1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº17 >
  4. El proceso: transformación del espacio y los objetos en la vivienda del siglo XX

El proceso: transformación del espacio y los objetos en la vivienda del siglo XX

Marín González, Alejandra

Actas de Diseño Nº17

Actas de Diseño Nº17

ISSN: 1850-2032

IX Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” V Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Comunicaciones Académicas

Año IX, Vol. 17, Julio 2014, Buenos Aires, Argentina | 256 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Hablar de la transformación como un sistema de relaciones ofrece una forma de dar respuesta a interrogantes que plantean, ¿Qué factores originan el cambio y como interaccionan a través del tiempo en los objetos y el espacio de la vivienda? Refiriendo al entorno con el objeto, al individuo con el entorno y al individuo con el objeto. Se planteó esta aportación en torno al “Proceso de Transformación entre el diseño del espacio y los objetos en la vivienda”, donde están relacionados estos objetos de estudio y ofrecen una prospectiva que se suma a la constitución de la antropología del diseño. Esta lectura de los sistemas en evolución, comprenden la identidad del individuo como parte fundamental del proceso, así también la temporalidad del estudio se establece como un factor de la emergencia en el proceso para deducir los motivos de la transformación, entonces la disposición de la ciudad es un patrón del sistema emergente, que aprende de manera inconsciente y es capaz de reconocer y responder al cambio. Por ello este estudio comprende la vivienda residencial de la ciudad de Monterrey, estableciendo un periodo de 1975 al 2000. El propósito de los hallazgos, es incluir esta teoría como parte de la constitución de la antropología del diseño centrada en la conciencia sobre el individuo como centro del universo y eje integrador de la naturaleza de su existencia. Los criterios que preceden este proceso demuestran la no existencia de una argumentación como tal que nos brinde la interpretación del fenómeno estudiado, así también el proceso establece un argumento que justifica la interdisciplinaridad1 entre el diseño arquitectónico y el diseño industrial.

Para dar respuesta a la construcción de una argumentación sobre el proceso de transformación se centro en tres etapas de desarrollo analizadas en la ciudad de Monterrey: “De 1975 a 1982, en un régimen nacionalista”, que recupera lo relativo a nuestras raíces prehispánicas, la gran plaza o mejor conocida como macro plaza, construida y terminada a mediados de los 80 una semejanza con la arquitectura prehispánica. “De 1982 a 1990 se caracteriza por las corrientes internacionales”, la influencia de la globalización, donde lo nacional se hace internacional y lo internacional adopta rasgos de lo regional, como ejemplo el Palacio Municipal de Monterrey. (Aunque construido tiempo antes en 1974 e inaugurado 1976 fue el primero en México en utilizar prefabricados de concreto reconocido ante la arquitectura contemporánea del siglo XX).

“De 1990 al 2000 donde ya se perfila claramente en la sociedad un manifiesto de postmodernidad global”2. Donde el espacio se vuelve un nodo de información, que se transforma y crece, los objetos multifuncionales llegan a ser el crepúsculo de la postmodernidad como ejemplo el Museo de Historia Mexicana.

El sustento del discurso involucra los conceptos, por ello se explican como referencia al proceso: La sociedad comprende la referencia familiar como un conjunto de factores por los cuales los individuos y la cultura juegan un papel indeterminado de combinaciones,  y ofrece como resultado productos sociales, creando una dinámica que impulsa al individuo a su adaptación firme en la actualización y aceptación circunstancial.

La funcionalidad del entorno, como un producto social, involucra un nuevo término el “contextualismo funcional” 3, que forma parte de la formación social del individuo.

Cabe señalar que los usuarios exponen el valor que tienen los accesos de luz y vistas en el diseño del espacio y este influye en la apreciación y utilidad del mismo. El nivel socioeconómico distingue la clase social, basada en dos aspectos: la educación y el nivel ocupacional, donde el poder de adquisición elevado es la razón que reúne las características para el estudio, tales como: tener la posibilidad de diseñar su espacio habitable en base a sus gustos y preferencias, tener la posibilidad de viajar, practicar alguna afición o deporte, participar en actividades que generan necesidades y espacios específicos.

La influencia cultural donde los individuos son parte del proceso de socialización y configuran el éxito de la transmisión de la cultura en la sociedad, la comunicación masiva establece una relevancia por la influencia en el comportamiento del individuo, y crear una acción socializadora.

En el concepto individuo la influencia de conducta depende de la información, de las acciones de la sociedad en las que vive y emite hacia él, considera factores como las influencias culturales que adquieren un valor transformador que moldea la personalidad del individuo. Los Imaginarios sociales se involucran en el caso de la percepción y las expectativas de uso en el espacio y los objetos, donde existen de manera no consiente colectiva como una necesidad y las aficiones especificas son el resultado de prácticas sociales de los individuos que conforman el sector social estudiado, en donde existen prácticas que demandan un serie de espacios y objetos que se consideran como parte de su estructura interna social, y se establecen como necesidades traducidas en espacio y objetos de uso.

En el espacio su conformación tiene que ver con el ciudadano que se caracteriza por estar orgulloso de su espíritu laborioso y emprendedor, que de manera inquebrantable se ha forjado a través del trabajo y que enaltece su espíritu, que explica la razón de ser de los edificios en relación al sitio y su gente, a lo relativo, materializando experiencias, siendo que de ello nace la forma de la arquitectura regional del noreste.

En lo público y lo privado la percepción de los individuos promueve al usar de manera cotidiana el espacio, crea una jerarquía y de este modo se establece la diferenciación entre el espacio público y privado, los factores que intervienen, son la delimitación de fronteras, pertenencia  y organización de objetos. Que depende de él individuo cómo se interpreta a sí mismo dentro de su espacio social en convivencia, y es como establece sus gustos y preferencias por determinado tipo de objetos, y actividades dentro de su vivienda.

La cultura ergonómica que influye tanto en los objetos de uso como en los espacios habitables, en toda corografía de la ocupación es esencial tener los estándares y necesidades más precisas de los usuarios, concluir en ésta parte de lo significativo que es el análisis de dichas dimensiones para hacer buen uso del espacio y dar soluciones cada vez más adecuadas del mismo, orientadas al confort y hacer consiente al usuario del uso de los objetos y el espacio requerido para su dimensión.

En consideración de los objetos la tecnología de los materiales en este caso la generación de nuevas condiciones de transformar los materiales y crear productos, determina y modifica las raíces de la cultura de una sociedad, creando una nueva cultura global del objeto y aprovechando las diferencias para difundir sus usos. Es preciso que se entienda que la labor principal de la tecnología de materiales es elaborar productos necesarios para la sociedad, prefiriendo el material y el procedimiento adecuado de su transformación.

La estética y la ética que dentro de la socio estética y a través de la exploración de actividades expresadas en lo material de la vida cotidiana, proceso denominado intercambio estético, donde existe una sustitución y continuidad en las relaciones que el sujeto establece consigo, con otros y su entorno, involucrando identidades individuales y grupales en su valoración. Y esta ética estudia los actos humanos o costumbres y por este proceso interpretamos elementos que van conformando el cambio de la sociedad en base a las manifestaciones del individuo en el mundo que lo rodea. Aquí se involucran los valores del individuo, prospectiva en sociedad y por lo tanto de los objetos y el espacio.

Estos aspectos en general estimados como manifestaciones que repercuten en la influencia de la familia, la desigualdad social, el aspecto económico y la integración productiva, elementos que influyen de manera conformadora en el individuo, siendo participe de los productos sociales tales como: estrategias de conocimiento, formación social y matrices sociales, los cuales vinculan la participación del individuo en este mundo de consumo donde ubicamos los objetos cotidianos así también el espacio habitado. Lo simbólico puede ir definiendo una representación social materializada, convertida en acciones y en una práctica social como: el vestido, el alimento, la vivienda, los objetos, la organización del espacio. Así mismo la cultura representa la acción de elaborar de manera simbólica la naturaleza exterior e interior de la especie humana, y por ello estas apreciaciones se centran en la vivienda y en los objetos.

Todos ellos, conceptos ligados a las condiciones históricas, e ideológicas que definen los valores que encierran cuatro funciones básicas en base a lo establecido por M. Gimenez (2005) y son: “la cognitiva (esquema de percepción), identificadora (identidad social), orientación (guías de comportamiento), y justificadora (permite legitimar)”4. Mencionar lo que comenta el filosofo francés Edgar Morín sobre el conocimiento: “Es necesario un paradigma de complejidad que a la vez separe y asocie, que conciba los niveles de emergencia de la realidad sin reducirlos a las unidades elementales”5. Y sobre el método fenomenológico Bochenski, 1969 comenta:” esencialmente consiste en una visión intelectual del objeto basándose en una intuición”6, que fundamenta la necesidad de explicar este acto transformador en el diseño del espacio y los objetos en la vivienda y los principios integradores para su entendimiento.

Referentes del proceso

Reconocer las dimensiones analíticas antes mencionadas extrayendo los conceptos que luego formaron sus relaciones, dieron sentido a la naturaleza del proceso como es el de transformación. En el diseño del espacio convendrá existir una relación directa entre el arquitecto y el diseñador de objetos para que reconozcan de manera conjunta y en su totalidad los requerimientos de las necesidades. El objeto evoluciona en razón del desarrollo de la tecnología lo cual implica educación sobre el uso de los mismos y la sociedad con las influencias externas culturales y de valores influyen y determinan las preferencias en los individuos, de este modo la ciudad establece una fisonomía que denota el dominio económico por el uso de objetos. 

Esquema de relación

Se explica gráficamente como el Individuo + Sociedad: como tendencia en el proceso la evolución constante en relación con su entorno, considerando todo lo que conlleva su participación social y sus implicaciones culturales.

Individuo Diseñador + Individuo Objeto: Responder a necesidades de la realidad y no de lo real y que esta demanda facilite la existencia de los objetos en general. Espacio + Objetos: Valor del espacio y de objetos en un contexto específico.

Principios del proceso

Tanto el individuo como el objeto material son inseparables desde el momento mismo en que el individuo primitivo utiliza y elabora herramientas de caza, suministra una solución a sus necesidades básicas. Los usuarios adoptan y manejan lo que deciden usar en base a necesidades cotidianas, estos aspectos se convierten en cosas, espacios de la vida diaria, logrando la transformación de casas en viviendas, espacios en lugares y cosas en pertenencias.

Reflexionar sobre el diseño como un proceso dinámico que se transforma y se adapta constantemente a los diversos momentos de la naturaleza del individuo y su contexto. Ofrece la proporción de facilitar, por medio del análisis, entender de los usuarios como brindan un significado a los objetos y al espacio en la vivienda, implicando el reconocimiento de una dinámica de cambio que añade características muy peculiares al proceso.

Los factores de relación en el recorrido cotidiano del espacio y el uso, es lo que define la forma del espacio y su dimensión, confrontar la cuestión de la forma del espacio es también entender las relaciones filosóficas, paradigmas científicos que con una continua evolución de la sociedad establece valores que solicitan el reconocimiento de marcos culturales y siempre se refiere a significados y a evolución.

Características de transformación

El espacio en los 70s en la Ciudad de Monterrey. Este tiempo se asocia a la postmodernidad que divorciada de  las formas clásicas y al mismo tiempo retomando parte de su contenido comunica al mundo cosas nuevas a través de la forma diferenciando cultura de masas y cultura de elite, las diferentes acciones de la combinación propusieron aproximaciones culturales locales y realismo empleando elementos de la arquitectura doméstica como pérgolas, celosías, cornisas y molduras.

Los objetos de la vivienda en los 70s en la ciudad de Monterrey. Se populariza lo intelectual y se hace accesible, regenerándose el uso del color, la textura y materiales, formando un lenguaje visual constituido por símbolos y metáforas que encierran la influencia del pasado, se desarrolla la informática aplicada y lanzan al mercado aparatos electrodomésticos, sumando la transformación del tamaño de los componentes por el lanzamiento del circuito integrado en los aparatos, el desarrollo de la fibra óptica se emplea en redes telefónicas y se desarrollan plásticos como el policarbonato, plásticos metal, etc. El espacio de la vivienda en los 80s en la ciudad de Monterrey. Aparecen las formas en acción donde el cambio lo muestra la suspensión de espacios públicos y decreciente valor de uso y aparece la permanencia de formas donde las cosas construidas son superiores a las personas y bajo esta postura se plantea el ir descubriendo el significado de cada objeto en cada cultura, posterior a ello surge el minimalismo comprendiendo lo esencial con una posición pasiva y dominio de lo técnico por medio de la repetición del ritmo geométrico, unidad y simplicidad. Los objetos en los años 80s en la ciudad de Monterrey. La informática domestica comienza su aplicación con la primera PC y se desarrolla el almacenamiento de datos digitales estos avances trajeron un desarrollo de la tecnología aplicada y surge el termino de aldea global con la revolución de los materiales, surgen grupos que defienden el significado del objeto más que su uso práctico, subrayando la importancia de la ergonomía y haciendo conciencia social dirigida a diseños relacionados con el medio ambiente y la ecología desarrollando productos reciclables. El espacio en la vivienda de los años 90s en la ciudad de Monterrey. Expresa la cultura del fragmento y muestra a la arquitectura la desmaterialización y el caos, esta articula partes aisladas formando una unidad así también apartando una posibilidad de cambio con formas caóticas de la naturaleza (teoría de fractales)7, finalmente la desmaterialización se hace presente por medio de luz, cristal y acero, espacio vacío y sólido, siendo que la ligereza, traslucidez y luminosidad creando un ambiente acogedor y en armonía con el usuario.

Los objetos en los años 90s. La ecología y la comunicación se vuelven factores relevantes y esto se suma a la iniciativa de utilizar fuentes alternativas de energía solar y eólica estableciendo principios en los objetos de obsolescencia planificada y susceptible al reciclaje o reparación.

Conclusiones. Aportación a la antropología

Considerando que lo diseñado siempre proviene de lo humano y ha ocupado a través del tiempo un significado y una forma de ver la vida, se entiende que entre el diseño del hábitat y el diseño de la organización tenemos el diseño industrial como campo de acción y concluimos en la influencia mutua entre elementos que forman la propuesta en el proceso y que se unen para dar sentido al diseño.

Las motivaciones de la trasformación se centran que en los sistemas, la evolución de los factores en el proceso de transformación origina una forma superior a su función y es cuando se convierten en emergencias siendo que estas responden a las necesidades cambiantes de su entorno, para entender estos proceso complejos que se producen donde dejamos de analizar la emergencia y así se genera la auto organización del sistema por medio de la emergencia artificial de la vida cotidiana.

Es importante entender al individuo y su apreciación emocional ya que a través de ello percibe los objetos, básicamente es una expresión de su propia identidad e involucra aspectos en esta expresión tales como el diseño visceral que nos habla de la apariencia, el diseño conductual que indica el placer de uso y el diseño reflexivo que resulta de la racionalización. Esta propuesta interpretativa procura desmembrar este fenómeno de transformación y mutua dependencia como un proceso compuesto por fenómenos encadenados y permite apreciarlo desde una prospectiva para consolidar nuestra historia en un lapso de tiempo donde la responsabilidad de ampliar la visión a tal grado que podamos vivir el contexto con sensibilidad y resolviendo de manera armónica las necesidades de nuestros congéneres. La aportación conceptual involucra del espacio:

• Geometría del espacio • Usos de objetos y espacio.

• Espacio social y espacio privado • Delimitación de fronteras.

• Economía y dimensión espacial.

• Accesibilidad a situación geográfica.

• Proporción de objetos.

• Distribución del mismo.

• Instalaciones especiales.

• Adecuación con entorno interno.

• Confort y utilidad.

• Aprovechamiento del espacio.

De los objetos:

• Psicología percibida.

• Cultura ergonómica.

• Pertenencia y uso.

• Seguridad.

• Ética y estética.

• Influencias internacionales.

• Espacio y proporción.

• Costo.

• Influencia cultural.

• Percepción y expectativas.

• Desarrollo tecnológico.

• Valores del individuo.

Aquí entonces se habla de un supuesto conceptual que encierra la auto organización del sistema involucrando aspectos fundamentales como flexibilidad y el ecosistema que la constituyen. Entonces el proceso recursivo nos ayuda a entender que la causa-efecto no es lineal y que todo lo producido se auto organiza, advirtiendo la relación entre el espacio y el objeto en un ambiente donde el individuo y la sociedad, forman con su articulación, la emergencia y su relación se hace recursiva.

Finalmente podemos conceptualizar el diseño como la transmisión de valores que remite a marcos culturales, comparte criterios sociales y se refiere a significados, cada estilo o corriente que se manifiesta dentro del diseño describe una visión del mundo, una concepción del tiempo y una idea definida del sujeto. 

Notas

1. Relacionar la disciplina de la arquitectura y el diseño industrial, ofrecen estudios interdisciplinarios en la comprensión y resolución de los problemas, Amos Rapoport (1972), nos dice sobre ello: “Que a todo proceso corresponde a un sistema capaz de analizarlo y de describir sus principios”.

2. Adriá, M. (1996). Una Arquitectura contemporánea/ México 90s. (1a. Edición. ED.). Barcelona, España.: ED. Gustavo Gili, S. A.

3. Término utilizado y trasladado a la teoría de la arquitectura por la defensa al entorno y adaptación al medio ambiente de la arquitectura.

4. Giménez, M. (2005), Teoría y análisis de la cultura, volumen uno, México, D.F. CONACULTA, pág. 67.

5. Morín, Edgar (2004). Introducción al pensamiento complejo. Séptima reimpresión, Barcelona, España, Ed. GEDISA, S.A.

6. Bochenski, I. M. (1969). Los métodos actuales de pensamiento. Sexta edición, ED. RIALP, S.A.

7. Teoría de fractales, El concepto fue desarrollado por Benoit B. Mandelbrot. La Teoría Fractal es la disciplina científica que investiga la naturaleza de los fractales y su potencial aplicación.

Bibliografía

Adriá, M. (1996). Una Arquitectura contemporánea / México 90s. (1a. Edición. ED.). Barcelona, España.: ED. Gustavo Gili, S. A. Bochenski, I. M. (1969). Los métodos actuales de pensamiento. Sexta edición, ED. RIALP, S.A.

Gifford, EV, y Hayes, SC. (1999). Contextualismo funcional: Una filosofía pragmática de la ciencia del comportamiento. En W. O’Donohue y R. Kitchener (Eds.), Manual del conductismo (págs. 285 a 327). San Diego: Academic Press.

Giménez, M. (2005), Teoría y análisis de la cultura, volumen uno, México: D.F. CONACULTA, pág. 67.

Mandelbrot, B. (1993). Los objetos fractales. Forma, azar y dimensión.

Tusquets Editores, S.A., ISBN 978-84-7223-458-1.

Morín, Edgar (2004). Introducción al pensamiento complejo. Séptima reimpresión. Barcelona: Ed. GEDISA, S.A.

Rapoport, A. (1972). «House Form and Culture» (Morfología de Vivienda y Cultura). Englewood Cliffs, N.J.: Prentice-Hall, 1969. Existe una edición en castellano: «Vivienda y cultura», traducida por Conchita Diez de Espada. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.A.

Abstract:

This work intends to be a contribution to anthropology to design, founded through the study of the transformation of objects and architectural space, to understand the process involved in shaping the evolution of the same, in this understanding of individual as the linchpin of all human activity that fosters an space that defines its very nature and at the same time transforms it.

Keywords:

Object - House - Space - Anthropology - Design - Architecture.

Resumo:

O trabalho propõe um aporte à antropologia para o design, fundamentado através do estudo da transformação dos objetos e o espaço arquitetônico, para entender o processo do qual participa a conformação da evolução deles, entendendo ao individuo como eixo reitor de toda atividade humana que propicia um contexto que define sua própria natureza e à vez o modifica.

Palavras chave:

Design - Objeto - Residência - Espaço - Antropologia - Arquitetura.

(*) Alejandra Marín González.

Diseñadora Industrial y Arquitecta. Master en Ciencias de la Administración con especialidad en Relaciones Industriales. Doctorado en Filosofía con acentuación en Arquitectura por la Universidad Autónoma de Nuevo León. Coordinadora del Centro de Investigación de Diseño Industrial en la Facultad de Arquitectura de la UANL, siendo líder del CA-UANL-294, Cultura del Diseño.

(**) El presente escrito fue presentado como conferencia dentro del Tercer Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño (2012). Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo, Buenos Aires, Argentina.


El proceso: transformación del espacio y los objetos en la vivienda del siglo XX fue publicado de la página 75 a página79 en Actas de Diseño Nº17

ver detalle e índice del libro