Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX >
  4. Derrocando etiquetas: la individualidad del alumno como herramienta enriquecedora del aprendizaje

Derrocando etiquetas: la individualidad del alumno como herramienta enriquecedora del aprendizaje

Faguagaz Musumeci, Milena

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ISSN: 1668-1673

XXV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVIII, Vol. 30, Febrero 2017, Buenos Aires, Argentina | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Dentro de las instituciones educativas se presenta una práctica, en algún caso firmemente arraigada, conocida como la asignación de etiquetas nominales por parte de los docentes hacia los estudiantes. Estas categorizaciones connotan rasgos particulares que afectan el desarrollo académico de los estudiantes y obstaculizan su desempeño como individuos. 

Palabras clave: enseñanza - docente - estudiante - aprendizaje - académico - universidad

Las gaviotas, como es bien sabido, nunca se atascan, nunca se detienen. De-tenerse en medio del vuelo es para ellas vergüenza, y es deshonor. Pero Juan Salvador Gaviota, sin avergonzarse, y al extender otra vez sus alas en aquella temblorosa y ardua torsión (parando, parando, y atascándose de nuevo), no era un pájaro cualquiera. (Bach, 1974, p.13).

Desde el instante en el que el estudiante universitario comienza el recorrido de su formación profesional ingresa a un espacio académico con dinámicas de trabajo diferentes a las experimentadas en los niveles previos de educación. Sin embargo, pese a la existencia de diferencias, resalta una similitud que es el trato de los profesores hacia él. A partir del momento en el cual se establece la relación, el docente crea una opinión sobre las características de cada estudiante imponiendo, en ciertos casos involuntariamente, etiquetas nominales basadas en cualidades o defectos. El riesgo que se presenta ante la asignación de etiquetas, tanto de las negativas como las erróneamente consideradas positivas, es el de establecer apresuradamente capacidades de los estudiantes condicionando su desenvolvimiento y poniendo sobre sus hombros expectativas exigentes o desmotivadoras. Kaplan, lo expone de la siguiente manera:

Los docentes construyen ‘etiquetas’ para los alumnos de su clase y para los grupos que conducen. Esperan quizás diferentes logros de sus alumnos. A veces pueden ser prejuiciosos y esperar de algunos chicos bastante poco. Probablemente comuniquen … con formas muy sutiles, sus expectativas, tanto las positivas como las negativas. Necesitamos entonces comprometernos con la desigualdad de los resultados que alcanzan los alumnos. (1992, p. 24)

Las clasificaciones de los docentes surgen cuando, al encontrar diversidad de estudiantes, el profesor opta por agruparlos basándose en preconceptos, fruto de su evaluación inicial, preponderando ciertas distinciones y abstrayendo otras según su propia percepción. (Kaplan, 1992). Estas agrupaciones integran diversas variantes de etiquetas que los alumnos no demoran en reconocer, tornándolos conscientes de la imagen que su profesor ha formado de ellos. 

Basándose en estas etiquetas los docentes suelen construir su programación de la enseñanza dentro de la clase. (Agadía, s.d.), generando la toma de decisiones particulares según las categorizaciones asignadas a los estudiantes. 

Se podría considerar erróneo expresar que sólo las etiquetas de carácter negativo afectan en la evolución del alumno y su desempeño durante la cursada, ya que aquellos estudiantes categorizados como sobresalientes suelen asumir la responsabilidad de complacer constantemente a sus profesores, exigiéndose obtener altas calificaciones y a sobresalir entre sus pares. Esta presión doblemente infligida, tanto por los docentes como por ellos mismos, acarrea consecuencias que afectan el proceso de aprendizaje y el desempeño. Como menciona Kaplan “los adjetivos que expresan los maestros… pueden actuar a modo de anticipación-predicción del comportamiento y rendimiento efectivo de los últimos. Y al ejercer el maestro autoridad…incrementa la posibilidad de que el comportamiento y rendimiento esperados de hecho ocurran”. (1992, p. 30).

Los nombramientos denominados positivos, presentan entre sus manifestaciones, el desarrollo de un aprendizaje superficial, rápidamente descartable una vez alcanzado el objetivo de una buena calificación. Los alumnos etiquetados de esta manera, recurren al procesamiento memorístico de datos, evitando así el error dentro de su desenvolvimiento académico, siendo visto como una acción punible que se debe evitar. (Bain, 2007)

De igual modo, observando las etiquetas con connotaciones negativas, el alumno considerado irresponsable e incapaz de llevar a cabo ciertas actividades responderá con actitudes de indiferencia y desmotivación, obteniendo calificaciones por debajo del nivel considerado aprobatorio y afectando su progreso. 

Esta asignación de características repercute no solo en la clase, sino también en el proceso integral del estudiante en su paso por la universidad, definiendo en ciertos casos, una metodología de trabajo reiterada a lo largo de su carrera. 

Sobre estas desigualdades, es menester considerar que las capacidades de los alumnos son particulares a cada uno y que los tiempos de construcción de conocimiento pueden variar. Por esta razón, el rol del docente debe ser el de acompañar cada paso, alentando a sus alumnos a que logren alcanzar los objetivos sin sentir el peso de la comparación. 

Rancière expresó que el aprendizaje de los individuos depende de dos factores integrados entre sí: la inteligencia y la voluntad. Se refirió a ello diciendo que “el hombre es una voluntad servida por una inteligencia” (2003, p. 31) y que dependiendo del grado de voluntad de los estudiantes, los resultados presentarán variaciones. 

Lo esencial para la construcción del conocimiento es comprender que “existen distintas manifestaciones de la inteligencia, según sea mayor o menor la energía que la voluntad comunique a la inteligencia para descubrir y combinar relaciones nuevas, pero no existen jerarquías en la capacidad intelectual”. (Rancière, 2003, p. 19). Expresa de esta manera que el docente debe considerar a las capacidades de cada uno de los alumnos como diferentes vías para que se alcance los objetivos de la clase sin fijar diferencias entre ellos. 

Sentir que son reconocidos como iguales ante los ojos de su profesor, proporciona a los estudiantes un incentivo en el recorrido por la asignatura y por su avance como profesional durante los años de formación. Los estudiantes ven en esta forma de relación, un puente conector entre voluntad de aprender y comunicación con el profesor. Al sentirse reconocidos y sin etiquetas previamente instauradas, la motivación se incrementa y los resultados académicos difieren de los que podrían ser obtenidos en un marco de desarrollo delimitado por éstas. 

Evidenciando de esta manera, que las características individuales deberían considerarse herramientas claves para comprender cómo son los procesos de aprendizaje de cada alumno y así, ayudarlo a encontrar el mejor camino que le permita construir nuevos conocimientos, identificarlos e incorporarlos al esquema que ya posee. La individualidad de cada estudiante debe considerarse una guía de acción que permita al profesor comprender mejor los procesos de aprendizaje de cada alumno y así observar las particularidades del curso que tenga a su cargo. 

Un profesor que logra deponer etiquetas de su clase, estará participando activamente del proceso de acompañamiento de individuos, y no de grupos categorizados, propiciando así el desarrollo de la individualidad, capacidades y motivaciones propias, el crecimiento personal y grupal, y brindando herramientas de aprendizaje para la carrera universitaria y profesional de cada uno de sus alumnos.

Referencias bibliográficas 

Agadia, K. (s.d). La construcción del saber didáctico del docente de la carrera de Diseño y Comunicación, en la Universidad de Palermo. Ficha de cátedra. Buenos Aires: Universidad de Palermo. 

Bach, R. (1974). Juan Salvador Gaviota. Buenos Aires: Pomaire. 

Bain, K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de València. 

Kaplan, C. (1992). Buenos y malos alumnos. Descripciones que predicen. Buenos Aires: Aique Didáctica. 

Rancière, J. (2003). El maestro ignorante. Barcelona: Laertes. Disponible en: http://www.fundacion.uocra.org/documentos/recursos/articulos/El-MaestroIgnorante-Ranciere.pdf

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: Within educational institutions there is a practice, in some cases firmly established, known as the assignment of nominal labels by teachers to students. These categorizations connote particular traits that affect students’ academic development and hamper their performance as individuals. 

Key words: teaching - teacher - student - learning - academic - university 

Resumo: Dentro das instituições educativas apresenta-se uma prática, em algum caso firmemente arraigada, conhecida como a atribuição de rótulos nominais por parte dos professores para os estudantes. Estas categorizações connotan rasgos particulares que afectam o desenvolvimento académico dos estudantes e obstaculizan seu desempenho como indivíduos. 

Palavras chave: ensino - professor - estudante - aprendizagem - académica - universidade 

(*) Milena Faguagaz Musumeci. Directora de Arte (Universidad de Palermo)


Derrocando etiquetas: la individualidad del alumno como herramienta enriquecedora del aprendizaje fue publicado de la página 101 a página102 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ver detalle e índice del libro