Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº75 >
  4. Docente: Ayelén Rubio

Docente: Ayelén Rubio

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº75

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº75

ISSN: 1668-5229

Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Introducción a la Investigación. Proyectos Ganadores Primer Cuatrimestre 2016 Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita. Proyectos Ganadores Primer

Año XIII, Vol. 75, Septiembre 2016, Buenos Aires, Argentina | 170 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract del docente 

El trabajo que deberán desarrollar los alumnos de la presente cátedra tiene su base en la indagación de la historia familiar de cada uno, conociendo y reconociendo a sus integrantes, sus vidas, sus labores, sus lazos afectivos, recogiendo y seleccionando anécdotas, recorriendo el pasado familiar, que es, en consecuencia, el propio. En este proceso se involucran, entonces, la búsqueda de sus raíces, sus orígenes, lugares y momentos compartidos. El trabajo les propone un espacio de exploración personal donde se embarcarán en la reconstrucción de su propia historia, su manera de relacionarse con el medio, sus gustos e intereses, entre tantas otras cosas que hacen a la construcción de la identidad; y en el que deberán aplicar y ejercitar, para tal fin, sus destrezas metodológicas para la investigación: elección del tema, recolección y relevamiento de datos, selección de la información pertinente, elaboración de informes, redacción. Bajo estas consignas se pretende, a su vez, que los estudiantes logren desarrollar y poner en práctica sus habilidades discursivas y su creatividad y expresividad, tanto en el registro oral como en el escrito, por medio de la argumentación, la ampliación del vocabulario, el manejo del cuerpo en el espacio, el manejo de la tecnología en pos del discurso hablado, y del uso de técnicas propias de la producción escrita, en sus diferentes géneros y contextos; respetando, al mismo tiempo, las normas de formalidad de la presentación académica. De esta manera, el relato escrito será también presentado en forma oral ante el curso, en un primer momento, y ante la mesa de examen final, en un segundo, mediante una exposición de lo trabajado, utilizando el Power Point como soporte visual de dicha presentación, con el cual podrán complementar el relato, anexando imágenes, realizando punteos temáticos, incluyendo gráficos, o todo aquello que resulte pertinente al tema y al estilo personal de cada puesta en escena, a fin de dar más claridad y riqueza a la información obtenida de la investigación.

Producción de los estudiantes

Días de filo y el boleto azul  Candelaria Commenge Chieppa 

La historia que elegí contar es la de mi bisabuelo materno, Carmine Chieppa. Participó en la Primera Guerra Mundial y luego terminó viniendo hacia Argentina para quedarse. Italia formaba parte de la Triple Alianza junto a Austria-Hungría y Alemania pero no declaró la guerra en 1914 a la Triple Entente. Históricamente, Italia tenía una rivalidad con Austria-Hungría ya que el Imperio austríaco poseía tierras italianas después de la derrota de Napoleón. En 1915 Italia firmó el tratado de Londres donde finalizaba con la participación en la Triple Alianza y más tarde le declaró la guerra al Imperio Austrohúngaro, con el fin de tener nuevamente sus tierras en su poder, a Alemania, a Bulgaria y al Imperio Otomano (Turquía), por lo que se unió a la Triple Entente. Carmine participó en la batalla del Insonzo que duró desde el 1915 hasta el 1917, luego, conoció a mi bisabuela, Filomena De Mita, tuvieron una hija y queriéndose alejar de Italia llegaron a Argentina. (Ver trabajo completo en p. 136)

Mi calendario  Debra Cordon 

Cada inicio de año para mí ya era una cuenta regresiva para aquel viaje que tanto esperaba. ¿A dónde vamos? ¿Qué día? ¿Quiénes vienen? Era constante mi ansiedad por querer obtener cada una de estas respuestas y comenzar con un bolí- grafo a crear mi calendario, ese calendario que de a poco me iba poniendo más contenta.  Tachar los días me emocionaba cada vez más. Mi destino comenzó en Miramar y esta rutina viajera duró unos cuantos años, acompañada por mis padres y mis hermanos con sus respectivas familias e hijos. Asados en la playa, charlas interminables, mates con un atardecer hermoso, festejos en año nuevo, todos juntos, siempre; el propósito del viaje era encontrarnos todos en un mismo lugar para disfrutarlo al máximo. Por suerte esto duró muchos años, pero con el transcurso del tiempo la familia se fue separando y los viajes eran menos frecuentes.  Que se haya terminado no significa que me olvide de todo lo que vivimos, el recuerdo queda para siempre, éramos mi calendario y yo, y eso nadie me lo quita.

El coro  Ezequiel Alejandro Célis 

Mi trabajo práctico final está basado en una serie de eventos que le sucedieron a mi familia y a mí. Son relatos de cuando actuamos y cantamos en un coro de niños en varias operas, entre las que se encuentran: Carmen, Pagliacci y La Bohème. Los relatos van a ser parte tanto mía como de mi hermana Aldana y mi tía Camila, quienes estaban en el coro de niños conmigo. También estaba mi tía Paola, que era la que se encargaba de llevarnos y cuidarnos. Y por último mi madre, que estaba en el coro de adultos pero la veíamos bastante seguido por camarines o sobre el escenario. Como yo mucho no me acuerdo, ya que era bastante chico, la mayoría de las cosas las voy a sacar de entrevistas a mi madre y mis tías que son protagonistas de la historia, pero también a mi padre y mi abuela ya que ellos nos fueron a ver la mayoría de las veces. Por último y no menos importante, los lugares en los que interpretamos las distintas óperas el Luna Park, Teatro Avenida, y en un Centro Cultural en alguna parte de capital.

Nací en Catriel  Mariano Gómez 

Narraré la historia de mi vida a modo auto-biográfico, recordando las anécdotas que más me marcaron y los lugares en los que vivimos con mi familia debido al trabajo de mi papá en el área petrolera. Realizamos juntos más de diez mudanzas en tres países diferentes. Me enfocaré más en los seis años que vivimos fuera de Argentina y cómo fue la adaptación en cada lugar. Cómo fue mi infancia viviendo tres años en Talara, al norte de Perú y más adelante, otros tres años en Caracas, Venezuela. Contaré historias relevantes que muestren cómo era ir de un lado al otro dejando y haciendo nuevos amigos, los cambios de costumbres y la diversidad cultural en colegios internacionales. Además, haré una introducción a los grupos de amigos más cercanos e influyentes, a los integrantes de mi familia y a la convivencia con ella.

Mi papá  Franco Martín Jarque 

Dentro de las muchas anécdotas e historias de cada uno de los familiares que tenemos, uno siempre sabe la cuota de exageración que le ponen al narrarla en cenas, encuentros, almuerzos, festejos, etc. Pero aún así, también se logra identificar las diferentes realidades de época, contexto social, económico y político que vivimos y cómo afectaron éstos en el desarrollo de su vida. Mi relato se va a basar en la historia de una persona a la que admiro, que me acompaña en el día a día, que me apoya en todos mis proyectos y que, pase lo que pase, tiene un consejo, una solución, o una sonrisa. Él es mi papá, Gabriel, y a pesar de también ser la persona con la que más discusiones y diferencias tengo, se gana mi admiración, no sólo hacia su forma de ser, sino también a su forma de pensar, a su forma de vivir, a su forma de educar, a su éxito laboral justificado con un constante e intenso sacrificio, pero lo más importante, a su forma de ser padre. En mi familia no hay historias que tengan especial atención por denominarse grandes hazañas o hecho similar, pero sí hay grandes personas y honestos trabajadores, y por ellos elegí a mi papá para contarles el por qué de mi admiración.

Rehabilitación  Camila Agustina Aila 

Su nombre es Marcelo Cavallaro. El 29 de enero del 2008, con 34 años, ingresó a una quinta para rehabilitarse por drogas. Sólo los domingos podíamos ir a visitarlo, así que la familia se reunía allí sin excusa alguna. Recuerdo que cada domingo lo vivíamos como una etapa de recuperación aunque era muy complicado tratar de ser fuertes; saber que nos estaba esperando en la puerta con la ilusión, como la de un niño de vernos entrar; sus ojos se llenaban de lágrimas con una mezcla de felicidad y perdón a la vez. Durante dos años estuve al lado de él acompañándolo y viendo el enorme esfuerzo que hacía todos los días trabajando en su adicción. Hoy, a sus 43 años, es una persona orgullosa de su recuperación, y de la hermosa familia que lo apoyó.

Destinos paralelos  Santiago Tomás Del Campo 

Voy a contar la historia de mis tíos maternos, Laurent y Guillaume Chiffolleau, que vinieron en el 1976, desde Francia a Argentina, más precisamente a Catamarca. Allí se educaron, aprendieron el idioma y se tuvieron que acostumbrar a la idiosincrasia de un nuevo país. Toda su infancia y juventud se odiaron, trataron de diferenciarse el uno del otro en todos los aspectos de la vida. Cuando alcanzaron la mayoría de edad, sus caminos se separaron. Sin embargo, parecería que sus destinos se entrelazaron y tuvieron mucho en común, pasando por momentos oscuros y otros de gran claridad. Sin saber qué le pasaba a uno, el otro vive experiencias similares, casi idénticas.

Un ejemplo de mujer luchadora  Jenny Carolina Espitia González 

Luz Mery Prieto, de 48 años, mejor conocida como La mona, nació en Florencia Caquetá. A los pocos meses sus padres César y Ana decidieron mudarse a Puerto López en búsqueda de mejores oportunidades para la familia, y luego a Villavicencio, donde vivió toda su infancia y adolescencia junto a sus cuatro hermanos menores. La mona contrajo matrimonio a temprana edad con su novio Pedro, con quien tuvo a su primer hijo Joan Manuel. Cuando culminó el bachillerato, empezó a hacer cursos y talleres relacionados con la estética, oficio al que se dedica desde entonces. Luz hoy es madre de Joan Manuel, Alejandro y Guillermo, mellizos y Daniel. Desde hace aproximadamente cuatro años está radicada en Buenos Aires, ciudad a la que llegó buscando mejorar su calidad de vida y para ofrecerles un mejor destino a sus hijos. Tuvo que pasar por momentos muy difíciles al mudarse, además del cambio cultural, problemas de desempleo, enfrentó situaciones comprometedoras de maltrato y decadencia. Hace un tiempo comparte su vida con Ederson, un colombiano con quien ha trabajado mucho para lograr obtener su propio negocio: su salón de belleza. La mona atiende diariamente en su estudio a muchas mujeres, se siente plena y es el vivo ejemplo de la mujer latinoamericana trabajadora y madre luchadora. De Buenos Aires le gusta todo, agradece la oportunidad de poder progresar en este país.

Descubriendo el sur  Alejandro Ariel Gerbec 

Cuenta la historia de dos hermanos que arrancan sus vacaciones de improviso, luego de un intenso mes laboral y estudio libres de poder buscar un camino para descansar. Sin contratar un paquete turístico, sin buscar alojamiento, sin conocer algún guía, ni objetivo que seguir, se embarcan en la aventura de emprender el mejor viaje de sus vidas hacia la imponente Patagonia, un lugar en el mundo, un lugar que nunca olvidarán ni ellos ni quienes hayan tenido el placer de visitarlo. Un lugar que queda en el recuerdo que se vive día a día, aun sin estar ahí. Se encontrarán con anécdotas, obstáculos y harán tantos amigos como puedan. Tendrán el placer de conocer a su amiga más fiel: la naturaleza, la cual les brindará el apoyo necesario durante todo el viaje, aunque ellos no lo sabrán hasta emprender la vuelta y dejar un triste hasta luego, con la promesa de volver a ver esas noches profundas y estrelladas del sur, como nunca antes habían podido ver.

Una nueva vida  Juan Sebastián Lozano Cano 

El divorcio de mis padres no fue un hecho que me resultó muy duro de vivir, en comparación con otros sucesos en mi vida. Vivir en ciudades diferentes y ver a mi papá y a mi hermano solo en las vacaciones, extrañamente me lo tomé con mucha tranquilidad. Al comienzo todo fue muy tranquilo, aunque luego de unos días, la falta de mi hermano, quien era mi mejor amigo, comenzaba a hacerse presente y cada día lo extrañaba más. Viviendo mis días tranquilamente en la ciudad en la que siempre quise estar, un día me levanté cuestionándome el por qué de la separación, y fue allí cuando, luego de una la larga charla con mi mamá, supe que no fue por engaños o por peleas, fue porque aquella mujer a quien mi papá no supo valorar, se cansó de amar hasta más no poder durante muchos años, pero ahora ella tenía que arreglárselas sola para mantener a sus dos hijos en un colegio, una casa, y a nuestra familia unida.

Lady in red  Julieta Soledad Lami Dozo 

La chica de rojo cuenta la historia de amor de Alejandro y Andrea. Comenzando por la primera vez que se vieron hasta la última. Todo empezó el primer día que se vieron, en una fiesta de amigos en común, el 12 de junio de 1983. Alejandro tenía 18 años y Andrea 16. Fue amor a primera vista y desde ese día nunca más se separaron. Después de 4 años de noviazgo, deciden casarse e irse a vivir a Estados Unidos para que Alejandro estudie en una de las mejores universidades del país norteamericano. Dos años después nace su primera hija, Julieta Soledad. A los tres años de Julieta, nace su hermano, Gastón Alejandro. Habían formado la vida y la familia que siempre soñaron. Andrea era ama de casa y Alejandro trabajaba de lo que había estudiado, administración aeronáutica. Eran muy felices hasta el momento que recibieron la peor noticia de sus vidas. Alejandro tenía que someterse a una operación riesgosa debido a una condición médica. Nadie de esta familia se imaginó que iba a ser la última vez que verían a Alejandro con vida. 

Roxy  Brenda Marcogliese 

Roxana era mi hermana. Tenía 23 años. Un fin de semana una amiga la invitó a Bahía Blanca para ir a bailar acompañada de amigos. El padre de Paola, la amiga que la había invitado, había alquilado un auto para poder ir a buscarlos en el caso de que hayan tomado y no puedan manejar. En ese auto viajaban seis chicos, entre ellos Roxy y el padre de su amiga. Volviendo de bailar de un boliche de La Pampa llamado Macachi, la madrugada del 2 de mayo de 1999, en una ruta de Carhué, Provincia de Buenos Aires, el auto subió al cordón que había en el medio de la ruta y empezó a dar vueltas. En ese momento todos salieron despedidos del auto, menos Roxana. Roxy quedó dentro del vehículo, con un golpe importante en la cabeza. Paola, fue a buscarla y la sacó del coche. Roxy estaba inconsciente, todavía era de noche, no se veía nada, sumando a que estaban en el medio del campo. Le sangraban los oídos y respiraba con mucha dificultad. La sostuvo en brazos y fue hasta la ruta esperando que alguien se detenga pero nadie lo hizo. 

Mi abuelo  María Victoria Guerriere 

En el presente trabajo intentaré reconstruir la historia de mi abuelo Jorge Carlos Filgueira, que en el año 1992 sufrió la pérdida de su esposa, Leonor Argentina Fernández. De allí en adelante decidió tomarse su tiempo y empezó a viajar por el mundo con sus hijos y nietos. A Jorge le fascina sacar fotos y filmar, por eso es que guarda un registro de los viajes realizados con los integrantes de su familia. En cada encuentro o en su cumpleaños se reúne la familia completa, sus tres hijos y nueve nietos, para disfrutarlo y rememorar aquellos viajes. Se revuelve un poco el departamento en busca de fotos y filmaciones o grabaciones de voz; y así compartir anécdotas, canciones, juegos y contar alguna que otra travesura que hacían de niños. Para cerrar los encuentros de cumpleaños no puede faltar la foto de los nietos, la misma tiene la particularidad que se realiza desde hace 20 años aproximadamente, donde todos sus nietos posan de mayor a menor.

El robo  Nahuel Vázquez 

En el año 2006, en el barrio de Olivos por las calles vacías y desérticas, el niño Matías caminaba con su madre, Norma, hacia la casa de sus tíos para merendar y pasar la tarde. De repente, tres hombres se cruzaron en su camino para intentar robarles, uno de ellos tenía un palo. Luego de una interacción impactante, la madre les dio su monedero a los tres ladrones y se fueron. Tras el susto de ambos por la situación horrible que habían vivido, Norma desesperada comenzó a buscar ayuda y afortunadamente se encontró con el vecino, Diego, que pasaba por allí. Se subieron al auto del vecino y fueron a buscar a los ladrones. Luego de una búsqueda extensa y cansadora, no se encontraban pistas de la ubicación de los tres hombres. Hasta que el ruido de un disparo les dio una alerta de atención a la cual se dirigieron inmediatamente, pero doblando la esquina se encontraron con una sorpresa.

El Atajo  Flavio Damián Sampaulise 

Una tarde de verano en 1994, en Ingeniero Maschwitz, Gerardo se preparaba para ir a pescar junto a sus hijos Gonzalo, Martín y su sobrino Ignacio. La idea era poder pasar un hermoso día al aire libre rodeados de naturaleza y diversión. Que los chicos puedan disfrutar de un día de tranquilidad, diversión y sobre todas las cosas compartir tiempo y experiencias entre primos. El viaje que debían realizar era largo y agotador, existía una manera de acortar ese camino tan tedioso, tomando el atajo de las vías muertas. Al llegar al lugar donde se bifurcaban los caminos tuvieron que decidir si tomar o no el atajo por las vías muertas, atajo que le traía malos recuerdos a Gerardo ya que había tenido una experiencia no muy buena en un día de campo de su infancia. Luego varios minutos de discusiones y planteos de los chicos a Gerardo decidieron tomar el atajo, al principio todo iba en orden sin nada extraño. Pero a partir de que pasaron el viejo poste que tenía las señales férreas empezaron a sentir cosas extrañas, esto los puso alertas y comenzaron las complicaciones.

París deslumbra y se apaga  María Sol Aranda Ayala 

Es en abril de 1950, la historia de Josefa, se refiere a una aventura en París, donde pasan del amor al odio, de las risas a la discordia. Es la aventura de una joven que viaja a París a cumplir su sueño, pero se termina convirtiendo en una desgracia. Cuando llega a su destino tan anhelado todo es rosa, estudia lo que más le gusta en donde siempre soñó, BeauxArts de París, tiene amigos y un amante, pero poco a poco, todo se va nublando y se convierte en gris. Iban a ver una muestra de arte con sus amigos pero nunca llegaron, unos hombres de negro empezaron a seguirlos, surgió lo más inesperado y algo que nunca pensarían que sucedería.  Sophie, su mejor amiga, terminó siendo su única aliada, y la única que se quedó cuando todo se venía abajo, en el peor momento del caos. Ser tan ilusa e inocente a veces juega en contra. Como lo que le ocurrió a ella. ¡Qué hermoso es París! ¡Y qué horrible puede llegar a ser!

La oportunidad  Agustina Magalí Franco 

Micaela vivía en el barrio de Almagro. Con 21 años trabajaba en una oficina de comercio exterior en Puerto Madero, donde convivía diariamente con la persona menos deseada para ella, su jefe Jorge. Un señor de 52 años, casado con cuatro hijos. Jorge era una persona desagradable desde el primer momento en que lo conocías. Sus ojos se fijaban en las curvas de todas las mujeres del edificio. Micaela no era la excepción. Llegadas las 18:00 hs., era tiempo de emprender la vuelta a casa. Ese momento que Micaela anhelaba desde la primera hora de la mañana desde que ella se sentaba en su escritorio y al instante escuchaba los pasos pesados y arrastrados de su jefe acercándose a su oficina. Su sonrisa tan particular se le borraba y una mueca de asco asomaba cuando él la miraba. Micaela guardó su computadora en la cartera de cuero negro que cargaba. Al levantar la vista estaba él, adentro de su oficina, apoyado en la puerta ya cerrada. El edificio en silencio, todos se habían ido.

El dulce sonido de un nombre  Camila Leone Catania 

Era un día soleado en el año 1960, se encontraba Ángela a sus 20 años de edad, en su primer día de universidad para comenzar la carrera que siempre deseó, Asistente Social. Estaba nerviosa y ansiosa al mismo tiempo por poder cumplir su sueño y conocer a personas que compartan su pasión. Al finalizar la clase, logró hablar con un chico al que únicamente había podido verle la espalda, y ya eso le había gustado. Era alto, castaño y de ojos claros, quien por su aspecto parecía gustarle el rock y ser un apasionado del baile. Mostraba aires de grandeza, sin embargo se acercó a él decidida y al momento de hablarle ambos se miraron profundamente, y todo se detuvo. Tras esa mirada sonó dulcemente entre sus labios el nombre Lucio...Lamentablemente, al mismo tiempo una mirada atormentó el momento, con una gran carga de molestia, alguien que no estaba de acuerdo con ese momento, alguien que tal vez se terminó entrometiendo.

La decisión  Mariano Caballero

Martín es un chico de 18 años como cualquier otro, egresó del secundario hace poco y vive con sus padres, Roberto y Marcela, con los que mantiene una relación conflictiva, especialmente con su madre, por quién siempre sintió más afecto. Pero en los últimos años, durante la adolescencia de Matías, su relación se fue deteriorando gravemente.  Con la intención de reconciliarse con su hijo, Marcela le propone a Matías que ambos viajen a Europa por veinte días en el mes de marzo, antes de que él deba mudarse a Buenos Aires para ingresar a la facultad. Hacía mucho tiempo que Matías no viajaba al extranjero, así que la idea le fascinaba. Entonces, conteniendo y disimulando su alegría, acepta. El viaje consiste en un recorrido por seis países a lo largo de 20 días, teniendo como destino inicial Italia, y destino final Bélgica. A pesar de sus diferencias y de la tensión que siempre había entre ellos, el tener que hacer todo juntos, el no tener celulares y las complicaciones por el idioma, terminan volviéndolos más unidos y dependientes del otro. Durante el transcurso de los días, puede notarse cómo la relación de ambos va mejorando y volviendo a ser como lo fue antes, durante la niñez de Matías, Pero el último día del viaje, previamente a tomar el vuelo de regreso a casa, una gran discusión entre ellos lleva a que tomen una decisión que marcará la vida de ambos para siempre.

Sin destino  María Eugenia Casal 

David estaba en una situación crítica. Había tocado fondo. Estaba delinquiendo y ya lo conocían todos en Conakry. Tenía apenas 18 años y las perspectivas en Guinea eran de malas a peores. Necesitaba empezar de nuevo, en un lugar donde nadie lo conociera, con otro nombre y otra vida. Sin pasado. Lo había decidido. Como tantos compatriotas iba a subirse a uno de los tantos barcos que paraban en el puerto y escapar de ese país sin futuro. Las cosas no podían salir peor de lo que habían salido hasta ahora y en seis días iba a ser un hombre nuevo. David mira el océano desde las entrañas del barco en el que se oculta con otros chicos y recuerda cómo llegó hasta ahí. Su casa destruida, los rebeldes, la explosión, la celda, las balas, la gente. La panza vuelve a rugir otra vez, los labios cuarteados, la sed, lar rodillas haciéndose añicos. Sólo queda rezar. Rezar para poder llegar a algún lado vivo, rezar para que lo escuchen a pesar del sonido de las turbinas. Cantar, improvisar para que las horas pasen. Que Alá no lo olvide. Es 2002 abandonó Guinea en busca de un destino.

El viaje que cambiará la vida de Merlina  María Luz Ithurrart 

El pasado 10 de Julio, cerca del mediodía, Serena una chica muy apasionada, llena de grandes y futuros proyectos, despegaba hacia Nueva York con sus amigas: Merlina, Mariana, Sofía y Victoria. Este grupo de amigas de veinte años de edad, contaban con personalidades y gustos muy similares, muchos hobbies en común. El objetivo del viaje era recorrer Europa juntas, algo que planearon durante un largo tiempo y siempre había sido el mayor sueño para todas. Entre tantos lugares por visitar y conocer tenían otro gran propósito por el cual tenían tanta alegría de estar allí, se trataba de que la madre de Merlina se encontraba viviendo hacía aproximadamente un año en París, gracias a un gran contrato de trabajo como diseñadora que le habían ofrecido en Argentina. El primer día que llegaron a destino intentaron comunicarse con ella pero su teléfono siempre se encontraba apagado. Entonces este grupo de jóvenes decidió ir a visitarla, pero se encontraron con una sorpresa...

Escaleras al cielo  Nicole Sabella 

Diciembre de 1941. Elsa estaba a punto de emprender un viaje que duraría tres meses en la isla de Ohau, Hawaii. Sus expectativas eran altas pero a la vez estaba un poco asustada: apenas sabía la ubicación de ese pedacito de tierra en el mapa. Se despidió de su madre, quien esperaba con ella en el aeropuerto de Ezeiza, y comenzó su vuelo de cuatro escalas, que la hacía darse cuenta de cuán lejos iría. Al pisar tierra, tomó un taxi y se dirigió a un hostel, recomendado por el conductor como uno de los más conocidos de la zona. Allí se encontró con un grupo de jóvenes argentinas, quienes le confesaron a Elsa su interés por escalar las prohibidas Haiku Stairs, unas escaleras de madera construidas por la Marina de los Estados Unidos en la montaña más alta de la isla, donde se hallaba una estación de radio que transmitía señales a los buques de la Armada que navegaban por el océano Pacífico. Invitaron a Elsa a formar parte de su alocada aventura, quien después de dudar horas al respecto de la propuesta, decidió aceptar. Pero nunca se imaginó lo que se estaba por suceder...

El viaje  Victoria Mercedes Zelada 

Era 15 de diciembre de 2007 cuando Susana se levantó para dirigirse al aeropuerto. Por fin había llegado el día que tanto anheló, para realizar uno de los viajes más conmovedores junto con su familia. El propósito de este viaje era pasar las fiestas con su familia que vivía en otro país, su hermana y la familia de esta, además de llevar a sus nietas a los parques temáticos de diversiones de Orlando y conocer otras ciudades del mismo país. Sus expectativas eran pasarla bien y tener un viaje pacífico, lleno de alegría y buenos recuerdos. Tanto ella, como su marido y sus nietas habían esperado muchísimo este viaje. Pero lo que no esperaba era la sorprendente situación que le ocurriría en el aeropuerto destino apenas aterrizó el avión. Seguido de otro episodio que le sucedió durante el viaje. Uno nunca termina de conocer a las personas del todo. Esto iba a cambiar su visión respecto de su propia familia para siempre.

¿Barragán?  Araceli Fernández Ibarguren 

Es la historia de Celeste Barragán: su amiga abre las puertas al problema. Quiere indagar sobre su pasado, quién era su abuelo. Ella necesita saber la respuesta, sino siente que la marcará para toda su vida. La incertidumbre, la necesidad y la ansiedad de saber quién es, puede darle a Celeste todas las opciones del mundo. El lector elegirá el final de la historia. Se descubrirán distintas maneras de verle la solución a un problema. Según el camino que se tome ante una situación problemática, es la salida que se puede encontrar. Son el destino y el lector quienes decidirán la respuesta y el final para Celeste. Esta historia nos lleva a distintos escenarios del mundo, México, París y Argentina. Una familia constituida, un situación confusa, son un complemento que puede estallar y romper con todo, o puede afianzar aún más. A veces los momentos más bellos pueden verse opacados por los sentimientos más extraños. El autor plantea la vida de su amiga, combinándola con situaciones ficcionadas y de la realidad. El mismo conflicto, distintos desenlaces, pero solo quien lea esta historia decidirá qué es lo mejor para Celeste.  (Ver trabajo completo en p. 138)

El cambio  Alejandro Javier Riccio 

Esta historia sobre el cambio, la transfiguración de las personas de un segundo al otro, sobre cómo impactan en uno los cambios en la vida de los demás. Gira en torno a tres personajes principales: Alejandro, el padre, Alejandra, la madre, y Saveiro, el hijo. Recientemente se habían mudado a la costa atlántica e instalado allí, en un nuevo departamento a pocos metros de la rambla. Gateando y esbozando sus primeros pasos, a sus escasos meses de vida, Saveiro exploraba detenidamente cada rincón del departamento, con el asombro característico de su edad, incluyendo la hermosa vista que daba a la playa de la costa argentina. Observaba a su padre, un hombre alto y con bigotes, que vestía un elegante uniforme de gala blanco con botones dorados y jinetas en los hombros. Alejandro se agachó y le dio un beso en la frente a su hijo para luego entrar en el baño dejando la puerta entreabierta, y Saveiro lo siguió con la mirada.

Vida de mi vida  Rodrigo Antonio Torres Melgarejo 

Es invierno de 2004. Buenos Aires se restablece de una crisis económica. La Iglesia es aún muy conservadora. Los padres de Santiago, Richard y Teresa, oran a cada segundo por su hijo. Teresa es una fiel devota de la iglesia Católica. Ella se sentía culpable porque su yo interno la agobiaba diciéndole que había fallado en su cometido de inducir a su hijo a la fe que Dios manda. Santiago, ciertamente, ha crecido con esa fe durante toda su infancia. Ahora, él no quiere saber de esa fe que no lo ha llevado a ninguna parte. Aunque una parte de él lo atormenta y le dice que debe seguir por ese camino de paz y de sabiduría. Pero, no. No quiere ni siquiera pensar en ello porque tiene a alguien más importante en quien pensar: Gabriel. Sí, su todo, su salvación, el único que lo va a ayudar a estar mejor, el único que va a calmar su tensión, su ansiedad y la depresión que padece. Gabriel tiene 22 años. Ha vivido más que Santiago. Él vive en otra realidad. Santiago se olvida de su fe, se olvida de sus padres y pone su mayor empeño en hacer feliz a Gabriel. Se conocieron recién hace dos semanas, en una reunión de temática gay a la que Santiago iba por primera vez y como él dice: ‘’Cuando crucé la mirada con Gabriel, no tuve que pensarlo dos veces, sabía que él era el indicado, es el que estuve buscando todo este tiempo”. Es que está claro, el amor se busca. Sí, el amor incorrecto se busca.

El peleador  Luz María Landivar Suárez 

Ricardo era un joven de 21 años que soñaba con ser peleador profesional. Le encantaba hacer Muay Thai. Era uno de los mejores peleadores. Un domingo de frío fueron a una quinta y se subió a un árbol de siete metros de altura a cortar leña. En tan solo tres segundos, y sin saber por qué, cayó al suelo. 

Hermanos  Nicolás Rucoba Ames 

Matías y Rodolfo tienen 17 años, son mellizos, toda su vida la han pasado haciendo cosas juntos, pero no compartían los mismos gustos. A Matías siempre le gustó la medicina y esa idea de ser doctor, tenía un carácter pasivo, pensaba con la cabeza fría, no era muy extrovertido, le encantaba leer y escribir sus propios relatos. Rodolfo, indeciso, le encantaba escuchar música a todo volumen y tocar guitarra, se relacionaba más con las personas, tenía un carácter más explosivo y salía de cuadro rápido. En ese momento quería estudiar música. Ellos vivían en Casuarinas, una residencial que se ubica en el barrio de Surco en Lima, el lugar era muy tranquilo, no pasaba el transporte público por ahí, no había ruido alguno que molestara a los vecinos. Un día normal de vacaciones de invierno llamaron a la casa y contestó Rodolfo, le dijeron que su padre se había accidentado. Rodolfo le dijo a su hermano para ir a verlo, pero caminando hacia el hospital los interceptó un tipo extraño con un arma... 

Turbulencia  Chiara Russo Zaffrani 

La historia trata sobre una mujer apasionada por viajar. Ella es aventurera, interesada por aprender y sueña con tener la posibilidad de conocer todos los países del mundo. La mañana del vuelo que deberían tomar de Buenos Aires hacia Londres, sucedió un inconveniente que puso en duda la llegada a tiempo al aeropuerto para poder realizar este viaje tan esperado por Chiara y su madre. Una vez arriba del avión, ella ayudó a su compañero de asiento con su gran temor a las alturas; luego de tres horas de viaje la turbulencia comenzó a preocupar a los pasajeros, por lo que las azafatas informaron que no podían servir el servicio de cena debido a que no eran las condiciones indicadas, pero que no debería ser preocupante. Luego de diez minutos, las luces se apagaron y el avión comenzó a descender en picada…

Viaje  Paula Petralli

Era el año 2014, Lucía de 17 años viajó hacia Colombia, Bogotá, donde conoció a Josefina de su misma edad, que vivía a unas cuadras del hotel en el que ella paraba. A lo largo de los días terminaron siendo muy amigas. Josefina se pasaba la tarde tocando la guitarra y juntándose con sus amigos, y llevaba a Lucía a recorrer partes de Bogotá. Un día, Lucía y Josefina quedaron en juntarse en una plaza pero una de ellas nunca asistió a la reunión.

El despertar  Felicitas Yaregui 

Era un 20 de Julio del año 2015. Rosario, Felicitas y Lucía, estaban de vacaciones en Sitges, España. Era su primer viaje solas. Ellas estaban parando en Barcelona pero sus nuevos amigos Pedro, Facundo y Pelayo les recomendaron que fueran a Sitges porque era un pueblito muy pintoresco para visitar. Eran las dos de la tarde, hacía 43 grados de temperatura y no corría una gota de aire, ni había un alma en la calle. Cuando llegaron, empezaron a caminar por una ciudad vacía y se perdieron. Sin darse cuenta llegaron hasta una playa nudista. El sol les pegaba en la cabeza y se sentían mareadas. Rosario se resbaló al tropezar con una roca y se quebró el pie. En ese momento ella se desmayó del dolor. Cuando se despertó se encontró que sus amigas no estaban y la estaban ayudando todas personas desnudas.


Docente: Ayelén Rubio fue publicado de la página 91 a página96 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº75

ver detalle e índice del libro