Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX >
  4. El ensayo académico. Recomendaciones para la práctica

El ensayo académico. Recomendaciones para la práctica

Díaz, Sergio [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ISSN: 1668-1673

XXV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVIII, Vol. 30, Febrero 2017, Buenos Aires, Argentina | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En el siguiente trabajo se expondrán algunas recomendaciones para la confección de un ensayo académico, reparando en su formato y características principales. 

Palabras clave: Ensayo académico - práctica ensayística - formato 

Conceptualización 

El ensayo es un género al que se suele ubicar entre la ciencia y la literatura o el arte. Por tal razón, su confección demanda ideas y pensamiento lógico, y a la vez, una escritura creativa y elocuente. Parte de su complejidad es efecto de su plasticidad, por ello es que existe una extendida discusión respecto de sus características y formato. Sin embargo, es posible delinear algunos criterios y recomendaciones con la finalidad de incorporar mejores herramientas y tomar las decisiones más adecuadas al momento de su realización. 

Entre sus características generales, figuran la de ser un texto relativamente breve, y que suele escribirse en prosa con un tono persuasivo y elocuente. El ensayo, busca transmitir ideas y pensamientos resultantes de un ejercicio reflexivo. Por definición, no busca probar aquello que expone, aunque hay en él cierta búsqueda de verdad, pero no en el sentido convencional del término. 

Cabe señalar que hay muchas y muy variadas clasificaciones para diferenciar entre los distintos tipos o subgrupos de ensayos. Se propuso que los hay interpretativos, descriptivos, críticos, periodísticos, académicos, y tantos otros. En este trabajo nos ocuparemos del ensayo de orientación académica. 

Ensayo Académico 

El ensayo académico se distingue de los demás por varias de sus cualidades, algunas de ellas, incluso, no las compartiría con ningún otro tipo de ensayo. La primera tiene que ver con su producción y circulación, ya que el mismo suele ser escrito y leído por investigadores, docentes o alumnos en el ámbito académico. 

Si bien la escritura ensayística se caracteriza por su estilo libre, en el caso del ensayo académico tiende a ser un poco más rígida, ya que en la misma se expresa cierto manejo de los códigos propios de la escritura académica, como saber usar un sistema de citas adecuado y actualizado. A pesar de que la escritura ensayística no demanda exhaustividad en la información situada en tiempo y espacio, la escritura del ensayo académico, tiende a ser más precisa al momento de exponer este tipo de datos. 

En el género ensayístico, a grandes rasgos, se apela a diferentes recursos retóricos como la paradoja, la elipsis, la polémica, la metáfora, el aforismo, etc. En el caso del ensayo académico, lo recomendable es tener una utilización mesurada de los mismos y apelar -sin dejar de lado la creatividad- a una escritura concisa. A diferencia de la mayoría de los ensayos que suelen escribirse en primera persona del singular, el ensayo académico comúnmente se escribe en primera persona del plural. Esto es independiente de cuántas personas participen de su escritura, sea una sola o sean varias. Por su parte, en líneas generales, el ensayo representa una reflexión individual, aunque hay casos, sobre todo en los ámbitos académicos, en que se realizan ensayos grupales. En tal circunstancia hay que ser cuidadosos de no cometer ciertos errores y desprolijidades, por ejemplo, más allá de que haya varias personas pensando en simultáneo para su realización, la escritura debe ser homogénea. Por lo demás, el ensayo académico es resultado de cierta investigación. Esto implica buscar información, generalmente bibliográfica, -aunque también puede trabajarse con fuentes primarias mediante información obtenida en entrevistas u observaciones- consultar materiales varios, procesarlos, analizarlos, sacar conclusiones, etc. El ensayo, como se adelantó, habita entremedio de la ciencia y el arte. Podríamos afirmar que el ensayo acadé- mico -y a diferencia del resto de los ensayos- se encontraría más cerca de la ciencia que de la literatura (o, que en su composición hay más elementos de ciencia que de arte), por su ámbito de pertenencia, pero también por el modo en que se expresa. Esto lo vincularía además con otros géneros académicos, como el artículo científico o la monografía científica, aunque las divergencias que mantendría con estos serían notables. En primer término, porque la finalidad de una producción académica “científica” sería la de verificar empíricamente una hipótesis. El ensayo, por el contrario, no se ve obligado a ello. Lo que pretende es exponer una reflexión o un pensamiento sobre un tema, que en otra instancia bien podría servir de insumo para una producción científica, aunque no necesariamente sea su finalidad. 

Para ejemplificar, entre las diferencias propias del ensayo y la monografía estarían las siguientes: el ensayo es más bien subjetivo, la monografía sería necesariamente objetiva; mientras el ensayo se sustentaría en una opinión, la monografía buscaría dar información; por su parte, el formato utilizado en la monografía sería menos flexible, y el lenguaje menos estilizado que en el ensayo.

Resta decir, que no formar parte de los géneros científicos, no hace que el ensayo tenga menos valor o utilidad como medio de producción de conocimiento.

Recomendaciones previas 

Al momento de la realización, la primera de las instancias será, naturalmente, la elección del tema sobre el que se escribirá. Una primera recomendación, es que el tema elegido sea de interés para quién emprenda la elaboración del ensayo. Siempre es estimulante sentirse a gusto con aquello que se está escribiendo. Otra, es que sea un tema “interesante” o de “interés general”, ya sea por su relevancia, o por su actualidad. Un buen ejercicio puede ser el de seleccionar dos temas en lugar de uno, y reflexionar a partir de la relación entre ambos, por ejemplo: educación y mercado de trabajo, globalización y migraciones, arte y tecnología, etc. El cruce entre dos temas, además, podría contribuir a la originalidad del trabajo. 

En el caso de un ensayo académico, si es un trabajo a realizar en el contexto de una materia, es muy importante que el tema elegido se ajuste a las consignas propuestas por el docente, o se vincule directamente con el programa de la asignatura. Si, por su parte, se tiene la aspiración de publicar el ensayo realizado, es fundamental que el mismo se ajuste a la normas de estilo y publicación establecidas en el medio en que se desee colaborar. Esto puede incluir una especificación sobre: extensión del trabajo, tamaño de de los márgenes, interlineado, tipo y tamaño de fuente, forma en que se expresan las citas, las notas al pie, las referencias bibliográficas, etc. 

Otro punto importante, es que el ensayo no pretende ocuparse de todas las líneas de trabajo posibles que ofrecería un objeto. En todo caso, lo que busca, es seleccionar una y hacer foco sobre ella.

Formato 

El ensayo suele contar con cuatro partes que no necesariamente aparecen especificadas o rotuladas.

1. Título. El mismo encabezará el texto, es recomendable que sea conciso, que tenga cierta precisión conceptual, y que sirva para dar pistas desde el inicio respecto al tema a desarrollar. 

2. Introducción y Tesis. En esta parte del ensayo se daría cuenta de la problemática a tratar. Sería su presentación. Suele ser relativamente breve y sirve además para poner en conocimiento al lector respecto del tema y, si amerita, señalar lo que se ha dicho sobre el mismo hasta el momento. Cabe recordar que siempre se parte de conocimientos y producciones previas, sean propias o de otros autores. Aquí se presentará además la tesis, que dará sentido a la propuesta de trabajo y representará el puntapié inicial del desarrollo posterior. En esta parte conviene también señalar qué se pretende lograr durante el abordaje: si se busca profundizar un problema puntual; si se quiere probar o refutar una hipótesis; o si se quiere hacer ciertas observaciones relativas a un fenómeno determinado. 

3. Argumento o desarrollo. El desarrollo será la parte nuclear del ensayo. También la más extensa. Aquí, de lo que se trata es de argumentar, y es vital hacerlo adecuadamente. El procedimiento supone exponer diferentes razonamientos mediante los cuales se pueda demostrar, refutar o justificar alguna proposición. Para ello se apelará a dar explicaciones, citar teorías, investigaciones previas, exhibir ejemplos, casos, datos, realizar descripciones, y utilizar todo tipo de recursos que se considere válido para los fines propuestos. 

En este punto es importante estar atentos al orden lógico en que se presentará la información. Por su parte, es crucial no desviarse del tema, ni realizar demasiadas citas o comentarios ajenos al tópico que se está abordando. 

4. Conclusión. Esta es la parte final del ensayo. Aquí se pueden volcar ciertos “resultados”. También ofrecer un nuevo punto de vista sobre el tema a partir de lo desarrollado. Es importante tener presente que la conclusión se deriva de las argumentaciones y explicaciones desarrolladas, por tal razón, debe mantener coherencia con lo planteado desde la introducción, incluyendo la tesis. Como parte de las conclusiones pueden formularse recomendaciones para futuros trabajos sobre la temática, esto implica, advertir sobre distintas dificultades, realizar sugerencias bibliográficas, metodológicas, etc. No hay que olvidar que en el ensayo los problemas nunca se cierran por completo, y que toda resolución siempre es parcial. 

Si es necesario también puede colocarse un índice, en el que se enlistarán los títulos y subtítulos correspondientes a la totalidad del texto especificando en qué número de página se encuentra cada uno. Si la extensión del ensayo es breve, no se precisaría agregar índice, salvo que esté indicado. Si corresponde, sobre el final del trabajo debe detallarse la bibliografía utilizada y/ consultada, es fundamental que la misma sea volcada adecuadamente, por ejemplo, ajustándose a las normas de estilo convencionales (APA, MLA, etc.), o establecidas en revistas y demás medios de publicación y divulgación. 

Referencias bibliográficas 

Adorno T., (1962). “El ensayo como forma”. En Adorno T., Notas de literatura. Barcelona: Editorial Ariel. 

Agudelo Montoya C. (2001). ¿Cómo se hace un ensayo? Hacia la promoción de la salud (6). Recuperado de ttp://promocionsalud.ucaldas.edu.co/downloads/ Revista%206_2.pdf 

Aira C., (diciembre de 2001). El ensayo y su tema. Boletín (9), p9. 

Alfón F., (2016). ¿Qué es el ensayo? En Giurleo P. [et al.], El ensayo y la escritura en las ciencias sociales. La Plata: UNLP. Facultad de Periodismo y Comunicación Social. 

Clemente J., (1961), El ensayo, Buenos Aires: Ediciones Culturales Argentinas. 

Hidalgo-Capitán A., (2012), El ensayo académico. Una guía para la elaboración de ensayos académicos en ciencias sociales, Huelva: Universidad de Huelva, Servicio de Publicaciones. 

Lukács G., (1985). “Sobre la esencia y la forma del ensayo. Una carta a Leo Popper”. En Lukács G., El alma y las formas. México: Editorial Grijalbo. 

Rest J., (1991), Conceptos de literatura moderna, Buenos Aires: CEAL. 

Sarlo B., (26 de septiembre de 1999). EL país de no ficción. Clarín. 

Sarlo B., (diciembre de 2001). Del otro lado del horizonte. Boletín, (9), p16

Abstract: The following paper will present some recommendations for the preparation of an academic essay, noting its format and main characteristics. 

Key words: Academic essay - essay practice - format 

Resumo: No seguinte trabalho expor-se algumas recomendações para a confecção de um ensaio académico, consertando em seu formato e características principais. 

Palavras chave: Ensaio acadêmico - prática de ensaio - formato 

(*) Sergio Díaz. Licenciado en Sociología Universidad de Buenos Aires (2005). Magister en Comunicación y Cultura (Universidad de Buenos Aires). Profesor de la Universidad de Palermo en el Área de Investigación y Producción en la Facultad de Diseño y Comunicación. Docente e investigador universitario.


El ensayo académico. Recomendaciones para la práctica fue publicado de la página 182 a página184 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXX

ver detalle e índice del libro