1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII >
  4. La gestión profesional de la educación superior.

La gestión profesional de la educación superior.

Di Pasqua, Damián [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

ISSN: 1668-1673

XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIII, Vol. 18, Febrero 2012, Buenos Aires, Argentina | 208 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Tratar de acercar propuestas innovadoras y generar alternativas revitalizando las propuestas de formación y capacitación con los deseos de construir un nuevo futuro y al mismo tiempo abrir un espacio plural de debate y reflexión, y así poder ofrecer y trabajar con creatividad y constancia en la calidad educativa.  Ver y buscar espacios ligados con la concepción, discusión y tratamiento normativo de la actividad desde las distintas esferas donde se concibe y planifica el hecho educativo.

Palabras clave: universidad – formación – perspectiva innovadora – calidad educativa – espacio de la educación superior – ofertas de estudios de grado – análisis de los contenidos – actualización de procesos. 

El nuevo rol de la Universidad 

La universidad en la actualidad debe alcanzar un lugar de liderazgo académico en la formación y preparación de nuevos profesionales, tanto en las disciplinas tradicionales como de las últimas décadas.

Se debe tener un interés y una decisión en complementar no sólo la formación de los alumnos sino también de los docentes, aplicando una perspectiva innovadora y creativa dentro del mundo profesional.

En la actualidad, la perdida de valores está poniendo en crisis a todas las sociedades. Debemos evaluar un nuevo escenario universitario identificando las variables que la configuran, así como las múltiples interacciones que entre las mismas se suscitan; con un dominio de habilidades y valores propios de la pedagogía y de la didáctica.

Félix Frankfurter, profesor y Juez de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, detalló en una oportunidad que las cuatro libertades esenciales de la universidad son simplemente las de determinar; quién debe enseñar, qué puede ser enseñado, cómo debe ser enseñado y a quién se debe admitir para estudiar. Desde la historia misma de la Enseñanza Superior (Bolonia en el 1100 y la de Paris en 1215) busco conferir grados académicos determinados. 

Si nos remontamos a un concepto de los orígenes, un momento fundacional siempre implica un acontecimiento, en 1622 la Compañía de Jesús no sólo funda en Córdoba la primera universidad argentina, sino que aplican una acción en pos de la cultura y de la vida universitaria, dando lugar a un centro del saber en todos los ordenes y cuna de toda iniciativa cultural. 

Un 12 de Agosto de 1821 se inaugura la Universidad de Buenos Aires, generando en ese momento, un acontecimiento revolucionario y pionero. Las primeras universidades coloniales son un transporte de instituciones de poder eclesiástico, universidades orientadas a la formación de teólogos y a la formación de la elite del clero.

La concepción del sistema universitario moderno es de la década de 1880, con la sanción de la primera ley que va a regular el funcionamiento de las universidades a nivel nacional. Con el nombre de la “Ley Avellaneda” de 1885 se impone un modelo inspirado en el modelo francés, la universidad en sus orígenes es la institución que certifica la aptitud de un individuo para el ejercicio de una función.

La Reforma de 1918 en las universidades argentinas y en América Latina es una serie de ideales de cambios de las instituciones universitarias. Antes de la Reforma las universidades mantenían un grado de autonomía.

Ya en 1955, a partir del decreto 6403, el Poder Ejecutivo Nacional autorizó el funcionamiento de universidades privadas. Resalto estos datos que dan sentido a este hecho, porque la historia no se constituye por meros hechos del pasado, sino por un pasado firme en el presente.

Propuesta innovadora 

En la actualidad la pérdida de valores está poniendo en crisis las sociedades, por falta de ética, moral y creatividad. La Educación es un proyecto de vida, de futuro, de amor, de voluntad, perseverancia creatividad y esperanza.

La universidad y entidades educativas deben generar una formación generalista, capaz de reflexionar y de hacer propuestas del pensamiento crítico. Los valores que subyacen en una sociedad –modos y patrones de conductas colectivas– son sutiles, dinámicos y multifacéticos, son por lo tanto difíciles de percibir, definir y cuantificar.

Pensar en la comunidad a la que pertenecen y la dimensión global en la que están insertos. Fomentar la responsabilidad y la concientización de una ética, base humanística que cimienta una formación sólida, evitando encasillamientos y promover en los demás herramientas necesarias para tomar la decisión de su orientación con inteligencia y sin apresuramientos. Fomentar trabajos en equipos, el diálogo constante tratando que la comunicación fluida sea el terreno sobre el cual prosperen todos los pensamientos y toda iniciativa innovadora. Tener una visión de contribuir al mejoramiento de la calidad y la equidad de la educación en la Argentina, ya sea en el ámbito educativo público o privado.

La actualidad y la realidad de las universidades y de la educación presentan oportunidades reales, con elementos como la identidad, el compromiso, la innovación y la sostenibilidad. Diseñar aspectos y valores agregados, ya sea en la práctica pedagógica y en el aprendizaje, modelos curriculares y modelos institucionales, formación de identidad latinoamericana, enseñanza y responsabilidad social, vinculación en el Campo Profesional, estrategias de enseñanza y evaluación y nuevas temáticas. Las universidades tienen que cumplir funciones Sociales, de relación con la comunidad, generando intercambio y diálogo. La educación es el factor más determinante en la vida de una persona. La importancia y el valor que tiene la educación no sólo son en la esfera personal sino, también, en el plano comunitario, generando un modelo que combina la formación generalista propia de la mejor tradición educativa, brindándola con un alto nivel de exigencia y calidad. El aportar variadas ofertas de actividades de extensión en áreas de acción pública y privada, nutridos de fuerte espíritu comunitario de servicio, lo que genera la formación de una genuina comunidad universitaria, apuntando un sentido conjunto de cuerpos académicos, claustro docente, graduados y estudiantes.

Entrado en el siglo XXI y ya estando en la era de la Comunicación y el intercambio global, podemos ver la colaboración, cooperación y compatibilidad, son elementos claves para estimular el fortalecimiento y perfeccionamiento de las actividades dentro de las instituciones. La integración internacional e intercultural se vivenciará en las aulas para que, sin duda, sean más los actores con vocación de integración regional. 

Docencia e investigación 

“El mejor docente no es el que enseña mejor sino el que logra el mejor aprendizaje en sus alumnos” (Marcela Cofré. Univ. Andres Bello – Chile. Primer Congreso Latinoamericana de Enseñanza del Diseño. Univ. de Palermo. Bs.As. – Argentina. (2010).

Nada goza de mayor consenso en la sociedad que la necesidad de cambio en la formación y en la educación universitaria. El mayor y más profundo cambio es el de considerarlo como un derecho que las universidades estén a la altura de los cambios. El sentido de construir equipos de trabajo docentes que favorece la integración de contenido de áreas de conocimientos, de vinculación de experiencias pedagógicas y de prácticas docentes. No existe un cambio sin participación, promoviendo políticas para la participación efectiva, particular y/o colectiva de los docentes, tanto de los cambios en general y del trabajo docente en particular. Los mismos nos obligan a repensar el lugar de la institución educativa, los espacios de enseñanza-aprendizaje, el trabajo docente profesional y la responsabilidad del Estado desde una perspectiva distinta y superadora. 

La vinculación entre docencia e investigación se halla en las prácticas de enseñanza y aprendizaje, utilizando conceptos, métodos y técnicas de la investigación como formas de aproximación al saber.

Este vínculo debe ser analizado en la relación de la universidad con el contexto social. Generar un espacio de reflexión e investigación sobre la perspectiva de los nuevos paradigmas imperantes en la sociedad. Contar con profesionales con competencias para liderar y orientar el cambio tecnológico-pedagógico en los procesos de gestión, enseñanza, aprendizaje y evaluación en los proyectos educativos. 

Sin duda la participación del colectivo docente universitario son profesionales que no sólo enseñan sino que además forman, investigan y participan en los claustros enriqueciendo la vida institucional de las distintas universidades. Comprender y entender que los profesores ponen su intelecto al servicio de sus objetivos y por lo tanto con una verdadera dimensión laboral, los mismos ennoblecen su profesionalidad construyendo y colaborando en la Educación Universitaria. 

Vincular la comprensión de determinados procedimientos y saberes con los problemas y realidades sociales actuales, eligiendo el camino de revisar, consolidar y transformar lo que es indiscutible en las disciplinas, y que tiene que ser tanto un saber para el profesor como para el alumno. La calidad educativa es una construcción dinámica y compleja, que no puede ser reducida a los resultados de las evaluaciones estandarizadas de los aprendizajes. El ámbito universitario y el rol de la educación superior con la sanción de la Ley de Educación Nacional, la Ley de Financiamiento Educativo y la Ley de Educación Técnico Profesional dieron una nueva legitimidad con la comunidad docente, y a la vez el intento de reorganizar un sistema fragmentado federalmente. Aunque todavía no esta definido el grado ni los tiempos de aplicación de la nueva estructura de la Ley de Educación Nacional esto genera cambios y nuevos recursos pero no parecen afectar en lo inmediato los resultados de la calidad educativa. 

Es clave fortalecer las instituciones de formación docente, repensar la organización de su oferta, explorar la posibilidad de ampliar la cantidad de espacios curriculares para el trabajo en contextos de vulnerabilidad social, entre otros desafíos. 

El profesor no sólo tiene un alto nivel académico sino también predisposición para compartirlo; llevar a cabo proyectos de investigación y participar de una alta formación (participar en congresos, seminarios, jornadas, publicar libros, documentos de trabajo, artículos para revistas académicas etc.) y aplicar permanentemente su saber en la actividad y en los distintos ámbitos, manteniendo un dialogo permanente con colegas y con instituciones. El espíritu real de la universidad se basa por muchos aspectos pero principalmente por los docentes, que caracterizan la calidad académica por su formación, su rigor científico en las clases e investigaciones, intensos vínculos con el mundo laboral y el diálogo permanente con los alumnos.

La intensa actividad científica es un espacio crucial en la formación académica y en la labor de investigación de alumnos y profesores. 

El valor real del ámbito universitario debe ser aportar ideas y facilitar la adecuación de contenidos a la realidad social y laboral actual, creando ámbitos de pensamientos e investigación que brinden mejoras, generando actividades y proyectos especiales para compartir información y experiencias profesionales entre el claustro docente, aumentando la relación entre profesoresgraduados-universidad. 

Educación superior y la realidad social 

Las universidades albergan la vanguardia del conocimiento científico de las ideas y de la expresión artística más innovadora. Frente a esta realidad debemos tener conciencia de renovación. Preguntarnos sinceramente sobre los tiempos de adaptación y cambio y sobre aspectos concretos de discusión y revisión; nuevas leyes de educación, negociaciones presupuestarias con el estado, crisis que desvían las miradas del sistema educativo, la cantidad de graduados, el escaso interés por ciertas carreras, la formación de postgrado de los docentes, las dificultades de los que ingresan en la facultad, nuevos modelos de universidad, gratuidad, ingreso no restringido, relación docente – alumno, etc. 

Los sistemas de educación superior permiten conocer mejor a las sociedades en las que las Universidades y Casas de Estudios se desarrollan.

Articular la evolución de la educación superior en el contexto de los cambios sociales y culturales que vive esta sociedad.

En Argentina el Estado no financia las universidades privadas, el régimen legal vigente habilita hacerlo para investigaciones, no para otros fines. En los últimos años el otorgamiento de becas por parte del Estado fue de 40.000 beneficiarios, un verdadero aporte a la educación superior, pero, con recursos escasos para la educación superior hay una tensión entre masividad y calidad. Capacidades educativas desbordadas, clases con 250 alumnos con un solo profesor conspira contra la calidad educativa. 

Existe una cantidad de proyectos de creación de universidades en diferentes lugares del país. Sin embargo se debe dar lugar a un análisis tanto por su factibilidad como por su pertinencia, en el marco de un proyecto general de educación. La necesidad de seguir invirtiendo recursos presupuestarios más importantes que los que hoy se dedican. No se trata de aumentar gastos, no es problema de cantidad sino de calidad. En los últimos 30 años Argentina fue el país de América Latina donde más se expandió la brecha de ingresos entre ricos y pobres.

A un siglo de la Reforma de Córdoba que adecuó la estructura a la realidad de la Argentina inmigratoria con nuevos sectores que emergían, debemos replantear y adecuar la Educación Superior y la Universidad al mundo real, que cambia de manera constante al ritmo de los continuos avances tecnológicos. Replantear cuáles son las especialidades que mejor se adaptan a la realidad productiva, tecnológica y social del mundo de hoy y cuáles ya no son pertinentes.

Ver, analizar, discutir qué se deberá dar sobre el futuro de la formación universitaria y debatir también cuál es la capacidad real de recepción de alumnos que debe tener cada carrera en función de su posible salida laboral, consiguiendo una principal ventaja competitiva; la educación de las personas.

Debemos proteger, consolidar y acrecentar día a día nuestros esfuerzos para facilitar el ingreso a la universidad de todos aquellos jóvenes provenientes de distintos sectores sociales y que tengan verdaderos méritos académicos, desarrollar una universidad con mayor diversidad y más equidad. La educación superior no consiste en ofrecer respuestas, sino en enseñar a plantear preguntas nuevas. Los hombres corremos el riesgo de convertirnos en meros espectadores o victimas de los vertiginosos cambios del mundo en que vivimos.

La misión de contribuir al mejoramiento de la calidad y la equidad de la educación en la Argentina, desarrollar proyectos dirigidos a producir conocimientos sobre el quehacer educativo debe ser un aspecto excluyente; con criterios éticos, calidad y eficiencia, poder de decisión para hacer uso nacional de los recursos, en base a una proyección social donde las habilidades comunicacionales sea el hilo conductor para construir un objetivo común: la mejora continua en la calidad de la educación superior.

Promover la formación integral de profesionales capaces de abordar – con eficiencia y creatividad – complejos problemas de cada carrera, que produzcan, a la vez, valor económico y social para la comunidad. No pensar en un profesional para hoy sino para las alternativas del mañana. 

Vínculos internacionales. Cruzando las fronteras 

Considerar una universidad inserta en el mundo, siendo capaz de dialogar en un contexto internacional. Formar alumnos que tengan compromiso con la comunidad a la que pertenecen pero también que sean capaces de integrar esa comunidad al plano global. Formar expertos que comprendan la complejidad y fluidez de los principales fenómenos internacionales, capaces de formular y poner en práctica políticas que contribuyan al bienestar común y a los problemas del mundo contemporáneo. Ampliar la frontera intelectual y cultural es fundamental para el desarrollo humano y profesional. Los cambios en la educación superior se han observado en la instalación de procesos de aseguramiento de la calidad de la educación, Latinoamérica muestra una situación extremadamente interesante, expresada en la diversificación de modelos y experiencias.

Desarrollar siempre criterios y mecanismos para evaluar la eficacia o la eficiencia desde el punto de vista de su impacto sobre la calidad de los servicios prestados por las instituciones de educación universitaria. Entender la calidad de la educación superior como la capacidad de una institución para responder tanto a los requerimientos externos (nivel académico, profesional, social etc...) como requerimientos internos, que se desprenden de los principios y orientaciones de la misión institucional. 

La educación superior debe ser pilar fundamental en el concepto de convenios de intercambio académico y de investigación con otras universidades, tanto del ámbito local como internacional. Casas de Estudio de distintas partes del mundo encontraron en los convenios internacionales un verdadero sentido y vínculo –EE.UU., Colombia, Brasil, Bélgica, Canadá, Chile, Gran Bretaña, Francia, Países Bajos, Japón, Suiza, Dinamarca, Alemania, Italia, Austria, Polonia, Noruega, Hungría, España, Puerto Rico– generando lazos académicos y culturales que perduran en el tiempo y enriquecen la vida institucional de la universidad.

Es importante generar consensos para fortalecer los incentivos a la formación prolongada, la capacitación continua en servicio y el fomento de estudios en instituciones de reconocido prestigio. 

La integración de la vida universitaria es un dato ubicuo de la actualidad, por la rapidez con que ha venido a convertirse en sentido común en algunas regiones del mundo. En esta era de comunicación e intercambio global, podemos ver que la colaboración, cooperación y compatibilidad son elementos claves para motivar el fortalecimiento y perfeccionamiento de las actividades dentro de las instituciones. Una buena representación internacional que se base en la generación y mantenimiento de un área ó Departamento de Cooperación Internacional con el principal objetivo de asistir en el análisis de las características y desarrollos de las instituciones universitarias en el marco de sus misiones y objetivos como parte de su compromiso con la calidad y la excelencia académica.

La universidad es un proyecto de excelencia académica, cuya misión es formar a las nuevas generaciones de profesionales e investigadores altamente capacitados a la vez que ciudadanos y dirigentes generan aspectos comprometidos con el país, en un marco de pluralismo, discusión abierta de ideas y calidad académica. 

Tal como se estableció en la Declaración de Cartagena de la Conferencia Regional de educación superior de América Latina y el Caribe (2008) “La integración intercultural e internacional se vivenciará con la vocación de integración regional.” 

Dentro de un marco internacional la educación superior debe ser una comunidad que conforme distintos grupos humanos: investigadores, profesores, personal no docente, estudiantes, graduados, familias de estudiantes, órganos del gobierno etc.., cada uno aportando desde su lugar para que la universidad sea una verdadera comunidad dinámica, creativa, abierta a iniciativas, estí- mulos e innovaciones permanentes, y que contribuya a tender puertos con los distintos ámbitos de la vida social, económica, cultural y política del entorno local, nacional y del mundo. 

Tecnología, mercado y desarrollo institucional 

En la actualidad la Casa de Estudios debe brindar personas capacitadas capaces de enfrentar los problemas profesionales que acarrean la globalización, el auge de las tecnologías de la información y la necesidad de interactuar con profesionales de otras áreas, formar profesionales para analizar los problemas que van a enfrentar. Que les sirva para conocer y discutir posturas teóricas y enfrentar, con fundamentos técnicos y espíritu práctico, una fuerte vocación por la innovación.

Creo, según determinados estudios, que las sociedades con mayor progreso son aquellas que invierten sostenidamente en la educación promoviendo la capacidad de generar ideas, que es la herramienta más potente con la que puede contar todo ser humano, generando lazos con la comunidad y buscar grupos o empresas que ayuden a desarrollar plenamente un proyecto educativo. 

Todo desarrollo profesional debe prestar atención a los aspectos relacionados con la práctica laboral de sus alumnos y la inserción de sus graduados, así como a los vínculos con su actualización profesional, el desarrollo de su red de contactos y su contribución al bienestar social. Generar, facilitar y fortalecer los vínculos con instituciones, empresas y organizaciones que conforman el mercado, construir un puente hacia la inserción laboral, brindando apoyo en espacios de comunicación y de desarrollo y crecimiento individual, programas de pasantías, talleres extraprogramáticos, voluntariados para promover la formación integral de sus alumnos, estimulándolos a participar de una amplia serie de alternativas extracurriculares en distintos planos

(Deportivos, cultural, recreativo etc...) Y forjando propuestas que integren a los alumnos y graduados, acercándoles durante y después una formación profesional, una herramienta y un punto de encuentro. Desarrollar formas de categorización del conocimiento y categorizar nuevas contribuciones de conocimientos, generando infraestructura y aplicaciones de tecnología para una buena formación. 

Las universidades requieren una combinación de tecnología de vanguardia y planificación educativa a medida. Todo desarrollo institucional debe generar e impulsar un nuevo espacio de responsabilidad social universitaria en los estudiantes, aportando cambios positivos en la comunidad mediante un sentido de protagonismo.

Parte del desarrollo en la actualidad está en ofrecer un transito fluido entre la vida universitaria y la laboral, contactar con profesionales que ayuden a enriquecer la visión de la profesión que han elegido los alumnos, aprendiendo y cultivando la creatividad que generan los planes de negocios. 

Reflexión y análisis 

Los cambios que los tiempos y contextos actuales demandan a la Universidad y como al resto de la educación superior no puede producirse sin una revisión crítica.

El mundo globalizado, los mercados y las sociedades ponen gran parte de su confianza en las universidades. 

Sin duda alguna esta confianza se debe reafirmar mediante procesos que avalen el cumplimiento y superación de niveles de profesionalismo. Con una realidad laboral compleja y competitiva se debe incrementar todos los valores. Implementar medidas que se enmarquen en una política integral vinculada con una inversión en la educación.

En la actualidad (año 2010, según datos y fuentes del Ministerio de Educación de la Nación ) se destinó el 6% del PBI –Producto Bruto Interno– a este aspecto, lo que significa que se está gestionando en base al incremento del presupuesto destinado a la educación. Este concepto debe convocar no sólo al Estado sino a una sociedad comprometida generando políticas destinadas a brindar igualdad de oportunidades, mejoramiento de las condiciones, disposición de recursos para infraestructuras, materiales didácticos y estrategias convergentes para alcanzar una verdadera mejora de la calidad educativa y no afectar de manera directa en los aprendizajes de nuestros futuros profesionales. 

Como es el caso en Europa con el Plan Bolonia, las Universidades de Argentina, y gran parte de las Latinoamericanas, deben sumergirse en el Proceso de Unificación del Espacio de la Educación Superior. Esto implica, entre otras cosas, la revisión de ofertas de estudios de grado y de postgrado y su aggiornamiento a una demanda común latinoamericana, una oportunidad para el aná- lisis de los contenidos, demandas y desarrollo de las disciplinas. 

Se ponen al descubierto cuestiones por resolver en el sistema educativo, despertando en el alumnado capacidades latentes e involucrándolos en un desafío de articulación arraigado en la confianza y el trabajo diario y continuo. 

El propósito será afianzar vínculos ya establecidos con la seguridad de seguir creciendo juntos en este proyecto a largo plazo, que se logre un uso apropiado y justo de recursos en aumentos, será posible entonces enfrentar esta ardua y necesaria agenda de desafíos. 

Dotar a la Educación en general de profesores con ganas de enseñar y premiar al que tenga ganas de aprender.

Es importante cuidar el talento, y saber guiarlo, si ganan los alumnos ganamos toda la sociedad. Debemos generar y repensar la educación desde la escuela secundaria, hoy la educación se enfatiza más “en el tener que en el ser” y debería ser al revés. 

Referencias bibliográficas 

- La Universidad. Boletín Informativo de la Secretaría de Políticas Universitarias. Ministerio de Educación de la Nación. Año 1. Nº1 (1994). 

- La universidad para el Siglo XXI. James Duderstadt (ex Pte. Univ. Michigan). Editorial Colección de Educ. Superior. UP – Univ. de Palermo. (2010). 

- Programa de Educación. Axel Rivas y Cecilia Velada. CIPPEC - Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento. (2009) 

Abstract: To try to bring innovative offers over and to generate alternatives revitalizing the offers of formation and training with the desires to construct a new future and at the same time to open a plural space of debate and reflection, to be able to offer and work with creativity and witness at the educational quality. To see and to look for spaces united with the conception, discussion and normative treatment of the activity from the different spheres where the educational fact is conceived and plans.

Key words: university – formation – innovative perspective – educational quality – space of the superior education – offers of studies of degree – analysis of the contents – process update.

Resumo: Tentando trazer propostas inovadoras e gerar alternativas para revitalizar as propostas de formação e capacitação com os desejos de construir um futuro novo e ao mesmo tempo abrir um espaço plural de debate e reflexão. Poder oferecer e trabalhar com criatividade e constancia na qualidade educativa.

Observar e buscar espaços associados com a concepção, discussão e tratamento normativo da atividade desde as diferentes áreas onde se concebe e planifica o fato educativo. 

Palavras chave: universidade – formação – perspectiva inovadores – qualidade educativa – espaço de educação superior – ofertas de estudos de grau – análise de conteúdo – atualização de processos.

(*) Damián Di Pasqua. Licenciado en Relaciones Públicas (UdeMM). Postgrado en Comunicación Institucional (UBA). Formación en “Docencia Universitaria” (UBA). Profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento de Comunicación Corporativa – Empresa de la Facultad de Diseño y Comunicación)

Vocabulario relacionado al artículo:

capacitación . educación superior . técnica de aprendizaje .

La gestión profesional de la educación superior. fue publicado de la página 151 a página155 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

ver detalle e índice del libro