Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº60 >
  4. Docente: Dardo Dozo

Docente: Dardo Dozo

Dozo, Dardo [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº60

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº60

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2013 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2013

Año X, Vol. 60, Junio 2014, Buenos Aires, Argentina | 124 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Producción de los estudiantes

  Dos familias

Katherine Vellbach   El presente texto cuenta la historia de vida de dos familias que en circunstancias similares huyeron de la Segunda Guerra Mundial en busca de un lugar mejor para reconstruir sus vidas. En el transcurso del relato se muestra la cruel y dura época que les toco sobrellevar a dos familias de inmigrantes, alemanes unos y polacos otros, al intentar adaptarse a un nuevo continente, con lenguas y culturas desconocidas. Pero a pesar de circunstancias adversas, se puede apreciar la fuerza que los levantó una y otra vez con la esperanza de tener un hogar propio.  

Un cambio de continente

Candelaria Zizzi   La temática de este trabajo son las migraciones, y trata sobre dos inmigrantes provenientes de Europa. El primero, Pablo Zizzi, italiano, viajó para Argentina por medio de un tío quien se había hecho una pequeña fortuna en el lugar. Abandonado por su padres, su trasladó fue de muy pequeño y acompañado solamente por su madre y una hermana. La segunda inmigrante, Francinne Oeyen, belga, viajó a Argentina escapando de la situación de guerra en Europa acompañada por sus tres hermanos mayores, madre y padre, quienes al instalarse en el país concibieron ocho hijos más. El enfoque transcurrirá en la historia de Francinne, debido que al ser una familia más numerosa, hay un mayor número de personas a las cuales entrevistar acerca del viaje, del cambio de vida, o en el caso de los hermanos argentinos, cómo era vivir en ese país teniendo padres extranjeros en ese entonces. Siendo de mayor interés sus costumbres para relatar, como los cuatro nombres de cada hijo, el aprendizaje del idioma francés obligatorio para todos los de la familia, y sus hábitos en la convivencia, como el establecer un sólo día de la semana que se cocinaba reutilizando las sobras de días anteriores. A su vez, ayuda la existencia de un libro con todo el árbol genealógico de la familia desde el 1500 aproximadamente, que representa un dato muy útil para entender los orígenes de Francinne.  

Historia de mi padre

Juan Ignacio Contino   En el siguiente texto se desarrollará la historia del padre de quien escribe. Se llama César Daniel Contino. Nacido el 7 de enero de 1952, proveniente de un humilde barrio de Argentina.

Hizo sus estudios escolares en la escuela pública, habiendo repetido un año por una dudosa expulsión. Luego fue a la UADE de donde se recibió de Lic. en R.R.H.H y en donde conoció a su actual esposa. Gran conocedor de todos los barrios porteños debido a que en su infancia la mudanza era algo bastante cotidiano

  Buscando un cambio

Alejandro Giusti   Giovanni Batista Raffaele Giusto era un joven de 28 años, nacido en Stella San Martino, Italia. Había vivido toda su vida ahí, conoció a una joven de la cual se enamoró, se casaron y juntos tuvieron seis hijos, la mayoría de ellos varones. Juntos, buscando un cambio de vida, decidieron mudarse. Pero su búsqueda no había terminado. Europa estaba pasando por problemas económicos. Luego de debatir cuál sería la mejor opción para su familia, decidió realizar un cambio mayor, mudarse a otro país, a Argentina. Al llegar al país se cambió el nombre, es desconocida la razón por la cual lo hizo, si fue por decisión propia o si fue un error del departamento de migraciones, y terminó llamándose Rafael Giusti. Él y su familia fueron enviados al campo, al partido de 9 de Julio, en un pueblo llamado Quiroga. Al llegar a su nueva tierra, se preguntó cuál sería el trabajo que realizaría, y como notó que la mayoría de sus hijos eran varones, decidió criar una tropilla de caballos con los cuales, luego, realizaría trabajos con maquinaria agrícola para su campo y para el de otros agrarios del pueblo. Años después, suplantó sus caballos por máquinas agrícolas. Hasta que por el pedido de algunos de sus hijos, decidieron poner un taller mecánico para reparar los tractores agrícolas y al mismo tiempo un estación de servicio.  

Historia de mi familia

Agustina Ruggeri   Este relato nos introduce en la vida de dos personas, por un lado S. Alejandro Ruggeri, nacido en la ciudad de Pehuajó en el año 1962, ambicioso, ágil y hasta un poco alborotado; y por el otro Rosana B. Tomellini, nacida en Tandil en el año 1967, organizada, tranquila y paciente. Además del matrimonio que los une, poseen otro bien común, una empresa que fue fundada por ambos hace varios años. En los siguientes capítulos se desarrollará la historia de este negocio que poco a poco se fue convirtiendo en una empresa, que actualmente continúa en el mercado. El relato se adentrará en las ideas, proyectos y hechos que produjeron el avance y desarrollo de la misma, así como también su influencia en la vida de estas dos personas.  

Una caso de familia y desarraigo

Agustina Rodríguez Araya   Este relato describe la historia de un hombre y su familia argentina, que debía, por causas estrictamente funcionales y laborales, abandonar su tierra natal y trasladarse junto a ella a distintos puntos del globo terráqueo. Se intentará describir sucintamente, y de alguna manera demostrar, cómo las vivencias de una familia argentina, con sus propia cultura y tradiciones, se adaptan de manera forzosa a nuevos grupos sociales con distintas e inclusive muy opuestas costumbres. Como se verá a continuación, la persona sobre la cual se centra esta historia se trata de mi bisabuelo paterno. Don Raúl Rodríguez Araya, quien junto a su esposa Eva Zacco y sus hijos Raúl, Gonzalo y Carlos, se vieron obligados a irse del país y a desarrollar sus vidas en varios estados con hábitos muy diferentes a los nuestros.  

Hallazgos en tierras lejanas

Aldo Feoli   La historia a contar se basa en cómo llegó una familia al continente latinoamericano a buscar un sustento y soporte para poder sobrellevar la crisis gubernamental y de seguridad que se presentaba en su país de origen en la década de 1920. La familia en cuestión es la que surge del matrimonio Feoli Di Leoni, de la cual Gaetano y Francesco (Calletano y Francisco traducido al español) padre e hijo mayor, emprenden el viaje descrito anteriormente desde Morano, ciudad ubicada en la región italiana Calabria, hacia Colombia. Al arribar a su nación de destino en el puerto de Puerto Colombia, por diversas razones, deciden definir su destino final como el pueblo de Ciénaga ubicado a unos 80 kilómetros de distancia y emprenden el segundo viaje del cual consta la travesía para encontrar un hogar. Al desarrollarse y pasar el tiempo Giuseppe, segundo hijo de tres, es convocado a Ciénaga por su padre y comienza el mismo viaje, dando fin a su trayectoria en el año 1931, teniendo el 17 años de edad.  

Un reencuentro inesperado

Micaela Bujan   Durante este ensayo se expondrá la historia de Ángel Bujan, mi abuelo paterno. Durante el parto de Ángel, su madre falleció, por lo tanto, su padre, quien debía trabajar muchas horas, decidió darlo en cuidado a una familia amiga, quienes no podían tener hijos y adoraban a los niños. Mi abuelo, fue criado por esta familia como hijo propio, y así lo sintió. Años más tarde, el padre de Ángel se casó nuevamente y le preguntó a mi abuelo, si quería volver a vivir con él y su nueva mujer, pero este ya adolescente respondió muy seguro que él ya no lo sentía como un padre, que para él, sus padres eran los adoptivos y rechazó la oferta. Así fue como junto con su padre, desapareció el poco vínculo que habían tenido el joven Bujan con su padre. De grande ya, Jorge Bujan, uno de los hijos de Ángel decidió comprar un auto nuevo sin imaginar la sorpresa que se iba a llevar en la concesionaria de autos. El empleado que lo atendió en la concesionaria, se vio muy sorprendido al escuchar que mi tío se apellidaba Bujan ya que el también conocía a alguien que llevaba ese apellido. Ambos comenzaron a conversar y averiguar sobre el otro Bujan hasta que llegaron a la conclusión que eran familia. Efectivamente el Bujan que conocía el empleado, era su tío, desconocido tanto para él, Jorge, como para Ángel quien desconocía la existencia de un hermano.  Al parecer, el padre de Ángel, había tenido un hijo con su nueva mujer y mi abuelo desconocía su existencia ya que no había hablado más con su padre después de su casamiento. Este gran acontecimiento logró reunir a la familia Bujan, con un integrante que era antes desconocido, aunque, mi abuelo, intentó recomponer su relación con su padre sin éxito alguno.  

La guerra en primera persona. Historias paralelas

María de los Sonsoles Iribarren Ortiz   En el año 1936 en España comenzó una guerra a la que se le llamó la guerra civil española. Joaquín tenía dieciocho años y María Cruz diez. Ellos vivían con sus respectivas familias, ella en la localidad de Portugalete a pocos kilómetros de Bilbao; y el en Madrid. Joaquín en ese momento estaba veraneando en San Juan de Luz (Francia), cuando decidió por sus propios medios viajar a España a pelear por su país. Él estaba a favor de la monarquía, representada por Alfonso XIII (en ese momento). Regresó a España a defender a su país luchando por sus ideales. En la guerra se alistó en el arma de infantería. Sin embargo su padre, Miguel, desde su lugar con sus contactos en los altos mandos del ejército, trataba de sacarlo de allí para mandarlo a otro lugar con menos peligro. Así de ésta manera el no tendría que luchar cuerpo a cuerpo. María Cruz, vivió la situación desde su casa. Vivía con sus padres y su hermana que era más chica. Su padre, Joaquín, era médico. Por lo tanto era llamado constantemente para atender a los heridos durante la guerra. En ese momento no tenían con qué comunicarse. Por lo que todos los días la familia Rodríguez tenía que vivir con la incertidumbre de no saber si su padre volvía a su casa. Además sufrieron hambre durante los 3 años y medio, no tenían casi para comer. Su madre, bien temprano en la mañana, debía hacer largas colas de gente para poder conseguir huesos de pescado y sobras. Con lo poco que le daban, hervía agua y hacía sopa. Esa era la comida de todos los días, que por el hambre que sufrían, para ellos era un manjar. De ésta manera se contará como Joaquín vivió la guerra desde el frente de batalla y paralelamente María Cruz desde su casa. (Ver trabajo completo en p. 104) 

  Una vida que debió saltear la infancia

Juan Ignacio Briasco   Esta es la historia de Augusto Bottino, hijo de un hogar humilde de inmigrantes italianos y llegado a un mundo sin presente pero que, con esfuerzo y sacrificio, pudo construir las esperanzas de un buen futuro. En un conventillo, con cocina y baño compartido, conoció desde pequeño las realidades de quienes viven “al día”, sin que nada les sobre y mucho les falte. Excepto el amor por su familia, la riqueza más grande que él tenía. Que no se exhibe en vidrieras, ni está a la venta en un negocio. En ese rubro, Augusto fue el mejor y el más rico. Creció con humildad: sin quejas, lágrimas ni lamentos. Trabajó como pocos: sin horarios, sin descansos, derechos ni feriados. Si bien podía desempeñar su oficio como mecánico de motocicletas, Augusto debió mantener económicamente a su familia, ya que a muy temprana edad presenció la muerte de su padre. Esto hizo que se viera obligado a madurar precozmente, asumiendo las responsabilidades de “jefe de familia”, sumado a que su hermano se encontraba con una enfermedad permanente de hemiplegia y lo imposibilitaba trabajar. Augusto asumió ese papel protector casi a la perfección, entregando todo el sueldo a su madre, para que ella administrara el dinero en común a toda la familia y según las necesidades de la casa. Así es como, a base de sacrificio y pasión por los motores de dos ruedas, Augusto trabajó su futuro y el de su familia, a pesar de haber salteado la infancia.  

Adaptaciones y dificultades en la adolescencia

Sharon Dana   Esta historia de vida transcurrió durante los años 1983 y 1985. Trata sobre una mujer llamada Corinne Volper, nacida el 28 de noviembre de 1965 en Mar del Plata, Argentina. La historia se centrara en su adolescencia y en sus estudios. Principalmente en como influyó su mudanza a España, por motivos de trabajo de su padre, en su vida cotidiana. Analizaremos de que manera continuó con sus hábitos y de qué modo logró adaptarse a una sociedad distinta, con otro idioma, otras costumbres y ya habiendo comenzado su carrera universitaria en su ciudad natal. El motivo por el cual hemos decidido escribir acerca de esta mujer consiste en demostrar la dificultad que implica modificar el lugar y modo de vida ya entrada la adolescencia. Otro motivo es la admiración hacia ella sabiendo todos los inconvenientes que tuvo que atravesar y sufrir pudiendo luego salir adelante.  

Carlos en la Guerra de Malvinas

Micaela Poltrone   La Guerra de Malvinas fue un hecho que marcó e impactó en la historia argentina. Cientos de habitantes fueron sorprendidos por este hecho, y aún más aquellos que fueron convocados para defender los derechos de los argentinos sobre el territorio de las Islas Malvinas. El enfrentamiento se produjo contra una de las potencias europeas, Gran Bretaña. Uno de los Veteranos de Guerra de Malvinas fue Carlos. Era el segundo hijo de tres hermanos, uno mayor y una hermana menor. En el año 1981 recibe una carta de citación de la Armada de la República Argentina (A.R.A) para presentarse en la ciudad de Bahía Blanca y así formar parte de la tripulación del barco A.R.A SEGUI. Finalizada la guerra, Carlos regresa a su ciudad y retoma sus actividades. La derrota del ejército argentino condujo a la caída de la llamada Junta Militar que gobernaba al país. La misma fue reemplazada en 1983 por un gobierno democrático elegido por el pueblo.  

Parto en el barco

Marcio Stortoni Ruiz   En el siguiente ensayo se escribirá acerca de la historia del nacimiento de la bisabuela de quien escribe, de nombre Amalia Cigliotti, de raíces italianas pero de nacionalidad brasilera.  Este hecho ocurrió debido a que nació en el Atlántico, en un barco proveniente del sur de Italia en la época de la diáspora italiana, momento en el que debían abandonar su tierra natal a causa de problemas económicos que los obligaban a emigrar. El destino del barco era América del Sur y el recorrido era Brasil, Uruguay, Argentina. La madre de Amalia embarcó junto a su esposo, cuatro hijos y sus hermanos (dos mujeres y un varón). La particularidad del acontecimiento es que estando embarazada, se adelantó el parto y dio a luz a Amalia en el medio del Atlántico. Adoptó la nacionalidad brasilera ya que Brasil fue el primer puerto al que arribó el barco luego del suceso. Cabe destacar que el periodo histórico en el que el hecho en cuestión ocurrió es finalizando el año 1900, específicamente el día 9 de diciembre. La elección de este suceso en particular se debe a que es la forma en que se inicia la historia de la familia del autor de este ensayo y su desenlace engloba un contexto histórico interesante y un acontecimiento poco común.  

La búsqueda del tesoro perdido

Sofía Eleonora Francis   Esta Historia narra la vida de Federic Francis a los 30 años de edad cuando, tras comenzada la Primera Guerra Mundial en 1914, decide dejar todo en su tierra natal, en Gales, e ir en búsqueda de un nuevo futuro en Buenos Aires. Abandonando toda su fortuna, el joven ingeniero va contar toda corriente al abandonar, también, a sus hermanos quienes se dirigen a Estados Unidos para comenzar de nuevo. Feredic confiado sus habilidades para la ingeniería eléctrica apuesta todo al nuevo país exportador de carnes y trigo, Argentina. Señor lector con esta introducción se presentó a un hombre que teniéndolo todo decide arriesgarse a favor de la aventura y de lo desconocido. Un aventurero, un soñador, en fin, un joven que no se deja vencer por sus miedos ni por sus inseguridades. Un joven que buscando la riqueza perdida encuentra algo mucho más valioso. Ésta es la historia de “Sir Feredic Francis”. A lo largo de este trabajo se espera poder conocer mejor la vida de este personaje que forma parte de la historia de mi familia y también poder afianzar los vínculos con aquellos parientes que conocen de él de manera tal de unirnos más que antes. (Ver trabajo completo en p. 111) 

  Gesagro S.A.

Candelaria Espeche   Gustavo Espeche. Nacido el 8 de diciembre de 1957 en San Isidro. Es el mayor de cinco hermanos y padre de cuatro jóvenes de entre 18 y 28 años: Tres hombres y una mujer. Se crió en Beccar, Buenos Aires, donde conoció a la mujer que en 1983 se convertiría en su esposa. Gustavo realizó sus estudios secundarios en Nacional de San Isidro (Egresado en el año 1982) y luego para convertirse en ingeniero agrónomo estudió en la Universidad de Buenos Aires. El trabajo será basado en su historia principalmente por el progreso en el trabajo. Cuando eran recién casados, vivían a ochenta kilómetros de Trenque Lauquen en un campo con lo justo y necesario. Esa pareja que en invierno debía colocar los alimentos en el marco de una ventana para que el frío pudiera mantenerlos por más tiempo, ahora vive en Pergamino con una heladera y un congelador entre otras cosas. Daniela, su esposa, pasa sus tardes en su taller, haciendo una de las cosas que más le gusta: pintar. Gustavo trabaja en su propia empresa, Gesagro S.A., de venta de insumos y acopio de cereales que se encuentra actualmente bien posicionada en la zona.  

Una historia de mi familia

Rebeca Elizabeth Cortez Chevez   Creció en un Departamento llamado Usulután ubicado al oriente del país, en un cantón muy pequeño llamado Estanzuelas. Es el tercero de 10 hermanos con su hermano gemelo, siempre trabajo junto con su padre cuidando el ganado, cortando maíz y en todos los trabajos agrícolas existían en esa región. Su padre, Tomas Chevez, siempre creyó que el estudio era la única herencia que les podía dejar a sus hijos, aunque él ni siquiera podía leer ni escribir, por eso con mucho esfuerzo los mandaba a la escuela que quedaba a 2 horas de camino de su casa, porque quería que de grandes salieran de ese cantón y fueran a la universidad. Tenían que levantarse muy temprano para bajar al río que estaba cerca de casa para poder bañarse y llevar agua a su casa para las tareas del hogar, darles de beber a los animales y así poder irse a estudiar. Por la tarde llegar e incluirse en el trabajo con su padre. Con mucha admiración hacia su padre él siempre quiso ser como él, ya que tenía uno de los mejores ganados de ese pueblo y cosecha, pero quería llegar aún más lejos de las acogedoras paredes de su casa, como tanto su padre había deseado. Al terminar el secundario toma la decisión de emigrar a la capital en busca de una oportunidad en una universidad. Es así como empieza a conocer lo que la vida le tenía preparado, a poner en práctica todo lo que sus padres en aquel cantón le enseño, hasta llegar a convertirse en viceministro de Vivienda y presidente del Fondo Nacional de Vivienda Popular (FONAVIPO) en el país El Salvador.  

Servicio militar…

Mailin Palavecino   Eduardo hace 30 años era un adolescente en el que como todos los hombres, en esa época, tenían que cumplir con el servicio militar. Él era un chico bastante inquieto que recientemente había terminado el secundario, vivía con sus padres y hermana, le gustaba juntarse con sus amigos por la tarde en la plaza que quedaba a la vuelta de su casa a jugar a la pelota hasta el cansancio. Eduardo no se imaginaba lo que iba a sentir el día que se tendría que preparar para partir hacia su obligación, por lo tanto el seguía disfrutando de su rutina, pero sabía que pronto se iba a acercar ese día. Amanecía… su madre le preparaba el desayuno, en el living de su casa se encontraban los bolsos que lo acompañarían durante 15 meses. La sensación que sentía por su cuerpo era algo inexplicable ya que sentía miedo, incertidumbre de donde iría con quien se encontraría en fin, tomó sus bolsos y se dirigió hasta el barrio de Ciudadela donde pasarían la noche para luego al otro día partir. Abrazó fuertemente a su madre, ella no lo soltaba como si le estuvieran quitando una parte de su cuerpo a ese abrazo inmenso se sumó el padre, como si los tres fueran uno solo. Ya era el momento de irse, Eduardo tmó sus valijas y se unió al grupo donde todos se encontraban en su misma situación. Al día siguiente, se dirigieron a Palomar donde los esperaba un avión el cual los llevaría hasta Comodoro Rivadavia, y allí todavía no terminaría su viaje… Al subirse al camión que los estaba esperando para seguir el recorrido, Eduardo observó la vista del lugar y sintió unos escalofríos en su cuerpo mirando el paisaje infinito que lo llevó a generar un gran miedo, ya que no sabía a donde iba a terminar el viaje y que era lo que le esperaría.  

Antonio Aberastain

Delfina Freixas   La historia comienza más de doscientos años atrás con el nacimiento de Antonio Aberastain en Mayo de 1810 y de la misma patria argentina. Nueve meses después que el llegaría al mundo uno de sus más grandes amigos y con el cual compartiría sus ideales a lo largo de su vida, Domingo Faustino Sarmiento. Antonio, junto a su amigo de la primaria, son elegidos por ser talentosos y promisorios para recibir una educación por cuenta de la Nación en el Colegio de Ciencias Morales. Era un hombre muy dedicado a sus estudios y con tan sólo 22 años ya hablaba seis idiomas y era abogado. Dice Sarmiento en Recuerdos de Provincia “cayóle la suerte a Antonino Aberastain, pobre como yo y dotado de talentos distinguidos, una contracción férrea al estudio y una moralidad de costumbres que lo han hecho ejemplar hasta el día de hoy.  

Aldo Jacinto Arteaga

Aldo Octavio Arteaga   En este trabajo decidí hablar de Aldo Jacinto Arteaga, debido a que su historia de vida me pareció muy interesante. Él, de chico, vivió en una familia muy humilde y lo que voy a mostrar en este trabajo es como, con mucho esfuerzo y dedicación, pudo lograr grandes objetivos en su vida. Aldo vivía en una familia de arquitectos, y él estaba seguro de que ese era su destino, no conocía otra profesión a la cual estuviera destinado, hasta que un día como cualquier otro su madre enfermó gravemente. En su familia hicieron todo por ayudarla, buscaron muchos médicos, pero nadie podía hacer nada, entonces el decidió hacer lo que todo hijo amoroso haría, intentó ayudarla el mismo y apenas terminó el secundario comenzó a estudiar medicina sin dudarlo.  

Castor: historia de vida

Pedro Manuel Rollán   Era una calurosa tarde de verano, aquella del veintitrés de julio de 1875 allá en Orense, Galicia, cuando en el centro de un barrio muy humilde, en el ceno de la familia García Yañez nacía su primer hijo, Castor. Su infancia no fue sencilla, y ser una familia numerosa no facilitaba las cosas, él era el mayor de siete hermanos. Ya con seis o siete años al no tener la posibilidad de ir al colegio Castor y su hermano un año menor tuvieron que salir a hacer changas para ayudar a su padre que trabajaba todo el día para traer el pan a la casa y poder alimentar a todos sus hijos, pero eso no alcanzaba. Corría el año 84 y el padre, en un día de trabajo como cualquier otro, mientras cargaba bolsas hablaba con un compañero: existe un mundo nuevo, lleno de posibilidades, América le dicen, sale un barco cada mes, mi hijo mayor está allá hace cinco meses, le contaba. Que vaya tu hijo, le vas a salvar la vida. Al llegar a la casa luego de la larga jornada laboral, cuando los hijos ya dormían le contó la historia a su esposa, ella tenía miedo, no quería dejar a su pequeño de tan solo nueve años irse solo a un mundo desconocido y no sabría si alguna vez llegaría o si lo volvería a ver. A la mañana siguiente le contaron la decisión. Al escucharla él rompió en llanto, al igual que su madre, su padre sentía mucho dolor, pero se mantenía firme. No quería alejarse de su familia y pensar que nunca jamás los volvería a ver, tampoco sabía a dónde iría y si el lugar de destino iba a ser mejor que su realidad, estaba muy asustado. Pero entendió que era lo correcto. Finalmente, luego de unas largas dos semanas, legó el día. Saludó a sus padres y sus hermanos, mucho llanto y dolor. Subió al barco, pero tuvo que esconderse en la bodega. Viajaría de polizón. Emprendió un viaje con muchas dudas, que no sabría como terminaría. Lo esperaba una nueva vida.   

Quina

Rocío María del Pilar López   Esta historia va a tomar la vida de Joaquina. Nacida en España en 1904. Hoy en día, luego de 108 años de vida y de experiencias, Joaquina lleva una vida tranquila en un país completamente distinto al de su origen, Argentina. Joaquina es la menor de cinco hermanos, su familia no era la típica familia consolidada de dicha época, ya que sus padres se separaron cuando ella era muy pequeña. No se crió en un ambiente familiar normal sino que fue criada por una de sus tías junto con su prima Leonor. El haberse criado en este ambiente, la obligó a ser independiente desde temprana edad. Dado que a sus siete años, tomaba trenes para visitar a sus hermanos, los cuales estaban repartidos por Europa. Uno de ellos, Mariano el mayor, vivía en Francia cerca de la frontera con España. Mariano no ejercía ningún oficio profesional sino que era un deportista, boxeador, reconocido en la época. En cada visita a su querido hermano, ella compraba unas pequeñas revistas para niños gracias a las cuales aprendió a leer. Luego de haber sobrevivido a dos guerras mundiales en Europa, con sólo 17 años, pisó el continente americano por primera vez al llegar al puerto de Buenos Aires en un transatlántico con su tía y su prima.  

Una historia de mi familia

Juan Cruz Petroselli   Mi familia, italiana por parte de padre y española por parte de madre, es una familia muy chica. Tanto mi madre como mi padre tienen solo un hermano, al igual que yo. Ambos hermanos, tienen cada uno 3 hijos, y de ahí en mas, no hay mas descendencia.  Mi historia se va a centrar en mi abuelo y bisabuelo paterno. Ambos practicaban el oficio de la carpintería. Mi abuelo lo aprendió de su padre, pero no lo ejerció toda su vida. De hecho, su historia laboral es bastante amplia y variada. En sus comienzos, mi abuelo heredó el oficio de su padre, con el pasar de los años, debido a que la profesión fue decayendo, incursionó en el ambiente de la maquinaria y los chasis. Se dedicó a hacer chasis para camiones, con lo que logró una cierta estabilidad laboral. Años más tarde, decide explorar el terreno de la agricultura y dedicarse a ser contratista rural en épocas de cosecha, viajando al sur de la Argentina, para trabajar para terceros. Años mas tarde, debido al mismo factor que antes, de que logra estabilidad económica y laboral, abandona definitivamente su trabajo de fabricante de chasis y compra sus primeras hectáreas de campo, para dedicarse por cuenta propia a la agricultura y la ganadería.  

La experiencia en la guerra de Malvinas

María Carla Zampedri   Hay un hecho que para bien o para mal ha quedado registrado en la vida de los argentinos. Este hecho es la guerra de Malvinas, que ha involucrado a varios argentinos, quienes el dos de abril de 1982 dejaron su familia, su entorno y arribaron a las Islas Malvinas, presenciando y viviendo cada uno de esos horrorosos y desesperados días. Argentina no poseía preparación para combatir. La tecnología de sus armas no era la suficiente, tampoco la preparación física de los soldados. Se encontraban totalmente en desventaja contra Reino Unido, es por ello que argentina el 14 de junio se retira de la guerra. Por estas razones, al regreso, los familiares de combatientes, por controversia de lo que informaban los medios, se encontraron con varios fallecimientos inesperados, y con la noticia de que todas las cartas, alimentos y encomiendas enviadas durante la guerra nunca habían sido entregadas.  

El hombre de San Borja

César Guardia Alemañi   El relato que voy que contar no es nada fácil, y es una historia que está relacionada con mi papá y la historia de su padre y mi abuelo, César Guardia, un boliviano nacido en el municipio de San Borja. Es una historia acerca de un hombre con una historia muy particular, que tuvo más de doce hijos e hijas, con tres mujeres diferentes; y que, sin embargo, es recordado por todos y cada uno de sus hijos con alegría y amor. Su muerte, hace varios años, hizo que fuera imposible haberlo conocido, y mi lejanía con mi familia boliviana de parte de mi papá, hace que sea también difícil conseguir información y entrevistar gente para el trabajo. Sin embargo, fue uno de los temas que primero pensé cuando me propusieron este proyecto. Un caso que siempre me llamó mucho la atención, y que nunca pude profundizar por miedo a preguntar. Entonces la idea de realizar este proyecto tiene dos objetivos principales. Por un lado realizar el informe con todo lo que pide la facultad, para poder aprobar y lograr los objetivos de la materia, y por otro lado, y muchísimo más importante, poder conocer la historia de mi abuelo que nunca conocí, y que tanto amor provocaba en todos sus hijos, a pesar de sus contradicciones y la imposibilidad de que sea recordado como un hombre 100% de bien. Hizo cosas buenas y cosas malas, pero profundizar en la historia de él para entender cómo y por qué fue tan querido por todos mis tíos y por mi papá, a pesar de todo lo que voy a contar de él negativo, y el amor que dejó en todos sus hijos y familia que tuvo, es algo que no quiero dejar de hacer. Y este proyecto es una muy buena oportunidad para lograrlo, poder profundizar, conocer distintas opiniones, y lograr sacar la verdad acerca de su persona.  Los introduzco a la vida del señor César Guardia.  

Manuel

Laura Iglesias   Un 10 de febrero de 1931 nace Manuel en un pequeño pueblo de Asturias llamado Tapia de Casariego. Era el menor de tres hermanos. No llegó a conocer a su madre ya que muere de una enfermedad cuando apenas tenía tres meses. Maruja, hermana de su madre que vivía en Argentina, vende su casa y viaja a España para cuidar de Manuel y sus hermanos porque Secundino, su padre, estaba ausente la mayor parte del tiempo. Manuel asistía ocasionalmente a la escuela. Era la época en la cual transcurría la Guerra Civil y muchas veces la comida faltaba. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial Francisco, el hermano del medio, viajó a Argentina a la casa de otra de sus tías. Meses después llega el turno de Manuel que, con tan solo 17 años, toma la difícil decisión de abandonar a su padre, el cual no volverá a ver y a su hermano mayor. Después de tanto tiempo de viajar en barco, llega a Argentina y se instala en el barrio de San Martín. Allí asistirá a la escuela primaria y tendrá su primer trabajo en una sastrería, lugar donde aprenderá su profesión.  

Un relato adoptivo

Candela Scolnik   La historia elegida para desarrollar a lo largo del trabajo práctico denominado “la historia de mi familia”, involucrará varios aspectos, tanto de la historia de los protagonistas así como también, de un proceso social. Los protagonistas de la misma serán varios integrantes del círculo familiar de Candela, principalmente sus tíos Alejandro y Gladys y sus primos, Brandon y Nicole, enlace dado entre ambas familias mediante la hermandad de Alejandro y Marcelo (papá de Candela). Además de investigar y contar acerca de su vida, y como fue previamente mencionado, se la vinculará con un proceso social El mismo es tan complicado como satisfactorio, y se trata de la adopción de personas. El período temporal de lo que se relatará abarcará desde el año 1989 hasta la actualidad. Y el espacio geográfico de la narración será Argentina y Estados Unidos. A lo largo del desarrollo del ensayo, se expondrán datos, situaciones, investigaciones, reflexiones, testimonios y conclusiones sobre todo lo ya mencionado. (Ver trabajo completo en p. 107) 

  El imprevisto integrante

Paula Babino   Para julio de 1995, la familia de Agostina, ya estaba conformada por cuatro integrantes incluyéndola a ella. Tres mujeres y un hombre, la presencia femenina era importante para ese entonces, hasta que una visita al médico determinó que pasarían a tener otro nuevo integrante desconociendo su sexo. Todo parecía cambiar en la familia, un nuevo ser se integraría en sus vidas y haría que todos comenzaran a cuestionarse por un nombre ideal para el futuro bebé. Las opciones eran varias, ya que aún no se había determinado el sexo de la criatura pero la incertidumbre generaba mayores expectativas acerca de cómo sería. La hermana de Agostina, unos años más grande que ella, deseaba que el bebé fuera varón en cambio sus padres optaban por cualquiera de las dos opciones, con tan sólo que naciera sano ellos iban a ser felices. La fecha aproximada sería para el 20 de marzo, mientras tanto la panza de la madre iba creciendo poco a poco. Para los últimos meses del embarazo ya habían preparado una nueva habitación, comprado más pañales y pensado los nombres posibles para aquel o aquella personita que cambiaría sus vidas nuevamente. Una mañana de marzo, la madre de Agostina comenzó a sentirse más débil de lo habitual y en el momento que se dirigió al baño rompió bolsa, el nuevo bebé venía en camino. El padre tomó todas las cosas necesarias que pudo y así partieron los dos para el sanatorio dejando en casa a la pequeña junto a su hermana y abuela. Luego de mucha espera y cansancio, dadas las tres pasadas de la mañana del día 29 de marzo nació Tomás, el niño que tanto esperaba la familia.  

Un italiano que creyó en Argentina

Constanza Ferrari   “Si hoy me proponen comenzar nuevamente con este emprendimiento lo pensaría mucho”, esas fueron las palabras del señor Ferrari Gelvino cuando se le preguntó sobre cómo, cuándo y por qué comenzó con el gran emprendimiento familiar Klaukol (adhesivo para cerámicos), hoy en día una empresa líder en el mercado. Gelvino Ferrari, de nacionalidad italiana llegó a Argentina en abril del año 1966 con su esposa Renza embarazada de su primer hijo. Comenzó a trabajar en la panadería de su suegro ayudando a producir y repartir los productos de la misma. Luego de dos años volvió a Italia con su esposa y su hijo Claudio, donde empezó a trabajar en una fábrica de cerámica. Un día su esposa decidió volver a Argentina ya que extrañaba mucho a sus padres y hermanos, pero Gelvino no quería volver porque le gustaba la vida en Italia y el trabajo que tenía. Luego de charlas con su esposa discutiendo si volvían o no, aceptó la propuesta de Renza, pero dijo que no iba a trabajar en la panadería, él quería volver con algo nuevo, con algo que en Argentina no estaba. Un día, hablando con un primo, que trabajaba en una fábrica de cerámica llamada Litocol en Italia, le contó sobre su vuelta a Argentina y su idea de buscar algo nuevo. Renzo, el primo, le dijo que empiece a ir a contar su idea a las distintas fábricas de cerámica que había en la zona para ver si alguna podía llegar a tener algo. Después de días y días de ir a distintas fábricas contando su idea, le ofrecieron comprar la fórmula de adhesivos para cerámicos que todavía no se había implementado en otros países. Gelvino decidió comprarla poniendo en riesgo todo su capital ya que vendió todo lo que tenía para poder invertir en ella. En abril del año 1971 volvieron a Argentina, solamente con una valija y la fórmula en la mano, con muchas ilusiones y expectativas para poder desarrollar el adhesivo en el mercado argentino.  (Ver trabajo completo en p. 110) 

  Fernando de la Plata

María Belén de la Plata   La historia comienza alrededor de 1870 cuando inmigró a la Argentina un niño de apenas 11 años, llamado Fernando de la Plata. Él fue el bisabuelo de José Carlos de la Plata, padre de María Belén de la Plata. Fernando nació en España y vivía con sus padres. En aquella época España estaba pasando por un momento de gran crisis económica y malas cosechas, dicho receso en el país estaba afectando más que nada a los sectores populares ya que escaseaban los productos de necesidades básicas. Dadas las condiciones que atravesaba el país, el padre de Fernando decide enviarlo a la Argentina para que comience una nueva vida con mejores oportunidades. La situación en la cual se encontraba la familia la obligó a despedirse de su hijo, mientras que ellos no tuvieron otra posibilidad que quedarse allí. Una vez que llegó a Buenos Aires, se estableció en Carlos Tejedor. Allí comenzó a trabajar en una pulpería. Con el pasar del tiempo fue armando su familia, se casó y a uno de los hijos que tuvo lo llamó José de la Plata, quien heredó de su padre la concesionaria Ford de Carlos Tejedor. Esta historia cuenta cómo pudo pasar de no tener nada a salir adelante habiendo comenzado su vida desde cero. Cómo pudo ir progresando y trayendo familiares al país para ayudarlos.  

Una de las voces

María Paula Sequeira   Ninguna historia contada pasa sin involucrarse con su tiempo. Son condiciones que en muchas ocasiones influyen en el rumbo del relato. Para bien o para mal nunca nada debe ser aislado, porque ese contexto es lo que condiciona lo que vendrá. Cuando se cuentan estas historias, que con nombres distintos en muchas familias se contó, lo primero que se aclara es el año y el lugar. En varias otras narraciones se haría lo mismo, pero tal vez muy al pasar. Como si la historia en si misma tuviera más jugo que lo que ocurría unos pasos más afuera. El tiempo y lugar solo consiguen la importancia que se merecen cuando esto impacta con fuerza el día a día, cuando una rutina libre que parecía desgastada es lo que más se quiere volver a tener. El siglo XX fue un periodo difícil para el mundo. Muchas ideas nuevas se hacían visibles constantemente. Entraba una, no alcanzaba a instalarse y se iba para dar lugar a la otra. Modas, proyectos, sistemas, corrientes de pensamiento. Todo pasaba por boca de todos a una velocidad que apenas podían creer. La globalización dando los primeros pasos firmes para hacerse ver. Junto con el resto del mundo Europa fue testigo, pero por encima personaje principal de los cambios. Queda luego a criterio de cada uno decir si esto tuvo un efecto positivo o no al cerrar la cuenta, pero no se puede hacer oído sordo a las voces de personas que perdieron todo y sufrieron sin saber por qué, sin llegar a entender en qué momento todo había cambiado. Con la historia de Joaquín García quiero dar a conocer la realidad de una época de restricciones, mostrar la voz de una de las 400 000 víctimas que se estiman de aquel gobierno español de cuarenta años que parecía no tener fin. Un gobierno que separó familias y como consecuencia trajo consigo una segunda oleada de inmigración a nuestro país y nos trajo todas estas historias.  

El comienzo de un futuro

Micaela Fiorelli   Para hablar de “la historia de mi familia”, elegí un suceso el cual, desde mi punto de vista, es muy importante ya que da el comienzo a esta historia. Me parece interesante, además, porque mi abuela siempre lo recuerda, y lo hace con orgullo y emoción; por eso es que lo elegí. Me gusta esta experiencia porque aprendo mucho más de mi familia. El suceso elegido es la llegada de mis bis abuelos a la Argentina. Ellos eran italianos y vinieron a este país en busca de un buen futuro que lamentablemente no podían tener en su país de origen. Espero que a todos les resulte interesante tanto como me resultó a mí. Y esta historia comienza así… Vicente nació en 1908, en la ciudad de Nerano, Nápoles, Italia. Se dedicaba a la venta de pescado con su padre. Eran muy conocidos en su ciudad por la labor que realizaban. Pero tras el fallecimiento de su padre, en ese entonces Vicente tenía 21 años, su madre decide viajar a Argentina, donde ya tenían conocidos, con sus otros siete hermanos. El viaje fue bastante largo, fueron tres largos meses. El barco en el que vinieron se llamaba “Conte Biancamano”. Tras su llegada, se asentaron en el barrio de San Telmo, más precisamente en el paseo San Lorenzo, en un conventillo. Extrañaban mucho su país y a sus amigos, pero al comenzar a trabajar y al convivir con otros inmigrantes (San Telmo era un lugar donde la gran mayoría de los inmigrantes vivían), se comenzaron a sentir en su hogar. El primer trabajo que tuvo en nuestro país fue en el mercado de San Telmo, trabajaba del mismo oficio que aprendió de su padre, pescador. Es allí donde conoció a María Ana. Su jefe tenía una hermosa hija, también italiana, solo que ella había viajado al año, por lo que no recordaba nada de su país natal. Se enamoraron, y al poco tiempo comenzaron a salir. Pero a medida que pasaba el tiempo, Vicente sentía la necesidad de independizarse, dejar de ser un empleado más; por lo que decide abrir una pescadería en su barrio con sus hermanos: “Mellino hermanos”. Para ese entonces, con María Ana habían tomado la decisión de casarse y formar una familia. Se casaron un 27 de agosto de 1938, ambos a la edad de 29. De ese matrimonio nacieron tres hijos: Josefina, Antonio y Filomena Ana (mi abuela). Pero lamentablemente, luego de Ana, María queda embarazada de otro bebé, pero lo pierde en el octavo mes de embarazo. Tras haber formado una familia, Vicente decide expandir su negocio, por lo que abre un puesto en el mercado Spinetto. Allí su esposa e hijos lo ayudaban con la venta de pescados. Es en ese momento donde sus hijos comenzaron a aprender esa labor, y darse cuenta que en su futuro se querían dedicar a lo mismo que su padre y abuelo.  

Los años de terror

Andrés Gilberto Escurra Ortiz   En un pasado obscuro, Paraguay ha vivido uno de los momentos mas duros y significantes de su historia, uno de los momentos que marcaría por siempre los libros y las memorias de los paraguayos. Durante 35 años, el Paraguay vivió bajo la sombra de la dictadura, la misma estaba a mando del general Alfredo Stroessner. Estas eran épocas, en las que cuentas los abuelos, que la crueldad y la falta de respeto al régimen en sí, significaban la muerte segura de cualquier persona, pero, así también, significaba seguridad y respeto mutuo. Todo comienza, en el día de las elecciones del 11 de julio de 1954, el general Stroessner había salido victorioso en las votaciones llevadas a cabo en la ciudad de asunción, capital paraguaya. Una de las personas mas ansiosas por este evento era mi abuelo, Victoricio Escurra, padre de familia, 3 hijas y esperando a la cuarta. El general Stoessner ofrecía al pueblo paraguayo, una nueva era, un cambio bastante fuerte a la política del momento, su reto era sanear la economía pero sin implantar medidas de liberación social, es ese entonces, las personas le tenían fe, ya que él, había encabezado el golpe de estado al presidente Federico Chávez, quien en su época de mandatario dejo atrás una gran crisis social y económica. Inmediatamente luego de asumir su presidencia, Stroessner, suprimió las garantías constitucionales, prohibió los partidos políticos y ejerció una dura represión, puso al ejercito paraguayo a su mando directo y utilizo al partido colorado como miembros de su mesa gobernadora, desde ese momento, el pueblo supo, que las cosas serian totalmente diferentes.  

Crecer

Paula Magnani   Candela es hija única y, por cierto muy mimada como tal. Comparte mucho tiempo con sus padres y, aunque como en todas las familias, no todo es bueno, la enfermedad de su madre repercutió fuertemente en su entorno de vida. Nunca vivió una enfermedad tan cerca, para quienes vivieron algo parecido saben que no es fácil de superar. Es muy complejo, no sólo para la persona en cuestión, sino también para sus seres queridos. María Teresa es una persona simpática, agradable y, por sobre las cosas, una madre presente. Pero no es exactamente lo que se considera un ser sociable. Desde el día en que todo comenzó hasta hoy que Candela junto el resto de su familia buscan y buscan el causante de esta enfermedad. Cualquiera que no conozca realmente a María Teresa, diría que un hecho puntual la marcó; o que lo heredó; o hasta que no es tan grave... Pero no saben. Al contrario, quienes sí la conocen afirman que su poca, pero no falta, sociabilidad tiene un gran papel.  Todo comenzó a trasladarse en hechos a principios de este año con simples pero irritantes dolores de panza. ¿Por qué irritantes? Fueron a un médico, indicó que nada extraño pasaba en el cuerpo de su madre. Decidieron concurrir a alguien más especializado aún en el tema, un gastroenterólogo. Su respuesta no varió pero indicó que tranquilamente podía ser un problema nervioso que repercutió notablemente en el estómago. Les costó llevarle el apunte ya que María Teresa ha visitado al psicólogo por decisión propia durante toda su vida, y éste no ha dicho nada al respecto. Ni anticipado. A toda esta situación, ella ya se había pedido la segunda semana de licencia en el trabajo, pasaba el día en lo de Genoveva, su suegra, hasta que caía la noche cuando su esposo arribaba a casa. Ellos trabajan juntos en la misma oficina de arquitectura. Como era verano, Candela estaba en la costa vacacionando con sus amigas y lo único que sabía era que todo estaba bien y que nada de esto estaba sucediendo.  

Entre el pan y la harina

Florencia Lechner   Aquel año en que ella, Pilar, tenía aproximadamente 10 años, su familia y España en general tenían muchos problemas económicos. Por esto, el padre de Pilar decide emprender un viaje hacia Argentina, un lugar que ellos desde lejos sabían que estaba muy bien económicamente y que podría ayudarlos a sacar a la familia adelante. Ella, su hermano y su madre, se quedan esperando ansiosos que el padre no vuelva con malas noticias, porque el volver significaba que las cosas allí no estaban bien. Pasado un mes que él no regresaba, los 3 rápidamente deciden viajar en barco, tardando casi un mes en llegar, pero ellos estaban muy entusiasmados con la nueva vida que estaba recién comenzando. Al llegar al Puerto de Buenos Aires, desorientados, buscan a el padre que los estaba esperando muy cerca de ahí y parten hacia Azul, provincia de Buenos Aires, donde él ya conocía gente y donde se sentiría cómodo acompañado de su familia. Pasan los días, cada uno de ellos, acompañado de las discusiones sobre qué hacer para poder tener dinero, y así por ultimo deciden hacer una panadería, por la gran habilidad que tenían los dos para cocinar y preparar comidas. Los chicos comienzan las escuela, por su puesto hablando castellano, que aprendieron rápidamente porque su padre les mando a que al pisar Argentina, no deberían decir una palabra Gallega más. Todo sigue en perfectas condiciones, los chicos crecen y comienzan sus estudios Universitarios en la ciudad de La Plata, en donde más adelante los padres deciden mudarse llevando consigo su panadería. Pilar y su hermano se separan cada uno con sus matrimonios, después de que sus padres fallecieran. Por esto, ella, se queda con la panadería, y eso va a ser lo que la dejo en perfectas condiciones durante toda su vida, ya que la ésta, se habría hecho muy conocida en el barrio, por ser las más dulces, y perfectamente húmedas y esponjosas.  

La historia de mi abuela

Martina Kammerath   María Margarita Feldtman de Kammerath es una mujer, madre y abuela de incontables anécdotas e historias. Con sus 85 años de edad y su cabeza tan lúcida como siempre, ama contar el testimonio de su vida a sus nietos y explicar el complejo árbol genealógico de su familia. Hija de María Izaguirre y Erich Feldtmann, y hermana mayor de 3 mujeres y dos hombres, fue siempre una mujer muy trabajadora, disciplinada y entusiasta del aprendizaje. Dedico su vida a la enseñanza y a la crianza de sus 5 hijos con el médico Carlos Kammerath. Es una mujer ejemplo para todos sus hijos, nietos y futuros bisnietos que nunca bajo los brazos y siempre mantuvo excelente relación con sus conocidos, quienes la aprecian mucho.

 


Docente: Dardo Dozo fue publicado de la página 18 a página26 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº60

ver detalle e índice del libro