Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI >
  4. De la responsabilidad social empresarial al desarrollo sustentable.

De la responsabilidad social empresarial al desarrollo sustentable.

Papini, Carlos N. [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ISSN: 1668-1673

II Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVI, Vol. 26, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 270 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Ética y Valores

El Siglo XXI no sólo presenta una revolución tecnológico- digital sino una evolución del concepto clásico de RSE hacia una nueva relación entre los negocios y la sociedad. Cada vez más a menudo la creación de valor para lograr que no sólo exista en la agenda de las empresas el progreso económico sino que a la par se desarrolle el social, tiene más espacio en los modelos de negocios. De aquí deducimos que la creación de valor ya no es el único desafío que tienen las organizaciones, sino que debe acoplarse al desarrollo de lo social. La sustentabilidad – satisfacer las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de la futura - y la sostenibilidad – un modelo perdurable en el tiempo – deben sostener esta nueva forma de integrar el desarrollo económico, social y ambiental en el mundo.

Para ello debemos profundizar el conocimiento en varios planos. El plano ético y de valores incluirá cómo debe afrontar cada individuo los desafíos de esta integración entre sociedad y negocios.

Evolución de la economía de mercado Deberíamos conectar este plano con una concepción acorde de la economía de mercado. Como sabemos, los fines del sistema productivo capitalista se resumen en proveer con la mayor eficacia posible los bienes y servicios que necesita la sociedad para llevar una vida digna.

Pero no deberíamos olvidar que estos bienes y servicios deben ser buenos y de precio accesible para generar riqueza que mejore la calidad de vida de la sociedad y de esta manera asegurar el desarrollo económico futuro, destinando fondos a la inversión social, distribuyéndola con justicia entre los diferentes factores productivos.

Un segundo aspecto de este plano nos lleva a que todos estos fines deben ser alcanzados a la vez, correspondiendo a todos los integrantes de una organización y a todas las empresas, grandes y pequeñas, privadas y estatales. Es decir, no importa su tamaño ni el origen de su capital en la responsabilidad de aportar equidad al sistema. También es importante mencionar que en este contexto todos los que integran la empresa, accionistas, directivos y el resto de los integrantes que cumplen tareas diversas, necesarias y complementarias, son solidarios en alcanzar los fines de la organización.

Experiencias cercanas Cuando decimos que la RSE no sólo debe ser económica sino también social y ambiental, afirmamos que en este universo evolucionado los seres humanos son una arista clave. El entorno natural y una cultura que se encuentra en permanente cambio hacen que las empresas privilegien, cada vez más, que sus empleados estén en armonía tanto en el lugar donde trabajan como con el exterior, así sean empleados, clientes, proveedores, accionistas y hasta quienes se desempeñan en puestos jerárquicos.

Stockholders y stakeholders participan de distintas acciones que engloban lo que se llama el voluntariado corporativo.

Término que por sus implicancias y alcances, algunos lo llaman como el fenómeno de la RSE in-company.

A través de acciones encaradas por las empresas, los empleados realizan y participan de actividades que tienden a mejorar la calidad de vida y el medio ambiente. Del mismo modo, surgen propuestas donde se pone el foco en temas de salud y educación en la comunidad que nos rodea. El voluntariado es efectuado, a simple vista, con acciones que pueden parecer mínimas, pero son un aporte de gran utilidad a la sociedad. Es el caso de “Pequeños Aportes hacen la diferencia”, el programa global insignia de Kimberly-Clark, mediante el cual se incentiva a los empleados a cambiar sus hábitos y realizar pequeños aportes que colaboren a mantener un entorno más saludable y a cuidar de los recursos naturales. Small Steps se inició en 2009 y, desde ese entonces, se sumaron al programa más de 12.000 empleados a nivel global. Con el reciente lanzamiento de la plataforma 2.0 del programa, ya se registraron en la Web más de 4.000 empleados de todo el mundo. Los empleados de Kimberly-Clark pueden subir allí sus pequeños actos cotidianos que ayudan a cuidar y proteger al planeta y a las personas. Esta búsqueda promueve, más allá de los objetivos de la empresa y del gobierno de turno, un trabajo compartido entre la empresa y la comunidad local, el entorno más cercano hacia donde actuamos. Asistimos así al equilibrio entre el crecimiento económico, el bienestar social y el aprovechamiento de los recursos naturales y el medio ambiente. De esta forma al mismo tiempo que la empresa busca ser competitiva en los mercados donde actúa, logra un impacto positivo en los distintos ámbitos donde se relaciona. Y en el área interna las prácticas se enfocan en los valores y transparencia de la gestión cotidiana a través del cumplimiento integral de las responsabilidades legales en concordancia con la Misión de la empresa y sus valores.

Inicio del proceso Para lograr que el impacto de estas políticas llegue a todos los niveles de las empresas debemos recordar que el primer impulsor para participar en acciones de cooperación es la motivación, al maximizar el sentido del deber promoviendo la excelencia, lo cual es diferente a involucrarse solamente según los beneficios que se reportan.

Esto se debe a que, sin cooperación se promueve una interrelación muy competitiva y muy calculada que crea barreras más que intercambios abiertos. Esta es finalmente una visión economicista que nos muestra una mirada incompleta sobre las responsabilidades de una organización. Un grado superior a esta línea sería un paradigma Altruista – Normativo, basado en los supuestos motivacionales del deber y la obligación. Lógicamente, al superar el interés propio aparece un diálogo más profundo, superador de la simple negociación táctica y estratégica, que genera una mayor predisposición a detectar oportunidades y diseñar proyectos de cooperación.

Cooperación más estable con mayor reciprocidad en el intercambio pero que si bien supera el paradigma anterior, mantiene una cierta bipolaridad de las visiones.

Así llegamos al paradigma de la excelencia, definitivamente superador de las dicotomías anteriores, porque la cooperación se apoya en el desarrollo de virtudes, y donde deber y obligación son un mínimo a superar, facilitando de esta manera la transición del individualismo hacia la mutualidad. Se promueve un intercambio más abierto de ideas, información, conocimiento y experiencia aunque desarrollando la voluntad para asumir riesgos en condiciones de incertidumbre considerando que siempre deben estar basados en la misión de la empresa.

El comienzo de estos procesos se debería fundar en conocer experiencias cercanas exitosas, profundizando en las prácticas que ayudaron a ejecutarlas. Desde experiencias internacionales como las de CEMEX y VOLVO, hasta más cercanas como los desarrollos de políticas tecnológicas y ambientales en Rafaela y Campana. Entre este lograr y hacer deberíamos conseguir el desarrollo integral de todos los actores, donde la cooperación entre lo público y privado no debería dejarse de lado para que lo conseguido sea realmente sustentable. En resumen, la motivación humana y las relaciones interorganizacionales nos facilitarán la transición para cambiar nuestra realidad social desde nuestro trabajo.

Abstract: Increasingly often creating value to ensure that there not only on the agenda of corporate economic progress but also at the same time develop the social one, it has more space in business models. The basic concept of classical CSR should evolve towards a proposed new relationship between business and society.

Keywords: sustainable development - corporate social responsibility - either common - business model

Resumo: A cada vez mais com frequência a criação de valor para conseguir que não só exista na agenda das empresas o progresso económico senão que simultaneamente se desenvolva o social, tem mais espaço nos modelos de negócios. O conceito básico de RSE clássico deveria evoluir para uma nova proposta de relação entre os negócios e a sociedade.

Palavras chave: desenvolvimento sustentável – responsabilidade social empresária –bem comum – modelo de negócio

(*) Carlos N. Papini. Ingeniero, MBA (Universidad del Salvador). Postgrado Ejecutivo en Dirección y Negocios (I.A.E., Universidad Austral). A lo largo de su carrera ha publicado “La Ética da dividendos” en Diario Clarín -Suplemento Económico-. “El mercado de almacenamiento de datos en Argentina” en Cámara Argentina de Exportadores. “Integración Latinoamericana: ALADI-MERCOSUR” en Revista Cerámica, Utilización de ladrillos refractarios aislantes en Siderurgia.


De la responsabilidad social empresarial al desarrollo sustentable. fue publicado de la página 220 a página222 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ver detalle e índice del libro