1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI >
  4. La evaluación como práctica contínua.

La evaluación como práctica contínua.

Pusineri, Mariángeles [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ISSN: 1668-1673

II Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVI, Vol. 26, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 270 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo, nace en el año 1991, y desde entonces no ha dejado de crecer. Este crecimiento no se podría haber dado sin dos movimientos complementarios: la incorporación de nuevos espacios profesionales al mundo académico, y la preocupación permanente por la calidad de la enseñanza.

Al revisar bibliografía que defina calidad de la enseñanza nos encontramos que se trata de un concepto polisémico, cuyos parámetros e indicadores siempre son un recorte de la realidad que cada investigador, teórico, o institución realiza sobre el tema. Pero en lo que todos coinciden es en la búsqueda de la excelencia básicamente en tres áreas: en los procesos de formación de profesionales, académicos y científicos, las condiciones institucionales que sostienen la universidad, su capacidad de gestión y función social, y las dinámicas de integración y articulación del sistema educativo entre niveles y con otras instituciones.

La acción que acompaña a la preocupación acerca de la calidad académica es la evaluación. ¿Qué evaluamos?, y ¿para qué evaluamos?, son dos preguntas que toda institución debe hacerse.

La evaluación es el instrumento adecuado para orientar acciones futuras. La revisión y el reconocimiento de los resultados de las evaluaciones son los parámetros que toda institución seria debe considerar para establecer los ajustes pertinentes. No hay evaluación que no implique la toma de decisiones, y como sabemos toda decisión es siempre una decisión política. Es decir que existe una íntima relación entre evaluación y gestión institucional.

La evaluación que nos interesa es aquella que se propone comprender lo que se evalúa, las circunstancias que lo rodean y que en cierta manera lo condicionan.

Evaluar no es sólo sacar una foto de lo que sucede sino que debe dar cuenta de las condiciones que permiten que ese fenómeno suceda.

Es así que la utilización de indicadores para referenciar la calidad de un sistema educativo no está libre de polémica, entre sus detractores están quienes los acusan de dar una idea del estado de una situación pero sin explicar los porqués de esa situación.

Entendemos por tanto que una evaluación completa es aquella que puede involucrar una lectura cualitativa de los indicadores cuantitativos y vincularlos a las circunstancias históricas que lo hicieron posible. Tanto de la institución en cuestión como de la sociedad en que dicha institución educativa está inserta.

La tercera pregunta que no podemos dejar de mencionar es ¿cuándo evaluamos? En los últimos años ha tomado cuerpo la idea de una evaluación continua. La evaluación continua es una manera de evaluar en oposición a la evaluación sumativa. El objetivo de la evaluación continua es mejorar los procesos de formación, no sólo los resultados.

¿Cómo transpolamos esta práctica de aula a la institución? Justamente definiendo aquello que queremos evaluar, evaluando pero sobre todo dándonos el tiempo de la reflexión posterior con el consiguiente ajuste que dicha evaluación requiere.

Es decir que una vez evaluado, este resultado nos va a indicar qué cosas son las que deben mejorarse o corregirse, y debe contar con la consiguiente decisión política de hacerse dicha mejoría o ajuste.

Hay un momento de evaluación, un momento de análisis de los datos obtenidos, que da lugar a la toma de decisión y posterior puesta en marcha de los ajustes necesarios, que nuevamente dan paso a una evaluación.

En la Facultad de Diseño y Comunicación le damos mucha importancia no sólo a la evaluación sino a la autoevaluación institucional, entendiendo por autoevaluación institucional una tarea colectiva en la que el sujeto que evalúa es la propia institución con capacidad de reflexión crítica y participación en la toma de decisiones por parte de sus actores.

Dentro de este marco, es que se encuentran las Encuestas de Calidad Académica que la Facultad implementa entre sus estudiantes, y las Jornadas de Reflexión Académica que se llevan a cabo con el cuerpo docente.

Encuestas de calidad académica Las Encuestas de Calidad Académica son una herramienta de detección de la percepción del estudiantado acerca de sus docentes, actualización de los contenidos, utilización de las planificaciones dentro del aula, manejo de teoría dentro de las clases, estrategias pedagógicas, respeto de los horarios y otras cuestiones que hacen a la calidad académica y organizativa de la Facultad. Son masivas, anónimas y se realizan por asignatura y profesor.

La voluntad de encuestar masivamente al estudiantado acompaña a la Facultad desde el año 2004, pues se considera imprescindible un feedback permanente en este sentido. Hemos ido variando los formularios con los que se realizan las encuestas, partiendo en sus inicios de uno breve e inespecífico con el que se recorría una parcialidad de cursos (por lo que la muestra carecía de representatividad) al formulario actual -adoptado en el año 2009- que ofrece variables específicas hacia el quehacer docente, los lineamientos institucionales y la percepción del alumnado respecto de su carrera y de la Facultad y que se realiza de manera masiva y curso por curso, por lo que se ha consolidado no sólo como una herramienta de evaluación cuantitativa sino cualitativa.

Metodología Para la toma de la Encuesta de Calidad Académica se utiliza la siguiente metodología: pasar curso por curso durante los tres turnos, de manera calendarizada. En el primer cuatrimestre, Gestión Pedagógica pasa por la totalidad de los cursos durante los tres turnos, dos semanas antes de los exámenes previos del llamado de mayo.

En el segundo cuatrimestre, dos semanas antes de los exámenes previos del llamado de octubre, encuestando únicamente a profesores ingresantes en dicho cuatrimestre, a profesores que no obtuvieron buenos resultados en el primer cuatrimestre y a profesores que cambiaron el dictado de la asignatura que venían dictando.

En ambos casos, se siguen los siguientes pasos: un Encuestador, miembro del Equipo de Gestión Pedagógica, ingresa al aula y le solicita al profesor que se retiren el tiempo necesario para que los estudiantes completen el formulario. Se le entrega a cada alumno una encuesta invitándolo a que la complete, de forma anónima –aunque los que quieran firmarla lo pueden hacer; año tras año aumenta la cantidad de encuestas firmadas por los encuestados.

Un vez que recolecta todas las encuestas comienza su lectura y procesamiento. Cada encuesta es analizada y cargada en una base de datos, realizando posteriormente los resultados estadísticos pertinentes. Se efectúan teniendo en cuenta tres valores: la totalidad de los números de la Facultad para cada variable; el análisis por carrera y, luego, el análisis por profesor. El sistema permite realizar todos los entrecruzamientos que se estimen pertinentes.

El análisis cuantitativo va unido a una lectura cualitativa y personalizada de cada encuesta, factor que permite una verdadera valoración de los temas que se están observando.

Se suma a este análisis no sólo la respuesta del grupo entrevistado sino la percepción del evaluador cuando entró a clase para tomar la muestra, la historia del profesor encuestado en su trayectoria dentro de la Facultad, teniendo especial cuidado en aquellos factores personales del profesor y/o institucionales que puedan afectar los resultados.

Durante el período lectivo 2013 Gestión Pedagógica realizó y procesó las siguientes encuestas 12.108 encuestas en el primer cuatrimestre, y 859 cursos encuestados.

De la lectura y posterior análisis de las encuestas se han generado y se generan acciones concretas como por ejemplo: actualización de contenidos en las carreras ya consolidadas, nacimiento de nuevas carreras en espacios profesionales complementarios a las áreas existentes, trabajo sobre planificaciones, reformulación de proyectos pedagógicos, y cuando se detecta una problemática particular con algún profesor en alguna asignatura, trabajo con ese docente.

Como contraparte en el mes de febrero de cada año se realizan las Jornadas de Reflexión Académica, este año 2014 se desarrollaron las número XXII.

Este es un espacio de encuentro, puesta en común y debate del acontecer institucional donde los protagonistas son la totalidad del cuerpo docente. En estas últimas Jornadas participaron 734 profesores, quienes en el lapso de una semana se reunieron en comisiones conformadas por colegas de una misma área de conocimiento, divididos en 3 turnos, coordinadas por un representante institucional de dicha área (Ej.: coordinador de carrera, líder de proyecto, etc.) En dichas jornadas se trabajan contenidos, proyectos pedagógicos, estrategias de enseñanza, utilización de nuevas tecnologías, y todo aquello que tiene que ver con el devenir docente en la Institución. Se comparten los resultados de las encuestas de calidad académica tomas a sus alumnos, tanto en cuestiones estadísticas y globales que le interesan a la facultad, como individuales. Es decir que cada profesor puede leer lo que sus alumnos expresaron de puño y letra.

De aquí se extraen conclusiones, propuestas, se revisa lo hecho y se piensan nuevas líneas de acción que exigen de una toma de decisiones siempre políticas.

Pensamos que la evaluación debe ser una práctica continua en el afán de evaluar los procesos que la institución atraviesa y de esta forma planificar las acciones a futuro.

Abstract: Thinking about academic quality leads necessarily to consider the topic of evaluation as inseparable duo. We understand evaluation as a permanent and continuous practice that includes the look of all stakeholders (institution, faculty, and students).

Keywords: academic quality - assessment – Surrey.

Resumo: Pensar em qualidade académica leva necessariamente a considerar o tópico de avaliação como dupla inseparável. Entendemos a avaliação como uma prática permanente e contínua que inclui a mirada de todos os atores envolvimos (Instituição, docentes, e alunos).

Palavras chave: qualidade acadêmica - avaliação - questionários.

(*) Mariángeles Pusineri. Licenciada en Psicología. Profesora en el Departamento de Investigación y Producción de la Facultad de Diseño y Comunicación y desarrolla tareas en el Departamento de Comunicación Pedagógica de la misma.


La evaluación como práctica contínua. fue publicado de la página 236 a página238 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ver detalle e índice del libro