Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI >
  4. Ceremonial, un soporte del S. XXI.

Ceremonial, un soporte del S. XXI.

Petrello, Graciela

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ISSN: 1668-1673

II Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVI, Vol. 26, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 270 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Ceremonial, protocolo... conceptos que nos dan la idea de épocas palaciegas, Francia, España, entre Luises y Felipes, diplomáticos y embajadores. Y sí, esto es parte de sus orígenes y de su contenido. Pero vamos a desmitificar esta idea, pues ya no se trata sólo de esto.

En un mundo donde todo es rápido y vertiginoso, debemos estar lo más preparados posibles. El ceremonial, desde su perspectiva, nos ofrece herramientas que ayudan al logro de una mejor comunicación.

Sólo a efecto informativo y comprensivo, diré que ceremonial es el conjunto de formalidades y prácticas usuales que deben cumplirse en todo acto o ceremonia formal o solemne, de carácter público o privado.

En sentido amplio, tiene como objetivo establecer orden y armonía en la convivencia social. Maria Berisso (2004) establece que es una disciplina por la cual, personas y organizaciones trasmiten mensajes.

El ceremonial está íntimamente ligado a la comunicación, tiene que ver con el cómo transmitir, con la forma de transmitir, basada en la ética, el respeto interpersonal y las buenas maneras.

En la actualidad este soporte se relaciona y nos permite lograr esa mejor comunicación, a través de determinadas herramientas que, a la hora de lograr el objetivo, hacen la diferencia.

La formación en la ética y buenos modales es un hecho determinante en todo ámbito. Muchas veces no sabemos expresar bien lo que queremos decir y esto está íntimamente ligado al resultado obtenido.

Estudiantes, profesionales, todos enfrentamos cada vez más situaciones en las que la primera impresión que se cause (manera de saludar, de presentarnos, etc.), es de sumo cuidado porque forma, en el otro, precisamente esa primera impresión.

Por tanto, en este sentido, la aplicación de estas reglas de urbanidad, tienen un bonus extra. En este punto la forma hace, indudablemente, al fondo, y van de la mano.

Las personas se interrelacionan. Sus relaciones se sostienen gracias al buen trato y buenas actitudes, considerando el ámbito, y frente a quien se encuentran (la facultad, el trabajo, las distintas personalidades y/o culturas, etc.).

Podemos tomar también el lenguaje no verbal, el lenguaje gestual, la puntualidad, la buena escucha.

La esencia de la urbanidad, radica en las formas eficientes y bondadosas de la comunicación, que no son más que el modo de considerar a nuestro semejante en el ámbito de que se trate. Ahora bien, ¿qué sucede con todo esto en el proceso educativo? En este plano, las buenas maneras y la formación en la cortesía, son también un hecho determinante. De poco sirve graduar generaciones de estudiantes que sólo saben más, si no logramos que sean más como personas.

Esta es la idea y el camino a seguir.

Educar es una relación de género a especie, donde el género es la educación, y ella comprende la instrucción y la formación. Es esencial tener en cuenta la formación en los valores y el hábito de las buenas maneras.

Alex Rovira (2004) deja una impronta clara e interesante en lo que hace a la diferencia entre la suerte y la buena suerte. Él advierte que, la suerte no depende de uno (juegos de azar -lotería-), por ello no sabemos cuando va a llegar y si llegará y, consecuentemente tiene un tiempo limitado. En cambio, la buena suerte, es un proceso de búsqueda, de creación, de propósito, algo personal que sólo depende de cada uno, pues, es uno mismo el encargado de fabricarla.

En tanto tenemos la libertad de elegir y el poder de decidir, somos la causa de la buena suerte, y una vez lograda, será para siempre, más allá de los resultados.

Sin preparación y esfuerzo no se presentará ninguna oportunidad de buena suerte, será simplemente suerte.

Si el azar está de nuestro lado se dará y, sino, no.

Muchos son los que quieren tener buena suerte, pero pocos los que van por ella. Rovira (2004) establece que ella es un lenguaje que hay que aprender a desarrollar, teniendo en cuenta varios elementos, entre los cuales la preparación lleva la delantera. Otro es capitalizar las crisis, transformándolas en trampolines.

Evidentemente, con voluntad y perseverancia, la suma de fracasos siempre se va a transformar en éxito, más allá del resultado, porque aún si no fuera el deseado, lo aprendido en el intento nos fortalece, nos da experiencia y nos impulsa a seguir adelante hasta lograrlo.

Otro elemento importante es tener claros nuestros objetivos, porque ellos son la razón que nos llevará a crear la buena suerte. La buena suerte es crear circunstancias, en base a ciertas actitudes, entre las cuales se encuentran el propósito, la responsabilidad, y la confianza.

Según las palabras del propio Alex Rovira (2004), la esencia de estas actitudes está en poder desarrollarlas para que las cosas sucedan, no gracias a golpes de suerte, sino de buena suerte, por esa relación causa-efecto de la cual nosotros decidimos ser siempre la causa.

Si ustedes se preparan, si tienen en cuenta estas actitudes y aprenden a aprovechar las oportunidades, lo habrán logrado. En el ámbito de la comunicación, diremos que aquello que se propusieron comunicar, tendrá la respuesta querida.

Referencias bibliográficas Berisso, María (2004). Protocolo y Ceremonial. Oficial, empresario y social. Ed.: Espasalll Calpe.

Rovira Celma, A. (2004). La Buena Suerte- Claves de la prosperidad. Ed. Empresa Activa-Urano.

Abstract: Based on a topical focus on the ceremonial, a discipline of communication to establish order and harmony in social life, the concepts of good manners and good luck theme is working. Our image, the way we relate, communicate, and how to prepare for it, to make the difference in achieving success.

Keywords: ceremonial - public image - communication – protocol

Resumo: Em base a um enfoque de actualidade sobre o ceremonial, uma disciplina da comunicação destinada a estabelecer ordem e harmonia na convivência social, trabalham-se os conceitos das boas maneiras e o tema da boa sorte. Nossa imagem, a forma de relacionar-nos, comunicar-nos e como nos preparar para isso, fazem a diferença à hora de atingir o sucesso.

Palavras chave: ceremonial – imagem pública – comunicação - protocolo

(*) Graciela Petrello. Técnica Superior en Protocolo y Ceremonial (Instituto de Formación Técnica Superior N° 22, dependiente del Gob. de la C.A.B.A.)


Ceremonial, un soporte del S. XXI. fue publicado de la página 231 a página232 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ver detalle e índice del libro