1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº17 >
  4. El artista: un diseñador creativo

El artista: un diseñador creativo

Casella, Graciela

Actas de Diseño Nº17

Actas de Diseño Nº17

ISSN: 1850-2032

IX Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” V Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Comunicaciones Académicas

Año IX, Vol. 17, Julio 2014, Buenos Aires, Argentina | 256 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En los inicios del siglo XX, cuando finaliza la década del 10, termina la Primera Guerra Mundial, en el año 1918, dejando una Europa desvastada, moralmente, económicamente y socialmente, surge un grupo de artistas entre ellos el arquitecto Walter Gropius, el músico y artista plástico Vasily Kandinsky, Paul Klee, Laszlo Moholy- Nagy, Schlemer, que, bajo la dirección de Walter Gropius, fundan una Escuela de Artes y Oficios en 1919 en Weimar con el nombre de Bauhaus, dónde se plantan las bases, por medio de una forma distinta de enseñanza, los diseños y utilidades de los objetos, la arquitectura, la pintura, el vestuario, el textil, la escultura, dónde se enfoca de una manera diferente la elaboración y la producción de muebles, experimentando otros materiales, cuyo objetivo era llegar a todos los sectores sociales. Si nos remontamos a los finales del siglo XIX, la creciente industrialización trajo consigo desbastadoras consecuencias, primero en Inglaterra y luego en Alemania, en la producción de los artesanos y de la clase obrera. El progreso tecnológico generó un cambio en las estructuras sociales y grandes sectores de la población se proletarizaron.

Inglaterra se convierte en el primer país industrializado de Europa.

John Ruskin, escritor inglés, se manifestó en oposición a los cambios producidos por la industrialización y promocionó el trabajo medieval.

William Morris, tradujo con hechos las ideas de Ruskin, compartían su adversión a la civilización moderna y consideraban que debían ser inventados cada uno de los objetos de uso diario como cada silla, cada mesa, cada cama, cada cuchara, entre otras. Morris funda talleres de trabajo cuya influencia deriva en un estilo propio, desde la última tercera parte del siglo XIX, el llamado “Arts and Crafts Stil”, se inspira en modelos góticos y orientales. Los ingleses habían modificado el sistema educativo en el cual los alumnos debían diseñar sus propios modelos en vez de copiar modelos dados. Los talleres de Morris representaron un sueño hecho realidad, fuertes intereses económicos respaldaron la reforma educativa. Inglaterra quería mantener su liderazgo en el campo de las artes y oficios. Se fundaron “gremios de artesanos” que se transformaron en comunas. Morris no se da cuenta que no logra su cometido y que no llega a la masa de la población, se afilia al partido socialista y es uno de los mayores representantes en los años ochenta y noventa.

Pensar en una cultura del pueblo y para el pueblo era uno de los desafíos más importantes en aquellos tiempos de los movimientos culturales innovadores, los cuales también apadrinaron la fundación de la Bauhaus.

En el resto de Europa se trató de imitar los progresos de Inglaterra en el campo de la industria. Para ello era primordial el cambio en los fundamentos de las artes y de la reforma en las políticas educativas. Se fundaron varias instituciones en toda Europa.

La emperatriz Augusta, esposa de Guillermo I de Alemania quería poner fin a la crisis en que se hallaban las artes en el campo de la industria, para ello se fundan escuelas y esta nueva tendencia originada en Inglaterra, pasa a Alemania por intermedio de Bélgica y se introdujo el jugendstil (modernismo) que duró aproximadamente quince años.

Durante seis años, en 1896, el gobierno prusiano envía a Hermann Muthesius a investigar el buen gusto inglés. A su regreso y siguiendo la propuesta se ampliaron los talleres de Artes y oficios prusianos. Crecieron las escuelas alemanas y se incrementó el número de mujeres con el objeto de cubrir mano de obra cualificada para la industria. Se fundaron talleres privados por toda Alemania, siguiendo el estilo inglés, donde producían enseres de casa, muebles, textiles, y utensilios de metal. Los talleres de Arts and Crafts de Inglaterra habían rechazado la producción por máquinas, los alemanes la apoyaron sin inconvenientes.

Se desarrolló un programa de fabricación mecánica de muebles.

A fines del siglo XIX, el estilo alemán difería notablemente del estilo de las Arts and Crafts.

Alemania logra ser la primera nación industrializada desde fines del siglo XIX hasta 1914., cuando estalló la Primer Guerra Mundial.

Alemania se convertiría de esta manera en la nación que a través de la fundación de la Werkbund (Liga de talleres), logra una exitosa fusión entre arte y economía.

En Munich, artistas y empresarios industriales, se unen para ennoblecer a las artes, la artesanía la industria a través de la propaganda, la educación y los criterios lógicos ante cuestiones importantes.

Calidad de trabajo y mantener la supremacía alemana como potencia comercial. Los años que presidieron a la Primer Guerra Mundial, fueron ricos en el florecimiento de los movimientos contraculturales y reformadores de la Alemania del emperador Guillermo I. Por primera vez se tenía en cuenta a la juventud, considerándola una edad autónoma y no un estadio preparatorio para la edad adulta. Más tarde se vincularon las escuelas reformadoras y la Bauhaus. Se llevó a cabo la reforma pedagógica. Se fundaron escuelas privadas. Se organizaron en el movimiento de los boy scouts, sostenían debates, eran vegetarianos y practicaban el nudismo y el antialcoholismo.

Proliferaron comunas y cooperativas que no duraban mucho. Una de las pocas excepciones era la colonia “Edén”, incluso Walter Gropius soñaba con tener una colonia propia. Hubo quienes apoyaron estos movimientos, otros, como Nietzche fueron más pesimistas. Se formaron movimientos culturales, conservadores como el “Grupo Durero” de 1902. Por otro lado, se empezaban a manifestar posiciones anti-judías, nacionalistas y germano-cristiana. La mujer cada día tenía más protagonismo. Cuando llegó la primer guerra Mundial, fue recibida con entusiasmo y muchos artistas se alistaron voluntariamente como Otto Dix, Franz Marc, Oskar Kokoschka,, Max Beckmann y August Macke. Los intelectuales bregaban por la renovación espiritual, como así el emperador Guillermo II deseara que Alemania pudiera acreditarse como potencia mundial.

Hasta los años 16-17 no se tenía idea del sentido de la guerra.

Gropius en 1917 había hablado de la urgencia de un cambio en el campo intelectual. Mantenía correspondencia con el arquitecto Van del Velde desde 1915, quién era el fundador y director de la escuela de Artes y Oficios de Weimar. En 1914, antes de la guerra, Van del Velde renuncia a la escuela y propone a Gropius entre otros como sucesor.

La escuela fue clausurada en 1915, pero había otra escuela en Weimar dirigida por Fritz Mackensen quién propuso a Gropius para que dé una clase de arquitectura. Gropius, siendo aún soldado, publicó: “sugerencias para la fundación de un centro docente como oficina de orientación para industria, comercio y artesanía”, lo envió al Ministerio de Estado del Gran Ducado de Sajonia, y también en la Escuela de artes y Oficios de Turingia, Gropius consideraba que tenía que haber una estrecha relación entre el comerciante, el técnico y el artista. El Mariscal del Gran Ducado rechazó la propuesta de Gropius, porque prefería un buen artesano industrial frente a una escuela a un arquitecto. Gropius siguió manteniendo contacto con la escuela. Presentó en la Escuela de Bellas Artes, en el año 1917, un pedido de ampliación del centro con una sección de arquitectura y arte industrial. En 1919, Gropius todavía no había sido nombrado, pero recibe el apoyo unánime del colegio de Profesores, como nuevo director y el mariscal de Palacio y el Gobierno Provisional del entonces estado Sajonia-Weimar, dieron también su aprobación. Gropius asume al cargo en una nueva escuela de Artes y Oficios, dónde presentó programas y proyectos nuevos y el 12 de abril de 1919 se funda la escuela llamada “Bauhaus Estatal de Weimar” Gropius dijo en 1919:

¡Fundemos un nuevo gremio de artesanos sin las distinciones de clase que levantan una barrera de arrogancia entre el artesano y el artista! Deseemos, concibamos y creemos juntos la nueva estructura del futuro, que abarca la arquitectura, la escultura, y la pintura en una unidad y que algún día brotará hacia el cielo de las manos de un millón de trabajadores como símbolo cristalino de una nueva fe.

Los principios programáticos de Gropius: “La Bauhaus intenta formar en estos talleres un tipo nuevo, aún no existente, de colaboradores para la industria y la artesanía que dominen tecnología y forma en igual medida”.

Las vanguardias artísticas de los años 10 y 20 ven en la desvastación dejada por la Primera Guerra Mundial, una oportunidad para crear un nuevo modo de vida, ya no arraigado a los estilos del pasado, sino orientado a transformar el entorno por medio de la aplicación y el uso del arte a los objetos. La escuela de la Bauhaus hacía que sus alumnos crearan los productos que tuvieran un alto grado de funcionalidad, que cumplieran las exigencias de la producción industrial, que fueran accesibles respondieran a las necesidades de la época. Se analizó teórica y prácticamente el concepto de función. Los talleres que dictaban, contaban con dos profesores: un artista, quién les enseñaba aspectos formales, y un artesano, quién les enseñaba de fabricación o medios de producción. Los artistas que dictaban los talleres venían de las vanguardias de los años 10 y 20. El alumno trabajaba en las clases por el método de la experimentación y descubrimiento personal. Esta metodología tiene su origen en el científico matemático Leibniz, para quién el pensamiento científico debía verificarse en la relación recíproca entre hallazgo (investigación, descubrimiento), y demostración. Desarrolla el método de arte de la invención que tenía sus bases en el descubrimiento, la certeza y la demostración. El curso básico dado por Johannes Itten, se basaba en el conocimiento de los principios del diseño y la naturaleza de los materiales. La Bauhaus reflejaba una estética funcional donde las líneas rectas y la geometría más estricta hallaban su lugar. Características de la arquitectura de la Bauhaus:

• Predilección por las formas geométricas simples, con criterios ortogonales.

• Empleo del color y del detalle constructivo en lugar de la decoración sobrepuesta.

• El uso limitado de materiales como el arco, el hormigón o el vidrio (nuevos materiales). Así pues, se puede decir que el racionalismo arquitectónico, es la depuración de lo ya sobresaturado, dejando solamente lo esencial, lo práctico y funcional para cada situación.

Talleres: Iniciaron con los talleres de encuadernación, impresión gráfica y textil, y más tarde carpintería, pintura en vidrio y alfarería.

Arte y técnica una nueva unidad: a la escuela se une Theo Van Doesburg y aporta a esta una concepción más técnica y constructiva, el programa de enfoca más a la investigación y experimentación en varios medios, como tejido, trabajos con metales, fotografía, diseño de mobiliario, diseño escenográfico, pintura, escultura y arquitectura. Taller de muebles: se destacaban los diseños de Marcel Breuer. Los muebles mostraban un análisis de la funcionalidad para definir la forma. El taller de impresión y fotografía estaba bajo el mando de Herbert Bayer (alumno egresado), todos los diseños que necesitaba la escuela se realizaban en este taller por los estudiantes o por Bayer y así como el diseño gráfico se fue definiendo como nueva profesión.

Talleres de carpintería, metal, pintura mural y escultura: muebles hechos en la escuela cuyos diseños de líneas puras y simples, sin ornamentos y funcionales siguen utilizándose actualmente.

Cuando Meyer toma posesión de la dirección de la escuela modificó la estructura de los talleres, enfocándose a la utilidad de los objetos producidos según investigaciones de las necesidades del consumidor.

Los diseños de esta nueva época se caracterizaban porque la mayoría se podían plegar y eran más ligeros, también se modernizó el taller textil con la elaboración de revestimientos para muebles, cortinajes y pisos.

Talleres de publicidad y fotografía: Joost Schmidt elaboró un programa donde se trabajaba fotografía y texto, dado que él pensaba que la publicidad debía comunicar e informar, no persuadir.

Meyer creía que la forma debía estar sometida a la función y al costo, para que los productos fueran prácticos y al alcance de los consumidores de la clase obrera. Introdujo conferencias sobre economía, sociología y biología. Bajo la dirección de Meyer, la Bauhaus tuvo una posición más científica respecto al diseño y la primera influencia constructivista desapareció por completo. El educarse para construir era, por principio aplicable a cada tarea de construcción.

La Bauhaus por presión del partido nacionalsocialista se tuvo que cerrar en 1933 cuyo director era el arquitecto Ludwing Mies Van der Rohe, quién, pese a sus esfuerzos de despolitizar la escuela no pudo enfrentar al nuevo régimen de Hitler. Su pionero enfoque funcionalista ejerció un impacto fundamental en la práctica posterior del diseño industrial y proporcionó los cimientos filosóficos del movimiento moderno. También tuvo una profunda y amplia influencia en el sistema educativo de las escuelas de diseño.

El Bauhaus Archiv es un edificio póstumo de Walter Gropius, ubicado en Berlín, Alemania, conserva la colección sobre el diseño más grande del mundo.

Abstract:

Based on the theory of meaning (Kreitler & Kreitler, 1990), research is about the use of architectural references and their relationship to creativity in design. The results of the regression coefficients on the factors of the leaders, and the creativity of the indicated variables that the most valued aspects were those that had to do with experiences and concepts derived from the reference and second aspects reference functions. Both factors were closely related to creativity in design. We propose an intervention program for teaching design.

Key words:

Artist - Designer - Creativity - Meaning - Architecture.

Resumo:

Baseada na Teoria do Significado (Kreitler & Kreitler, 1990), a pesquisa trata sobre o uso de referentes arquitetônicos e sua relação com a criatividade em design. Os resultados dos coeficientes da regressão feita entre os fatores dos referentes, e as variáveis da criatividade indicaram que os aspectos mais valorados foram àqueles relacionados com experiências e conceitos derivados do referente, e em segundo lugar aqueles aspetos relativos às funções do referente. Ambos os fatores estiveram estreitamente relacionados com a criatividade em design. Propõe-se um programa de intervenção para o ensino do design.

Palavras chave:

Artista - Designer - Criatividade - Significado - Arquitetura.

(*) Graciela Casella.

Profesora en Actividades Prácticas y del Hogar. Profesora Nacional de Pintura. Profesora Nacional de Dibujo. Profesora de Artes en Artes Visuales, Instituto Universitario Nacional de Artes.

(**) El presente escrito fue presentado como conferencia dentro del Tercer Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño (2012). Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo, Buenos Aires, Argentina.


El artista: un diseñador creativo fue publicado de la página 183 a página186 en Actas de Diseño Nº17

ver detalle e índice del libro