Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX >
  4. La importancia de aprender preguntando

La importancia de aprender preguntando

Villegas, Melina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ISSN: 1668-1673

XXV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVIII, Vol. 30, Febrero 2017, Buenos Aires, Argentina | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La finalidad de este escrito es articular y relacionar conceptos tales como el aula taller, la construcción del conocimiento y la relación del docente y los alumnos en relación con el uso de la pregunta como estrategia. Para acompañar el desarrollo teórico se tomarán ejemplos de la película El Principito (Osbourne, 2015) y el libro homónimo de Saint-Exúpery (1996). 

Palabras clave: aprendizaje – enseñanza - pregunta - aula taller – motivación

La importancia de aprender preguntando 

La finalidad de este escrito es articular y relacionar conceptos tales como el aula taller, la construcción del conocimiento y la relación del docente y los alumnos en relación con el uso de la pregunta como estrategia. 

Para acompañar el desarrollo teórico se tomarán ejemplos de la película El Principito (Osbourne, 2015), en la que se observa el proceso de una niña por entrar a una prestigiosa academia y la falta de motivación al descubrir que interactuando y jugando con otras personas también se puede aprender, dejando a un lado los libros y la estricta disciplina. 

Otra de las razones por las que se la seleccionó se debe a la utilización de los recursos visuales que distinguen las ideas conductistas de las constructivistas. Es decir, la utilización de colores vívidos y la música alegre, permite distinguir los momentos de construir el conocimiento, aprender algo nuevo, de diversión. Estas actividades en donde se produce aprendizaje suelen realizarse al aire libre, por ejemplo. En cambio, los segmentos que representan conductas ya adquiridas, repetitivas, relacionadas al trabajo o mundo adulto, son acompañados por colores neutros, formas rectas y ordenadas, graficando visualmente la idea del orden y disciplina. A su vez, esta comparación podría servir como ejemplo para explicar la diferencia entre el aula taller y la clase magistral. De acuerdo con Ander-Egg, “lo que caracteriza a la docencia dentro del taller es una pedagogía que reemplaza la clase magistral por la educación mediante la realización de un trabajo en conjunto”. (1999, p.35). Al trabajar cooperativamente, el aula taller permite que los estudiantes adquieran destrezas y habilidades, tanto técnicas como metodológicas, que se relacionen con su actividad o profesión, que dan lugar a la realización de un proyecto entre pares considerado como una situación de aprendizaje. Resulta importante destacar que para que el aula taller funcione como tal se deben establecer objetivos claros, que puedan realizarse en los tiempos estipulados por el docente, y que el mismo adopte un rol en el que permita la interacción entre los participantes del taller dejando a un lado su protagonismo, fomentando el aprendizaje mediante la acción y la reflexión. (Ander-Egg, 1999). 

En la película se observa que la niña, que tiene una edad aproximada de ocho años y según los conceptos de Piaget estaría en la etapa de desarrollo correspondiente a las operaciones concretas, es motivada por su madre para que logre ingresar a la academia ensayando de manera repetitiva las preguntas que le realizarán en la entrevista. Como las preguntas estudiadas no coinciden con las reales, se produce un conflicto y se frustra. Ante la entrevista fallida, la madre elabora un plan, al que llama plan de vida, para que durante el verano estudie y se capacite para ingresar a la academia. Llega un momento en el que la niña se da cuenta que ese plan es solo un cartel lleno de imanes y que ella tiene otras motivaciones, mediante el juego con su vecino el aviador conoce la historia de El Principito y se interesa por adquirir más conocimiento sobre él.

La mayoría de los motivadores extrínsecos dañan la motivación intrínseca… si la gente ve determinada conducta como un medio para conseguir cierta recompensa o para evitar un castigo, entonces se dedicarán a estas actividades sólo cuando ‘deseen las recompensas y cuando crean que las recompensas llegarán tras el comportamiento’. (Bain, 2007, p. 44)

Para evitar los motivadores que provienen de afuera, que no se corresponden con los de los deseos de los alumnos, se debería dejar a un lado el lenguaje de la exigencia y hablar de expectativas, cambiar la conducta por la actitud, es decir, comportarse de manera integradora y prestar atención a los emergentes que pueden surgir dentro del aula, sin dejar de tener en cuenta que las preguntas y el interés son cruciales. Por ejemplo, El Principito, cuando se cruza con los diferentes personajes va haciendo preguntas, los interroga y los hace pensar. “Las preguntas nos ayudan a construir conocimiento… y son críticas para indexar la información que retenemos cuando desarrollamos una respuesta para esa pregunta”. (Bain, 2007, p. 42).

Es así que el jovencito utiliza el acto de preguntar como estrategia para obtener conocimiento, resolver su curiosidad, o en algunas situaciones, profundizar sobre diferentes cuestiones. No siempre encuentra respuesta certera a sus interrogantes, pero el hecho de que haya formulado una pregunta permite que el interrogado también reflexione sobre el tema. Ander-Egg relaciona la formulación de problemas y su resolución con el “reflejo investigador, es decir, que ha aprendido a hacer preguntas (relevantes, sustanciales y apropiadas), ha aprendido a aprender o, lo que es lo mismo, a apropiarse del saber” y agrega que el arte de hacer preguntas es una de las actividades intelectuales más importantes. (1999, p. 18). De acuerdo con esto, ¿por qué se desmoraliza y se olvida la estrategia de la pregunta en el ámbito del aprendizaje? Según opinan Freire y Faundez, la búsqueda del conocimiento empieza por la pregunta, la curiosidad es el factor fundamental que motiva a la hora de hacer una pregunta, pero a la vez, también es atacado y burocratizado por las instituciones rechazándola. Sugieren además que este acto suele resultar así ya que atentaría la seguridad del profesor. (2013). 

Esto coincide con la propuesta de Ander-Egg sobre dejar de lado el protagonismo para trabajar junto a los alumnos en el proyecto. El recurso del aula taller podría ser considerado un recurso ideal para la formulación de preguntas y fomentar la investigación. La tarea para el docente debería consistir en prestar atención a las preguntas que emerjan en la clase y en intentar responderlas, en buscar la reflexión, propia y del estudiante, persiguiendo el conocimiento, dándole sentido. Es a esto que Freire y Faundez llaman una educación de respuestas (2013, p.76) y agregan que la mayoría de las veces las preguntas que se les hacen a los alumnos incluyen las respuestas, que no estimulan la creatividad y la curiosidad, sino que promueven la repetición de conductas, sin provocar un conflicto. Es Piaget quien sostiene que se da lugar al aprendizaje cuando se resuelve un conflicto cognitivo. Sin desafío, el sujeto no es capaz de reformular su modelo mental, ya que utilizará el conocimiento adquirido previamente para resolver el problema en cuestión, en cambio, si la pregunta o tarea planteada no arroja resultados positivos, deberá esforzarse para obtener las herramientas nuevas y ser capaz de controlar las emociones provocadas por los elementos nuevos que contradicen a los supuestos sabidos anteriormente. (Bain, 2007, p. 42). 

Lo que motivará al estudiante a aprender es el hecho de salir de la zona de confort, es decir, la búsqueda de respuestas nuevas a los interrogantes, de luchar contra el hecho de que repetir conductas garantiza el éxito y evita el error, sino tener en cuenta que lo que se evita es el aprendizaje verdadero. 

Si le enseñásemos a preguntar, tendría la necesidad de preguntarse a sí mismo y de encontrar él mismo las respuestas de una manera creativa. Es decir que participaría en su proceso de conocimiento y no estaría simplemente limitado a responder a una determinada pregunta basándose en lo que le han dicho. (Freire y Faundez, 2013, p. 76)

Como se reflexionaba anteriormente, en la película, la situación inicial en que la niña es sometida a las preguntas cuyas respuestas cree conocer, refleja en parte la burocratización ante el acto de preguntar y la costumbre que se suele tener al conseguirle a cada una su respuesta. A lo largo del desarrollo de la historia hay muchas preguntas, algunas nunca se responden, pero son las que motivan la curiosidad y el reflejo investigador para intentar aprender. La tendencia conductista que representa el mundo de los adultos se corresponde con la predisposición que se puede encontrar al acto de negar la pregunta, de evitarla, para que se mantenga un orden regido por diferentes normas que garanticen la funcionalidad y utilidad. En cuanto a las estrategias de enseñanza, se justifica el uso del aula taller como una herramienta para crear ambientes propicios para el aprendizaje, a través del juego, de simular la tarea profesional, en donde se pueda trabajar el error, formular preguntas y aprender a responderlas utilizando la creatividad y no buscando respuestas preconcebidas. Porque como se expresa en El Principito “lo esencial es invisible a los ojos” (Saint-Exúpery, 1996, p. 72). Debe tenerse en cuenta que el conocimiento y el aprendizaje no pueden verse a simple vista. El papel fundamental del docente deberá consistir en poner a los alumnos en conflicto, para que ellos puedan, lentamente, resolver los interrogantes y modifiquen sus esquemas mentales logrando un aprendizaje duradero. 

Referencias bibliográficas 

Ander-Egg, E. (1999) El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Magisterio del Río de La Plata. 

Bain, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de Valencia. 

Freire, P. y Faundez, A. (2013) Por una pedagogía de la pregunta. Buenos Aires: Siglo veintiuno editores. 

Osborne, M. (Director). (2015). El Principito [DVD] Buenos Aires: Transeuropa 

Saint-Exúpery, A. (1996). El Principito. Buenos Aires: Emecé editores

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: The purpose of this paper is to articulate and relate concepts such as the classroom workshop, the construction of knowledge and the relationship of the teacher and students in relation to the use of the question as a strategy. To accompany the theoretical development will be taken examples of the film The Little Prince (Osbourne, 2015) and the book of the same name of Saint-Exúpery (1996). 

Key words: learning - teaching - question - classroom workshop - motivation 

Resumo: A finalidade deste trabalho é articular e relacionar conceitos tais como a sala de aula-workshop, a construção do conhecimento e a relação do professor e os alunos em relação com o uso da pergunta como estratégia. Para acompanhar o desenvolvimento teórico serão tomadas exemplos do filme O Principito (Osbourne, 2015) e o livro homónimo de Saint-Exúpery (1996). 

Palavras chave: aprendizagem - ensino - pergunta - sala de aula-workshop - motivação 

(*) Melina Villegas. Diselñadora de Indumentaria (Universidad de Palermo)


La importancia de aprender preguntando fue publicado de la página 91 a página93 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ver detalle e índice del libro