1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV >
  4. El conflicto en los grupos de trabajo.

El conflicto en los grupos de trabajo.

Viceconte, Carla [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ISSN: 1668-1673

Año XVI, Vol. 25, Agosto 2015, Buenos Aires, Argentina | 230 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El ensayo reflexiona acerca de la importancia de generar en los estudiantes conflictos cognitivos utilizando la metodología del trabajo grupal como estrategia de enseñanza. A lo largo del mismo se intenta dar cuenta de que la intervención del docente en su rol de orientador y guía, sumado a la labor grupal, motiva a un tipo de aprendizaje cooperativo y en colaboración generador de un razonamiento crítico y reflexivo.

Se concluye con un análisis en el cual se manifiesta que la necesidad de los estudiantes de resolver situaciones de conflicto generadas por el desequilibrio originado a raíz del enfrentamiento de nuevos significados, hace que a través de la pregunta y del replanteo logren sustituir o producir rupturas en sus esquemas mentales.

Palabras clave: estudiantes – profesor – educación - trabajo en grupo - conflicto cognitivo - aprendizaje cooperativo - aprendizaje en colaboración.

Reflexionar acerca de cómo logran los profesores un buen proceso de enseñanza-aprendizaje, conduce a hacer una asociación en la cual un buen docente sería aquel que pensase a la educación como un proceso de construcción de conocimientos que tiene como objetivo fundamental la generación de un razonamiento crítico por parte de los estudiantes. Podría sonar confuso pensar en educación, en enseñanza, en aprendizaje, en construcción de conocimientos y relacionar esas acciones con la palabra conflicto. Sin embargo, la buena enseñanza apunta justamente a generar conflictos cognitivos en los estudiantes. Dichos conflictos tienen lugar cuando se produce una discrepancia y se ponen en duda los conocimientos previos de los estudiantes a causa de un desequilibrio generado por el enfrentamiento con nuevos significados. Ante esta situación de incomodidad, los estudiantes ponen en crisis sus modelos mentales e intentan comprobar sus propios razonamientos, poner en práctica de manera eficaz su capacidad para percibir, pensar críticamente y reflexionar acerca del nuevo contenido a través de la comparación o de la relación y, en ese marco, lograr una nueva asimilación y construcción de nuevos conceptos. Un recurso favorecedor para lograr este tipo de aprendizaje basado en la resolución de conflictos es la labor grupal como estrategia de enseñanza. Teniendo en cuenta que, si se piensa a un grupo de estudiantes intentando resolver una tarea, se genera un escenario en el cual se presentan diferentes argumentaciones sobre un mismo tema, se proponen ideas nuevas, se eligen, se prueban y se confrontan distintos puntos de vista. Es entonces cuando surgen los conflictos, producto de la necesidad de tomar las decisiones adecuadas con el objeto de arribar a una solución para dicha tarea. Esta confrontación de diferentes puntos de vista crea un momento oportuno para que, según la perspectiva neo–piagetiana, se genere la mejor condición para el crecimiento individual (Roselli, 1999, p.80). Estos conflictos podrían ser generados por las propias inquietudes de los estudiantes frente al nuevo conocimiento, por el debate surgido dentro de los grupos de trabajo, o por el diálogo y los cuestionamientos incorporados al espacio áulico por el profesor como parte de una práctica pedagógica en la que se intente provocar la ruptura o la modificación de modelos mentales. Al respecto, Bain expone que los buenos profesores “ponen interés en la belleza, utilidad o intriga de los asuntos a los que intentan dar respuesta con sus estudiantes, y se dedican a conseguir respuestas a preguntas en vez de únicamente al ‘aprendizaje de información’.” (2007, p. 53). Para ello estimulan a los estudiantes a que no se limiten a realizar un aprendizaje memorístico en el cual la información nueva se incorpore en forma arbitraria, sino que el estudiante explore poniendo en práctica recursos cognitivos ante situaciones en las que deba resolver conflictos. Esta intervención docente, a través de las preguntas, el diálogo y los cuestionamientos, sólo puede ser llevada a cabo si se utiliza una herramienta esencial que es la escucha, ya que de este modo el profesor intenta decodificar el pensamiento de los estudiantes, tomar conciencia que algo no ha sido comprendido, interpretar sus razonamientos, pensar la manera en que construyen los conceptos y a raíz de ello, poder esclarecer la naturaleza de los temas que no fueron entendidos. De este modo, acompañan a los estudiantes a construir sus propias ideas sobre la base de las preguntas, el error, la simulación y el diálogo.

Aprendizaje cooperativo y en colaboración
En vista de lo expuesto anteriormente, podría afirmarse que de la sumatoria de una metodología educativa basada en la creación de grupos de trabajo, más la intervención del docente en su rol de estimulador, orientador y asesor se genera un proceso de enseñanza-aprendizaje exitoso basado en un razonamiento crítico y reflexivo, que parte de la base de una modalidad de trabajo apoyada en el aprendizaje cooperativo y en colaboración. Para que este tipo de trabajo pueda lograr la eficiencia es condición que todos los miembros del equipo se sientan involucrados en la realización de la tarea y que tengan la libertad de poder participar y expresar sus ideas en un contexto en el que no exista una excesiva heterogeneidad con el fin de no favorecer las relaciones de dominio – dependencia, ni que uno de los miembros asuma el rol de tutor implícito, ya que la función de monitoreo y guía le corresponde al docente, quien a su vez es la persona que suministra las tareas, las instrucciones y las consignas para ser realizadas por el equipo de trabajo.

En resumidas palabras, podría llegarse a la conclusión de que el aprendizaje en cooperación y colaboración es una propuesta metodológica que favorece a una mayor participación de todos los miembros del grupo, debido a un sentimiento de pertenencia que permite disminuir el temor a las críticas y generar mejores relaciones interpersonales en un ambiente en el que se pueden emitir diferentes juicios de valor, escuchar variadas opiniones y confrontar con aquellas ideas que no se está de acuerdo. En esta búsqueda por adoptar una decisión de común acuerdo entre las partes, es cuando los estudiantes se enfrentan a conflictos que modifican sus estructuras de pensamiento, generando crisis que los impulsan hacia la búsqueda del equilibrio a través de la pregunta, la investigación, la producción de nuevas respuestas y el replanteo de ideas por las cuales se sustituye o se produce una ruptura en el esquema.

Esto se debe a que mediante la colaboración se logra cierta superioridad a la hora de resolver tareas, frente a la posibilidad de hacerlo de una manera competitiva o de desarrollo individual, teniendo en cuenta que el éxito del trabajo grupal se basa en la sumatoria y en el aporte de todos los miembros del grupo.

Referencias bibliográficas

Ander-Egg, E. (1999). El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Magisterio del Río de la Plata.

Ben, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de Valencia.

Rosselli, N. (1999). La construcción sociocognitiva entre iguales. Rosario: IRICE.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: The essay reflects on the importance of creating cognitive conflicts in students using the methodology of group work as a teaching strategy. Along the same it is the intention to account for the teacher involvement in their role as a mentor and guide, together with the work group, motivates a type of cooperative learning and collaborative generator critical and reflective reasoning.

It concludes with an analysis in which it is stated that the need for students to resolve conflict generated by the imbalance caused as a result of the confrontation of new meanings makes through reframing the question and replace achieve or produce ruptures in their mental.

Keywords: student - teacher - education - working in groups - cognitive conflict - cooperative learning - collaborative learning

Resumo: O ensaio reflexiona a respeito da importância de gerar nos estudantes conflitos cognitivos utilizando a metodologia do trabalho de grupo como estratégia de ensino. Ao longo do mesmo tenta-se dar conta de que a intervenção do docente em seu papel de orientador e guia, somado ao labor de grupo, motiva a um tipo de aprendizagem cooperativa e em colaboração gerador de um razonamiento crítico e reflexivo.

Conclui-se com uma análise no qual se manifesta que a necessidade dos estudantes de resolver situações de conflito geradas pelo desequilíbrio originado a raiz do confronto de novos significados, faz que através da pergunta e do repenso consigam substituir ou produzir rupturas em seus esquemas mentais.

Palavras chave: estudantes – professor – educação - trabalho em grupo - conflito cognitivo - aprendizagem cooperativo - aprendizagem em colaboração.

(*) Carla Viceconte: Licenciada en Relaciones Públicas (UADE). Es profesora en el Departamento de Comunicación Corporativa y Empresaria de la Facultad de Diseño y Comunicación.


El conflicto en los grupos de trabajo. fue publicado de la página 85 a página87 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXV

ver detalle e índice del libro