Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX >
  4. Qué lugar ocupa la tecnología en la planificación

Qué lugar ocupa la tecnología en la planificación

Boente, Inés

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ISSN: 1668-1673

XXV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVIII, Vol. 30, Febrero 2017, Buenos Aires, Argentina | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

¿Cuándo pensamos en la tecnología? ¿Cuándo nos acordamos de que funcione como disparador didáctico? ¿Cuándo entendemos que tenemos tecnología a disposición, la cual para las nuevas generaciones es natural pero para nosotros es a veces todavía un ejercicio consciente? 

Cuando planificamos, muchas veces repetimos las mismas estrategias y modos de enseñar y en algunas ocasiones no nos damos cuenta del potencial que tiene la tecnología usada no solo para actualizar el formato de presentación o comunicación, sino como generador de una nueva manera de enseñar la materia. 

Palabras clave: tecnología – planificación – estrategia - herramientas de aprendizaje

“En tanto las respuestas refieren a prácticas de enseñanza, los docentes encuentran en el uso de las tecnologías una buena propuesta de actualización docente”. (Litwin, 2001).

Introducción 

¿Cuán creativas son nuestras planificaciones con tecnología desde el punto de vista didáctico? 

¿Cuán efectivas son nuestras clases en cuanto al uso de la tecnología? ¿Es una decisión posterior a la planificación que reemplaza antiguos modos de hacer los mismos ejercicios o realmente ciertas herramientas tecnológicas nos disparan nuevas actividades para realizar en clase, formas de evaluar, formas de unir al grupo? 

¿Reflexionamos acerca de nuestras planificaciones y nos preguntamos si los mismos ejercicios se pueden realizar usando tecnología? ¿O por el contrario, al reflexionar sobre la tecnología, es la tecnología la que hace que esta planificación cambie? ¿Somos creativos en la inclusión de la tecnología en nuestras clases?

¿Cómo incluimos la tecnología en nuestra planificación? 

En algunos casos, cuando planificamos, no tenemos en cuenta el potencial que tiene la tecnología para cambiar la forma de dar las clases. Cuando está bien utilizada, está bien incluida y es generadora de nuevas actividades en favor de los objetivos, de unir al grupo, o de expandir los procesos cognitivos de los alumnos. Debemos pensar en la tecnología como una herramienta que genera una didáctica diferente a la que se ha utilizado. Según Maggio esta inclusión puede ser genuina o efectiva: “La tecnología en las inclusiones efectivas se usa, pero el docente no reconoce su valor para la enseñanza ni la integra con sentido didáctico”. (2010, p. 12). “Por el contrario, la inclusión genuina tiende a favorecer la comprensión “genuina” de los contenidos de la ense- ñanza“. (2010, p. 13). 

En el primer caso la inclusión de la tecnología es artificial, se agrega a posteriori de la planificación, el docente no se adueña de herramientas tecnológicas para repensar y rediseñar sus planificaciones. Como dice Maggio, la tecnología está pero podría no estar. En cambio en la inclusión genuina, ésta es transformadora del modo de enseñar la materia, es imprescindible en la planificación. En la inclusión genuina, la tecnología genera un cambio más profundo en el modo en el que se da la materia, colabora con el cumplimiento de los objetivos y beneficia al grupo.

¿Cómo se incorpora la tecnología a favor del objetivo que esa o esas clases persiguen? 

Al planificar un tema, módulo, clase se ponen objetivos. Con éstos se logran la ruptura cognitiva que esperamos por parte del estudiante. 

En algunos casos la incorporación de la tecnología en la planificación es caprichosa o prescindible y no está apuntada a repensar cómo lograr estos objetivos. Un buen ejemplo de este trabajo sería cuando armamos trabajos en grupo y deseamos que los alumnos muestren lo que han investigado. Se puede usar simplemente el proyector para pasar un archivo PDF como antes era armar una lámina e imprimirla, o se puede pensar creativamente otra actividad en clase. Por ejemplo, reconstruir las investigaciones en el momento, visitando páginas Webs en la clase, armando los alumnos en vivo cuadros que sinteticen lo investigado. Otro modo de incluir la tecnología genuinamente sería juntar información e imágenes investigadas de distintos grupos y armar entre todos un nuevo archivo PDF, o un cuadro comparativo en la clase para juntar toda la información. 

Acerca de la planificación, Marta Souto expresa:

Se trata de los componentes clásicos de todo proceso de enseñanza: objetivos, contenidos, técnicas, actividades, evaluaciones, recursos, que en conjuntos más o menos coherentes organizan la tarea específica de enseñanza. 

Sobre la base de un conjunto de relaciones entre categorías didácticas se construye y se diseña una planificación que anticipa la acción. (2007).

Como dice Souto, planificar es pensar un plan que responda a la organización de los sucesos en el aula para cumplir los objetivos, contenidos, poder evaluar y realizar actividades de taller. Hoy en día, sin la tecnología esto es imposible, la pregunta es cómo incluimos esa tecnología y si usamos todo el potencial que ésta tiene para interrelacionarla con las actividades planificadas para realizarse dentro y fuera del aula. 

Cuando la tecnología está a favor de alcanzar los objetivos del tema que se quiere enseñar, ésta facilita la comprensión del mismo y acerca a los alumnos a lo que es la práctica de esta materia o carrera. Cuando está bien utilizada, la tecnología acorta distancias cognitivas para visualizar, construir y hacer más concreto el contenido de la materia. 

También Litwin habla de integrar la tecnología al campo temático, lo cual se ve claramente en las carreras de Diseño, artes visuales o música. En estas carreras el uso de la tecnología como medio de expresión está totalmente incorporado al programa. Solo se puede llegar a los objetivos y resultados por medio de la tecnología. Aún así, la enseñanza de las mismas puede seguir siendo tradicional si no se repiensa la dinámica de la clase en cuanto al tratamiento del contenido, a la interrelación del grupo o el trabajo en el taller para alcanzar los objetivos cortos de esa clase. Como dice Litwin:

Por otra parte, su utilización en las clases presenciales puede dar cuenta, simplemente de la aplicación de una novedad técnica o puede ser la expresión del impacto de la utilización de las tecnologías en el tema u oficio que se enseña. En tanto las respuestas refieren a prácticas de enseñanza, los docentes encuentran en el uso de las tecnologías una buena propuesta de actualización docente. (2001).

En conclusión, incorporar la tecnología en la planificación es un ejercicio consciente y constante, ya que las actualizaciones se realizan a diario y es bueno pensar cómo los avances de la tecnología nos pueden aportar un modo diferente de enseñar nuestras materias.

Referencias bibliográficas 

Litwin, E (2001) Las nuevas tecnologías y las prácticas de la enseñanza en la universidad. [Artículo Web]. Disponible en: http://www.litwin.com.ar/site/Articulos2.asp 

Maggio, M. (2012). Enriquecer la enseñanza. Buenos Aires: Paidós. 

Murano, S. (2006). La introducción a la informática en el aula. España: Fondo de Cultura Económica. 

Souto, M. (2007). Hacia una didáctica de lo grupal. Buenos Aires: Miño y Dávila. 

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Tecnología Educativa a cargo de la profesora Natalia Lescano en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: When do we think about technology? When do we remember that it works as a teaching trigger? When do we understand that technology available, which for new generations is natural but for us it is sometimes still conscious exercise? When planning, often we repeat the same strategies and ways of teaching and sometimes we do not realize the potential of the technology used not only to update the display format or communication, but as a generator of a new way to teach the subject. 

Key words: technology - planning - strategy - learning tools 

Resumo: ¿Quando pensamos na tecnologia? ¿Quando nos lembramos de que funcione como gatilho de ensino? ¿Quando entendemos que temos tecnologia disponível, a qual para as novas gerações é natural, mas para nós é às vezes ainda um exercício consciente? Quando planificamos, muitas vezes repetimos as mesmas estratégias e modos de ensinar e em algumas ocasiões não nos damos conta do potencial que tem a tecnologia utilizada não só para atualizar o formato de apresentação ou comunicação, sina como gerador de uma nova maneira de ensinar a matéria. 

Palavras chave: tecnología – planejamento – estratégia - ferramentas de aprendizagem 

(*) Inés Boente. Arquitecta (Universidad de Buenos Aires)


Qué lugar ocupa la tecnología en la planificación fue publicado de la página 62 a página63 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ver detalle e índice del libro