1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº17 >
  4. Calidad educativa. Los aportes de la creatividad ante la dificultad reflexiva del estudiante universitario

Calidad educativa. Los aportes de la creatividad ante la dificultad reflexiva del estudiante universitario

Vigovsky, Eduardo

Actas de Diseño Nº17

Actas de Diseño Nº17

ISSN: 1850-2032

IX Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” V Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Comunicaciones Académicas

Año IX, Vol. 17, Julio 2014, Buenos Aires, Argentina | 256 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

He observado con atención en mi experiencia docente que los estudiantes universitarios encuentran cada vez mayores dificultades en analizar, comprender, relacionar y sintetizar. En este sentido, no pocas veces, por ejemplo, cuando se plantea una cuestión a un estudiante, su contestación refleja, bien que no ha entendido la pregunta, bien que no ha comprendido su objeto fundamental. He participado como profesor adjunto en varias mesas de examen de la Universidad de Palermo, donde dicto la materia; “Comunicación grupal”, en la carrera de Relaciones Públicas. Los alumnos se presentan a rendir diversas materias por lo general en el área de diseño, de modas, de interiores con excelentes producciones: Dibujos brillantes, colecciones de moda, magazines, pero en el momento que el profesor titular de la materia o algún adjunto le preguntan al alumno sobre la teoría de lo que presenta, que reflexione sobre el proceso de su propio trabajo, en ese momento, el alumno se traba, se confunde, se pone nervioso, falla. Y cuando se les muestra su desconocimiento, frecuentemente la respuesta es “sí lo sé, pero no sé cómo expresarlo”.

Esta preocupación en aumento, excede los claustros, tan es así que el diario Clarín de Buenos Aires, saca un extenso artículo el 29 de diciembre del 2011 donde la Lic. Gloria Gitaroff dice: “La palabra es un medio de expresión de necesidades y sentimientos, es una forma de comunicación, y también es la herramienta que nos permite pensar y adquirir conocimiento”.

“Actualmente la presión que proviene del lenguaje informático, donde pareciera que la retórica, el arte del buen decir fuera un estorbo, frente a la economía que imponen el Twiter o el SMS, donde cualquier detalle o intento de precisión se desechara y el placer de compartir la belleza del idioma quedara descartado.

Por otro lado el escritor español Juan Cruz Ruiz se expresa del siguiente modo:

Se habla menos, se dice menos, los mensajes telefónicos, la costumbre veloz del mail, la irrupción del lenguaje basura en la conversación cotidiana, el traslado de lo verbal a lo escrito, han herido hasta la sangre el lenguaje literario o narrativo A mediados de este mes, en una conferencia internacional, Nicholas Car reflexiona: “en el mundo de Google hay poco lugar para el silencio reflexivo de la lectura”. Varios son los científicos que estudian la influencia de Internet en el proceso de razonamiento humano. De acuerdo con un estudio de la Universidad College de Londres

llamado: “La revolución virtual - Homo Interneticus”, la Web está erosionando la capacidad de controlar los pensamientos, debido a que modifica el cerebro. “Internet alienta la multitarea y fomenta muy poco la concentración, desincentiva el pensamiento profundo, logra que nos desentendamos del pensamiento crítico acerca de lo que está haciendo Internet, porque dedicamos todo el tiempo a picotear informaciones en esta Red”. En la actualidad, existe más información disponible que nunca, pero cada vez hay menos tiempo para hacer uso de ella, el cerebro puede tener dificultades para procesar esa avalancha de datos publicados en la web. Con el uso de Internet la sociedad conforma de modo distinto el vínculo con los otros, genera una nueva forma de afectividad y otro nexo de los individuos con su corporeidad, una corporeidad virtual. Ahora el cuerpo que predomina socialmente es el virtual, el que se exhibe a través de la tecnología, no el que verdaderamente se tiene: con el que se respira, se come, se camina y también se padece. Pues no hay psique sin cuerpo, no hay pensamiento subjetivo sin cuerpo. En cambio, en nuestra sociedad, también llamada de la información, las tecnologías y la comunicación son el eje donde se está generando la nueva emergencia y construcción de subjetividades.

En el Segundo Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño, organizado por la Universidad de Palermo el año pasado, he coordinado una de las mesas donde se ha observado: Con respecto a los alumnos: Nos encontramos que tienen un lenguaje particular, que son nativos digitales. Incluso hay estudios que determinan que hay cerebros digitales y cerebros analógicos.

Los alumnos toman por cierto todo lo que figura en internet y lo dan por válido sin un espíritu crítico. En promedio los graduados universitarios (especialmente en los EE.UU. pero crecientemente en todos los rincones del planeta) han pasado cerca de 5.000 horas de su vida leyendo, pero cerca de 10.000 horas jugando a videojuegos y cerca de 20.000 horas viendo TV. Han pasado toda su vida rodeados de computadoras, videogames, y el resto de los gadgets digitales. Serán los productores de todo lo que se inventará en el futuro.

En este proceso civilizatorio que se está conformando, se están dando cambios muy acelerados en la manera como percibimos y concebimos nuestro presente, pasado y futuro, al igual que en la forma en que sentimos y comprendemos nuestro entorno y nuestra relación con los otros. Estamos gestando una nueva cultura, una nueva civilización y una nueva subjetividad, aunque no nos percatemos de ello.

Entre tanto bombardeo de información, se pierde el tiempo y la capacidad para la reflexión. No hay tiempo para la reflexión entre la información y la acción, lo que a su vez provoca una pérdida de capacidad para expresar y poner en palabras lo que sentimos. Los principales obstáculos o bloqueos psicológicos provocan perjuicios en todas las áreas vitales y, en especial, en el proceso de toma de decisiones. Son inconscientes, generalmente actúan juntos y se nutren unos a otros lo

cual, no obstante, trae la ventaja de que al superar uno o varios de ellos se puede enfrentar a los demás. De esta manera, se cae en un estado de alexitimia, que es la discapacidad para expresar lo que se siente y piensa. En otras palabras, no habrá capacidad para medir o reflexionar anticipadamente sobre la consecuencia de los actos. Al perder la capacidad y el tiempo para reflexionar sobre las propias acciones y las del otro, se pierde la capacidad de empatía. “Aquí donde surge la intolerancia, la falsa convicción de que el respeto empieza y termina en uno mismo, imposibilitando así la consideración del otro en su diversidad de acción y pensamiento”. 

La realidad como contemplación del espectáculo

No obstante este panorama desalentador, podemos decir mucho al respecto.

Tanto es así que podemos decir, pues somos seres parlantes y esta posición del ser hablante, nos comienza a diferenciar de esta posición paradigmática de la modernidad que muestra la realidad como un espectáculo a contemplar sin la necesidad de decir nada al respecto.

Preparando este trabajo me encuentro, lo cual es maravilloso que uno buscando siempre se encuentra, que hay un conjunto musical peruano llamado “Libido”. Este conjunto presenta un tema musical llamado “Hablar no es necesario”.

Alguien te quiso seguir, sabes lo que quieres con él Alguien ha encontrado al fin el amor que estaba al lado Él te busca para un sí, algo guarda en un rincón pronto te lo va a mostrar, él tiene un acento extraño

Hablar no es necesario

Hay un hueco en la pared, por si alguno quiere ver lo que hay en la oscuridad, él tiene un aspecto vano toma el tiempo para actuar, busca lo que quieres ser el te ha visto sonreír, quizás lo ha estudiado todo

Hablar no es necesario, hablar no es necesario...

Qué paradoja que este conjunto musical lleve el nombre de la Libido, término que Freud en su teoría de la sexualidad identifica como energía psíquica, fisiológica y emocional, vinculada no sólo con el deseo sexual, sino con todas las actividades constructivas humanas.

La comunicación es un proceso inherente al ser humano. Acaso este conjunto musical desconoce las exigencias de una sociedad moderna plagada de información, justamente un profesional exitoso deberá seguir estos procedimientos por lo menos en la comunicación de la gestión de proyectos, donde hay que determinar: Con que grado de detalle: Comunicar propósitos, dar a conocer metas, hacer comprender cómo lograrlas, compartir emocionalmente expectativas y desafíos.

Más allá de comunicar, recordar: dar a conocer, hacer comprender, compartir emocionalmente, comprometer y comprometerse, impulsar cumplir, agradecer y confiar. Así las cosas, quizá los profesores universitarios debiéramos cambiar nuestra manera de impartir docencia, procurando estimular en el estudiante la pasión por el conocimiento.

El alumno se presenta cómodamente, se apoltrona en su ubicación de espectador, confiriéndole al docente, el lugar del gran Otro, el sujeto supuesto saber, que nombraba Lacan.

Ese es el mismo lugar que la sociedad moderna, con esta particular visión subjetiva, le infiere a internet, “todo lo que vale está en Internet, si no está allí no existe”. En el Segundo Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño 2011 al que he hecho referencia anteriormente, nuestra comisión trató especialmente el tema de los profesores, su función y desempeño ante esta nueva era informática.

Con respecto a los profesores, se han sacado las siguientes conclusiones:

• El profesor no es un computador.

• El docente como medidor con la función de anclaje del saber ante tanta invasión de imágenes y tecnologías que aturden y confunden al alumno.

• El docente debe adaptar la pedagogía al uso de las nuevas tecnologías. Debe explicitar las competencias específicas y generales requeridas y esperables por él para aprobar la asignatura.

El docente Universitario no debe caer en este paradigma moderno, que nos pone de observadores, donde hablar no es necesario, cuando el hombre es un ser hablante por naturaleza, sería imposible no tener nada para decir, o no poder decir nada de la cosa.

Ya la Biblia nos advierte de esta particular manera de contemplación del mundo. Si hacemos un parangón y situamos al profesor que imparte clases magistrales como a un de Dios todopoderoso y al alumno como un obediente feligrés podemos leer de este modo el párrafo bíblico del diluvio.

Dios le advierte a Noé sobre el advenimiento de un diluvio, le da una clase magistral, le indica lo que deberá realizar, los animales, que deberá subir al arca, las medidas de la misma, en fin Dios se presenta como un profesor magistral cuantas hojas necesitará, la carátula, el tipo de tipografía a emplear. Y fíjense que interesante, ¿qué le dijo Noé ante semejante manifestación? Nada parafraseando al grupo Libido “hablar no es necesario”. Nada dijo de sus sentimientos, de sus emociones, de la sensación de ver un mundo conocido bajo el agua, solo presentó su portfolio en tiempo y forma y el profesor le puso un 10.

Sobre la previsión paradigmática, podemos hacer algunas observaciones, que siempre serán conjeturas, solo un estudio prospectivo serio, puede determinar algo sobre el futuro de la educación, más allá de que estamos atravesados por la incertidumbre.

Sin más hasta hace pocos años se pronosticaba que los jóvenes ante el hecho cierto de que estaban poco motivados para la lectura y la escritura, se podría conjeturar que poco a poco los jóvenes dejarían de escribir.

Sin embargo los jóvenes escriben, confeccionan, leen e inventan más que nunca en la historia de la humanidad, con los mensajes de textos y los no tan jóvenes también, libros enteros, tratados llenos de una lengua rica en síntesis y nuevas morfologías de la lengua.

Diego Tapia Neurólogo dice:

Internet es una herramienta útil. No considero que Internet influya en nuestra capacidad de concentración. Tampoco estoy de acuerdo en que al aprovechar la tecnología que ofrece la Red, perdamos nuestra capacidad para concentrarnos en una determinada lectura. Usted puede leer libros en Internet. Es una herramienta muy útil. El cerebro tiene, además, una capacidad de aprendizaje inusitada. Aprende al tocar, al ver, al escuchar.

Aprendemos no solo de los profesores de la universidad, sino también de lo que nos cuentan los amigos y familiares. Toda información ingresa a nuestro cerebro que solo es aprovechado en un 10% de su capacidad.

Son los jóvenes, hoy apoltronados en sus cómodos pupitres de un aula universitaria, los mismos que protagonizaronel mayo francés, el Cordobazo,  la revolución islámica, los creadores del Faceboock, que hoy manejan millones de usuarios, fueron jóvenes universitarios. Ahora bien, el sistema educativo que es el instrumento fundamental para transmitir los nuevos progresos, se atrinchera en el aula. La educación dice Coombs, como transmisora, y creadora de conocimientos ha fracasado, si bien exhorta al cambio a los demás, ella parece renuente a la innovación en sus propios asuntos. Entonces la Universidad persuadida de este panorama, no puede hacer caso omiso a este desafío del siglo 21, debe ofrecerle a estos jóvenes creativos nativos de la informática, un espacio óptimo para su desarrollo.

Otra problemática que incrementa la incapacidad reflexiva, está dada en la respuesta que los docentes que impartimos cursos a distancia recibimos de los alumnos Al respecto deseo compartir con ustedes una experiencia, durante todo el año 2011, he dictado un curso de Creatividad y Comunicación para una empresa, cuyos destinatarios eran jóvenes que atendían pacientes con problemas oncológicos.

Los ejercicios de creatividad permitieron, rápidamente disipar, que la problemática comunicacional de la empresa no radicaba en el tipo de paciente que atendían, sino en las dificultades que atraviesa toda organización para comunicarse.

Pero he aquí lo interesante, realicé 3 cursos presenciales con 20 participantes cada uno, y unos 14 cursos a distancia en diversas provincias argentinas. Resultados: La producción de los cursos presenciales era más rica, fluida y con alto grado de reflexión. En los cursos a distancia me he encontrado muchas veces dando clases magistrales, reiterando conceptos, escuchando varias veces frases como “No se me ocurre ninguna idea”, “¿Pero cómo hay que hacerlo?” Cuando la consigna era muy clara. Solo el hecho de estar frente a un computador coloca al alumno en una posición mucho más receptiva, esperando todo de la cosa, esperando que el Otro le resuelva a la manera de Google, todos sus interrogantes. Entonces, creo que toda la posibilidad de dictar clases y cursos, a distancia que son muy positivos, pues quizás de otro modo no podrían efectuarse, por lejanos u onerosos, inhiben, solo por ser a distancia. Perdemos la maravillosa posibilidad de hacer feeling de percibir ese ida y vuelta, de estar allí, parafraseando a Niko Teodorakis “En carne tibia”. Supongo que ante la vasta oportunidad de aprendizaje, los modelos tradicionales convivirán con los nuevos paradigmas, proporcionando un espectro de oportunidades de aprendizaje, las transiciones de estudiante a aprendiz, de profesor a diseñador, entrenador, consultor, con una mayor capacidad de elegir, diseñar y controlar el ambiente educativo por parte de los estudiantes. Lentamente las universidades dejarán de estar centradas en los profesores, quienes determinan qué, cómo, dónde y cuándo enseñar y se transformen en instituciones centradas en los estudiantes, quienes tienen mejores opciones y mejor control sobre qué, cómo cuándo y dónde aprender.

Desarrollar tanto en nuestros docentes como en los alumnos, una actitud diferente ante la responsabilidad del proceso de enseñanza-aprendizaje. Los alumnos deben tomar poco a poco la responsabilidad de su propio aprendizaje en la medida en que desarrollen una motivación intrínseca en torno a esto. La autoridad para validar el conocimiento debe partir de un proceso social, dialógico y cooperativo. Para esto es necesario romper con aquellas creencias en las cuales el maestro tiene la verdad acerca del conocimiento a construir y el alumno debe encontrarla bajo el control de este experto; donde el maestro constantemente habla y el alumno escucha y les hace sentir en las clases que está plenamente seguro de lo que enseña, que hay poco que descubrir e indagar en relación con esto. Quitar los lentes empañados que en determinadas ocasiones no permiten ver la ignorancia. Se vive con lentes empañados cuando: año tras año se repiten las clases tal como se planificaron la primera vez; se termina una licenciatura, maestría o doctorado y nunca más se vuelve abrir un libro de texto o se asiste a un curso de posgrado para el enriquecimiento de la práctica educativa; cuando no se tiene la valentía de decir al alumno qué es lo que se sabe y qué es lo que no. Si se desea limpiar los lentes se debe emplear el conocimiento de manera flexible.

Convertir las aulas en espacios para asombrarnos, experimentar e investigar. Uno de los recursos más importantes y al alcance del educador es la capacidad de asombrarse ante cada comentario reflexivo o creativo de sus alumnos. Los estudiantes necesitan tratarse como personas, es decir, tener una buena comunicación cuando están creando o pensando. Los alumnos requieren aprender a escuchar críticamente, tener apertura hacia el juicio del discrepante Además, necesitan aprender a retroalimentarse a sí mismos y a los otros durante un proceso creativo o crítico.

Winicot nos habla de una actividad vital creadora activa y de una actitud de acatamiento, pasiva dividiendo al mundo en espectadores y protagonistas .Somos protagonistas en nuestro quehacer y espectadores en todo lo demás. Cuando a Isidore Rabí, premio Nobel de física, le preguntaron qué le había ayudado a ser científico, respondió: “Al salir de la escuela, todas las otras madres judías de Brooklyn preguntaban a sus hijos: ¿Qué habéis aprendido hoy en la escuela?. En cambio mi madre decía: Izzy, ¿te has planteado hoy alguna buena pregunta?” Dice el filósofo Baruj Spinoza: “Toda acción creadora se acompaña de placer, pues en la verdadera actividad, en la realización de si mismo debe experimentar el hombre el sentimiento de que alcanza su perfección mayor, un sentimiento de alegría”.

El que tiene una idea verdadera sabe muy bien que la idea verdadera incluye la máxima certidumbre, y de ninguna manera puede dudarlo, sino tendría que creer que la idea es una cosa muda, como un retrato en un lienzo, y no un modo del pensamiento, es decir del entendimiento mismo. De todo esto se deduce que no nos esforzamos por nada, ni queremos , anhelamos o codiciamos cosa alguna porque la juzgamos buena, sino por el contrario, la juzgamos buena porque nos esforzamos por ella, la queremos, anhelamos y codiciamos.

La simplicidad en nuestra vida solamente se da cuando finalmente logramos entender aquellas pocas reglas importantes que determinan cómo funcionan las cosas. Esas reglas existen y se dan en la naturaleza, se hallan allí presentes esperando a que decidamos buscarlas. Es inherente, pertenece a la naturaleza de las cosas que sean simples. La complejidad se deriva sólo de nuestra incapacidad de comprensión, nuestra ignorancia, o nuestra dificultad para explicar y comunicar lo que pensamos. Para concluir agregare un pensamiento de James J Duderstadt en su libro Una Universidad para el siglo XXI.

Nuestro mundo está atravesando un nuevo periodo de dramático cambio social, quizás tan profundo como los de otros tiempos, tales como el Renacimiento y la Revolución Industrial, con la diferencia de que

estas duraban siglos y hoy solo duran algunos años. Vivimos en una era de aceleración y cambios que nos dejan sin aliento, y si la educación fue más simple, nuestro mundo fue más simple también La característica más previsible de la sociedad moderna es la falta de previsión, ya no creemos que el mañana sea muy parecido al presente.

Las universidades deben encontrar maneras de mantener los aspectos más preciados de sus valores esenciales, mientras descubren nuevos modos de responder con vigor a las oportunidades de un mundo de cambios constantes y veloces

Bibliografia

Boden, M. A. (1994). La mente creativa, España: Gedisa.

Davis, Gary y Scott, Joseph (1989) Estrategias para la creatividad. Paidos.

De Bono, E. (1971). Lateral Thinking for Management. Maidenhead: McGraw-Hill, London: Penguin.

De Bono, E. (1995), El pensamiento creativo. Paidos De Prado Diez, D. (1997) Manual de Activacion Craeativa. Santiago de Compostela.

Diario El Comercio. Disponible en: http://www.elcomercio.com/tecnologia/internet-limita-capacidad-reflexiva_0_514148621.html.

Diario Clarín (29 de diciembre) “Para hablar los jóvenes utilizan solo 240 palabras”.

Duderstadt, J. J. Una Universidad para el siglo xxl. UP Colección de Educación Superior.

Dyer, W. W. (1984). El cielo es el límite, México: Grijalbo. 

Guerrero, A. H. El ateneo, Curso de creatividad.

Nachmanovitch, S. (2006) Free play. Paidos.

Pavlovsky, E. (2007) Espacio y creatividad galerna.

Sagan, C. (1989). La persistencia de la memoria, Serie COSMOS episodio 11, Carl Sagan Productions Inc-Videovisa, Videocassette, 52 min.

Villegas Martínez, F. (1985). Como desarrollar la creatividad gerencial, México, Ed. Pac, contraportada.

Bibliografía anexa

Amabile, T. (1983) The social psychology of creativity. Nueva York: Edit. Springer-Verlog, Anaya. Págs. 155-169.

Ausubel D., Novak J., Hanesian H. (1983) Psicología Educacional. Un punto de vista cognitivo. México: Ed. Trillas.

Bavelas J. y E. Lee. (1986) Effects of goal level on perfomance: A trade of quantity and quality. Canadian Journal of Psychology, Vol. 32 no. 4, Toronto.

Beihler, R. y Snowman, J. (1990). Specifying what is to be learning.

Psychology applied to teaching. Boston: Houghton Miffing Co. Págs. 265-311.

Bloom, B. (1973). Taxonomía de los objetivos en educación. Buenos Aires: El Ateneo. Págs. 127-131.

Boirel, R. (1961) Theorie generale de l´invention. Paris: Press Universitaires.

Bruner, J. (1980) La elaboración del sentido. Barcelona: Edit. Paidós.

Clark, M. (1992) Perplexity and knowledge: an inquiry into the structures of questioning. Bélgica: Edit. The Hague.

Coll, C. (1991) Aprendizaje escolar y construcción del conocimiento. Barcelona: Edit. Paidós.

Corral, R. (1983) El estudio de la memoria en la psicología cognoscitiva contemporánea. Habana: Edit. Univ.

Csikszentmihalyi M. y J. Getzels (1970) Concern for discovery: an attitudinal component of creative production. Journal of Personality and Social Psychology, Washington, vol. 38.

Csikszentmihalyi M. (1990) The domain of creativity. En: Theories of creativity. (Runco and Albert. Comps). California: Edit. Sage Publications Inc.

D´Angelo, O. (1996) El desarrollo personal y su dimensión ética (PRYCREA III). La Habana: Edit. PRYCREA.

D´Angelo, O. (1998) Desarrollo Integral de los Proyectos de Vida en la Institución educativa. (PRYCREA IV ). La Habana: Edit. PRYCREA.

Dewey J. (1929) The quest for certainty. New York: Edit. Putma. Einstein, A. y Infeld, L. (1938) The evolution of physics. New York: Editorial Simon and Schuster.

Feldman D., Csikszentmihalyi M., Gardner H. (1995) Changing the world. A Framework for the study of Creativity. Praeger Publishers, Westport, Connecticut, London. USA.

Flavell, J. (1979) Metacognition and cognitive monitoring: new area of cognition development inquiry. American Psychologist, Washington. Vol. 34.

Freire, P. (1987) Pedagogía de la liberación. Sao Paulo: Editora Moraes.

Gagné, R. y Briggs, L. (1990). Definición de los objetivos de la ejecución. La planificación de la enseñanza. México: Trillas. Págs. 91-113.

Gimeno Sacristán, J. (1985). Teoría de la enseñanza y desarrollo del currículum. Salamanca.

González Valdés, A. (1982) La motivación y la eficiencia de la personalidad.

Rev. Santiago, Univ. Oriente, Santiago de Cuba, no. 48.

––––––––––. (1984) Creatividad en la industria. Informe Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS). Estudio de casos sobre innovadores de alto y bajo rendimiento creador.

Goodman, K. (1994) Lenguaje integral. Ontario: Edit. Scholastic TAB Publications Ltd.

Labarrere Sarduy, A. (1994) Pensamiento: análisis y autorregulación en la actividad cognoscitiva. México: Ed. Angeles S. A.

Leontiev A. N. (1981) Actividad, Conciencia y personalidad. La Habana: Ed. Pueblo y Educación.

Lipman M. (1991) Thinking in education. Philadelphia: Temple Univ. Press.

MacClelland, D. y Atkinson J. (1982) The acievement motive. New York: Edit. Apple Century Crofts.

Moreira A. (1996) Aprendizaje significativo. Fundamentación, teoría y estrategias facilitadoras. Edit. Univ. Federal do Rio Grande do sul.

Novak J., Gowin D. (1988) Aprendiendo a aprender. Barcelona: Ed. Martínez Roca.

Abstract:

College students are increasingly difficult to analyze, understand, relate and synthesize. Students take indeed everything contained on the Internet and take it for valid without a critical spirit, are placed in a comfortable position spectators. We, University professors should change our way of teaching assignments, not being that great other who grants us the student. The creativity of university students is a professional challenge and a chance for personal growth of huge human value.

Keywords:

Creativity - University student - Education - Teaching - Digital Natives.

Resumo: Os estudantes universitários encontram cada vez maiores dificuldades em analisar, compreender, relacionar e sintetizar. Os alunos tomam por certo todo o que encontram na Internet, tomando-a como válida, sem espírito crítico, e se localizam numa posição de cômodos espectadores. Os professores universitários deveríamos mudar nossa maneira de ser docentes, deixando de ser esse grande Outro que nos confere o aluno. A criatividade dos alunos universitários representa um reto profissional e uma possibilidade de crescimento pessoal de enorme valor humano.

Palavras chave:

Criatividade - Estudante universitário - Docência - Educação - Nativos digitais.

(*) Eduardo Vigovsky.

Psicologo, profesor de teatro y actor. Profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento de Comunicación Corporativa - Empresa. Dicta capacitaciones de Inteligencia emocional para Asociart ART. Ha publicado varios trabajos sobre el artista y el psicoanalista. Pertenece a la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.

(**) El presente escrito fue presentado como conferencia dentro del Tercer Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño (2012). Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo, Buenos Aires, Argentina.


Calidad educativa. Los aportes de la creatividad ante la dificultad reflexiva del estudiante universitario fue publicado de la página 129 a página133 en Actas de Diseño Nº17

ver detalle e índice del libro