Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXX >
  4. La magia de la enseñanza: La herramienta del Art-Book como iniciación en la creatividad

La magia de la enseñanza: La herramienta del Art-Book como iniciación en la creatividad

Stiegwardt, Tomás [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXX

ISSN: 1668-1673

XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIV, Vol. 20, Febrero 2013, Buenos Aires, Argentina | 208 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La creatividad. Técnicas de estimulación de proceso creativo. La enseñanza como una cadena infinita de transmisión de experiencias. El Art-Book como herramienta de autoconocimiento, formación y expresión de la individualidad. Una propuesta que tiene como emblema la libertad y diversidad. La magia de la empatía en la comprensión del otro y su arte.

Palabras clave: Enseñanza - creatividad - transferencia.

Enseñar es un acto de magia.

El encanto de la transmutación.

La transmisión de un legado.

El eterno fluir interacción.

Estimular los canales creativos dentro de la contención

de la experiencia en un campo.

Orgánico, sencillo y profundo.

En la antigüedad y en los más diversos lugares del planeta se ha dado y se dará la natural necesidad de crear nuevos focos y aún mejor nuevos faros de luz en cada disciplina, en cada oficio y en cada nuevo ser humano que se entrega voluntariamente al acto del aprendizaje. Desde la transmisión oral de los sabios de las tribus, de los letrados de las sociedades complejas y de los Maestros de sabiduría de todos los tiempos hasta nuestras casas de estudios en donde proveemos las herramientas para que nuevas generaciones se unan al afán de conocimiento y realización que permite el estudio.

Cuando a partir de una premisa –sea ésta grande o pequeña- se desenvuelven y desarrollan las facultades más preciadas, los talentos más escondidos y las potencialidades que residen en el interior de cada persona, se configura un esquema que abre nuevos rumbos y una gama infinita de posibilidades dentro del alma humana y se manifestarán en un nuevo paradigma y una nueva visión del mundo.

Desde hace un tiempo me he hecho las siguientes preguntas:

¿Sabe una persona lo que vale? ¿Cuántos talentos hay escondidos en el interior? ¿Es posible “despertar” una cualidad adormecida? ¿Estoy colaborando para aquello que un individuo trae como capacidad latente se transforme en un acto de realización personal?

Así, y con la convicción de que toda persona tiene un talento escondido, me he propuesto buscar la forma, los métodos adecuados y crear el ambiente para que la fuerza natural que brota desde adentro se pueda manifestar y ser a su vez, un nuevo faro que ilumine tanto hacia dentro como hacia fuera.

Cuando un estudiante descubre, vivencia y elabora sus procesos creativos, se le despiertan a su vez nuevas inquietudes y una amplia gama de percepciones.

Así fue que dentro del marco de la enseñanza audiovisual incorporé un elemento y una herramienta que es a su vez un documento personal e intransferible que a cada estudiante le permite descubrir una voz propia y personal: el Art-Book. Junto a las unidades de aprendizaje que son requeridas y necesarias para cada materia y carrera le pido a cada uno de mis estudiantes que hagamos un Art-Book.

¿Qué es un Art-Book? Es un proceso y un resultado. Una libreta, un cuaderno, hojas sueltas, un pegado de elementos diversos, la suma de pequeñas acciones organizadas en forma de pequeño libro personal en la que cada uno vuelca lo más íntimo en cualquier forma que su creatividad le indique.

No importa el tamaño, ni la forma. Hay quienes traen una pequeña libreta de mano, un cuaderno Moleskine, una carpeta, hojas anilladas o pegadas con cola o cinta. Da igual. Lo importante y lo verdaderamente trascendente es que cada uno se comprometa consigo mismo a que lo allí propuesto contenga verdad.

Hay quienes eligen las hojas en blanco, otros a color, rayadas o lisas, rígidas o blandas, de papel texturizado o simples láminas agregadas a cada paso.

Y eso es sólo el soporte.

¿Qué se hace luego? Lo que cada uno decida

Algunos dibujan otros escriben. Sucede a veces que alguien sorprende a todos con la más extraña de las búsquedas como pegar papeles, envoltorios, pequeños objetos.

Todo vale. Descubrimos los escritos en poesía o prosa, los pensamientos propios o tomados de la inmensa gama de ideas que ya existen o incluso la configuración de modelos mixtos en donde la mezcla de estilos e ideas configuran una idea totalmente nueva, propia y única, que hace a la identidad de cada persona.

La propuesta es que la actividad es libre y no hay más pautas que aquella, básica y central de ser honesto consigo mismo. Le dedicamos la última media hora de la clase a compartir esta experiencia.

Formamos un gran círculo con las mesas (hacemos ruido, nos movilizamos, cambiamos de lugares) y en una ronda grande y diversa, nos exponemos y compartimos nuestra mirada del mundo.

Debo confesar que al principio tenía mis propios miedos. 

¿Se sumarían mis estudiantes a una experiencia que los ponga en evidencia, que los haga visibles y que los ponga en el centro del relato educativo aunque sea por unos minutos? ¿Harían una tarea que aparentemente tiene los bordes de las normas difusos y amplios? ¿Estarían dispuestos a bucear en sus propios anhelos, deseos, miedos y fantasías?

Para mi sorpresa y placer, las respuestas han sido brillantes.

El efecto de la libertad guiada por una consigna y en el marco adecuado ha dispuesto un ordenamiento que nos hace comulgar en cada clase con la interioridad del otro, en el alma de cada uno y eso, además de mostrar y compartir un resultado, nos sumerge en un instante de empatía y entendimiento, en una visión nueva y diferente sobre las potencialidades de alguien, que, sentado a nuestro lado día a día, aún no sabíamos que poseía. Sucede que la timidez en algunos y el exceso de confianza en otros hacen que en el trato diario no permitan la conexión profunda y la validación de los intereses ajenos. Pero luego de escuchar, ver y compartir un instante de intimidad del alma, esas barreras se debilitan y logramos penetrar en un mágico instante presente, en donde todos somos parte de un proceso y de una coalición de mentes que se destinan hacia una vida llena de creatividad, plenitud y conocimientos.

Algunas veces, durante la lectura de una poesía, un pequeño cuento o el visionado de un dibujo o collage, nos han brotado lágrimas desde el fondo del alma. Y eso es el arte en su acepción más pura.

Aquel que parecía frío y distante, se nos revela como un ser de infinita sensibilidad y ternura. Otros que callan y se esconden en los asientos más alejados del pizarrón nos muestran con la valentía de un guerrero sus sentimientos más fuertes y vibrantes.

Y así, los tímidos nos emocionan a través de una obra que por su color o por su forma logran romper las barreras de las simples convenciones y los audaces pueden quebrarse y hasta llorar con la lectura que hace alguien que logra vencer los propios miedos y jugar el juego de compartir la vida y la enseñanza.

Lo defino como la búsqueda de la propia imagen.

Imagen de imaginación.

El imaginario que cada uno tiene y que proponemos como una indagación que incluye la auto visión para luego exponer y exponerse desde una construcción artística, narrativa, simbólica o dialéctica.

Con el transcurrir de las clases y con los miedos puestos a un lado, los resultados van creciendo y transformando lo que podría parecer la experiencia bochornosa de exponerse en un momento deseado y querido. Me he sorprendido y admirado con los trabajos propuestos, con las ideas desplegadas y con las realizaciones audaces y creativas que se producen en este ámbito.

Cuando esto sucede, cuando el momentum de la interacción consensuada y la acción de compartir se vuelve parte de un todo más amplio, podemos ver que la iniciación en el complejo mundo de la creación está dando sus primeros resultados. Como regla básica y conceptual: no existe la crítica. Nada está mal. Todo lo que quiera compartir una persona es respetado, escuchado y visto. A cada uno se le dedica un tiempo. Tiempo de expresarse y tiempo de una devolución.

En las antiguas escuelas de sabiduría siempre existió la idea central de que aprendiendo en grupos se favorecen las condiciones para ampliar la propia percepción de la realidad y eso mismo intentamos en cada encuentro. Luego de la exposición aquellos que lo deseen pueden comentar algo que les ha llamado la atención, alguna particularidad que le sea esencial a la obra y la comparte.

Así, hemos podido ver como comienza a desarrollarse el germen de un estilo, la base de un concepto o la búsqueda de una idea que intenta expresarse en la materia. Se descubre así que existen líneas invisibles que la persona va hilando incluso a veces sin ser plenamente consciente y que configuran una visión singular del mundo. Esa es la base para continuar en un crecimiento que no termina nunca. Poder encontrar y agarrar con fuerza la punta de un ovillo que desanuda con el correr del tiempo. Una entrada por los portales del imaginario propio. Algo así como si uno pudiera ponerse en contacto con las propias musas y entablar un vínculo. Una vez adentro, en los confines de la creatividad desenvuelta y en los umbrales del desarrollo de las fuerzas interiores, permite generar una confianza y un lugar interno al que acudir para buscar y dar forma al propio universo de ideas y a una identidad tan propia, personal y única que acompañará a cada uno como una marca de agua, como una huella.

El Art-Book es sólo una herramienta. Es a la vez un proceso, un espacio, una búsqueda y un resultado.

En su totalidad es parte de un proyecto.

Se trata, simple y llanamente de estimular el valor de lo único y diferente.

Valorar y potenciar la diversidad. Esta tarea nos viene heredada desde los antiguos relatos de nuestros antepasados, transmitir y dar alas a las nuevas generaciones para que ellos también ingresen por una senda que los puede conducir hacia lugares insospechados tanto del mundo externo como del mundo interno.

Abstract: The creativity. Stimulation techniques of creative processes. Teaching as a limitless chain of transmission of experiences. The Art-Book as a tool of self knowledge, formation and expression of individuality. The proposal that has as an emblem the liberty and the diversity. The magic of empathy in comprehension of the other and its art.

Key words: Teaching - creativity - transference.

Resumo: A criatividade. Técnicas de estimulação de processo criativo. O ensino como uma corrente infinita de transmissão de experiências. O Art-Book como ferramenta de auto-conhecimento, formação e expressão da individualidade. Uma proposta que tem como um símbolo da liberdade e da diversidade. A magia da empatia em compreender os outros e sua arte.

Palavras chave: Ensino - criatividade - transferência.

(*) Tomás Stiegwardt: Director de Cine, Escuela de Cine Eliseo Subiela. Profesor Nacional de Bellas Artes, Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. Profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento Audiovisual de la Facultad de Diseño y Comunicación.


La magia de la enseñanza: La herramienta del Art-Book como iniciación en la creatividad fue publicado de la página 50 a página52 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXX

ver detalle e índice del libro