1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIV >
  4. Una foto sobre la dirección y puesta en escena en la actualidad

Una foto sobre la dirección y puesta en escena en la actualidad

Mardikian, Andrea Verónica [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIV

ISSN: 1668-1673

XXIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVI, Vol. 24, Febrero 2015, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

En la comisión 2 - A, Dirección y Puesta en Escena, se presentaron las siguientes ponencias: Enrique Federman, Dirección Teatral: La diversidad de los procesos; Hugo Urquijo: El trabajo del director con el actor en el abordaje de la obra y el personaje; Mariano Dossena: El “juego” del director en la Puesta en escen; Agustina Palermo: El espacio en la composición y dirección escénica; Mariela Asencio: El proceso de creación en primera persona; Bárbara Echevarría. Rupturas de la linealidad escénica y Carlos Palacios: La creatividad en la puesta en escena de una ópera.

La jornada empezó instalando al rol del director como un elemento más del hecho teatral capaz de establecer relaciones con todos los demás roles que participan en el mismo. Federman menciona la palabra “juego” haciendo referencia al juego de fútbol. Piensa al director como un director técnico que le habla a todo su equipo. Entiende el trabajo del director como un conductor. Este conductor comprende y descubre las generalidades y particularidades del resto de los participantes, a partir de ese conocimiento planea una estrategia para que ese grupo fluya y funcione como equipo.

La palabra “juego” la recupera Dossena en su exposición. Comenta que antes de iniciar la dirección de una obra se pregunta: ¿Con quién quiero jugar?, ¿en dónde quiero juegar?, ¿a qué quiero jugar? A partir de esas preguntas construye un mapa a priori de la experiencia de ensayo en donde se manifiestan todas las fantasías que tiene en relación al material y todas las intrigas develadas en el proceso creativo. Piensa el espacio de ensayo como un espacio de juego que lo lleva a la verdad del material escénico. Al mismo tiempo explica que es muy respetuoso del tiempo cronológico de la obra, de su contexto social porque la obra habla de una idea concreta en un determinado tiempo histórico. Le interesa visualizar la sociedad de esa época respetando el mismo significado por el que fue concebido el material.

Urquijo por su parte recupera la idea de director como conductor. Pregunta: ¿Qué hace un director? La respuesta la encuentra en el lazo entre el director y el actor. El objeto estético tiene muchos planos, existen varios niveles de la realidad imaginaria de una obra. En el diálogo entre el actor y el director se van descubiendo esas realidades imaginarias articuladas en una acción dramática, es decir, en la actuación. La actuación se ubicó en primer plano en esta exposición identificando los vínculos íntimos y profundos de la misma con el subtexto, señalando que el movimiento externo depende del impulso externo. En muchas ocasiones citó a Peter Brook para fundamentar su punto de vista sobre la actuación.

Asencio también inició con una pregunta sobre la actuación. La respuesta hace foco en la manera de trabajo propio. En el proceso creativo trabaja con el límite del actor entendiendo actuar como ponerse en el cuerpo propio y no ponerse en el cuerpo del otro. Hace referencia a que trabaja sobre la primera persona y que su escritura es casi autoreferencial. Sin embargo, no intenta reproducir la realidad sino resignificarla. Trabaja con sus asuntos, con sus particularidades, con sus límites sin olvidar su motor, el deseo.

Palermo también inició con una pregunta, surgida por todo lo dicho hasta el momento: ¿Y el público? Su mirada descansa en la construcción de sentido que realiza un grupo de personas pero que interpreta otro grupo de personas. El espectador es responsable, a través de la interpretación, de crear sentido. Especialmente se refiere a la construcción de sentido en términos de espacio. Inaugura en la exposición un término fundante del teatro y explica diferentes espacios que configuran el espacio teatral. En la suma de todos los espacios señalados y con la presencia del espectador aparece un material que excede a la obra misma.

Echevarría muestra documentales de experimentación. En sus performances trabaja con actores y no actores. También hace uso del texto explicando de qué manera concibe el mismo. Explica su rol dentro del proceso creativo como el de dar pautas. Trabaja a partir del “aquí y ahora”, casi sin ensayos, se prueban algunas cosas técnicas y de espacio pero la obra se hace en cada espacio - tiempo real. Entiende la escena como abierta, en donde se pueden identificar una superposición de capas. Aparece la idea de lo imprevisto.

Palacios fue el último expositor y recuperó algunas de las palabras que fueron apareciendo en el día: vacío, soltar, pasión, jugar, espacio, deseo, no pensar. Su exposición se basa en la creatividad en la puesta en escena de una ópera. En este dispositivo el régisseur estimula a los actores. En la misma se pueden identificar tres planos: el texto, la música, las didascalias. Dentro del proceso creativo hay un grupo grande de personas, cada una se ocupa de un campo particular del dispositivo, la ópera es un trabajo en equipo.

El clima en el aula era de mucho respeto, compromiso e interés. Cuando llegamos al final de todas las exposiciones, lamentablemente, sólo nos restaban treinta minutos. La sala estaba llena y había muchas manos levantadas. Así que intentamos saciar todas las preguntas pero algunas quedaron un poco inconclusas. Los participantes volvieron a recuperar las nociones de espacio, de imprevisto, de cambio de dirección en medio de un proceso creativo, de director, de escena. No sólo hubo preguntas sino también intervenciones e intercambio de algunas experiencias vividas en procesos creativos. El encuentro entre expositores y participantes fue muy fluido cómo una gran mesa de café en dónde se comparte lo vivido.

A modo personal, en la comisión convivieron posturas y perspectivas muy distintas sobre el hecho teatral, diversas maneras de pensar la concepción de una obra, la actuación, la dirección y el espacio. Sin embargo, es una honesta fotografía de la realidad actual del teatro en la ciudad de Buenos Aires porque visualiza el respeto con el que estas miradas conviven, a veces, en los mismos circuitos teatrales sin confrontar. Una muestra de respeto y de evolución artística.


Una foto sobre la dirección y puesta en escena en la actualidad fue publicado de la página 56 a página57 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIV

ver detalle e índice del libro