Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67 >
  4. Docente: Alberto Harari

Docente: Alberto Harari

Harari, Alberto [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación. Proyectos Ganadores

Año XII, Vol. 67, Julio 2015, Buenos Aires, Argentina | 178 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract

Cada cuatrimestre todo estudiante de la materia Comunicación Oral y Escrita tiene la posibilidad de poner en práctica los conocimientos adquiridos en la asignatura a través de los trabajos prácticos de la cursada. Para el trabajo final (el relato de una historia familiar) se evidencia la presencia de dos tipos discursivos: la descripción y la narración. Lo descriptivo se manifiesta con la inclusión de descripciones de espacios y personajes; lo narrativo atraviesa todo el trabajo, pues, a modo de crónica o cuento, se dan a conocer los hechos de la historia elegida, que los alumnos comparten de forma escrita en la entrega final, y de forma oral durante la Semana de Proyectos Jóvenes, que se realiza finalizando el cuatrimestre. En esta oportunidad se presentan historias de amor, biografías, árboles genealógicos, cambios de ciudad, las búsquedas de un futuro promisorio, enseñanzas de vida, entre otras.

Producción de los estudiantes

El último tren Mariel Gómez

Voy a contar la historia de cómo se conocieron mis abuelos José y Candelaria. La historia transcurre en el municipio de Betanzos, provincia de La Coruña en la comunidad autónoma de Galicia, España. Corre el año 1951, José estaba comenzando su último año de servicio militar en el cuartel de Betanzos. Todos los lunes se tomaba el tren de las 6 de la mañana, para llegar a las 8 a comenzar las actividades de rutina. En uno de sus viajes a la mili, como le decían, se cruza con Candelaria, una muchacha de tez blanca, pelo negro; sus ojos rasgados parecían verdes e incluso color zafiro. Iba cargada con una bolsa de tela llena de rollos de papel madera y nunca le faltaba un libro en la mano. Ella ascendía en la estación de Cambre, donde tomaba el tren en dirección a Bentanzos tres veces por semana para ir a su curso de corte y confección. José apenas la vio se sintió atraído hacia ella. Pero el era muy tímido y no se animaba a entablar una conversación. Paso toda la semana en el cuartel pensando en ella y si algún día la volvería a ver. Los viernes José regresaba a su hogar, ya que las guardias eran rotativas y se podían intercambiar entre reclutas. Uno de esos viernes la vio parada en el andén y un ardor paralizante se hizo presa de su ánimo, era su oportunidad. Cuando reunió coraje para acercarse un silbido cortó el aire fresco de la noche, el faro del tren inundó la plataforma donde se podía ver la figura de Candelaria en todo su esplendor. En ese instante un pensamiento cruzó su mente: cómo un simple ganadero podía acercarse a ella, una delicada señorita. Una mano negra sujetó su espíritu y lo hizo retroceder. Podría haber sido aquel el fin de la historia de amor que entre rondas centinelas repasaba una y otra vez. Pero ese no fue el fin, tuvo otras oportunidades de encontrarla, de hablarle, hasta ganar su corazón. El camino difícil y varios obstáculos que tuvo que sortear, es el nudo y el desenlace de historia de mi familia.

La huella de la mariposa Camila Colonel

Nació a principios del siglo XX cuando todo era cambios y extravagancias. Rebelde para aquel entonces se enamoró del hombre equivocado pero no tuvo la suficiente fuerza para combatir en contra de los principios de la sociedad de aquella época. Luego de varias décadas su historia es recordada por las mujeres de su familia. Como una mariposa, María Elena primero vivió en un cascarón, cumpliendo con el deber ser, viviendo correctamente y no saliendo de las normas y estilos de vida de la época; pero de a poco todo comenzó a cambiar y la larva logró romper con el cascarón, y se enfrentó a la vida del exterior, cambió de color para protegerse de los depredadores y se alimentó para poder vivir de una forma diferente, una oruga rebelde que no estaba conforme en el mundo exterior. Cuando llegó el momento adecuado, la oruga, quien todavía no era lo suficientemente fuerte, se convirtió en una crisálida donde las células de su cuerpo se disolvieron para comenzar a transformarse en otro ser. Luego del largo proceso, el saco de la crisálida se abrió y emergió la mariposa adulta quien no sólo cambiaría su vida sino también la vida de las mujeres de su familia.

Mis raíces Marina De Pascale

Dos grupos de tres generaciones viven paralelamente en el tiempo y son unidas por Adolfo y Mariana, pareja que da fruto a dos mujeres que han heredado algo de cada familia, mezclándose así la sangre irlandesa con la italiana, adquiriendo genes que van formando la personalidad de cada una, y cambiando su manera de ser, hacer y ver las cosas a medida que se van enterando hechos que han ocurrido en generaciones anteriores, que quieran o no, las llevan en la sangre e influyen en su vida cotidiana. Resulta interesante pensar que somos una maravillosa fusión entre dos mundos totalmente distintos: papá y mamá, que son a su vez otra fusión de otros dos mundos. Entonces nos preguntamos, si trepamos por el árbol genealógico, ¿hasta qué rama llega nuestra personalidad? Es decir, ¿desde qué generación podemos heredar genes? ¿Nos parecemos en algo con nuestros parientes de hace siete generaciones atrás?

Había una vez Carla Melgarejo

El relato va a tratar sobre la historia de amor de mis padres (Mercedes y Silvio). Ellos se conocieron desde una edad muy temprana, si bien Silvio, siendo cuatro años menos que Mercedes, ya la observaba desde muy chico, ella nunca se percató de su presencia hasta que él se animó a hablarle por primera vez en el velorio de un amigo en común que ellos tenían. La historia de la muerte de su amigo también es muy trágica ya que también había fallecido su novia y él nunca lo supo porque estaba en coma. Cuando se empiezan a conocer Silvio tenía 16 años pero en un principio no le dijo la verdad a Mercedes porque tenía miedo de que ella no le diera lugar (lo cual tenía razón). Luego de dos años y medio de relación, Mercedes queda embarazada y Silvio le propone matrimonio, primero ella lo rechazó, pero después aceptó su propuesta. Cuando se casan ella está de tres meses pero su padre (policía), nunca se enteró de su embarazo, ya que ella nunca se animó a contárselo. Su vida sigue, tienen tres hijos, pero el más chiquito fallece de muerte súbita cuando tiene tres meses, tienen muchos golpes en la vida, no sólo el más inesperado y triste como la muerte de un hijo, pero siempre se mantuvieron juntos, renovando sus votos de amor como en sus bodas de plata que decidieron hacer una ceremonia simbólica en el caribe.

Memorias de un músico Denise Tow

Mi padre, Martín, conoció muy poco sobre mi abuelo, de nombre homónimo. Yo, en cambio, conozco un poco más sobre mi padre. Sin embargo, curiosamente, casi todo lo que conozco de él, tiene que ver con mi abuelo. La familia de mi abuelo emigró de Rusia a Estados Unidos antes de la primera guerra mundial. Allí, Martín (padre) comenzó a desarrollarse como comerciante, y poco después decidió venir a Latinoamérica, trayendo sus conocimientos comerciales de allí. Una vez instalado en Argentina, se convirtió en un importante (y exitoso) emprendedor pionero de su época. Sin embargo, más allá de sus logros comerciales, poco se ha sabido de él. Es de esto, justamente, que parte la historia de mi padre.

Amor y guerra en la Toscana Italiana Alejandro Cinquini

Segunda guerra mundial en la Toscana Italiana, él (Duilio) y ella (Gloria); cruzarán sus caminos destinados a estar juntos, él cocinero de la marina italiana, ella una joven residente de la ciudad de Lucca, y de fondo, autos y camionetas del ejército nazi. Tras dificultades, viajes e imágenes desoladoras, un cruce de miradas definiría el viaje del resto de sus vidas. Personas, amigos, familiares quedarían en el camino, el alejamiento de una ciudad que comenzaría a resultarles ajena, y un viaje hacia otro país que terminaría de definir el sentido de sus vidas.

El valor de mirar hacia adelante Jonatan Sabbatini

Tomando la historia de Luis Sabbatini, mi padre, quien tuvo que afrontar muchos palos en la rueda en su vida para ser quien es. Si bien el resultado obtenido se puede considerar un triunfo para él, no siempre es sencillo cargar con tales experiencias estresantes para cualquier persona. Más allá de los aspectos negativos de ciertos hechos, se intenta mostrar cómo el mirar hacia adelante, el poner esfuerzo y muchas veces la carencia de algo, nos hace disfrutar más de los logros. El mirar hacia atrás sólo sirve para poder entender el porqué y el cómo del presente, y si es necesario replantearse cosas para el futuro. Es una historia con mucha riqueza de experiencias y enseñanzas. Con la pérdida de su padre a los 6 años, Luis, desde muy pequeño, tuvo que cargar con el peso de ser el hombre de la casa. Si bien a esa edad nadie le pedía que lo fuera, su forma de ser y personalidad hizo que desde temprana edad sintiera la responsabilidad de cuidar de su madre y de su hermana. Miedos, deseos y dolor fueron el combustible para plantearse sus objetivos de vida y características que lo acompañan hasta el día de hoy, pero que supo transformar en positivismo.

Buscando un futuro mejor Sofía Di Lullo

El personaje principal es mi padre, Gustavo Di Lullo, un hombre de actualmente 46 años. La historia cuenta un suceso importante tanto en su vida como en la de mi mamá que abandonó sus estudios universitarios para acompañarlo en esta experiencia. Con tan sólo 20 años, Gustavo armó su valija cargada con mucho valor y entusiasmo y se tomó un avión a Oregon, Estados Unidos, donde planeaba desarrollarse ya que Argentina se encontraba en un momento económico difícil donde no se veía mucho futuro. Inicialmente fue con un proyecto el cual intentó durante unos meses realizar, pero al ver que los resultados no eran buenos y ante la necesidad económica, optó por buscar trabajos alternativos. En septiembre recibió la visita de mi mamá, en enero regresaron a Argentina donde se casaron y luego regresaron a Oregon. En esta segunda etapa del viaje se encontraron con muchas dificultades lo que llevó a este intento de desarrollo a un fracaso, pero a una experiencia enriquecedora. Mi padre atribuye esto a su falta de experiencia y a su corta edad. Por otro lado la influencia de sus parientes cercanos, en este caso el más relevante, su abuelo, que al ver que sus comienzos eran muy difíciles insistió en que regresara a su país donde su familia lo apoyaría para salir adelante.

Memoria de un campeonato Juan Ferrero

Mauricio, un joven de poco más de 25 años, tras largo tiempo de entrenar en el club de su ciudad, tiene la posibilidad de debutar en primera división. Luego de varios partidos el destino lo encuentra en la final del campeonato regional. Su jugada heroica, recordada por muchos, le da el campeonato a su equipo para el festejo de toda la ciudad.

Un amor un tanto agridulce Ana Paula Figuerero

Esta es la historia sobre una mujer de nombre Milagros y un hombre llamado Oscar de aproximadamente 22 años de edad, que emprenden una aventura amorosa. Ambos se conocen en la rutina laboral del joven, desde aquel momento los dos entablaron un coqueteo cómplice y constante. Sin embargo, un día Oscar dejó su empleo, por lo tanto deja de encontrarse a Milagros y por un momento esa gran conexión tan fuerte y notable que tenían corrió peligro de romperse sino hubiera sido por la intervención de un tercero que, testigo de esta conexión entre ambos y decidido a ayudar a que estas dos personas se vuelvan a encontrar, tiempo después, le da a Oscar el contacto para llamar a Milagros. Este no pierde el tiempo en invitarla a salir y así ambos se vuelven a reencontrar y allí comienzan una relación, la cual la vivieron a flor de piel cada segundo, y que más allá del amargo final trajo como fruto un ser humano a este mundo.

Cómo se conocieron mis abuelos Francisco Poleri

Mi abuelo fue aviador de Malvinas; mi abuela, maestra, y lo que quiero mostrar es cómo en las épocas de antes se cortejaba a la mujer y cómo eran los tratos de ellos. Sé que viajaban mucho porque él era aviador y lo mandaban a muchos lugares por el mundo. Mi abuela sigue viva, así que me puede contar con lujo de detalle todo lo que era vivir en esa época y su historia, que por cierto pretendo contar, así se tiene una idea general de cómo se vivía hace unos años atrás y además me parece algo importante que hayan estado 40 años juntos y las cosas que vivieron.

La rama oculta del árbol Ailin Rea Gallardo

Nunca supe nada de la familia paterna de mi papá, ¿existía esa parte? Tal vez hasta no me identificaba con mi apellido. Todavía no recuerdo bien qué día se habló de otra familia de mi abuelo, pero fue ahí cuando inicié mi búsqueda por dos tíos que me dijeron que tuvo en su último matrimonio, dos hermanos que mi papá no conocía.

Años de investigación frustrada, desconcierto y hasta dudas existenciales. Pero hoy todo cambió, hoy se escribe la parte feliz de la historia.

La búsqueda Sofía Fontana

Una niña huérfana de diez años busca, mediante cartas de su padre y libros religiosos de su madre, las personalidades escondidas detrás de sus roles ideológicos como padres, enfrentándose en aventuras físicas, en las cuales, esta vez, su personalidad será su propio conflicto.

Fuegos artificiales Leandro Maldonado Fanelli

Mi historia va a tratar de una experiencia que tuve cuando era chico (mi edad era de 7 u 8 años), en año nuevo. Con mi familia nos juntamos en la casa de mi tía. Como de costumbre, después de la cena y llegada la medianoche, comienzan a haber fuegos artificiales. Mi familia de vez en cuando suele tirar algún fuego artificial y justo en esa noche lo hizo. Al momento de hacerlo los ponían adentro de una botella apoyada en el suelo, pero como esos fuegos artificiales no volaban a gran altura decidieron colocar la botella sobre una pared de unos 2 metros de altura, o un poco más. Al encender el fuego artificial, este se tambalea y se cae, saliendo disparado por el suelo para cualquier lado, y cuando quiero ir al quincho a resguardarme con mi mamá, el ventanal estaba cerrado por acto desesperado de mi papá y ocurre que el fuego artificial termina explotando al lado mío y de mi mamá muy cerca, llevándome el susto de mi vida y ella también. Afortunadamente, nadie salió herido, solamente que yo quedé sordo durante media hora pensando que iba a quedar así de por vida, incrementando el susto.

Aprendizaje de vida Juan Felipe Castañeda

Voy a relatar una anécdota personal cuando tenía 18 años. En el 2004 había decidido estudiar Ingeniería de Petróleo en Louisiana State University y me fui a vivir solo. La experiencia fue estupenda pero tuve mis altibajos, sobre todo a nivel de comportamiento. A pesar de haber tenido un buen desempeño académico me suspendieron de esa institución por cuestiones de conducta. En ese entonces, vivía en una residencia estudiantil y un fin de semana de pura irresponsabilidad se me ocurrió la brillante idea de causar estragos en mi edificio. Con la inmadurez a la enésima potencia, no me había dado cuenta del peso de mis acciones y al final de mi breve tránsito por allá me di cuenta del grave error y quizás una oportunidad desperdiciada que hasta hoy en día me pone a pensar.

Caminando lejos de casa Christian Arévalo Herrera

Cabe destacar que me llamo Christian Arévalo y a mis 24 años de edad y tras culminar mis estudios de Diseño de Moda en Bogotá, Colombia, decidí mudarme a Buenos Aires para así continuar con mi formación académica, decidiéndome por estudiar Producción de Moda. Motivado por la idea de explorar una nueva ciudad y un nuevo país, llegué el 18 de febrero del año en curso, proyectándome a crecer tanto profesionalmente como personalmente, sin imaginar los obstáculos que se me presentarían en el camino.


Docente: Alberto Harari fue publicado de la página 44 a página47 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67

ver detalle e índice del libro