Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI >
  4. El curriculum por proyecto.

El curriculum por proyecto.

Caram, Carlos [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ISSN: 1668-1673

II Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVI, Vol. 26, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 270 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

“El currículo es la expresión de una intención pedagógica abierta a los condicionamientos de la práctica escolar”. (Gvirtz y Palamidessi, 1998)

Los sistemas educativos son planificados, intencionados e ideológicos. Las instituciones educativas proponen un diseño curricular que enmarca las prácticas educativas. Las propuestas curriculares exceden el puro tecnicismo ya que evidencian la mirada particular e ideológica sobre los procesos de enseñanza y aprendizaje, sobre la evaluación, sobre el concepto que se tiene del estudiante, del grupo y de los docentes, sobre la manera de aprender de los sujetos y sobre la legitimación de los contenidos. A lo largo de más de cuatro décadas, el curriculum tomó diferentes enfoques, dimensiones o perspectivas. Durante la década de los años 70 del siglo XX, predominaba un enfoque racional, técnico y prescriptivo, que establecía que el currículo comprendía solamente los planes para un programa educativo (Tyler, 1973). Este enfoque tomaba al curriculum como programación que se bajaba desde un poder central y suponía que lo que se planificaba iba a suceder en el aula, sin tener en cuenta demasiado a los actores de los procesos, sus tiempos, sus ritmos, sus intereses. Este enfoque no distinguía intención de realidad.

En la década del 80 y gracias al aporte de la sociología, el curriculum se basa en un punto de vista descriptivo y explicativo. Intenta saber qué sucede realmente en la escuela, tratando de describir y explicar más que cambiar y mejorar. El curriculum deja de verse como algo central en la escuela. Se explicita la existencia de varios tipos de curriculum que se clasifican según la relación entre intención y concreción: currículum explícito, curriculum nulo y curriculum oculto. Esta categoría descriptiva deja entrever que hay una brecha entre lo que se planifica y lo que realmente sucede en las aulas. “Lejos de ser un producto técnicamente racional y desapasionadamente sintetizador del conocimiento más valioso, el currículo escolar puede verse como portador y distribuidor de prioridades sociales” (Goodson, 1982, s.p.) En la década del 90 se plantea al curriculum como negociación entre sectores con diferentes intereses, nace una perspectiva política. Esta perspectiva implica una mejor extensión en la concepción del curriculum. Le otorga a la práctica educativa un valor social, cultural y político producto de intereses de diferentes sectores de la sociedad. Por currículo se entiende a la síntesis de elementos culturales (conocimientos, valores, costumbres, creencias, hábitos) que conforman una propuesta político-educativa pensada e impulsada por diversos grupos y sectores sociales cuyos intereses son diversos y contradictorios, aunque algunos tiendan a ser dominantes o hegemónicos, y otros tiendan a oponerse y resistirse a tal dominación o hegemonía (de Alba,1994). Stenhouse en el año 1991 intenta salvar el hiato que existe entre las ideas y aspiraciones y las tentativas para llevarlas a la práctica. Propone una concepción curricular más procesual y social. El curriculum es intención y concreción. “Un currículo es una tentativa para comunicar los principios y rasgos esenciales de un propósito educativo, de forma tal que permanezca abierto a discusión crítica y pueda ser trasladado efectivamente a la práctica”. (Stenhouse, 1991, s.p.). La Facultad de Diseño y Comunicación adopta un enfoque procesual, práctico y reflexivo al que llama curriculum por proyecto. El curriculum por proyecto centra la actividad académica en el hacer y en la reflexión en y sobre la práctica como principales medios para construir y comunicar el conocimiento. Este enfoque curricular implica redefinir conceptos, estrategias, instrumentos de evaluación, objetivos y propósitos. Los límites entre teoría y práctica no son taxativos. La construcción de diferentes modelos proyectuales y los discursos que éstos producen generan un marco teórico. La definición de una política curricular implica tomar una postura acerca de lo que es un estudiante, un docente, un contenido, sobre la relación teoría-práctica y sobre la evaluación.

El estudiante como sujeto que aprende está en el centro de la escena pedagógica, aporta saberes previos, intereses y miradas que enriquecen el proceso. Si bien el aprendizaje es una actividad psíquica interna de cada individuo, se considera que se necesita un entorno social facilitador para que estos procesos se lleven a cabo. La estrategia principal del curriculum por proyecto es el aula-taller: un espacio donde se trabaja colectivamente, en colaboración y en cooperación, en la construcción del conocimiento.

El docente es el líder democrático del aula, aporta sus valiosos conocimientos disciplinares y sus estrategias pedagógicas para crear un clima facilitador del aprendizaje, desafiar intelectualmente a los estudiantes y ampliar los esquemas mentales a través de preguntas, críticas, rupturas cognitivas y reorganización y adaptación de los esquemas. La relación docente–alumno se mantiene, por lo tanto, como asimétrica en todo el proceso. Es el maestro quien selecciona y secuencia los contenidos, propone los trabajos prácticos y maneja los tiempos de enseñanza-aprendizaje. La Facultad invita a sus docentes a reflexionar sobre sus prácticas, se los invita a escribir un ensayo reflexivo y propositivo que se publica en la línea editorial Reflexión Académica en Diseño y Comunicación.

Los contenidos son temas legitimados institucionalmente. Se considera al contenido como provisorio ya que los paradigmas son cambiantes. El contenido como elemento importante de la tríada didáctica debe ser la puerta de acceso a la reflexión y a la reorganización de las estructuras mentales de manera de construir un andamiaje cognitivo y psíquico que permita seguir aprendiendo. Todo contenido es enriquecido por el grupo que lo estudia y lo reconstruye y resignifica. La teoría está estrechamente relacionada con la práctica, se considera que no hay nada más teórico que una buena práctica ya que es en el hacer mismo que se encuentra la posibilidad de la reflexión y la propuesta. El proyecto deviene, en este sentido, como un modelo teórico sobre cierta problemática superando ampliamente la idea de alcanzar objetivos procedimentales. Se propone que en el aula-taller se genere el clima adecuado para reflexionar en y sobre la práctica. Todas las asignaturas de la Facultad de Diseño y Comunicación producen un proyecto final que se presenta en los exámenes finales. Estos proyectos son un trabajo integrador de los trabajos prácticos realizados en las cursadas. El examen final se torna, de esta manera, en un espacio de reflexión sobre la práctica, diferido del proceso. En esta instancia el estudiante tiene la oportunidad de generar un discurso donde sintetiza su propia voz con las voces legitimadas aportadas por el docente y las fuentes bibliográficas. Los proyectos de los estudiantes trascienden el aula ya que la Facultad posee una amplia red de visibilidad (publicaciones en papel, digitales, blogs de docentes y asignaturas, foros, muestras). A través de las publicaciones, los trabajos prácticos de cursada o finales, dependiendo de cada proyecto pedagógico, se convierten en recurso pedagógico para que otros grupos los tomen como fuentes proveedoras externas o antecedentes. Para los docentes los proyectos finales de sus alumnos se convierten en la concreción de su planificación así como en objeto de reflexión para futuras planificaciones. Como se dijo anteriormente, el curriculum no sólo es la planificación sino la concreción y la reflexión sobre la práctica. La evaluación es concebida en este marco curricular como evaluación sumativa y formativa. Nunca la evaluación es el fin de los procesos sino que es una oportunidad de reflexión sobre los ajustes necesarios que deberían hacerse al proceso de enseñanza- aprendizaje. El mejor instrumento de evaluación es el proyecto mismo que sintetiza e integra los saberes construidos por los estudiantes y los grupos.

En el marco de esta concepción curricular la Facultad de Diseño y Comunicación se organiza en Proyectos Pedagógicos. De este modo las asignaturas que intervienen se integran en una red de producción, visibilidad y evaluación que permite la continua revisión de las prácticas y de las planificaciones. El currrículum de este modo es una entidad viva, dinámica y sujeta a los ajustes e intervenciones necesarias para mejorar la calidad de los procesos, de las producciones y de las prácticas pedagógicas.

Referencias bibliográficas

De Alba, A. (1991). Curriculum: crisis, mito y perspectiva: México: Centro de Estudios sobre la Universidad.

Goodson, I. (2000). El cambio en el curriculum. Barcelona: Octaedro.

Gvirtz, S. y Palamidessi, M. (1998). El ABC de la tarea docente. Buenos Aires: Aique.

Stenhouse, L. (1998). Investigación y desarrollo del curriculum. Madrid: Morata.

Tyler, R. (1986). Principios básicos del currículo. Buenos Aires: Troquel.

Abstract: The curriculum is a particular and ideological perspective on the processes of teaching and learning. The Faculty of Design and Communication adopts a procedural, practical and thoughtful approach to curriculum by project. The curriculum focuses on academic project activity in the making and reflection in and on practice as the primary means to build and communicate knowledge. This curricular approach involves redefining concepts, strategies, assessment tools, goals and purposes. The boundaries between theory and practice are not exhaustively. The construction of different project models and discourses they produce generate theory.

Keywords: educational project - CV per project - teaching strategy

Resumo: O currículum é uma perspectiva particular e ideológica sobre os processos de ensino e aprendizagem. A Faculdade de Design e Comunicação adota uma abordagem processual, prático e reflexivo ao que chama currículum por prometo. O currículum por projeto centra a atividade acadêmica no fazer e na reflexão em e sobre a prática como principais meios para construir e comunicar o conhecimento. Esta abordagem curricular implica redefinir conceitos, estratégias, instrumentos de avaliação, objetivos e propósitos. Os limites entre teoria e prática não são taxativos. A construção de diferentes modelos proyectuales e os discursos que estes produzem geram teoria.

Palavras chave: projeto pedagógico – curriculum por projeto – estratégia de ensino

(*) Carlos Caram. Arquitecto (UBA, 1989). Profesor Universitario (UMSA, 2005). Integrante del Equipo de Gestión Académica de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.


El curriculum por proyecto. fue publicado de la página 92 a página94 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ver detalle e índice del libro