1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI >
  4. Del papel a la pantalla: la cultura digital y el ámbito educativo en tensión.

Del papel a la pantalla: la cultura digital y el ámbito educativo en tensión.

Bavoleo, Mariana [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ISSN: 1668-1673

II Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVI, Vol. 26, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 270 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Retomando algunas de las concepciones sobre la tecnología educativa, la presente ponencia intentará reflexionar sobre las relaciones pedagógicas, en el marco del fortalecimiento de la cultura digital, tratando de abordar las potencialidades, limitaciones y valorizaciones didácticas que surgen frente a las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), en el ámbito de las materias del Núcleo de Formación Académica (NFA) de la Universidad de Palermo.

Se propone profundizar sobre el espacio de la comunicación, la cultura digital y la educación para dar cuenta de las nuevas valorizaciones didácticas en las prácticas áulicas. En la actualidad es necesario reconocer que las mentes de los docentes, y en especial las de los jóvenes, están atravesadas por entornos tecnológicos que soportan relaciones, saberes, consumos culturales y entretenimientos.

Una tecnología no es poderosa sólo porque genera nuevos mecanismos de transmisión o distribución de la comunicación, sino porque al hacerlo modifica las condiciones de accesibilidad, las formas de producción y organización, los espacios de interacción y las representaciones simbólicas de las prácticas cotidianas.

Del papel a la pantalla

Hablar de tecnología parece ineludible. En una sociedad en la que los nuevos medios de la información y la comunicación han permeado todos los espacios, y han modificado la manera de comprender el mundo para las próximas generaciones, no puede ignorarse la necesidad de reflexionar sobre su impacto en el espacio educativo.

Al intentar buscar sus antecedentes, un breve recorrido por la tecnología educativa sitúa su campo de conocimiento en los principios de la década de 1950. En sus orígenes la disciplina se vincula con las herramientas o técnicas para intentar dar una respuesta a la incorporación de medios y materiales para la enseñanza. Edith Litwin (2005), una de las mayores especialistas y referentes en el campo, explica que la tecnología educativa surge con fuerza en los Estados Unidos, donde en sus orígenes, se impregnó de una concepción eficientista de la enseñanza y de clara derivación conductista para las interpretaciones de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Es así como surgieron definiciones artefactuales, que sujetaban la tecnología educativa a los medios tecnológicos producidos para la educación. Los intentos de dar respuestas totalizadoras a la problemática de la enseñanza generaron posteriormente una fuerte controversia respecto de su sentido y su valor, que ha atravesado su campo durante varias décadas.

Indagando sobre estas décadas, Juan de Pablos Pons (2009) sostiene que la primera referencia específica no aparece en el ámbito de la educación sino en los cursos diseñados para especialistas militares apoyados en instrumentos audiovisuales, impartidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Asimismo, de Pablos Pons (2009) sostiene que las definiciones artefactuales han generado influencias en las líneas de reflexión que han perdurado hasta la actualidad.

Estas ideas han fomentado un ilusionismo tecnológico que se fundamenta en la idea de que la utilización de todo nuevo medio representa por sí mismo una mejora y una innovación.

… Los especialistas de la educación y en especial los del área de Tecnología Educativa, han redoblado su interés por estos artefactos simbólicos a los que se les viene otorgando un enorme poder educativo. Dado el poder automultiplicador del discurso instituido por las TIC y su omnipresencia en la sociedad, un desafío fundamental de las investigaciones y propuestas tecnológicas consiste en no minimizar el conocimiento acumulado por el campo de estudio de la Tecnología Educativa, para no seguir cometiendo los mismos errores y no vaciar las iniciativas de contenido educativo. (Pablos Pons, J., 2009:62)

Hay tecnologías que se utilizan habitualmente y que están tan perfectamente integradas en la vida diaria, que son utilizadas sin ser conscientes de que han contribuido en buena medida a cambiar las cosas en términos de mejora. Las tecnologías desempeñan un papel fundamental en la configuración de nuestras sociedades y nuestra cultura; en la historia de la humanidad, tecnologías como la escritura, la imprenta, el teléfono, la radio, el cine y la televisión, han implicado cambios y rupturas profundas. Sin embargo, aún resulta difícil determinar y evaluar el impacto que las nuevas TIC podrán generar.