Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI >
  4. Nuevas competencias, nuevo currículo.

Nuevas competencias, nuevo currículo.

Lema, Diego [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ISSN: 1668-1673

II Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVI, Vol. 26, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 270 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El objeto de interés de este paper es reflexionar sobre cuáles son los conocimientos que las carreras de diseño, comunicación y las escuelas de publicidad enseñan a sus alumnos y la urgencia de revisarlos e incorporar nuevos contenidos.

En todo el mundo se está reflexionando sobre las nuevas capacidades que deben tener nuestros alumnos. La mayoría de nosotros ya escuchó a Sir Ken Robinson (2006) hablar sobre cómo las escuelas matan la creatividad. El actual sistema educativo fue concebido en la cultura intelectual de la Ilustración, y en el contexto económico de la Revolución Industrial. Para Robinson, la verdadera inteligencia en el modelo actual de educación, consiste en las capacidades de razonamiento deductivo y el conocimiento de los clásicos y sus nombres, lo que se entiende como habilidad académica. Y esto está en lo profundo de los genes de la educación pública, donde hay dos clases de personas: las académicas y las no académicas, gente inteligente y gente no inteligente. Y la consecuencia de ello es que mucha gente inteligente piensa que no lo es porque han sido juzgados por esta particular visión de la mente.

Este modelo consistente en el conocimiento de los clásicos y sus nombres, presupone dos lugares estancos y bien diferenciados: uno el de quien posee el conocimiento y la habilidad académica, el ilustrado, y el otro de quien no posee conocimientos y asiste pasivamente a la incorporación del saber. Este modelo fundó su éxito en el paradigma de broadcast, es decir, la irradiación de conocimiento de uno (docente/institución) hacia muchos (estudiantes).

Este paradigma es el que Internet y la Web 2.0 (definición desactualizada pero que usamos provisoriamente para diferenciar las etapas) viene a poner en crisis y esta cambiando a manos de la comunicación peer to peer (persona a persona). El desarrollo de Internet y la clase de conocimiento producido por los muchos, participando, interactuando o colaborando, es la clase de material cognitivo que devolvería sentido al aula.

Nuestros alumnos han cambiado, no son ni poseen las características de los sujetos para los cuales el sistema educativo fue diseñado durante siglos (Piscitelli, 2009).

Los alumnos de hoy pertenecen a una generación que ha nacido y crecido rodeada de sistemas digitales: nativos digitales.

Sin embargo, como docente de publicidad todos los días me enfrento a una aparente paradoja: nuestros alumnos son nativos digitales pero a la hora de llevar a cabo un proyecto de comunicación digital, reproducen el lenguaje y el código que conocen y este es el de la publicidad tradicional. Entendemos por tradicional a los lenguajes y códigos publicitarios utilizados para la comunicación en vía pública, gráfica, televisión y radio que reinaron hasta comienzos del Siglo XXI. No sólo se trata de lenguajes, sino de un modelo de comunicación tradicional. “El canal, el código y el medio se redefinen y obligan a mirar la realidad con otros ojos (...) La expansión de Internet esta cambiando de raíz el marketing, la publicidad, las relaciones públicas y, en general, las relaciones de los consumidores con las empresas y sus marcas.” (Alonso, Arébalos, 2011, p.14) Uno podría pensar que por su condición de nativos y por el hecho de conocer mejor que nadie los recursos de Internet, podrían ponerlos en práctica de manera natural. Sin embargo, los hechos no confirman esta hipótesis. Los alumnos de comunicación utilizan los lenguajes que aún hoy en su mayoría continúan enseñando las universidades.

El problema que surge entonces, es que la fuerza con la que penetró Internet en nuestras vidas, hizo que la misma publicidad debiera replantearse. Podríamos citar innumerables ejemplos de experimentación con tecnologías digitales en medios tradicionales, como intentos para hacer sobrevivir la industria en esta nueva realidad. Hablamos de supervivencia porque no es nuevo para nadie, que Internet y las nuevas costumbres hicieron caer abruptamente la tirada de periódicos y otros medios gráficos. De la misma forma que sucedió con los índices de rating en televisión. El uso de la realidad aumentada en revistas, o la implementación en soportes de vía pública de acciones interactivas, son solo algunos ejemplos de lo mucho que se esta investigando en el terreno de la comunicación. El mundo digital ha alterado completamente el modelo de negocio de los periódicos, radio y televisión. “Estamos en medio del colapso total de la infraestructura de los medios de comunicación que hemos dado por sentado durante 400 años” (Garfield, 2009, s.p.) Es decir, la publicidad, tal cual la conocíamos hasta hace 10 años atrás, cambió. Martín Hazan, Presidente de Interact Argentina, entidad que nuclea a las agencias de publicidad y marketing digital de Argentina, comenta que dicha organización surge del “convencimiento que tenemos la gran mayoría de los actores de esta industria, que el modelo publicitario, tal como lo conocimos, está llegando a su fin. El modelo tradicional está obsoleto y hay que construir uno nuevo. Y cuando no hay caminos trazados, hay que construirlos de la nada, posiblemente con fragmentos de los existentes” (Hazan M, Buzzi G, Sarti C, Nuesch E, Dorfman M, Laufer D, 2013, p .04).

De manera que si el modelo de la publicidad tradicional cambió y los mismos actores que manejan el sector aceptaron el cambio, la universidad no puede pasar un minuto más sin replanteárselo.

Las escuelas de publicidad y las universidades continúan formando alumnos con capacidades que en diez años (o mucho menos) las empresas no demandarán.

Solo a modo de ejemplo y para dimensionar el nuevo escenario laboral, hay un estudio realizado por Linkedln que muestra los diez puestos laborales más buscados, en el 2008 apenas existían cuatro. La mayoría están relacionados con las enormes modificaciones que generó el comienzo de Internet y en particular la telefonía móvil (smartphones y tablets). Programadores para celulares (iOS, Android), Comunity managers de redes sociales, diseñadores de UI (user interface) y UX (user experience), analistas de big data, especialistas en servicios de cloud storage y especialistas en marketing digital. Según la consultora McKinsey, el 27% de empleadores en el Reino Unido debieron abandonar la búsqueda laboral por no encontrar personal capacitado para el puesto. De ahí la urgencia que surge en el replanteo de los contenidos de las carreras de diseño y Comunicación.

En este sentido, el gobierno de David Cameron aprobó recientemente el National School Curriculum, para la educación pública del Reino Unido. Este hace referencia a las nuevas capacidades que deberán tener los alumnos egresados del futuro cercano. Entre las principales novedades se establece como obligatorio la educación de programación, en todos los colegios del estado (los privados pueden ignorar estos cambios), lo que lo convierte en el primer país del G-20 en poner la enseñanza de codificación en el centro de la reforma educativa.

La pregunta más difícil de responder es cómo llevar adelante este cambio cuando ni siquiera el cambio terminó.

No sólo estamos transitando el cambio, sino que no sabemos cuánto tiempo llevará hasta que se alcance un nuevo status quo. El crecimiento de las tecnologías relacionadas con Internet ocurre a una velocidad exponencial y no hay expectativas de que estos cambios se asienten en el futuro próximo. El problema es que la estructura de la academia no esta preparada para acompañar ese nivel de cambios.

Un aspecto que considero importante es no pensar a Internet como una nueva materia dentro de las carreras a incorporar en la currícula, ni tampoco pensar en generar una nueva carrera bajo ese paraguas. Internet, o en todo caso, el uso de este nuevo medio de comunicación (habrá que debatir si se trata de un nuevo medio, el autor de esta nota considera que sin dudas lo es) atraviesa horizontalmente a toda la sociedad. Ha generado nuevos usos y costumbres. Nuevos hábitos de lectura y aprendizaje colectivo. Nuevas formas de comunicación y de producción cultural. En ese sentido, este nuevo medio debe atravesar todas las materias. Sin duda, ese es el desafío más complejo. Porque sería muy simple agregar Internet 1, 2, 3 y 4, o materias similares, pero eso no resolvería el problema. Ya que el problema está en que los contenidos de comunicación son los que deben revisarse. A modo de conclusión, explicitamos los principales cambios que la universidad debe enfrentar.

En un principio, el CV del alumno exige nuevas competencias relacionadas con las nuevas tecnologías e Internet, buscando un alumno multitasking con nuevos hábitos de lectura que obligan al docente a reestructurar sus clases.

Formar al alumno para que luego pueda insertarse en el mercado laboral resulta primordial, y por lo tanto es necesario generar un trabajo horizontal entre alumno y docente, que sea colaborativo e interdisciplinario.

Referencias bibliográficas Aebli, H. (2001) Factores de la enseñanza que favorecen el aprendizaje autónomo. Madrid: Narcea.

Alonso, G. y Arebalos, A. (2011). La revolución horizontal. Buenos Aires: Libros en Red, Anijovich, R. (2009) Estrategias de enseñanza. Buenos Aires: Paidós.

Cazden, C. (1991) El discurso en el aula. Buenos Aires: Paidós.

Eggen, P. y Kauchack, D. (1999) Estrategias docentes. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Garfield, B. (2009). The Chaos Scenario. Stielstra Publishing. Hazan, M., Buzzi, G., Sarti, C., Nuesch, E., Dorfman, M., Laufer, D., (2013). El modelo de la nueva agencia Interact. Disponible en: http://modelonuevaagencia.com.ar/ Perkins, D., Tishman, S., Jay, E. (1994) Un Aula para pensar. Buenos Aires: Aique.

Piscitelli, A. (2009). Nativos digitales, dieta cognitiva, inteligencia colectiva y arquitecturas de la participación.

Buenos Aires: Ediciones Santillana.

Robinson, K. (2006) Las escuelas matan la creatividad. [video] Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=nPB-41q97zg Verdú, V. (2010) Facebook y la posuniversidad. Diario El País, Madrid. Disponible en http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Facebook/posuniversidad/elpepisoc/20100703elpepisoc_11/Tes

Abstract: This paper aims to analyze how the consolidation of new technology impacted on the traditional practices of communication and marketing, with the main aim of reflecting on the urgency to rethink the contents of the carreers of the Faculty of Design and Communication.

Keywords: curriculum - ICTs - Design and Communication

Resumo: Este trabalho propõe-se analisar como impactou a consolidação das novas tecnologias, nas práticas tradicionais da comunicação e o marketing, com o objetivo principal de reflexionar sobre a urgência de repensar os conteúdos das os conteúdos das carreiras de Design e Comunicação.

Palavras chave: currículo – NTICs – Design e Comunicação

(*) Diego Lema. Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UBA, 2001), especializado en creatividad interactiva.


Nuevas competencias, nuevo currículo. fue publicado de la página 170 a página172 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ver detalle e índice del libro