Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII >
  4. Profesionales competentes del Nivel Superior

Profesionales competentes del Nivel Superior

Rosenthal, Silvia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

ISSN: 1668-1673

XXIV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVII, Vol. 27, Febrero 2016, Buenos Aires, Argentina | 192 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Adhiriendo a la teoría de la adquisición del conocimiento según la corriente constructivista es objetivo del documento proponer y justificar la implementación del aula taller como estrategia madre en el proceso de enseñanza - aprendizaje en el contexto universitario para desarrollar profesionales competentes en el nivel superior.

Palabras clave: educación superior - rol docente - estudiante - aula taller - Diseño Gráfico

“Los hombres no se hacen en el silencio, sino en la palabra, en el trabajo, en la acción, en la reflexión”. (Freire, 2000)..

El pensamiento constructivista sostiene que el ser humano, tanto en los aspectos cognitivos, sociales y afectivos de la conducta, no es un mero producto del ambiente ni un simple resultado de sus disposiciones internas, sino una construcción propia que se va produciendo día a día como resultado de la interacción de estos dos factores en los esquemas que la persona ya posee como saberes previos. Vigotsky fue vanguardia en sus conceptos referidos a la construcción histórica con el medio que lo rodea y a la incidencia de la dimensión de lo social en la enseñanza.

El valor reside en que no es solo el nuevo conocimiento lo adquirido, sino la posibilidad de construirlo y adquirir una nueva competencia que le permitirá generalizar, aplicar lo ya conocido a una situación nueva.

Según Piaget la ruptura cognitiva está centrada en los esquemas de pensamiento y se da a través del conflicto cognitivo. Sin conflicto, no hay conocimiento. Sin ruptura no hay aprendizaje. Un esquema A entra en crisis con un esquema B y se fortalece.

Se produce un proceso de adaptación a nuevos esquemas, acomodación y asimilación de los mismos. Según Piaget hay aprendizaje cuando el sujeto interactúa con el objeto del conocimiento, y según Vygotsky cuando esto lo realiza eficazmente en interacción con otros en forma cooperativa.

Ausubel postula que el aprendizaje no se funda en la mera memorización, sino que se convierte en significativo cuando supone que el conocimiento es aprendido si lo puede transferir y dotar de significación. El mismo es deducible y aplicable.

Considerando la construcción sociocognitiva entre iguales, Donald Alan Schön (1992) en relación a la práctica profesional define el practicum como una tarea pensada y dispuesta para aprender una práctica, un aprender experimental, un aprender en el hacer.

Según Schön hay tres niveles de intervención del saber - práctica: 1. La acción profesional misma: el saber hacer tiene que ver con lo procedimental 2. La reflexión en la acción 3. La reflexión sobre la acción En ambas últimas intervenciones se construye teoría, descontextualizando el aprendizaje, separándose de la realidad. En el hacer construimos siempre teoría a través de diferentes sistemas lingüísticos y simbólicos.

A partir de este autor, es entonces que el aula taller se constituye en un ámbito apropiado en relación a su postura.

Adoptar dicha estrategia supone integrar la formación teórica y la práctica en la realización de un proyecto de trabajo, otorgándole prioridad a la utilización de una metodología de apropiación del saber.

No es a partir de la entrega de contenidos en clases teóricas, si bien estos deben estar integrados, que se adquieren los conocimientos teóricos, métodos, técnicas y habilidades, sino que los mismos se constituyen en un proceso de trabajo. Es por ello que se debe sustituir la clase magistral y el protagonismo del docente por una formación desde la acción - reflexión sobre una tarea realizada en conjunto por los participantes del taller, predominando el aprendizaje sobre la enseñanza. Se debe poner el acento en el aprender a través de una experiencia conjunta, en la que todos sus miembros se impliquen e involucren, aprendiendo a participar, particularmente en un trabajo cooperativo. Se utilizarán técnicas grupales para potencializar el trabajo grupal.

Asimismo, como reconocimiento de que el saber es inacabado, será vital propiciar una actitud frente a las ciencias, los métodos y el conocimiento como algo que se está haciendo, en la que el sujeto/observador es un agente activo.

En contraposición a la pedagogía de la respuesta, esencialmente el aula taller es una pedagogía de la pregunta, en la que prevalece el desarrollo de una actitud científica, la cual consiste en formular problemas e intentar resolverlos desde de la investigación, aprendiendo a hacer preguntas que con la práctica devengan en relevantes, sustanciales y apropiadas. Esto significaría que el sujeto ha aprendido a aprender, a apropiarse del saber y seguir aprendiendo, ya que ha desarrollado el arte de hacer preguntas.

Debe ser considerado el propiciar un entrenamiento que tienda al trabajo interdisciplinario y al enfoque sistémico como método de investigación, forma de pensar, metodología de diseño y marco de referencia común abordando la realidad desde una práctica globalizante, ya que la misma nunca se presenta fragmentada ya sea desde la clasificación de las ciencias o la división de las disciplinas académicas, sino desde su interrelación, adquiriendo así nuevos conocimientos significativos desde múltiples perspectivas.

Como punto de partida es esencial establecer la relación docente - estudiante en torno a la realización de una tarea en común, redefiniendo los roles de educador y educando en un intercambio. En la acción el estudiante asimila el aprendizaje, ejercita la reflexión, sus propias ejecuciones y puede manifestar sus dudas o limitaciones.

El estudiante desarrolla un rol activo.

El docente define el problema a resolver y los requerimientos del proyecto. Provee a los alumnos del apoyo teórico, metodológico y bibliográfico y sugiere otras lecturas.

Orienta, demuestra, aconseja, plantea problemas y monitorea la tarea.

El aula taller es una forma de enseñar y aprender mediante la realización de algo que se lleva a cabo conjuntamente. Como metodología organiza las actividades académicas, estructura la participación de los estudiantes, favoreciendo el “aprender haciendo” en un contexto de trabajo cooperativo. La acción implica un plan de trabajo para intervenir sobre la realidad. Las tres instancias quedan integradas en un solo proceso. (Ander Egg, 1994, p. 43).

El contenido asume un valor instrumental, dado que surge en el aula a partir de los intercambios que se producen.

Encuentran justificación si se constituyen en un aporte al desarrollo cognitivo que implementará el estudiante en su proceso de aprendizaje. Las tareas en el aula son evaluadas periódicamente.

Son construcciones las descripciones realizadas por los estudiantes de los trabajos producidos a través de la deconstrucción del problema en sus componentes, la conceptualización de los saberes disciplinares, el cotejo de los resultados y/o experiencias adquiridas, la evaluación de sus propias estrategias empleadas en resolución del problema planteado, observación/reflexión sobre lo actuado, favoreciendo la mirada crítica y superadora en su desarrollo profesional y personal, habilitando una nueva competencia.

El docente participa también activando en el estudiante la adquisición de un vocabulario técnico.

Se adhiere a la reflexión de que la modalidad de trabajo de aula taller continúa atravesando estas reflexiones, dado que la misma se ha propiciado a partir de las experiencias anteriores de los estudiantes, su conocimiento acerca de sus capacidades y habilidades en un clima de confianza en el aula a partir del tipo de la comunicación y el vínculo establecido entre pares y docente - estudiante.

Junto a la evaluación formativa acompañará y estimulará el proceso de enseñanza - aprendizaje.

Conclusiones El aula taller deviene en la estrategia madre de la que se desprenden las diferentes prácticas, ya que comporta un replanteo total en la dinámica de aprendizaje. El alumno cambia de rol y se transforma en sujeto activo de su propio aprendizaje. El docente, de único depositario de la verdad, pasa a ser un sujeto más en el proceso de aprendizaje.

Su rol deviene en moderador, coordinador, facilitador, mediador. Su tarea será, sobre todo, la de acompañar y desencadenar procesos cognitivos, en el caso de no producirse espontáneamente, utilizando para ello el diálogo y el debate en un clima afectivo, armónico, de mutua confianza, ayudando a que los alumnos y alumnas se relacionen positivamente con el conocimiento y su proceso de adquisición.

Es de interés agregar que a partir de la observación hecha en la Universidad de Palermo, Facultad de Diseño y Comunicación, carrera de Diseño Gráfico, en una materia troncal de primer año, primer cuatrimestre, común a otras disciplinas, se ha podido apreciar el positivo desarrollo individual y grupal de los estudiantes en el proceso de enseñanza - aprendizaje en la cursada cuya estrategia y dinámica fuer la del aula taller en conjunción con la implementación de la evaluación formativa complementariamente a la sumativa. A la par de ir incorporando contenidos de la currícula, cabe mencionar y destacar que han desarrollado múltiples competencias cognitivas y actitudinales que les serán constructivas en su tránsito académico y tenderán a la formación de profesionales competentes.

El mundo no es, el mundo está siendo. Paulo Freire, el último gran pedagogo.

Referencias bibliográficas Ander Egg, E. (1994). El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Editorial Magisterio del Río de la Plata.

Anijovich, R. (2010). La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós.

Freire, P. (2000). La educación como práctica de la libertad. México: Siglo XXI.

Schön, D. (1992). La formación de profesionales reflexivos. Buenos Aires: Paidós.

De Vincenzi, A. (2009). La práctica educativa en el marco del aula taller. Revista de educación y desarrollo.

Doyle, W. (1997). Academic Tasks in Classroom. Curriculum inquiry. (64), 129-149.

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Didáctica a cargo de la profesora Silvia Meza en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: Adhering to the theory of knowledge acquisition by the constructivist is objective of the document to propose and justify the implementation of the workshop as a mother classroom strategy into the teaching - learning process in the university context to develop competent professionals at the top level.

Keywords: Higher education - teaching role - student - class workshop - Graphic Design

Resumo: Aderindo à teoria da aquisição do conhecimento segundo a corrente construtivista é objetivo do documento propor e justificar a implementação do sala de workshop como estratégia mãe no processo de ensino - aprendizagem no contexto universitário para desenvolver profissionais competentes no nível superior.

Palavras chave: educação superior - papel de professor - estudante - sala de workshop - Design Gráfico.

(*) Silvia Rosenthal. Diseñadora en Comunicación Visual (Universidad de Palermo)


Profesionales competentes del Nivel Superior fue publicado de la página 30 a página32 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVII

ver detalle e índice del libro