Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº57 >
  4. Docente: Dardo Dozo

Docente: Dardo Dozo

Dozo, Dardo [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº57

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº57

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2013 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2013

Año X, Vol. 57, Noviembre 2013, Buenos Aires, Argentina | 134 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract del docente

Otro cuatrimestre de un nuevo año donde más historias se siguen sumando a las tantas ya escritas y siguen dando paso a palabras que articulan el íntimo momento de la escritura con los contenidos transitados en la materia pasando, indefectiblemente, por el alma de cada uno de sus autores.

Producción de los estudiantes

Un día de pesca

Ximena Correia d’Albuquerque

Esta historia narra uno de los muchos viajes que a Gustavo Correia le gustaba realizar, un viaje de hombres, aunque su hijo en aquel momento tenía tan solo 6 años. Estos viajes eran recordados por la música en el auto, camino a Paraná, la sensación de un frío tremendo, porque parecía lógico ir de pesca en pleno invierno, y destrozar lombrices en el intento de colocarlas en los anzuelos, que después de todo, era más divertido que esperar a que aparezca un pez. Algo más sucedió en este viaje, que inesperadamente, convirtió a Gustavo en un héroe.

Un camino escondido y encontrado. La pasión de mi padre

Marina Fernández Durand

Un camino escondido y encontrado, trata la historia de vida de Benito. Fue una persona que logró llegar al éxito en su profesión, atravesando diversos obstáculos y oportunidades que se fueron interceptando a lo largo de toda su vida. Desde un principio, le fue difícil encontrar su lugar en el mundo. Es así como comenzó sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Sin embargo, éste no era el camino que más lo conmovía. Finalmente, se decidió por lo que realmente le gustaba: la moda. Pero, para ese entonces estudiar la carrera de diseño de indumentaria no solo estaba mal visto por muchos, sino que además no existía en la Argentina.

Era un camino escondido, que él debía encontrar por su propia cuenta. Se eligió escribir sobre Benito, porque es admirable cómo, partiendo de la nada misma, pudo construir su carrera y su vida, siendo hoy unos de los diseñadores más importantes de la Argentina. Es un ejemplo para aquellos que estudiamos esta carrera y es interesante ver como, paso a paso, las cosas de pueden lograr con pasión, esfuerzo y trabajo constante.

Desafiar al nazismo con una sola arma: la pelota. La historia de mi pariente ucraniano

Lara Svidovsky

Hace 70 años un equipo de ucranianos venció en un partido de fútbol a uno alemán que quería demostrar la superioridad aria. Fue entonces cuando Adolf Hitler dominaba el imperio alemán. El partido se jugó el 9 de agosto de 1942, llamado el partido de la muerte. El equipo ucraniano, humilló a los nazis cuando el mismo estaba 5 a 3. Antes, en el entretiempo, jerarcas nazis, habían presionado a los futbolistas del equipo para que se dejaran perder.

Klimenko, el Maradona ucraniano, después de una sucesión de gambetas, decidió no hacer el gol, aun con el arco libre.

La afrenta puso en alerta a los espectadores en el estadio del Zenit, que abuchearon a la cúpula nazi.

Al poco tiempo, los nazis decidieron el aniquilamiento de todos los jugadores. Así fue como algunos fueron fusilados, otros condenados a los campos de concentración. De aquel equipo que ganó un partido obligado a perderlo, apenas sobrevivieron 3 hombres. Fedyr Tyutchev, Mikhail Svidovsky, y Makar Goncharenko. Que fueron luego los encargados del relato. Los crímenes fueron confesados durante los juicios de Nuremberg. En el estadio del Zenit, rebautizado Start en 1981, existe un monumento, en cuya base se puede leer: “a los jugadores que murieron con la frente en alto, ante el invasor nazi”. La película “Escape a la victoria” (Estados Unidos, 1981) cuenta la historia de este primo lejano.

La noche se hizo día. La historia de Laura

Julieta Roij

Está es la historia de Laura Saban, mujer nacida en la ciudad de Beirut, Líbano, allá por los años 40´. Laura tuvo que escaparse de su país natal ya que la guerra estaba comenzando, el odio contra los judíos crecía y querían violar y matar a las mujeres judías. Antes de escapar del país donde nació, conoció a Tito que había sido enviado desde Buenos Aires al Líbano, por su madre para buscar una novia. Juntos escaparon y se dirigieron primero a Brasil donde Laura tenía a sus hermanas.

Con el paso de los años se iban asentando en el país.

La familia crecía, aparecían nuevos amigos, y así fue como Laura, y ahora con Tito, pudieron acostumbrarse a un nuevo país, con sus culturas y todo lo que esto acompaña. Laura y Tito se reencontraron con familiares, que al igual que ellos, habían elegido Buenos Aires como destino. Está historia ha sido elegida por el lugar que ocupa en la familia Saban, y por las culturas que han aportado a sus descendientes. El valor de la familia y lo importante que es tener una cultura, que con los años va pasando de generación en generación. Laura integró un grupo de Rescate de la Herencia Cultural, donde cada uno de los integrantes fue contando su historia, hasta que después de charlas y reuniones, donde cada uno contaba su vida, escribieron un libro, que es un gran resumen de la vida de los inmigrantes. El libro se llama Érase una vez… Sefarad.

Es un libro con los testimonios en vida de los inmigrantes al país, lleno de historias de vida que llenan el alma al leerlos.

(Ver trabajo completo en p. 73)

Tragedia en Pacho de Melo. La tristeza de mi abuela

Florencia Mosso

Haydeé Silva nació el 24 de marzo de 1938. Fue criada por su madre, María Celia Sellanes, que nació el 29 de mayo del año 1907 y por su padre llamado Emilio Santiago Silva, nacido en 1904 el día 2 de diciembre. María Celia se dedicó a ser ama de casa y su padre era dueño de fábricas de autopartes para ferrocarriles y autos. Haydeé tiene un hermano, Jorge Emilio Silva, quien nació en 1935 el día 20 de agosto. Los cuatro vivieron en Barracas. Ella fue tres años al colegio Jesús María y luego se cambió al colegio Santa Rosa donde terminó la secundaria.

Finalizado el colegio, estudió Ciencias Sociales en la UBA durante dos años. También, estudió diseño de indumentaria.

Conoció a Juan de Dios Poblet Videla. Se casó con él y tuvieron tres hijos, María Andrea, Fabiana Ofelia y Santiago Emilio Braulio. Ella trabajó en la parte comercial de una carnicería para poder mantener los estudios de sus tres hijos, ya que su marido había muerto. Posteriormente, trabajó y sigue trabajando como diseñadora de vestidos de novia. Continúa casada con Carlos quien hoy sigue trabajando en su propia empresa de contabilidad.

Modistas eran las de antes

Sofía Busacca

Antonia Fernández, fue una madrileña que, con solo 7 años de edad, escapó de su país natal en busca de una mejor vida en nuestra querida Argentina. Antonia lo era todo, emprendedora, jovial, alegre, sociable, todo lo que se proponía lo conseguía, le gustaba mucho la música, las reuniones sociales y la vida al aire libre. Era una leona, daba la vida por su familia, y siempre estaba ayudando a los demás. Siempre coqueta, nunca se bajaba de los tacos para disimular su pequeña estatura de 1,60 metros. Portadora de unos grandes ojos color esmeralda, pelo lacio y piel muy blanca acompañada de pecas, le decían “divito” por su estrecha cintura (Divito, era un ilustrador que dibujaba mujeres con una cintura muy ceñida, una mujer con una silueta de reloj de arena).

Desde muy joven, con solo 16 años, aprendió a coser, gracias a su tía Angélica. Antonia, tenía facilidad para la costura, portaba habilidades natas y sentía pasión por lo que hacía. Con su trabajo era muy meticulosa y perfeccionista. Por el año 1964, empezó a trabajar para casas importantes de la época, como para el diseñador de modas Leblon.

Resulta interesante escribir como trabajaban las modistas en una época anterior a la actual. Es emocionante investigar el pasado de la moda, y descubrir cómo era Antonia Fernández ya que lamentablemente Sofía, no tuvo oportunidad de conocerla.

En algún punto, ella se siente conectada con su abuela ya que ambas poseen pasión por la moda.

Trabajar desde la infancia. Trabajar toda una vida para dar lo mejor a sus seres queridos

Lucas Medina

El nació un siete de Diciembre de 1963. Desde chico siempre fue una persona muy trabajadora. A la edad de doce años, luego de finalizar el colegio primario tuvo que salir a trabajar para poder ayudar a su madre y sus tres hermanas. A lo largo de su vida trabajo de diferentes cosas, pero algo que recuerda siempre fue haber trabajado en los colectivos de los cuales su padre era propietario.

Él siempre fue una persona muy inteligente, a pesar de haber realizado la escuela primaria solamente. Toda su vida trabajo en muchos rubros, desde tener un local de repuestos de autos en la calle Warnes, hasta tener una Empresa de Transporte de Cargas, en el cual además de ser el dueño de los camiones, realizaba viajes, y se lo veía muy poco en su casa. A lo largo de su vida, sufrió junto a su familia muchos altibajos, situaciones en las cuales llegaron hasta no tener donde vivir.

María Paz

María Plater

El 31 de Diciembre de 1925 a la tarde nace María Paz. En África, más precisamente en Tetuán, bajo el protectorado de España. Allí vivió su primera infancia hasta que a su padre Horacio, lo trasladaron al continente nuevamente, a Mugía más precisamente, donde había trabajado antes de partir para Tetuán. Ese momento coincidió justo con el momento en que debía comenzar el colegio, nueva casa, nuevos amigos y nuevos paisajes. Nada podía hacerla prever que años más tarde, a mediados de su sexto grado, una guerra civil la rodearía. Gracias a la inocencia de su edad, a los cuidados de sus padres por protegerla a ella y a sus hermanos de lo que realmente sucedía, transitando ese momento de la vida sorteando las distintas dificultadas: escasez de alimentos, persecuciones políticas y todos aquellos conflictos propios de un conflicto civil. En abril de 1939 la guerra civil finaliza tras la asunción de Franco en el poder, lo que llevó a que los miedos fueran más fuertes motivo por el cual en 1940 y a bordo del Barco Princesa Sofía, debieron dejar su país, sus costumbres para comenzar de cero en un país desconocido. Y esperar a que luego llegara tiempo más tarde su padre. El motivo de la elección del personaje, es que uno conoce la historia pero no en detalle de lo que sucedió en ese tiempo, lo que pasó en España.

Se necesitan dos

Julieta Dayan

Esta es una historia de pares.

Carina y Marisa, hijas de Beba y Alberto. Las hijas de Carina: Lucila y Julieta, Julieta y Lucila. Amigas y enemigas, odia das y amadas, confidentes y buchonas; de cualquier manera siempre se tendrán la una a la otra. No habrá ninguna igual (ni entre ellas), ni habrá ninguna más (dijeron basta).

Son más que amigas, más que hermanas. Son mellizas y este vínculo es algo muy fuerte. Esto es algo que se lleva desde el nacimiento. Forma parte de mi familia, va de generación en generación y ojalá siga haciendo de esta gran familia una más grande.

La eterna y gratificante lucha por la igualdad

Elisa Cerri

Pocas veces se puede decir que el nombre de una persona puede hablar por sí mismo. Sin embargo, para la escasa población del pueblo de Chacabuco, ubicado a 212 km. de Capital Federal, Elisa Vanucci fue y será mucho más que una simple vecina.

Esta señora, de aspecto amable y sincero, escondía ya unos cuantos años de vivencia bajo su piel. A pesar de que muchas veces nos cuesta trabajo imaginar un niño dentro de una persona adulta, Elisa sí fue pequeña y la inocencia de aquellos años se transmitía en su mirada.

Nacida en Argentina en el año 1909 y con fuerte descendencia italiana heredada de sus padres, desde pequeña se sintió cautivada y atraída por el arte de enseñar, el cual no se vio reflejado sino hasta mucho tiempo después. Dotada por una gran capacidad, dedicó sus primeros años de vida a la poesía, comenzando a publicar diferentes artículos de creación propia en los diarios locales de su pueblo.

Al cumplir los 18 años se casó con un hombre llamado Juan Querejeta al que ella misma enseñó a leer y escribir y, con el que tiempo más tarde, tendría dos hijos.

Este es el comienzo de un largo camino iniciado por una mujer admirable que, alejada de los prejuicios, luchó por la igualdad y la prosperidad de Chacabuco mediante el arma que ella consideraba esencial y la única verdaderamente efectiva: la educación.

Julián

Juan Quimi Álvarez Cordero

Antes de crecer todos fueron niños y como tales siempre se vieron siendo parte de un pequeño grupo, estaban los inquietos, los artistas, los que simplemente se conformaban con ir y volver a la escuela, los tímidos, los raros y los amantes de los deportes, Julián era uno de estos. Entre algunos intentos por ver quién era el más rápido se encontraron el la difícil situación de ver quién era, y para esto tuvieron que organizar una carrera dentro de un edifico abandonado, después de varios minutos de simplemente correr por ahí caóticamente entre todos, se escuchó el ruido de un fuerte golpe, alguien había salido herido, ese era Julián.

Al pasar el tiempo el se dio cuenta de que sí, efectivamente lo suyo eran los deportes. Varios años después comenzó a experimentar dentro del mundo de la música, para así darse cuenta que esa seria su vocación, y que uno siempre es en parte ese niño que busca un lugar en donde encajar, pero que solo el hecho de vivir y experimentar es la única manera de ir encontrando que es lo que uno es realmente.

Vigder y los hunos

Michelle Oppel

Víctor Marcos Oppel, nació el 3 de julio de 1928 en Poieni Gloduliu, Maramures en Rumania, un pueblo de no más de 1000 habitantes y donde hoy en día se llama Poieni Le Izei.

Allí creció junto a su padre Eitzic, su madre Rintze y sus 7 hermanos, 5 hombres y 2 mujeres siguiendo las tradiciones judías ortodoxas.

A los 14 años, todos los judíos fueron reunidos en la iglesia del pueblo donde fueron deportados directamente al campo de concentración, Auschwitz. La última vez que vio a sus padres, hermanas, cuñados y sobrinos fue en la fila donde realizaban la “selección”. Víctor, junto a su hermano José, los más chicos de la familia, estuvieron en varios campos de concentración, soportaron trabajos muy duros y mucha desnutrición.

El 10 de abril de 1947, zarparon a Argentina donde vivían dos de sus hermanos que se habían radicado antes de la guerra y que no veían hace 16 años. Victor falleció el 25 de enero del 2005 en Concordia, Entre Ríos cuidad donde vivió toda su vida.

La vuelta a Colombia. El ciclismo para mi abuelo materno

Laura Sofía La Rotta Vargas

Esta historia narra sobre la vida de Odilio Vargas, un hombre de un metro setenta aproximadamente, de cabello rojo, ojos chicos, bigote y un gran corazón atlético. Eran 7 hermanos en la casa donde Rito Antonio Vargas y Carmen Rodríguez, con mucho amor, lograban mantener estable el hogar, pero no siempre la situación se mantenía estable, especialmente cuando se trataba de la situación económica, pero a pesar de eso, sus hijos se mantenían estudiando. Odilio Vargas, el último y el más chico de los 7 hermanos, cursaba su segundo año de estudios secundarios, en Tunja capital del departamento de Boyáca, Colombia, mientras transcurría el año de 1963.

Odilio se comprometió con Rito en entrenar arduamente para así en la vuelta a Colombia de 1964 participar representando al departamento de Boyacá.

Una historia de mi familia

Lisette Giomar Chávez López

Julio de 1941, un joven de 15 años, Jorge Alberto, junto a su joven madre y dos hermanos de 17 y 10 años se encontraban en su casa en el centro de un pequeño pueblo fronterizo, Cantón Santa Rosa de la Provincia de El Oro, (Ecuador) con el vecino País (Perú) listos para servirse el almuerzo cuando, de repente, escucharon enormes ruidos ensordecedores que comenzaron a convulsionar su pequeño pueblo. Cuando salieron a ver lo que ocurría comprobaron que había una invasión de aviones militares de su vecino país (Perú) el que creaba mucho nerviosismo y preocupación en la gente del pueblo.

Jorge Alberto y su familia, tomaron sus pertenencias y se dirigieron en dirección contraria al país agresor, llegando a un lugar llamado La Iberia. Cruzaron ríos y mucho monte con insectos y animales raros para la época. Al llegar al pueblo de refugio una familia los acogió casi por dos semanas dándoles alimentación y techo, mientras tanto no sabían qué ocurría en su pueblo y cuando por fin llegaron noticias por medio de emisoras que se escuchaban en aquel lugar, éstas decían que la guerra había culminado y las autoridades del país pedían que regresen al pueblo ya que los mismos habían sido saqueados e incendiados por tropas militares peruanas.

Una historia de mi familia

Fiorella Rueda

La historia de María Paula, parte de los años 50 en la ciudad de Piura, Perú, siendo la mayor de 11 hermanos. Vivió en provincia sus primeros 15 años para luego trasladarse a la capital y empezar su propia historia de vida.

De muy joven se encontró con la responsabilidad de madre, en una sociedad demasiado conservadora. A pesar de tener el apoyo de su padre para volver a su casa natal ella optó, desafiante, continuar su camino. Pasó por muchas vicisitudes e innumerables trabajos. Conoció el primer amor cuando su hijo ya tenía 3 años y esto la llevó al altar y a concebir sus próximas dos hijas. Su esposo, apasionado de las ideas socialistas y populares, la mantuvo cautiva intelectualmente. Estas mismas ideas, entre otros motivos, fueron las que desgastaron la relación, hasta volverla insostenible. Luego de la primera separación, conoció a quién sería su pareja por 15 años.

Hoy con más de 6 décadas sobre sus hombros, siempre seguirá con una ilusión por delante y con excesiva responsabilidad hacia sus hermanos, hijas y nietos.

Una historia de mi familia

Candela Andrade

1939, comienza la Segunda Guerra Mundial entre El Eje (Alemania, Italia y Japón entre otros) y Los Aliados (Reino Unido de Gran Bretaña, Irlanda del norte, Francia, EEUU y la Unión Soviética), un clásico de las clases de historia en el secundario, siempre estudiado como “un hecho más”, algo del pasado, lejano y ajeno a los estudiantes. Esta época fue muy difícil para muchas personas, el resultado de la guerra se llevó entre 50 y 70 millones de víctimas, muchos tuvieron que dejar sus países de residencia, no había distinción entre civiles y militares, se incluyó al Holocausto e incluso hasta armas nucleares, había un estado de guerra total y fue la mayor contienda bélica de la humanidad.

En este relato se intentará homenajear la vida de dos personas, que tuvieron el valor y la fuerza de soportar cosas inimaginables en estos tiempos, de tener que perderlo todo y arrancar de cero y aún así salir adelante.

La colimba de la vida. El comienzo del falso fin

Joaquín Frare Velasco

Esta historia cuenta sobre el periodo de la vida de Hugo Eduardo Frare, un chico de apenas 20 años, estatura media, de cabello castaño, ojos verdes y con un gran temperamento digno de un escorpiano. Convivía en la ciudad de Santa Fe junto a su novia Marta Alicia Velasco de su misma edad y con su hermano mayor Víctor Frare. En 1976, ocurrió un Golpe de Estado, donde las fuerzas armadas asumieron al poder político mediante la fuerza, anulando así la Constitución Argentina y, entre otras cosas, obligaron a los hombres de 20 años a realizar la conscripción para brindar su ayuda a las fuerzas militares. Fue allí cuando a Hugo lo enviaron a realizar la colimba a Junín de los Andes en la Provincia de Neuquén, a unos 1300 kilómetros de donde se encontraba. Al momento de la vuelta a Neuquén, le notificaron sin explicación alguna que debía trasladarse a la ciudad de Río Gallegos en la provincia de Santa Cruz a unos 2200 kilómetros pero con una gran diferencia, estaba vez los militares a cargo del traslado de los jóvenes lo enviaron sin documentos de identidad, lo cual era muy peligroso ya que en ese entonces se conocían rumores de que el andar indocumentado era un gran riesgo de ir preso, y si eso ocurría, existían las posibilidades de convertirse en un desaparecido sin que nadie supiese de su paradero.

Fue allí cuando Hugo y Marta sospechan que algo extraño estaba sucediendo, una vez situado en Río Gallegos comienza la dura odisea por la que tiene que atravesar.

San Antonio de Justino desde 1961

Jorge Pedalino

Un almacén típico de pueblo, con sus estantes de madera y una puerta despintada que delata sus años, no sabe el prometedor futuro que una familia le dará. Justino, o Don Pedalino como lo llamaban sus vecinos, un padre de familia, era el dueño de San Antonio de Justino Pedalino un almacén que abrió sus puertas en el año 1961 en honor a su anterior dueño y su esposa Doña Estela. Popular por la atención de sus propios dueños y la venta de enormes barriles de vino, San Antonio comienza a resultar chico frente a los sueños de Justino, quien piensa que es necesario darles mejor servicio a sus queridos vecinos y progresar con su esposa Margarita e hijos. En 1970 cae el viejo almacén y los Pedalino se aventuran con un gran supermercado. Este será el lugar donde los hijos fundaran sus familias y forjaran con esfuerzo y trabajo su historia y la de todo un pueblo.

Todo va a estar bien

Liz Medina Panta

En un instante todo se volvió silencioso y de repente él apareció en otro mundo, un mundo que algunas almas visitan al desprenderse de un cuerpo herido; almas que por alguna extraña razón flotan en la oscuridad y son atraídas por una luz, una luz que no ilumina el sendero pero que brilla y que es la entrada a lo desconocido, a otro mundo superior sin descripción alguna. Es tanta la curiosidad de las almas por descubrir la luz, pero su desplazamiento hacia ella es tan lento, algunas la llegan a alcanzar y otras no porque se dan cuenta que les falta por cumplir muchas cosas entonces misteriosamente el cuerpo de esas almas reacciona y su trance se detiene y velozmente se alejan de la luz y retornan a su posada accidentada.

El espíritu de Carlos estuvo ahí y fue la conmovida voz de su amada la que hizo regresarlo a la vida.

El dulce de la victoria. La pequeña travesura de una pequeña inconformista

Carolina Rodríguez

Esta historia trata de cómo una niña de tan sólo diez años, prueba desobedecer por primera vez a su padre, su autoridad mayor, por voluntad propia. Cómo vive una aventura para realizar una travesura en la que ella, a su corta edad, creía fielmente que era justa y cómo, por primera vez y de forma independiente, aprende su primera lección y afronta los errores de la misma forma que los adultos. La vida nos obliga a soportar las malas elecciones, las malas acciones y todo lo que dichos errores conllevan, haciéndonos pagar precios a veces justos y otras, no tanto. Lo que se narra será, la primera decisión equívoca de una niña y el aprendizaje que de ello saca a “escondidas” de su familia. Toda una historia que, si bien a todo el mundo le ha pasado a lo largo de su vida, no todo el mundo recuerda; y que personalmente, simboliza un paso muy importante hacia el camino de la vida, y de lo que es vivir y aprender. Donde con esta historia, el lector puede sentirse identificado, e incluso intentar recordar, la primera vez que se hizo cargo, la primera vez que rompió las normas, la primera vez que afrontó los problemas solo y la primera vez que lo logró y sin darse cuenta, lo consiguió.

Una historia de mi familia

Samantha Seminario Salomon

Miguel, un niño de 10 años, era un chico travieso y juguetón, le gustaba mucho jugar a la pelota con sus amigos del barrio, disfrutaba de las tardes en el parque con todos los chicos que vivían cerca de su casa y se divertían mucho. Con este grupo de amigos, compartía muchas aventuras día a día y a Miguel le encantaba escribir todas las historias que vivía en un cuaderno que su mamá le había regalado. Él iba a un colegio cerca de su casa, el grupo de amigos era grande pero tenía dos muy buenos amigos, Peter y Alberto. Los tres eran muy traviesos, les encantaba jugar y hacer lo prohibido, lo que les decían que no podían hacer, eso querían hacer, les gustaba estar en riesgo siempre, por eso el director del colegio siempre llamaba a sus padres y, el más perjudicado era Miguel. La mamá de Miguel era una señora muy estricta, le gustaba que todos sus hijos sean estudiosos, educados y que no hagan travesuras, ella vivía con la angustia de con que travesura le saldría Miguel.

Una historia de mi familia

Barbara Mailén Picoy Ferreiro

Esta historia se trata de hermandad y de amor a pesar de la muerte.

Rondando los años cincuenta, en una estancia de la provincia de Corrientes, catorce hermanos ayudaban con las tareas domésticas y del campo. La estancia contaba con algunos animales de campo que servían para solventar la economía de la familia, una casa grande donde entre camas y sillones podían dormir los hermanos. Los días eran rutinarios y muy tranquilos, los varones debían ayudar con las entregas en el pueblo y trataban con los animales más grandes, por otro lado, las mujeres debían hacer las tareas de la casa y alimentar al resto de los animales. Entre los hermanos se encontraban Mercedes y Griselda, ambas tenían una hermosa relación a pesar de la diferencia de edad. Mercedes tenía veinticuatro años, estaba casada con Luis, y vivía en la casa vecina a la estancia de sus padres; Griselda tenía siete años y vivía en la estancia con el resto de su familia. Mercedes solía cuidar a Griselda durante el día, ayudaban con las tareas de la estancia y en sus momentos libres daban algún paseo por el pueblo juntas.

La menor admiraba a Mercedes, ella era hermosa, sensual y divertida; y Mercedes amaba a la pequeña, su amistad era única, entre los hermanos no había relación como la de ellas, tan unidas. Mercedes, como todas las mujeres de la época, realizaba tareas domésticas en su casa, mientras su marido trabajaba en el pueblo. La casa era simple, con un suave estilo de campo, pequeña, con muebles en madera, y una estufa a leña para pasar los inviernos.

El abuelo

Laura Mejía

En un pueblo, cerca de la ciudad de Bogotá en la década de los años 60, vivía Horacio Duque, un campesino de 26 años que se dedicaba a arreglar Rocolas de las cantinas, salas de tejo, billares del pueblo.

En una visita a la sala de tejo más popular del pueblo, mientras le hacía mantenimiento al artefacto, divisó a lo lejos un pequeño grupo de jóvenes que por medio de las pistas de música reproducidas, cantaban en una pequeña tarima de la sala para entretener al público. Entre ellos estaba Edith, una joven campesina que vivía en la zona, Horacio se sintió atraído por ella y decidió fingir que la máquina necesitaba un arreglo exhaustivo para que funcionara, teniendo que hacer varias visitas al establecimiento para traer las piezas nuevas. Gracias a esta demora logra presentarse con Edith, sin embargo el dueño del establecimiento decide llamar a otro técnico ya que Horacio se ha demorado en el trabajo, el técnico nuevo le menciona que no tiene ninguna falla y el dueño colérico le prohíbe a Horacio la entrada al lugar. El desea seguir conociendo a Edith pero ante este obstáculo, toma la decisión de colarse en el lugar para verla .Esta historia es elegida porque demuestra que a pesar de los obstáculos que puede haber en la vida, si se desea un objetivo se puede conseguir esforzándose.

Miss Gym: historia de una abuela, contada por su nieto

Andrés Pablo Saud

El personaje elegido puede ser quienquiera, encaja perfectamente en cualquier descripción física, pero tiene un atributo que lo hace único. Es abuela, es madre, es mujer y es líder.

No sabemos con exactitud la edad de esta abuela, ya que es su secreto mejor guardado, pero sabemos que a Lia Rosalinda Varela, le gusta que la llamen Kouka –por una modelo famosa cuando ella era chica– y si usan su nombre real, absténganse de ponerle el apellido de casada, porque como dice ella, es mujer y es libre, no es de nadie (aunque lleve casada con el mismo hombre más de 50 años). Ella es especial, a simple vista, es una mujer coqueta, vestida siempre con ropa de buena calidad, combinando cada color y sin olvidarse nunca del make up, pero en profundidad es mucho más que eso.

Compañera de juegos, de viajes, de compras, de momentos buenos y malos, este es su homenaje, homenaje a una abuela, ganadora del premio Miss Gym por sus habilidades deportivas, tanto en resistencia física como en elongación, varias veces. Dicen que detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer... esta introspectiva no es la excepción a la regla.

Lo que no te mata te fortalece

Fernanda Gómez Velárdez

En la actualidad, el común de las personas, ante la presencia de un obstáculo rápidamente baja los brazos, le teme al fracaso y a cometer errores.

Frente al dolor por una pérdida se dejan vencer, cuando lo acertado sería aprender a levantarse después de los golpes de la vida o de los tropiezos que tenemos como seres humanos, para seguir avanzando.

Este trabajo nos cuenta la vida de Nelly Ángeles Macohon, actualmente es una mujer de 80 años. Ella nació el 17 de julio de 1933 en Huinca Renancó localidad del departamento General Roca, en la provincia de Córdoba, dentro de una familia muy unida y sencilla. Contar su historia es dar a conocer una familia, pero lo más importante a una persona admirable, a alguien que es un ejemplo a seguir por su perseverancia y voluntad de avanzar a pesar de los grandes obstáculos que le puso la vida. Es una mujer luchadora que estudió en la universidad y se recibió de periodista a los 76 años, demostrando que nunca es tarde para cumplir un sueño. Incluso el día de hoy nos muestra su fortaleza, después de haber perdido a su única hija, luchando por seguir adelante y estar bien para sus nietas y su yerno.

Una historia de mi familia

Jonathan Mullins

La historia de la familia a veces es más larga de lo que pensamos y nunca realmente se deja de conocer quiénes son esos antepasados que vienen hasta hoy y que nos hicieron ser parte de la historia del mundo, de un país, de una ciudad, de una familia. Este trabajo nos llevará a conocer cosas que tal vez no hemos tenido tiempo para estudiar, investigar o saber de nosotros mismos, porque de ese legado es el porque estamos aquí. Después de varios días pensando acerca de mí familia y buscar un miembro que realmente tenga una larga trascendencia y que su huella haya quedado marcada de una manera fuerte y permanente, tendré el placer de buscar acerca de mi abuelo paterno: Vincent Mullins. Su historia no comienza en Costa Rica, da inicio por lados europeos, específicamente en Irlanda de donde sus padres eran residentes.

Será una larga y hermosa experiencia llegar a profundizar mas allá de lo que uno ve o escucha acerca de la familia.

Mi abuelo Salomón, el hombre que no conocí

Gelliseth Karica

Salomón Bardayán fue un judío nacido en 1911, quién se mudó a los 14 años de edad, completamente solo, a Panamá para superarse a sí mismo. Sobrevivió con trabajos de compra y venta y, poco a poco, fue creando una vida estable.

Después de tener un poco de dinero, durante la guerra, mandó a buscar a sus hermanos y padres a Jerusalén y los salvó, tal vez, de una muerte segura. Toda su familia se estableció en el país y crearon una vida mucho más segura y estable, donde pudieron casarse, tener hijos y vivir una vida feliz. Salomón fue un hombre ejemplar, un hombre que no se rindió y se superó en todos los sentidos. Un hombre como él, siempre debe ser recordado ya que muchas personas al tener un obstáculo, por más pequeño que sea, se rinden y piensan que no hay manera de seguir adelante. Este hombre se mudó de continente completamente solo, con apenas 14 años, se mudó a un país totalmente desconocido para él, a miles de kilómetros de distancia de su familia, y todo para mejorar su calidad de vida y la de sus seres queridos. Lo logró y es importante recalcar que sin él, la vida de sus padres y hermanos hubiesen terminado completamente diferente.

Mis abuelos

Daysi Villamarin

Esta historia trata de una pareja de novios. Quienes estaban enamorados perdidamente, Alejandra Beltrán, era una joven de 16 años de edad que nació en Ecuador en la provincia de Pichincha.

En aquellos tiempos la cultura y la sociedad era muy rígida, de la que Alejandra fue víctima. Pertenecía a una familia muy poderosa para la época, en los que no predominaban los sentimientos de las personas, sino únicamente el poder económico, lo que llevó a los padres de la joven a arreglar un matrimonio el cual sería consolidado el día en que Alejandra cumpliera su mayoría de edad y así sus padres llegarían a tener más poder y muchas propiedades. Lo que no consideraron es que ella ya estaba enamorada de un joven llamado Andrés, quien no era de la misma clase social. Luego de dos años llegó el día que cumpliera la mayoría de edad, donde esta pareja de jóvenes enamorados la única solución que encontraron fue escapar muy lejos donde nadie los encontrara y así conciliar su amor.

Con idas y vueltas los objetivos se logran

Anaclara Ghiglione

Juan Manuel Ghiglione (mi papá). Su historia comienza el 3 de noviembre del año 1964, cuando Raquel Nelly Sandoni y Heraldo Ghiglione lo tienen en sus brazos por primera vez luego de una espera de 9 meses. Juan nació en un pequeño pueblo al sur de Córdoba, llamado Villa Huidobro, en ese entonces con tan solo 4000 habitantes.

Desde muy pequeño podía notarse su interés por realizar actividades nuevas y ayudar a su padre en el hobbie que éste tenía relacionado con la mecánica y el armado de bicicletas. Su niñez fue muy feliz, a pesar de ser hijo único (lo que cambiaría a los 10 años con la llegada de su primer y único hermano, Carlos Ghiglione), ya que pasaba sus tardes con sus primos o explorando nuevas aventuras. Su madre era maestra en su colegio, por lo que, de alguna manera, estaba presionado a ser un buen alumno, y así fue. La única vez que se llevó una materia fue debido a que la profesora de música y Nelly no tenían buena relación y solo por eso hizo que Juan recursara la materia.

Cuando tenía 13 años conoció a quién sería su mujer en un futuro, Marcela Robidú, gracias al hermano de ella, quien era su íntimo amigo. Luego de 5 años de charlas y salidas concretaron su amorío y se pusieron oficialmente de novios. Una vez allí instalados, Marcela queda embarazada de su primera hija Paula, por lo que Juan busca trabajo y lo consigue fácilmente en una empresa de viajes, mientras conjuntamente estudiaba aviación, por simple pasión por los aviones.

La vida de mi padre

María José Jaca Cortejarena

Oriundo de la ciudad de La Plata, proveniente de una familia de clase media, con padres platenses, Martín Fernando Jaca Cortejarena y Zulema Telma Isarraude y dos hermanas, una de ellas su melliza. Sin estudios universitarios, ha sido padre de tres hijas mujeres y un varón, junto con su esposa Liliana.

Persona de carácter tranquilo, poco hablador, educado. Con una adolescencia de muchas vivencias a partir de la muerte temprana de su padre, haciéndose cargo de todo como el único hombre de la familia, con tan solo 16 años y más tarde la colimba. Tal vez por estas cosas de la vida, su forma de ser.

Esta historia fue elegida, porque es interesante enriquecerse con la historia de un padre, ya que todo lo que había vivido es admirable y me es gratificante poder contar en este espacio su historia.

Viaje al nuevo mundo

Karin Ficker

Esta historia relata la vida de dos noruegos que por el año 1927 habían arribado a la Argentina. A pesar de ser del mismo país, ambos se desconocían hasta haber llegado al nuevo mundo. Al poco tiempo se conocieron, se enamoraron y, llenos de esperanzas e ilusiones, decidieron casarse; formar una familia y empezar a escribir su propia historia. Esta historia ha sido elegida por su ejemplo de vida. A pesar de estar tan lejos de sus familias, su espíritu de lucha por conseguir sus sueños era lo suficientemente fuerte como para crear nuevos lazos en un país distante que los esperanzaba y ayudaba en sus nuevos desafíos.

Primeros pasos como médico cardiólogo

Agustina Menéndez

Luego de haber recibido su título como médico cardiólogo en la Universidad Nacional de Rosario, Carlos se instala en Arroyo Dulce, un pueblito situado en la provincia de Buenos Aires.

Al instalarse en el pueblo, no contaba con todos los elementos necesarios que serían útiles para distintas pruebas y controles cardiológicos, debido a que estaba empezando de cero, no solo como médico en el pueblo sino con un cambio de vida, dejar de lado la vida como estudiante y comenzar a ser todo un profesional. Un día en su consultorio se presenta un paciente con dolor de pecho al abrir la tranquera de su campo, lo cual conlleva a Carlos a hacerle los estudios pertinentes, se le realiza un electrocardiograma y da normal, había que hacerle un estudio de fuerza, que se realizó con elementos precarios, subiendo y bajando dos escalones. La prueba era correcta el diagnóstico que presentaba el paciente era mala irrigación del músculo cardíaco, por lo que Carlos recomienda una angioplastía. Ante este planteo el paciente decide ir a Buenos Aires a un médico reconocido que le diagnostica una hernia de hiatos. Al poco tiempo la familia se vuelve a acercar al médico de su pueblo y le comunican que el paciente había muerto de un paro cardiorrespiratorio abriendo la tranquera; lo que indicaba que el diagnostico era el correcto, pero ya era tarde. Elegí esta historia porque es referente de la persona que es mi abuelo, una persona trabajadora que se esfuerza por sus objetivos y deja ver su gran humildad ya que a pesar de su seguridad del diagnóstico, le dio credibilidad a los de mayor trayectoria.

Secuestro a la familia Rodríguez, tíos y primos

Carlos A. Rodríguez

El pasado 26 de julio del 2001 en la ciudad de Neiva - Colombia, la familia Rodríguez fue sorprendida en horas de la madrugada por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), la guerrilla, quien disfrazada de policía de la ciudad de Neiva accedieron al edificio llevándose consigo a más de 15 personas, todos pertenecían a la misma familia. Al pasar de unos días unos fueron liberados, entre esos Carmenza Briñez, Andrés Felipe Rodríguez y Anibal Rodríguez, lastimosamente Anibal Rodríguez y Nathalia Rodríguez quedaron en cautiverio junto a las otras personas. Después de tres años Anibal Rodríguez y Nathalia Rodríguez fueron liberados, y con el pasar del tiempo las FARC fueron liberando a las demás personas, algunos por rescate familiar y otros por tratado de paz con el gobierno. Elegí esta historia porque fue un episodio que ha marcado a toda una familia, y quisiera poder compartirla.

Empezando desde cero

María Paz Garavito Ubillus

Esta historia es acerca de Luis Ubillus, una persona admirable.

Hoy en día tiene una empresa grande de cines muy reconocida en el Perú: “UVK Multicines”. Lo que se va a relatar en esta historia es cómo llegó a tener esta gran empresa y este gran éxito en el transcurso de los años, ya que este señor empezó con el negocio sin saber cómo iba a terminar.

Durante todo este tiempo hubieron muchas anécdotas, Luis Ubillus empezó llevando películas novedosas de Europa al Perú, negocio en el que le fue muy bien y lo llevó a luego tener el alquiler de unos cines pequeños y así poco a poco decidió expandirse y reunirse con algunos socios para llegar a tener una empresa exitosa. A pesar del gran éxito que tuvo el Sr. Ubillus también hubieron muchos sucesos que fueron como obstáculos para él, los que finalmente pudo enfrentar llegando a lo que es hoy en día. Esta historia fue elegida ya que demuestra a lo que te lleva el esfuerzo y la dedicación, es una buena manera de demostrar que cuando uno tiene una meta, ésta se puede lograr a pesar de todas las cosas que pueden pasar en el medio.

Del cielo al corazón

Cecilia Santangelo

Patricio comenzó una vida sacerdotal a los 25 años. A lo largo de su carrera, que fueron 21 años, pasó por tres parroquias en las que hizo trabajos importantes con enfermos y con chicos.

Entre otras cosas fundó una organización que se dedicaba al trabajo con menores en la modalidad de hogares, que aún hoy brinda servicio a una cantidad importante de niños que los jueces derivan a la institución por falta del marco adecuado en sus familias. Esta fundación fue creada en 1993 y Patricio trabajó allí hasta el 2010. Los trabajos en las distintas parroquias fueron intensos y durante el día él estaba muy ocupado, distraído de la vida. Pero la soledad que sentía, ya había comenzado a cobrar forma de mujer, en forma silenciosa, pero cada vez más. Así fue que su situación terminó exigiendo una respuesta adulta a un problema fundamental: qué lugar ocupaba la mujer y que espacio estaba dispuesto a darle. Tener que tomar la decisión que iba a cambiarle el rumbo a su vida, sino también, enfrentar a una sociedad y sus prejuicios. Esa sociedad era su propia familia, sus allegados y los propios colaboradores de la institución. La decisión que Patricio estaba tomando, iba a modificar todo lo que él venía construyendo.

No es que no le importase todo aquello, sino que por primera vez estaba pensando en él mismo y la felicidad que podría brindarle formar una familia, el nicho del amor y la paz interior.

La vida de un hombre que no se deja vencer por el tiempo. Del Agua Panela al Skype

Lina Vélez González

Horacio es un hombre que durante la mayor parte de su vida, se levantó con el sonido del campo y se durmió con la puesta del sol. Con 13 hermanos, y siendo uno de los mayores, le tocó trabajar desde pequeño. Su fascinación siempre fueron las minas de oro. Sigue diciendo, después de noventa años, que si alguien esta dispuesto a llevarlo en helicóptero hasta lo alto de las montañas Antioqueñas, él volvería. Todo lo aprendido a lo largo de su vida en las fincas cafeteras y ganaderas de su padre, y en las exploraciones en busca de oro, lo llevaron a tener una visión humilde y digna entre el trabajo del campesino y el negocio oscuro de la minería. Hoy en día Horacio es un hombre que, a pesar de haber perdido a su esposa, no se ha dejado vencer por la soledad. Es un hombre que no se deja vencer por el avance incontrolado de la tecnología y del tiempo agitado en el que vivimos hoy. A pesar de tener a sus hijos y nietos en varios rincones del mundo, se levanta todos los días a las 8.00 de la mañana y con una Agua Panela en la mano prende la computadora para hablar por Skype con sus seres queridos.

(Ver trabajo completo en p. 75)


Docente: Dardo Dozo fue publicado de la página 19 a página26 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº57

ver detalle e índice del libro