o receptor de sus mensajes filantrópicos sabe distinguir las intenciones temporales o las que cuentan con fecha de vencimiento persiguiendo un interés momentáneo, de aquellas filosofías establecidas frente al compromiso y a la responsabilidad social.

El consumidor ya no es sólo un receptor sino también un emisor. El viejo modelo que lo concebía como alguien estático sufrió un cambio diametral y quedó en el pasado. El consumidor construye, divulga y fundamentalmente posee información. Entra a la web, comparte experiencias, congela imágenes y graba videos que se transforman en documentos. El consumidor cuenta con múltiples y amplias autopistas de información.

¿Cuánto puede sobrevivir bajo estas circunstancias la hipocresía o la falta de coherencia entre la comunicación y los actos de contribución social y ambiental de una empresa?

Calidad y conciencia como valores inseparables 

El posicionamiento alineado con el consumo ético y la defensa del medio ambiente ya es parte de nuestra realidad, transformando esta característica diferenciadora que poseían hace unos años, en algo implícito y cercano al concepto de calidad.

Hoy ya es un commodity y conforma parte de la realidad y cotidianeidad.

En el mercado de consumo una empresa que se posiciona y posee productos de calidad no puede carecer de conciencia por el medio ambiente.

La filosofía y política empresarial junto a los profesionales de la comunicación deben saber que separar los componentes de este planteo en los tiempos que corren, representaría una paradoja.

Abstract: RSE’s strategic actions lose force and competitive sense to transform in an implicit and natural condition. The conscious consumer arises and is established inside the social groups; he is a consumer interested in the consequences of his acts; that knows up to where they can affect his actions, attitudes and personal decisions under a conception that leaves the individuality due to his certainty on the influence in other one, in his own future and in his children one.

Key words: social responsibility businesswoman – consumers – values – quality – conscience.

Resumo: As ações estratégicas de RSE perdem força e sentido competitivo para transformar-se numa condição implícita e natural. O consumidor consciente emerge e estabelece-se dentro dos grupos sociais; é um consumidor ao que lhe interessam as conseqüências de seus atos; que conhece até onde podem afetar suas ações, atitudes e decisões pessoais baixo uma concepção que deixa a individualidade por causa de sua precisão sobre a influência no outro, em seu próprio futuro e que de seus filhos.

Palavras chave: responsabilidade social empresária – consumidores – valores – qualidade – consciência

(*) Marisa García. Técnica Superior en Publicidad. Profesora de la Universidad de Palermo en el Departamento de Comunicación y Creatividad Publicitaria de la Facultad de Diseño y Comunicación. 

Vocabulario relacionado al artículo:

consumo . mensaje publicitario . mercado . publicidad de ventas .

Ética en envase corporativo fue publicado de la página 115 a página117 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

ver detalle e índice del libro