1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIV >
  4. La escena teatral del futuro: un espacio híbrido

La escena teatral del futuro: un espacio híbrido

Sorrivas, Nicolás [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIV

ISSN: 1668-1673

XXIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVI, Vol. 24, Febrero 2015, Buenos Aires, Argentina | 245 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El presente texto narra los principales ejes temáticos que se debatieron en la Comisión 8-A del Congreso de Tendencias Escénicas, cuya unidad temática fueron las Tecnologías en escena. En la comisión expusieron, por orden alfabético: Inés Armas y Hernán Bermúdez El espacio digital; Alejandra Ceriani (Cuerpo, danza y cultura digital), Martín Gómez (Lo audiovisual en escena), Ramiro Guggiari y Karina Wainschenker (Reflexiones para un modelo tecnológico del trabajo del actor; Jorge Haro, Creación artística y trans-disciplina; Alejandra Soto, Una nueva mirada en la escena: el lenguaje multimedia; Eleonora Vallazza; La danza contemporánea y las nuevas tecnologías; y Karina Wainschenker, Panorama del uso de las tecnologías en los distintos estratos de la escena teatral porteña.

A diferencia de otras comisiones del Congreso de Tendencias Escénicas, Tecnologías en escena, más allá de hablar del presente del teatro y el espectáculo, debatió acerca del futuro del mismo, pensando a cada una de las tecnologías en escena como elementos en constante transformación.

Varios de los expositores se refirieron a un tipo de espectáculo en particular: la danza. Y, enseguida, apareció una realidad compartida por todos los profesionales reunidos en torno a la Comisión: la hibridación entre disciplinas.

Por ejemplo, la profesora Eleonora Vallazza, observó el creciente nivel de interacción entre las nuevas técnologías y las artes. Hoy, dijo, “no se puede pensar una obra sin la imagen interactiva. La danza es un fenómeno multimedia”. Habló de cómo se fueron incorporando los códigos de la imagen audiovisual a la danza contemporánea. “El cuerpo físico del bailarín pierde su unidad pues se ve atravesado por algo diferente: la imagen electrónica”. Sus palabras observaron un subrayado interés por la mediación tecnológica que sucede en vivo y se modifica en cada nueva función.

“La danza es un arte efímero, apenas lo viste ya se fue” compartieron el artista plástico Hernán Bermúdez y la bailarina Inés Armas. Acordaron que uno se acerca a las disciplinas artísticas desde su lugar de origen y que allí, necesariamente, surge la hibridación. Su experiencia en la interacción entre disciplinas enriqueció la jornada con ejemplos visuales claros. “Es imposible no dejar que el cuerpo del actor vaya hacia lo colectivo”. “La interacción en el mundo contemporáneo, mediada por lo virtual, es inevitable”, finalizaron.

A su vez, Alejandra Ceriani, Magíster en Estética y Teoría de las Artes, se refirió a la urgente necesidad de incorporar la danza como disciplina a estudiar y analizar en la Universidad. “La danza siempre ha sido maltratada”, observó, y también hizo referencia en su ponencia al fenómeno de la hibridación en esta forma de espectáculo. “Se está dando lugar a un nuevo lenguaje corporal que está más allá de la danza, que tiene que ver con la interacción de múltiples disciplinas y la exploración de los cuerpos de los bailarines con los otros cuerpos que están más allá del espacio teatral físico”. Dependiendo el dispositivo que entra en acción, el resultado será una obra diferente, concluyó, y subrayó que “para poder hacer un cambio hay que desarmar el juego previo”.

“Es fundamental el de dónde venimos para saber hacia dónde vamos”, expresó el realizador audiovisual Martín Gómez. Cuando lo audiovisual entra en escena lo hace desde afuera, no como protagonista. Desde el relato de su experiencia en el Complejo Teatral de Buenos Aires, subrayó la necesidad de pensar a la tecnología no como competencia de lo que ya está sobre el escenario sino como un elemento más que debe mezclarse con los otros, interactuar. Al respecto, aseguró que “cuanto más vida tiene lo que uno hace en la escena más cerca va a estar del público”.

El artista sonoro y audiovisual Jorge Haro compartió con su colega la posibilidad de transformar sobre la marcha el objeto multimedia según la reacción del público. “Hay que ser sensibles y percibir qué es lo que pasa en la sala”, expresó. Y aseguró que el artista puro ya no existe, que indefectiblemente, estamos mediados por la tecnología.

“El límite soy yo” aseguró la escenógrafa y vestuarista Alejandra Soto y habló acerca de los aportes que uno realiza como profesional. “Como la danza, el teatro es perenne, cada vez que sucede muere”. Desde esta mirada, afirmó que es necesario experimentar con la improvisación en los espacios a través de la mediación con la tecnología.

Al parecer, la búsqueda de los expositores de la Comisión se dirigía a una verdad común: la obra de arte total. Al respecto, la docente Karina Wainschenker y el realizador Ramiro Guggiari se refirieron a su propia experiencia en la resignificación acerca de lo que es el arte hoy, subrayando la necesidad de resaltar la corporalidad del actor y el hiperrealismo de la escena.

En su búsqueda, los expositores reflexionaron sobre el modelo tecnológico del trabajo con el actor. ¿Qué pasaría si el director dejara de centralizar la obra en el cuerpo de este y lo observara como un elemento más de la técnica, como una super-marioneta? Todavía sin conclusiones en su trabajo de investigación, Wainschenker y Guggiari, aseguraron que el teatro hoy se mueve hacia el concepto de sinergia propuesto por Mauricio Kartun, donde uno más uno es tres.

Hoy en día, no se puede hablar de Tecnologías en escena sin pensar en un dispositivo híbrido donde, el teatro y el cuerpo del actor conviven con diversos factores de constante modificación: lo audiovisual, lo multimedial y lo virtual. Tal es el caso, por ejemplo, del streaming escénico donde ya ni siquiera es necesario ocupar una butaca en la sala para vivir una obra de ballet, o una ópera. Las nuevas tecnologías de la información y comunicación modifican previsible e imprevisiblemente al teatro. Así, la Comisión concluyó con una pregunta sin respuesta: ¿El teatro continúa siendo teatro? Al parecer, todavía no hay un futuro definido.


La escena teatral del futuro: un espacio híbrido fue publicado de la página 65 a página66 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXIV

ver detalle e índice del libro