Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX >
  4. ¿Cómo incentivar el aprendizaje profundo?

¿Cómo incentivar el aprendizaje profundo?

Antonelli, Carolina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ISSN: 1668-1673

XXV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVIII, Vol. 30, Febrero 2017, Buenos Aires, Argentina | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Conocer cómo aprenden los estudiantes es fundamental para poder pensar la enseñanza. Saber qué motiva a los estudiantes a aprender en profundidad y qué puede hacer el docente para incentivarlos a ser aprendices profundos es muy importante. Que el docente tenga en cuenta los intereses de sus alumnos, que les haga preguntas, que converse con ellos, le permite conocerlos y saber cómo llegarles. 

De esta manera puede tener una aproximación a sus modelos mentales, los conocimientos previos, los paradigmas que traen y los saberes del sentido común. 

La estrategia de enseñanza que adopte el docente se considera que debería ser la que articule lo teórico con lo práctico, ofreciendo actividades que posibiliten el aprendizaje a través de la problematización del conocimiento, utilizando estrategias como por ejemplo la resolución de problemas, el estudio de casos o la realización de proyectos. 

El valor que el docente le otorgue al error será crucial en la forma que se constituirá el sujeto en relación al aprendizaje, ya que sería una oportunidad a acceder a los esquemas mentales del sujeto para poder modificarlos. 

Palabras clave: error - aprendizaje profundo - aprendizaje superficial – enseñanza

“La gente aprende de manera natural mientras intenta resolver problemas que le preocupan”. (Bain, 2007, p.58)

Introducción 

El escrito que nos convoca buscará dar algunas respuestas a las siguientes preguntas: ¿cómo aprenden los estudiantes?, ¿cuáles son los métodos más eficaces para la enseñanza?, ¿qué motiva a los estudiantes a aprender en profundidad?, ¿qué obstáculos hay que sortear en relación a lo que traen previamente los estudiantes?, ¿cómo habría que manejar el tema del error?, ¿cuáles son las estrategias que puede usar el docente para mejorar el aprendizaje? 

Para dar respuestas a estas preguntas, se tomarán las ideas desarrolladas por algunos autores como: Ken Bain (2007), Elisa Lucarelli (1996), Jean Pierre Astofi (1997) y Alicia Camilloni (1995), que estudiaron esta problemática.

Los tipos de aprendizaje de los estudiantes y la relación con el quehacer docente 

Reflexionar sobre los principios generales del aprendizaje brinda a los profesores los fundamentos para la selección de los métodos más eficaces de enseñanza. 

En ese sentido y tomando los estudios realizados por Bain en su búsqueda por saber qué motiva a los estudiantes a aprender en profundidad, se presentan algunos conceptos clave que dan cuenta de ello. Uno de ellos es que el conocimiento es construido. Construimos patrones sobre la manera como creemos el mundo, llamados modelos mentales, que utilizamos para entender las cosas que se nos presentan. Estos modelos mentales que traen los estudiantes, pueden ser un obstáculo para el aprendizaje, porque no permiten incorporar uno nuevo, generando una resistencia al cambio. 

Sin embargo, es posible incorporar o cambiar los modelos mentales, sólo que lleva tiempo y trabajo. Dado que los modelos mentales cambian lentamente, la pregunta es: ¿cómo se puede estimular a los estudiantes para que generen nuevos modelos mentales? Para ello es necesario involucrarlos en lo que Bain (2007) describe como aprendizaje profundo, en contraposición al aprendizaje estratégico y superficial. 

En el aprendizaje profundo el sujeto desea dominar un conocimiento y comprenderlo en toda su complejidad. Son personas que no tienen miedo de equivocarse y no evitan el error, toman riesgos en el aprendizaje, intentan tareas más difíciles, trabajan para incrementar su propia competencia, no para obtener recompensas. 

Mientras que el aprendizaje superficial no busca dominar en profundidad ningún conocimiento, lo que busca es evitar el error y aprobar los exámenes. 

Dentro de estas categorizaciones de modalidades de aprender de los sujetos que hace Bain (2007) también está el aprendiz estratégico. Este está interesado en sacar las mejores notas sin esforzarse en conocer en profundidad el tema, aprende para el examen y después borra todo lo que aprendió para hacer lugar a nuevo conocimiento. 

Muchas veces este tipo de sujetos se forma en función de la crianza, de lo que le dicen los padres cuando son chicos. Cuando escuchan elogios de cuán inteligente son, en contraposición a lo bien que han hecho algo, estos niños es probable que crean que la inteligencia es fija, en lugar de creer que puede cambiar y mejorar con el trabajo duro. Y en un futuro eviten hacer tareas que los dejen expuestos al fracaso y al error, porque les daría una sensación de desaliento al pensar que no son tan listos como creían. Como cuenta Bain, “cuando los investigadores pidieron a estos niños que describieran qué les hace sentir listos, hablaron de tareas que encontraban fáciles, que precisaban poco esfuerzo y que podían realizar más rápido que cualquiera y sin cometer fallos”. (2005, p. 45).

¿Qué puede hacer el docente para promover el aprendizaje profundo? 

Es importantísimo el rol del docente y las estrategias de enseñanza que utilice. Como dice Camilloni, “la estrategia de enseñanza empleada orientará el aprendizaje, en consecuencia, de diferente manera y los aprendizajes resultantes, también diferirán”. (2007). 

Por ejemplo, si un docente le da un valor negativo al error, como algo para castigar o reprobar, estará incentivando una cultura de evitación del error, propiciando aprendices superficiales, como mencionábamos anteriormente, en lugar de promover el aprendizaje profundo, que toma al error como una oportunidad, una puerta de entrada a los esquemas mentales del sujeto para poder modificarlos a favor del nuevo conocimiento que está adquiriendo. Como dice Astolfi, “el error ya no es considerado aquí una deficiencia de parte del alumno, ni tampoco una falla del programa... Lejos de castigarlo o evitarlo, se busca, pues pone de manifiesto lo que será lo esencial del trabajo didáctico por desarrollar”. (1997, p.132). Este nuevo estatus que se le da al error es propio del modelo de enseñanza constructivista. 

Otras cuestiones que tienen en cuenta los buenos profesores que buscan que sus alumnos sean aprendices profundos son: incentivar la motivación, despertar el interés por la materia, hacer preguntas cruciales y propiciar actividades que los involucren. 

Bain sostiene que “la gente aprende mejor cuando responde a una pregunta importante que realmente tiene interés en responder, o cuando persigue un objetivo que quiere alcanzar”. (2007, p. 42). 

Por este motivo es significativo que el docente tenga en cuenta los intereses de sus alumnos, haciéndoles preguntas, conversando con ellos, para así poder conocerlos y saber cómo llegarles. Y también esto le permite tener una aproximación a sus modelos mentales, los conocimientos previos, los paradigmas que traen y los saberes del sentido común. 

La motivación que propicie el docente debería ser intrínseca, despertándoles el interés genuino por el deseo de aprender y no extrínseca. Si fuera extrínseca, estaría fomentando al aprendiz estratégico, cuya motivación es sacarse buenas notas y aprobar. 

Bain (2007) hace referencia a un experimento llevado a cabo por el psicólogo Edward L. Leci y sus colegas, que demostraron que los estudiantes pierden su motivación intrínseca cuando se les ofrece una motivación extrínseca. A la conclusión que llegó Leci es que si las personas consiguen cierta recompensa, se dedicarán a estas actividades sólo cuando deseen la recompensa. Cuando no deseen ese beneficio en concreto, o si la posibilidad de recompensa se elimina posteriormente, perderán el interés en esa actividad. 

En relación con propiciar actividades que los involucre, Lucarellli (1996) argumenta que la articulación de lo teórico con lo práctico en las actividades que se ofrecen a los estudiantes es fundamental para que se posibilite el aprendizaje. Su estrategia de enseñanza está basada en la resolución de problemas, utilizando el formato aula taller, en relación a las actividades a desarrollar en la clase. A su vez da vital importancia al involucramiento del estudiante en la práctica profesional, generando un contexto de simulación para sea un eje motivador para el estudiante y además para que pueda ir definiendo si realizó una correcta elección de la carrera, y si así no fuera que tenga la posibilidad de cambiar a tiempo, y no al finalizar. 

Conclusión 

Consideramos que incentivar el aprendizaje profundo es trascendente, y que los docentes conozcan cuáles son las mejores estrategias de enseñanza que puedan utilizar para propiciarlo es fundamental. Sin embargo, sabemos que es un proceso difícil de transitar ya que requiere realizar un esfuerzo, porque implica cambiar la forma de dar las clases. 

Lograr encontrar la mejor manera de motivar a los estudiantes a que se interesen por la materia, que lean los textos, que se involucren, requiere de muchos cambios en las estrategias de enseñanza. Y es tarea del docente ayudar a los alumnos a que aprendan. Es quien debe pedagogizar el conocimiento para volverlo comprensible.

Referencias bibliográficas 

Astolfi, J. P. (1997). Aprender en la escuela. Santiago de Chile: Ediciones Dolmen. 

Bain, K. (2007) ¿Qué es lo que saben sobre cómo aprendemos? Lo que hacen los mejores profesores universitarios. Barcelona: Universitat de Valéncia. 

Camilloni, A. (1995) Reflexiones para la construcción de una Didáctica para la Educación Superior. Ponencia en: Primeras Jornadas Trasandinas sobre planeamiento, gestión y evaluación. Didáctica de nivel Superior Universitaria. Chile 

Lucarelli, E. (1996) La Construcción de la articulación Teoría Practica en las cátedras universitarias. Búsquedas y Avances. Ficha de la cátedra. 

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a la Didáctica a cargo de la profesora Karina Agadía en el marco del Programa de Capacitación Docente.

Abstract: Knowing how students learn is fundamental to being able to think about teaching. Knowing what motivates students to learn in depth and what the teacher can do to encourage them to be deep learners is very important. 

If the teacher takes into account the interests of their students, asks them questions, converses with them, allows them to know them and know how to reach them. 

In this way you can have an approximation to your mental models, previous knowledge, paradigms that bring and the wisdom of common sense. 

The teaching strategy adopted by the teacher is considered to be the one that articulates the theoretical with the practical, offering activities that enable learning through the problematization of knowledge, using strategies such as problem solving, case studies or project implementation. 

The value that the teacher gives to the error will be crucial in the form that the subject will be constituted in relation to the learning, since it would be an opportunity to accede to the mental schemes of the subject to be able to modify them. 

Key words: error - deep learning - superficial learning - teaching 

Resumo: Conhecer como aprendem os estudantes é fundamental para poder pensar o ensino. Saber que motiva aos estudantes a aprender em profundidade e daí pode fazer o professor para os incentivar a ser aprendices profundos é importantíssimo. 

Que o professor tenha em conta os interesses de seus alunos, que lhes faça perguntas, que converse com eles, lhe permite os conhecer e saber como lhes chegar. 

Desta maneira pode ter uma aproximação a seus modelos mentais, os conhecimentos prévios, os paradigmas que trazem e os saberes do sentido comum. 

A estratégia de ensino que adopte o docente se considera que deveria ser a que articule o teórico com o prático, oferecendo actividades que possibilitem a aprendizagem através do problema do conhecimento, utilizando estratégias como por exemplo a resolução de problemas, o estudo de casos ou a realização de projetos. 

O valor que o professor lhe outorgue ao erro será crucial na forma que constituir-se-á o sujeito em relação à aprendizagem, já que seria uma oportunidade a aceder aos esquemas mentais do sujeito para poder os modificar. 

Palavras chave: erro - aprendizagem profunda - aprendizagem superficial - ensino 

(*) Carolina Antonelli. Licenciatura en Negocios de Diseño y Comunicación (Universidad de Palermo). Analista en Comunicación Publicitaria (ORT). 


¿Cómo incentivar el aprendizaje profundo? fue publicado de la página 133 a página135 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ver detalle e índice del libro