1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII >
  4. De estudiante a profesional: Como insertarse en el mundo laboral.

De estudiante a profesional: Como insertarse en el mundo laboral.

Mercado, Emilia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

ISSN: 1668-1673

XXII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XV, Vol. 23, Agosto 2014, Buenos Aires, Argentina | 219 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Esta publicación habla de cómo los jóvenes profesionales nos vemos envueltos en las dudas propias que surgen al salir a cumplir con nuestra profesión. De cómo dejar de trabajar en grupo en la universidad, a trabajar en equipo en un estudio. Cuál es el camino para mantener vivo el espíritu creativo, y cómo transferir esto, una vez ya recibidos, a los alumnos. 

Palabras clave: mercado laboral - trabajo en equipo - jóvenes profesionales. 

Los jóvenes profesionales que contamos con el diseñocomo rama principal en nuestra carrera, al recibirnos y comenzar a ejercer nuestra profesión, nos encontramos con un gran dilema: “¿Y Ahora? ¿Qué hago?”. El miedo a perder el espíritu creativo con el que recorrimos la carrera, es una constante diaria. Atrás quedaron las noches de desvelo, y las presentaciones en grupo. Encontramos lejano los días en que de nuestras mentes salían las ideas más ingeniosas (o no) y nos hallamos con el desafío primero: el de pararnos frente a nuestro primer cliente y tener que dar respuesta a su encargo. Mi primer comitente, fue Liliana, una profesora de La Rioja que debía ampliar su hogar. Que sea amiga de una tía, facilitó mucho las cosas, por lo que suelta pude conversar sobre lo que necesitaba. Preparé una propuesta general, la más funcional, técnica y económicamente factible de llevar a cabo, y de ahí cuatro alternativas a esa, teniendo en cuenta las premisas que habíamos hablado. Al sentarme por primera vez ante el papel, cuando surgió esa posibilidad laboral, apelé a los rituales que tenía cuando era estudiante. Me sirvió, porque aún, una parte de mi seguía siendo una aprendiz. Finalmente, la ampliación de Lili se dio, y quedó muy satisfecha con todo. Diferente fue, comenzar a tratar con otro tipo de clientes, del tipo comercial. Allí comprendí como es necesario trabajar con otras personas. El trabajo en equipo en un estudio, es una experiencia que todos los diseñadores - en mi caso siendo arquitecta - debemos probar. Como transferir toda la teoría aprendida a la práctica, y como ejecutar, y finalizar una idea, es algo cotidiano, y si en un principio resultaba un desafío, con el paso del tiempo termina siendo fácilmente rutinario. A esa rutina, hay que sostenerla siempre, con lo lúdico que tiene el diseño, las idas y las vueltas. Rever un boceto que habíamos descartado, reconsiderarlo, y volver a hacerlo renacer, cual Ave Fénix. De aquellos papeles menos pensados, pueden salir las mejores ideas. Una parte importante, es ir conjugando al mismo tiempo, diseñotecnología- costo, otro desafío que nuestro comitente siempre lo tendrá presente y que nos lo hará notar a la hora de presentar las primeras ideas. No tener miedo a ello es lo principal. Ahí es donde el trabajo interdisciplinario aporta lo suyo para lograr el resultado deseado. Es por ello, que desde el aula, es importante incentivar a este tipo de trabajo, ya que en la vida profesional, jamás nos encontramos solos en nuestra labor diaria. Como estudiantes, siempre sentimos que con recibirnos, ya llegamos, y al recibirnos, nos damos cuenta que nada termina siendo suficiente. El traspaso de responsabilidad que asumimos al llevar nuestra profesión por la vida, dejando atrás los años de estudiante, es una asignatura que no siempre los profesores suelen dar. Se nos exige dar lo mejor, pero ¿Cómo? ¿De qué manera? Y la mejor manera, es no perder el eje, tratando de que una parte nuestra, viva siempre dispuesta a recibir información, a investigar y a estar atenta a lo que el mundo nos ofrece. Mi experiencia personal fue siempre, salvando el caso de Liliana, trabajo en equipo. En estudio de diseño retail, o constructoras, pero siempre acompañada de colegas, e incluso con personas que tienen otras profesiones, pero que tienen que ver con el diseño. Jamás perdí el espíritu adolescente de querer crear y proponer. Así sea una butaca, un cielorraso o una modificación a un departamento, la pasión debía ser el motor, siempre. Y esa pasión, la que estimula el espíritu creativo, aún no es materia en ninguna Universidad. Simplemente hay que saberla sacar dentro de uno, o bien, en caso de estar frente a un curso, motivar, y estimular al alumnado para que lo descubra. Una vez que se encontró esto, el resto, debiera de resultar muy fácil. Hay veces que las propuestas salen redondas, y otras, no. Ahí es donde no hay que flaquear, y volver a revisar el proceso creativo y preguntarnos

¿En qué me equivoqué? ¿Cómo lo resuelvo?

Considero que la mejor forma de llevar adelante nuestros primeros pasos como jóvenes profesionales, es hacernos nuestro el camino del diseño, teniendo en cuenta, como decía Paul Rand: “Todo es diseño, ¡Todo!” y que sobre esa base, lograremos materializar lo que nos propongamos.

Pensarlo, creerlo y crearlo, y repetirlo como un mantra, para hacernos propias las ideas, y concretarlas. Nada más hermoso, que ver realizado, un espacio que alguna vez tuvo una escala cincuenta veces menor a la real, y poder recorrerla, sabiendo que cada espacio, salió de nuestra cabeza.

Desde el aula, se deberá proponer la transferencia ideadiseño- materialización en un proceso donde la relación docente y alumno se solidifique con el transcurrir del cuatrimestre con una base fundada en la atención y sobre todo en la calidad del tiempo que se le dedique al alumno. A cambio se debe exigir lo mismo, para lograr un proyecto final enmarcado en los contenidos que se dictaron en el tiempo.

Nunca dejamos de ser estudiantes, porque aún ya recibidos, seguimos aprendiendo, del ambiente que nos rodea, de colegas, de ex profesores, y hasta de los mismos alumnos.

Abstract: This publication discusses how young professionalsare engaged in self-doubt that come to go meet our profession, about how to stop working in a group in college, to work together in a studio. What is the way to keep alive the creative spirit, and how to transfer it once already received students.

Keywords: labor market - young professionals - team work.

Resumo: Esta publicação aborda de como os jovens profissionais nos vemos envolvidos nas dúvidas próprias que surgem ao sair a cumprir com nossa profissão. De como deixar de trabalhar em grupo na universidade, a trabalhar em equipe em um estudo. Qual é o caminho para manter vivo o espírito criativo, e como transferir isto, uma vez já recebidos, aos alunos.

Palavras Chave: mercado de trabalho - trabalho em equipe - jovens profissionais.

(*) Emilia Mercado: Arquitecta (Universidad Nacional de La Rioja)


De estudiante a profesional: Como insertarse en el mundo laboral. fue publicado de la página 107 a página108 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIII

ver detalle e índice del libro