1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº82 >
  4. Motivos intelectuales y emotivos, teoréticos y prácticos

Motivos intelectuales y emotivos, teoréticos y prácticos

Bermejo, Inés [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Escritos en la Facultad Nº82

Escritos en la Facultad Nº82

ISSN: 1669-2306

Trabajos Finales de Grado presentados y aprobados [Resúmenes] de todas las carreras de grado de la Facultad y de los ciclos de Licenciatura en Diseño y de Licenciatura en Negocios de Diseño y Comunicación Cursada Primer Cuatrimestre 2012 - Entreg

Año IX, Vol. 82, Abril 2013, Buenos Aires, Argentina | 130 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción 

Aunque no puede decirse que existe una línea temática que nuclee los Proyectos de Graduación evaluados, sí es posible encontrar una variable proyectual que los vincula en relación al cuestionamiento que puede hacerse sobre la comunicación de los objetos. 
Cuando se habla del lenguaje y los elementos que lo componen, es normal encontrar el concepto de signo como algo que está en lugar de otra cosa. Así resulta cotidiano explicar y entender cómo una imagen, una palabra o un símbolo, están en lugar de un concepto. Sin embargo, es más dificultoso encontrar miradas que intenten reflexionar sobre el lugar que tienen los objetos como signos constitutivos del lenguaje y la comunicación. 
Según Umberto Eco (1968), un objeto nunca está en lugar de otra cosa. Como signo, su significante es la materialidad misma que lo constituye, mientras que su significado es la función. En esta línea de razonamiento, es imprescindible señalar que la función de un objeto se lee en dos órdenes: una función primaria que se asienta en el plano de lo que denota, considerado esto como una determinada manera de uso; y una función secundaria, que implica una sucesión infinita de grados de connotación. 
Si parados, entonces, desde la noción de que todo objeto es un signo entendemos que la percepción se construye a partir de una sucesión de códigos, entonces podemos afirmar que el objeto comunica. Como consecuencia, el desafío del Diseñador Industrial está en articular y coordinar todas estas variables que entran en juego a la hora de concebir un producto. 
La pregunta aquí es ¿qué comunican? ¿Cómo se comunica? ¿De qué manera comunica un Diseñador Industrial? No es casual que, en su mayoría, los Proyectos de Graduación presentados se enmarquen en la categoría Creación y Expresión.

Proyectos de Graduación. Invitación a la formatividad

• Ahorro y Eficiencia. Proyecto de Creación y Expresión presentado por Gerardo Bruce de la carrera de Diseño Industrial. El autor de trabajo se propone reflexionar sobre el uso desmedido de la energía y la utilización de recursos naturales no renovables. Para ello, desarrolla una estructura que parte de un estado de situación en el que se observa un amplísimo crecimiento de la demanda de energía. Un interesante análisis sobre la estatización de YPF dimensiona la importancia de medidas de reapropiación de los recursos. Seguido de esto, se estudia a los biocombustibles como nuevas energías alternativas y se reflexiona sobre el mercado que se genera alrededor del desarrollo sustentable. Un exhaustivo estudio de la UIN –Manual de Iluminación Eficiente– sirve como antecedente para preguntarse en el marco del conocido video de Annie Leonard llamado The Story of Stuff, si es posible una economía sustentable dentro de una economía capitalista. Aquí se observa cómo las grandes compañías tienen vías para externalizar los costos, es decir, no pagar el valor real de la producción. Esto tiene relación directa con los costos ambientales sobre el medio físico –lluvia ácida y calentamiento global, entre otros- y el medio social –la salud–. Esta línea argumental concluye en el estudio de la cultura del stand-by, y con ello el autor propone un proyecto de diseño que pretende combatir conceptualmente esta cultura. 

• Función Simbólica - significativa de la morfología. “La forma evoca”.Proyecto de Creación y Expresión presentado por Miguel Ángel Campitelli de la carrera de Diseño Industrial. Este Proyecto de Graduación tiene como objetivo estudiar el dominio de las variables simbólicas, de lenguaje, en relación a las leyes de los elementos configuracionales que constituyen un producto. El escrito se desarrolla a partir de un análisis sobre la importancia de la morfología en el diseño industrial, en relación a voces como Tomás Maldonado. También se hace una breve reseña histórica del diseño que va desde la Bauhaus hasta la Ulm, pasando por autores y protagonistas que han marcado o puesto en debate los conceptos de cada institución. Max Bill es un ejemplo de este caso. Seguido de esto, a través de autores como Eco y Pierce, el autor del PG hace un estudio sobre semiótica, el lenguaje como sistema de signos y el código como estructura para la interpretación de signos dentro de un determinado contexto cultural. Aquí se detiene en las tres dimensiones de estudio de Morris: la semántica, la sintáctica y la pragmática. También se distinguen clases de signos –icono, índice y símbolo– y se observa en qué dimensiones se hace el reconocimiento icónico del objeto; esto desemboca en las funciones indicativas que comunican la variable práctica del producto; y, citando a Vihma, lo que connota la variable simbólica. Con el fin de aplicar este relevamiento teórico, se distinguen algunos casos propuestos por Löbach en los que se prioriza una variable sobre la otra.

• Diseño acelerado. La influencia del consumo en el diseño industrial. Proyecto de Creación y Expresión presentado por Luciano Levington de la carrera de Diseño Industrial.
Luciano Levington se propone en su trabajo estudiar la sociedad de consumo desde variables que pretenden reflexionar sobre el rol del diseñador y la personalización de los objetos como elemento que ha llevado a la constitución de un perfil de consumidor que mira al producto como fin en sí mismo. Tomando a Lipovetsky, el autor analiza la estrategia de seducción y el proceso de personalización en la formación de un consumidor narcisista que se centra en los valores privados e individuales. Asimismo, estudia el concepto modelo-serie de Baudrillard, en el que el modelo es el objeto original, y la serie se constituye como símbolo de la industrialización. Articulado con Veblen, se reflexiona sobre los objetos como símbolos de status y se entiende, consecuentemente, al consumo como herramienta de estratificación social. En este caso adquiere relevancia teórica el concepto de moda que, a través de Malcolm Gladwell, sirve para entender mecanismos y estrategias de construcción de tendencias sociales. La obsolescencia programada también es analizada dentro de lo que se considera estrategia de las empresas para no perder fuerza de penetración en los mercados. Finalmente, se analiza el exprimidor de Philippe Starck como objeto-escultura-obra de arte para comprender el valor simbólico de los objetos y la importancia de la imagen.

• Reflexión sobre estética. Análisis Morfológico Proyecto de Creación y Expresión presentado por Gustavo Fernando Guardincerri de la carrera de Diseño Industrial.
El objetivo del autor del trabajo es estudiar las leyes de las formas y la incidencia que ésta tiene en los observadores y en la comunicación. Su escrito se desarrolla a partir de los conceptos de exterioridad e interioridad de Kandinsky en el arte y de Freud en la psicología. Estudia desde la idea del primero en relación a que “la forma es la expresión exterior del contenido interior”, hasta la importancia de la espontaneidad que es jerarquizada por Freud para evitar cualquier tipo de control o selección y fomentar la libre asociación. Aquí adquiere importancia el concepto de originalidad y la libertad como cualidad innata del individuo y que es, según Torrance, perdida o limitada por el sistema educativo occidental y la industrialización. Se analiza, también, a la forma y al color como elementos pictóricos de los que dispone el artista para expresar su contenido interior y generar sentimientos en el observador. La forma aparece, asimismo, como representación de un concepto, cuya finalidad es comunicar con un objetivo particular. El autor hace una diferencia aquí en relación al contenido: analiza un contenido lógico y racional –la función del objeto–; y un contenido estético ligado a los afectos y sentimientos. De esta manera, se introduce a la semántica del objeto y se analizan ejemplos como Memphis y el Pop Art como reacción al diseño racional gobernante en su época. Finalmente, se hace un recorte similar en relación al color, en tanto se observan dos grados de interpretación: una física, que se corresponde con la experimentación del ojo frente a una combinación cromática; y una semántica, que tiene que ver con el proceso de asociación.

• Ciudad, consecuencia de la Sociedad. Proyecto Profesional presentado por Bárbara Edith Hirsch de la carrera de Diseño Industrial.
La autora del PG hace un abordaje teórico sobre el valor del entorno en las ciudades –Buenos Aires, específicamente– como condicionante de la calidad de vida. El trabajo se desarrolla a partir de dos ejes conceptuales sobre el urbanismo: el enfoque sociológico-antropológico de Rapoport; y la impronta capitalista de Welch Guerra. En base a estas dos líneas el escrito hace un recorte en el análisis sobre qué es el medio ambiente y la metrópolis/ciudad después. En este contexto resulta de interés el estudio en relación a las barreras con las que las personas se ven condicionadas por el entorno: cómo la calidad del medio influye en la calidad de vida. El rol de los desechos como consecuencia de la globalización y la creación de un mercado de consumo que excede la escala de las ciudades, adquiere especial importancia en el enfoque específico que se hace para abordar el proyecto de diseño después.

El producto abierto 
En La Definición del Arte, Umberto Eco (1968) habla del problema de la obra abierta en el concepto de forma de las poéticas contemporáneas. Aunque esto representa un análisis de inicios de los años sesenta, no por ello carece de vigencia en los debates de los días de hoy. El autor explica que hay un proceso de una apertura progresiva de la obra, que viene de la mano de la evolución de la lógica y las ciencias, sustituyendo la univocidad del momento por una pluralidad de respuestas formales, geométricas y de “ambigüedades perceptivas”. 
Según Eco (1968), nos encontramos con “obras de varias soluciones”. Y en este contexto, “mientras que ciertos experimentos de obra abierta a una interpretación vaga expresaban, no obstante, una sensibilidad de tipo decadente y un deseo de convertir el arte en un instrumento de comunicación teoréticamente privilegiado”, hay otras corrientes que evidencian un resignificado de la relación obra-consumidor y producciónconsumo, “una superación de la relación puramente teorética de presentación-contemplación”. Ejemplo de ello son las figuras del Diseño Industrial, “que es una continua invitación a la formatividad”; decimos formatividad en función de la teoría de Luigi Pareyson en la que toda la vida humana es invención y producción de formas; creaciones orgánicas, si consideramos a la forma como un organismo que estructura y coordina elementos que la constituyen (p. 163). 
En esta línea argumental resulta interesante traer a debate dos corrientes artísticas que se contraponen entre sí, que buscan respuestas del arte radicalmente opuestas, y que nos permiten distinguir estos Proyectos de Graduación por enmarcarse en esta nueva tendencia en la que convergen, como dice Eco, “motivos intelectuales y emotivos, teoréticos y prácticos” (1968, p. 163). Por un lado, cuando un artista arroja pintura o la deja gotear, cuando pinta con los pies o dispara un fusil sobre la tela, rechaza controlar el resultado final de la obra. Tanto en Pollock como en el Movimiento Gutai, el énfasis recae sobre el método y el proceso de creación, y no sobre la obra de arte como objeto acabado. La pintura se convierte en experimento. A diferencia de esto, en los casos presentados en este ciclo de evaluación, el método y el proceso de creación no son experimentos, sino decisiones críticas en un camino proyectual en el que el producto se convierte en mensaje. Son productos-organismos que coordinan un contenido teórico y que, a través de su forma, pretenden romper con la cotidianeidad de lenguaje y emerger como símbolos disparadores de una nueva reflexión. 
Por otro lado, crear una máquina que pinta es una forma de establecer una distancia entre la obra y la mano del artista: la priva de su ingenio y le permite renunciar a una parte del control que ejerce sobre el proceso creativo. Está claro que las pinturas producidas por estas máquinas no pueden ser nunca admitidas como expresiones del inconsciente del artista, pero pueden verse, en algunos casos, como parodias del concepto de obra de arte única. Como es sabido, este arte industrial, como el que lidera Jean Tinguely, debía ser producido mecánicamente y ser asequible por todo el mundo: el arte debía ser para las masas, o no sería arte. Pero en este caso, no sólo no está el inconsciente del artista, sino que tampoco está la elaboración de un contenido en el proceso de creación. Cabe aclarar que no estamos hablando de máquinas como objetos esculturales sino de máquinas que pintan y pueden elaborar piezas que formalmente se asemejan a las del expresionismo abstracto –en la Fundación Joan Miró de Barcelona hay actualmente un apartado dedicado especialmente a esta corriente–. Este arte industrial pareciera, en contraposición a su manifiesto, estar más lejos de lo popularmente asequible que el Diseño Industrial. Los Proyectos presentados, aunque en su generalidad distan de convertirse en objetos de producción seriada efectiva, proponen objetos de tal valor reflexivo que interpelan a todo potencial usuario, espectador o intérprete. Podría decirse entonces que son objetos ambiguos que pueden ser leídos a través de los códigos del arte, pero concebidos a partir de las leyes del diseño. 
Con el fin de intervenir en la cultura del stand-by, Gerardo Bruce diseña una zapatilla eléctrica con cuatro entradas para enchufes. El valor diferencial de este objeto es que estas entradas se constituyen en dos módulos espejados y, en consecuencia, se anulan entre sí. Esto quiere decir que el usuario sólo tendrá la posibilidad de conectar dos artefactos por vez, ya que de querer adherir uno más, otro se desconectará. Ahora bien, si se mira esta propuesta desde un ojo práctico-funcional, el producto presenta complicaciones funcionales claras; pero si, de otro modo, se lo analiza desde la variable simbólica, es de particular interés el recurso que identifica este diseñador para trabajar en la comunicabilidad del objeto y con ello lograr efectivamente una instancia de extrañamiento y reflexión en quien está dirigido. Se observa un recorrido distinto en el trabajo de Campitelli. Lo que hace el autor es identificar un producto funcional con una variable estética fuerte –como lo es el clásico candelabro de pie–, y convertirlo en ícono de prioridad simbólica. En este caso podría decirse que el mensaje que se quiere transmitir no necesariamente se sustenta en una intención de extrañamiento; sin embargo, se rescata el exhaustivo recorrido teórico que hizo el autor para lograr llegar a una síntesis de producto tal que, a través de una simple silueta reconocible se resuma la forma de innumerables connotaciones. 
La propuesta de Levington se acerca un poco más al caso de Bruce. El autor diseña dos packagings de igual configuración pero distinta función. Uno emite sonido, y el otro emite luz. Ambos responden a una estética racionalista, es decir, despojada de elementos formalistas. Sin embargo, constituyen un claro ejemplo de cómo un diseñador industrial puede valerse de elementos configuracionales para crear un producto-mensaje. En contraposición a las leyes de la sociedad de consumo, a la creciente personalización de los objetos, y a la obsolescencia programada; el autor presenta dos “envases” de lo que “el usuario necesita”, en lugar de dos productos que “tienen lo que usuario busca”. 
Guardincerri, por su parte, hace un ejercicio de diseño que consiste en intervenir un mismo producto –en este caso, una mesa– desde dos miradas distintas. Una es la mirada práctica-funcional, la ley primera del Diseño Industrial. La otra es la dominada por la expresividad del autor. Como se explicó previamente, Guardincerri estudia a Kandinsky para analizar la morfología desde la expresividad en el arte. En consecuencia, se vale de las variables de De lo Espiritual en el Arte para intervenir el producto industrial. 
Finalmente, el En-cesto de Bárbara Hirsch, es un cesto de residuos para la vía pública que pretende convocar al usuario a cuidar el espacio público. Es un producto que a través de un juego comunica un mensaje. Nos encontramos nuevamente con un ejemplo en el que el Diseño Industrial presenta una propuesta cuya masividad en el mensaje puede ser mayor que la pieza artística.

Concepto, no forma, es lo que distingue 
“El Concepto, no la forma, es lo que distingue a la arquitectura de una mera construcción”. “La arquitectura no es solo cómo se ven las cosas sino lo que las cosas hacen”. “La arquitectura más que el conocimiento de la forma es una forma de conocimiento” (Tschumi, 2012).
Es cierto que las citas de Tschumi se refieren a la arquitectura. Pero ya nos dio a entender Eco en La Estructura Ausente (1986) que el signo arquitectónico tiene mucho que ver con el signo del Diseño Industrial, cuando se refiere a su estructura binaria. En esta selección de frases que se expusieron en una serie de fotografías en la Bienal de Venecia, creemos que también se encuentran ambas disciplinas: el concepto en el diseño es lo que distingue un producto de otro; el Diseño Industrial no es sólo cómo se ve, sino lo que hace; y no sólo es el conocimiento de la forma, sino una forma de conocimiento. Este último debe ser jerarquizado en tanto es una premisa que viene siendo sustentada y demostrada a través de los distintos ciclos de Proyectos de Graduación.

Referencias Bibliográficas 
Eco, U. (1968) La Definición del Arte. (1a. ed.) España: Planeta Agostini. 
Eco, U. (1986) La Estructura Ausente. Introducción a la Semiótica. España: Editorial Lumen. 
Tschumi, B. (2012) 13th International Architecture Exhibition Venice Biennale. Venecia.

(*) Diseñadora Industrial (UP). Docente en el Departamento de Diseño de Objetos y Productos y miembro del Equipo de Evaluación de Proyectos de Graduación de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo. 

Resúmenes de Trabajos Finales de Grado aprobados 
Organizados alfabéticamente por apellido del autor 

Gerardo Raúl Bruce 
Ahorro y eficiencia energética para un planeta sustentable. La problemática del ahorro energético en los dispositivos electrónicos 
Diseño Industrial. Categoría: Creación y expresión. Línea Temática: Diseño y producción de objetos, espacios e imágenes

El Proyecto de Graduación a partir del estudio de la problemática actual vinculada a la escasez de recursos energéticos, establece las bases para el desarrollo y creación de un objeto de diseño destinado al ahorro de energía eléctrica y, a la par, define tanto los medios tecnológicos como los insumos necesarios para la fabricación del mismo. 
El tema central de la investigación realizada, así como el desarrollo del recurso que deriva de la misma, se refieren al campo del desarrollo económico-social sustentable y, de modo particular, a la cuestión del ahorro y la eficiencia energética. La investigación culminó con el proyecto y diseño de un producto destinado a fomentar un consumo más eficiente de la energía eléctrica. 
En razón de sus características principales, este Trabajo Final encuadra en la categoría de Creación y Expresión, dado que expone un proyecto con énfasis en una técnica creativa y novedosa, significando por lo tanto un aporte interesante en relación a la problemática planteada. Asimismo, como producción, se inscribe en la línea temática de Diseño y producción de objetos, espacios e imágenes. 
Se estima que, debido al carácter universal de la problemática investigada, pero también en razón de la utilidad del producto creado, el presente estudio habrá de impactar de modo favorable en la esfera pública, al esclarecer aquellas causas de derroche energético que no son habitualmente percibidas por el común de la gente y, a la vez, porque promueve una toma de conciencia sobre la necesidad de ahorro individual y social de la energía eléctrica. 
El objeto diseñado es un dispositivo de alimentación eléctrica que ayuda a comprender la necesidad de alcanzar la eficiencia energética en los hogares, industrias, comercios y demás sectores, aportando a generar conciencia de que la energía es un bien escaso y que debe ser cuidado por la sociedad en su conjunto. El cuerpo del producto, que funciona como una zapatilla convencional, está fabricado en ABS inyectado, lo cual le otorga gran resistencia ante posibles golpes o cualquier maltrato al manipular el dispositivo. Por otra parte, el costo relativamente bajo de la mencionada materia prima posibilita una fabricación masiva del producto. 
Está ideado como un objeto-útil que probablemente sea valorado no tanto por el servicio que presta, sino principalmente por aquello que significa. Es decir, un objeto donde la función útil subsiste, pero no resulta el factor primordial. 
La investigación emprendida, que implicó un agudo análisis teórico-práctico destinado a comprender distintos aspectos relacionados con el derroche eléctrico, abarcó también numerosas interrelaciones con usuarios de una amplísima gama de artefactos de uso domiciliario y laboral. Todas ellas fueron efectuadas a fin de entender y detectar, en forma clara, los hábitos de los usuarios durante el empleo de los electrodomésticos u otros aparatos o dispositivos electrónicos. 
La información recogida durante dichas observaciones fue progresivamente integrada a los parámetros usuales vigentes en el campo del Diseño industrial, lo que permitió establecer un marco conceptual que garantizó la finalidad del producto diseñado.

Miguel Ángel Campitelli 
Función simbólica - significativa de la morfología. La forma evoca 
Diseño Industrial. Categoría: Creación y Expresión. Línea Temática: Diseño y producción de objetos, espacios e imágenes

El Diseño Industrial es una disciplina destinada a dar origen a productos u objetos en donde concurren factores antropométricos, tecnológicos, económicos, psicólogos, sociales para conciliar las exigencias funcionales con las estéticas y así dar cuenta de las relaciones entre el producto y el hombre. A su vez, constituye un canal para la comunicación en el cual el diseñador es un emisor, el producto u objetos es un mensaje emitido, y el usuario es un receptor. Para favorecer a este circuito de comunicación, el diseño industrial es el encargado de contemplar la manera con que se concibe ese producto en términos de forma, color, textura y significado. 
La morfología resume una cantidad inimaginable de saberes, costumbres, hábitos, y experiencias que permanecen plasmadas en la generación de la forma; será entonces la morfología en el diseño industrial una constante activa para el estudio de las formas que promueve a la concepción de objetos de diversa índole. Siempre dentro de un contexto sociocultural en donde el hombre vive inmerso e interactúa cotidianamente con productos u objetos que satisfagan sus necesidades bajo convenciones dadas. 
Por consiguiente, en el PG se precisa el fin de la morfología en el diseño industrial, cuyo objetivo es el estudio y producción de formas, para referirse a su función simbólica y significativa dentro de un lenguaje formal. 
Al considerar a un producto de diseño industrial en muchos modos diferentes como un signo, se reconoce en el mismo la posibilidad de sustentar un significado, el medio por el cual se comunica un mensaje. Asimismo, se considera la idea de que el diseño del producto es el mensaje en sí y que cada producto diseñado es un medio que comunica mensajes a través de su forma y expresión. 
Desde esta perspectiva, en la que un objeto es un portador de un signo y por ende un mensaje, se le suma al estudio y producción de la forma; la semiótica, que radica en el estudio de los signos y la comunicación buscando significados concretos y cómo esas comunicaciones ocurren. 
Se sabe que no existen objetos de diseño que no tengan, como una de sus finalidades, la de informar o comunicar algo a alguien. Es por ello que se trabaja sobre la forma y su significación. El modo en que las formas sugieren o imponen conductas, significan, simbolizan y se relacionan con un nivel que es el de las entidades formales abstractas, y con otro que es alusivo o evocativo. Así, las entidades admiten operaciones morfológicas para dar como resultado un objeto simbólicosignificativo. Esta forma resultante alude a un concepto, lo materializa abstractamente, evoca y al mismo tiempo genera una metáfora. 
A modo de cierre, se presenta un diseño en el cual se maneja intencionalmente la forma, comunicando un significado dentro de la espacialidad. Así, con presentaciones en tres dimensiones realizadas a mano y asistidas digitalmente, lo que comenzó como un concepto termina concretado en un producto simbólico, con sus superficies, color, material y textura definida, pero sobre todo con una significación. 
Se desarrolla entonces una transición morfológica desde un concepto abstracto hacia una materialización en un objeto concreto que manifieste su significado. El mismo consiste en un candelabro, en donde se procura simbolizar la unión, metafóricamente evocar a seres humanos que se encuentran, que comparten una intimidad, casi como si fuese una “fusión”, de allí el origen del nombre del producto.

Gustavo Fernando Guardincerri 
Reflexión sobre estética. Análisis morfológico 
Diseño Industrial. Categoría: Proyecto Profesional. Línea Temática: Diseño y producción de objetos, espacios e imágenes

El diseño tiene como elemento indispensable a la morfología. En particular el diseño industrial propone formas que definen el sentido que toma cada uno de los proyectos. 
Las formas están directamente ligadas a la idea, la función, la comunicación y la utilidad que tiene un proyecto de diseño. Son varias las aristas por las que puede abarcarse el análisis de una forma. 
El Proyecto de Graduación tiene como objetivo indagar en la cualidad estética de las formas describiendo sus principales características e incidencias tanto en la etapa proyectual de un objeto como en la etapa posterior. Etapa en la cual el objeto abandona su carácter de proyecto para conformar un objeto más dentro del mundo material. 
Las formas en sí representan un conjunto de decisiones tomadas en pos de materializar o concretar una idea. En el diseño industrial las ideas tienen como fin solucionar problemáticas puntuales y globales. Esas problemáticas suelen ser de carácter funcional, es decir, tienen que ver con el uso de un objeto para poder llevar a cabo una acción determinada. 
El ser humano tiene un carácter cultural que lo define como individuo y como ser social, y a su vez lo diferencia de otros seres humanos. El carácter cultural es de gran importancia para la vida puesto que ubica al hombre en un marco determinado, acota las posibilidades y determina su estilo de vida en aspectos particulares y generales. 
La cultura determina los parámetros estéticos con los que el individuo cuenta, pone sobre la mesa todos los elementos de los que se dispone para poder desarrollar una idea. 
Se considerarán para este trabajo dos aspectos principales del ser humano, un aspecto racional y un aspecto espiritual. El aspecto racional tiene como fin aportar información al aspecto espiritual por ser el primero menos complejo de definir. El aspecto espiritual será utilizado como base de análisis de la estética que contienen los objetos. 
Las formas tienen la capacidad de generar una imagen que será adoptada por el observador como representación de algo. Ese algo puede ser un sentimiento, un recuerdo, una sensación, etc. Siempre estará ligado al plano sensorial y espiritual del ser humano. 
La importancia de este análisis radica en explorar un aspecto del diseño que es muy valorado y pocas veces evidenciado. En sí cualquier análisis de un proyecto de diseño industrial puede entenderse desde una mirada racional, por ejemplo identificando la función, el proceso productivo, su relación con el medio, su utilidad, etc. Es bastante más complejo identificar el aporte estético, y aun más difícil entender cuál es el fin del aporte estético. 
La estética responde al desarrollo morfológico que adquirió el objeto, y esto tiene una mirada racional que lo explica. A partir del uso de determinados recursos morfológicos se obtiene una estética determinada que puede categorizarse según la cultura a la que pertenezca. 
El punto es que lo que genera esa estética en una persona tiene una lectura espiritual, es decir, provoca sentimientos diferentes que hacen que esa persona interprete las formas de manera tal que despierte dichos sentimientos. 
El análisis de este trabajo está basado en las teorías planteadas por Wassily Kandinsky quien fue autor de varios textos referidos al estudio de las formas, los colores y sus interpretaciones dentro de la disciplina del arte. Sus explicaciones vinculan directamente el lado espiritual del ser humano con las formas que éste puede generar, así también con la percepción de formas generadas por otros. 
Lo elemental será evidenciar que el hombre tiene un lado espiritual inexplorado el cual define la incidencia de la estética en los objetos y lo que esta estética provoca en el hombre.

Bárbara Edith Hirsch 
Ciudad, consecuencia de la Sociedad. Conformación de Buenos Aires 
Diseño Industrial. Categoría: Proyecto Profesional. Línea Temática: Diseño y producción de objetos, espacios e imágenes

La ciudad y la sociedad son los puntos de partida que se tienen en cuenta para ahondar en el análisis del trabajo. Se observa a la metrópolis de diversas perspectivas, pero fundamentalmente, se intenta mirarla con ojos de sociedad. 
El hombre como autor y actor de la urbe es quien influye directamente en la concepción y estructuración de la misma. Si bien el urbanismo se construye gracias a diversas prácticas realizadas por el ciudadano, es erróneo creer que por ellos la misma es perfecta y no posee problemas ni falencias. 
No todas las ciudades del mundo son iguales. La mixtura de diversos factores como, sus olores, sus texturas, la vegetación, la arquitectura urbana, las costumbres, así como sus ciudadanos y sus relaciones interpersonales, hacen de cada lugar único. En este caso se toma a la ciudad de Buenos Aires para analizar los factores anteriormente mencionados, cuáles son sus desatinos y sus virtudes, como así también al ciudadano propiamente dicho. 
Así, el objetivo del Proyecto de Graduación es invitar a la reflexión con el fin de incentivar una mejora en la calidad de vida del hombre. 
Trabajando con la realizada medio ambiental, los significados y percepciones de una misma ciudad, los muchos y variados estilos de vida, la concientización sobre la realizad social como ciudadanos, la contaminación, los desechos, sus orígenes y el destino y los cambios que se pudieron haber generado por el paso del tiempo y las influencias históricas, concluirá a un proyecto que no intentará salvar a la ciudad, sino simplemente concientizar. 
El proyecto nace de la inquietud de saber que pasa con aquellos residuos que son necesarios y que pasa con los que no lo son. Sabiendo que el ciudadano tiene responsabilidad social como tal, y que el espacio en el que vive es consecuencia de sus propias actitudes, nace la idea de generar un objeto que colabore con el medio. 
En la ciudad de Buenos Aires existen proyectos y actividades tanto oficiales como no oficiales que intentan mejorar la calidad de vida del hombre. El caso del Garrahan y la recolección de tapitas es uno de los tantos proyectos existentes. 
Si bien el reciclado de las tapitas no tiene como fin principal mejorar la calidad de vida, constituye uno de sus pilares. 
Los niños si bien son parte de la actual sociedad son también la futura. La educación escolar formal es parte importante en el desarrollo de los chicos y si se los educa con una conciencia ecología y solidaria se podrá aspirar a tener futuros adultos responsable.
De esta manera el producto está diseñado para ser colocado en jardines y escuelas, tanto públicas como privadas, con el fin de ayudar a la recolección de tapitas de plástico que promueve el Garrahan.

Luciano Levington 
Diseño acelerado. La influencia del consumo en el diseño industrial 
Diseño Industrial. Categoría: Creación y expresión. Línea Temática: Diseño y producción de objetos, espacios e imágenes

El Proyecto de Graduación tiene como objetivo general analizar la lógica del mercado, y descifrar cómo ésta configura los hábitos de consumo, y por consiguiente cómo afecta específicamente al Diseño Industrial como disciplina. Asimismo, intenta concienciar al diseñador industrial acerca del rol que juega ineludiblemente dentro de la sociedad de consumo, sin olvidar su responsabilidad de aportar soluciones a problemas reales. El primer capítulo se concentra en la sociedad de consumo, describiendo sus características fundamentales y haciendo hincapié en su protagonista; el consumidor. 
En este caso se relaciona el concepto de la seducción con los hábitos de consumo actuales y el rol activo que tiene el objeto como entidad independiente. 
En el segundo capítulo se desarrolla en profundidad el concepto de moda y su importante influencia en la sociedad de consumo. 
Siempre en relación a la moda, se ahonda en el campo objetual analizando los diferentes ciclos de vida de los objetos y sus valores simbólicos. 
En el tercer capítulo, siguiendo el concepto de moda como eje central se desarrolla acerca del carácter por poco protagónico que ocupa la imagen en el diseño de los objetos actualmente. Se define un nuevo universo de valores en el diseño de productos y se desarrollan conceptos que exceden a la imagen. Tomando como punto de partida lo ampliado anteriormente a cerca de la importancia de la imagen en el diseño y el concepto de moda, en el cuarto capítulo se ahonda en el rol del diseñador y el resultado que deriva de sus decisiones. Se observa el mismo escenario desde un enfoque relacionado con el usuario y con el mercado como entidad económica. 
Por último, en el capítulo cinco, el trabajo concluye con un proyecto que propone plasmar, en lo tangible, la postura del autor frente a los temas tratados. 
Se propone una línea de dos productos con funciones distintas pero una estética común a ambos, destacando principalmente el carácter conceptual por encima del funcional. 
El proyecto evidencia en todos sus aspectos, muchos de los ejes temáticos analizados, proponiendo al lector un análisis profundo a cerca de las decisiones a tomar durante el proceso de diseño.


Motivos intelectuales y emotivos, teoréticos y prácticos fue publicado de la página 23 a página28 en Escritos en la Facultad Nº82

ver detalle e índice del libro