Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXI >
  4. El modelo de gestión en red para visibilizar las producciones teatrales nacionales

El modelo de gestión en red para visibilizar las producciones teatrales nacionales

Mendoza, Marina G. [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXI

ISSN: 1668-1673

Tercera Edición Congreso Tendencias Escénicas [Presente y futuro del Espectáculo] XXV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación

Año XVIII, Vol. 31, Agosto 2017, Buenos Aires, Argentina | 252 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Comisión Producción, gestión y curaduría

- Marianela Aguilar Merline y Manuel Leiva. Exploraciones escénicas, un puente hacia la acción

- Maxime Seugé. Desafíos y lógicas de producción en Timbre 4

- Leandro Frías. Apuntes sobre curaduría y programación musicales. Vol. 1

- Sergio Rower. Libertablas: Cooperativa Teatral Independiente Autogestiva, 38 años de trabajo ininterrumpido

- Eleonora Pereyra. Gestionar en Red

- Estanislao Otero Valdez. El Rol del Productor Ejecutivo en el Circuito Teatral de Buenos Aires

- Adolfo Cabanchik. Teatro Comunitario - Arte y Transformación Social- La Utopía Teatral.

Introducción 

La democratización de las voces en el ámbito teatral argentino ha permitido la proliferación de espacios de visibilización y reivindicación de las capacidades culturales de las comunidades de todo el país. Esta descentralización de las propuestas teatrales, la nueva Ley del Actor sancionada en octubre de 2015 que regula la actividad, el incremento de producciones cooperativas, la oferta de grandes musicales de Broadway en las calles de Buenos Aires y la existencia de plataformas digitales que permiten visibilizar las producciones de todo el país, constituyen algunas de las realidades del ámbito teatral que los productores deben considerar al momento de elegir qué espectáculos producir, hacia quiénes dirigirse y cómo hacerlo.  

Desarrollo 

Con la introducción de las nuevas tecnologías al ámbito de la gestión cultural y la consecuente expansión del modelo de gestión en red entendido más allá del uso de las redes sociales, el productor se ha constituido en una pieza clave en la curaduría y la gestión de espectáculos. La presencia cada vez mayor de productores ejecutivos en ámbitos autogestivos e independientes, es expresión de este fenómeno de democratización y horizontalización de las manifestaciones culturales que experimenta el mercado argentino. 

Este proceso exigió ingentes esfuerzos por trascender las formas académicas de concebir y transmitir el teatro, desmitificar la idea de centralidad porteña en la producción como garantía de éxito, habilitar canales de diálogo entre los diversos actores involucrados y fomentar el intercambio de expresiones culturas de todas las geografías. 

La concepción de producciones en red posibilitó la confluencia de la búsqueda creativa con la necesidad intrínseca del hecho teatral de constituirse en un reflejo de las prácticas, problemáticas y necesidades sociales. De este modo, los productores ejecutivos acceden a la posibilidad de conocer diversas realidades culturales del país y gestionar el armado y promoción de proyectos ajustados a las condiciones geográficas, económicas, culturales y políticas que atraviesan los actores sociales en su cotidianeidad.

Dos elementos son imprescindibles para consolidar propuestas de esta naturaleza: pensar a priori el hecho social que se desea comunicar, es decir, atender a las demandas puntuales de la ciudadanía y construir propuestas adecuadas, por un lado, y por el otro, comprender el momento propicio para cada obra, desarrollando el sentido de la oportunidad. La habilidad creativa del productor permitirá identificar el plan de acción estratégico indicado para que las producciones lleguen a los rincones más alejados de la geografía argentina. 

Ante la emergencia de esta nueva posibilidad de ampliar el acceso al teatro y exponenciar su potencial social, surge la necesidad de repensar las vías de contacto con las estructuras gubernamentales locales, dada la importancia del rol del Estado en la promoción de las políticas culturales. 

El productor en estos casos debe trascender su tarea creativa y detectar los actores claves de cada comunidad que se desempeñan como gestores culturales para afianzar vínculos de reciprocidad y procurar que se interesen por el producto que el grupo ofrece. 

Potencialmente, la confluencia de estos nuevos canales posibilitados por la introducción de nuevas tecnologías al mundo de las artes escénicas, y la creciente relevancia del rol del productor en la definición de las obras, el lugar de exposición, el plan de promoción y el desarrollo de vínculos con los actores locales, podría coadyuvar en el desarrollo de contenidos con una fuerte impronta identitaria. 

Conclusiones 

Las nuevas formas de comunicación parecen ser el eslabón clave para reducir las distancias geográficas entre las diversidades culturales de Argentina y estimular la potencialidad contestataria de la producción artística. Las producciones deben surgir de la materialidad de sus protagonistas; no sólo de las necesidades de los propios actores, directores o productores de subsistir en y por el teatro, sino también de la identificación de las problemáticas que atraviesa una sociedad en un momento y un lugar determinado. 

Las producciones culturales son siempre situadas: surgen de un entorno específico, con particularidades y especificidades propias, y deben convertirse en vehículos de expresión de sus problemáticas. Se trata de emplear la gestión y la curaduría de espectáculos como un elemento de transformación social que permita dotar a la ciudadanía de cada localidad del poder de interpretar su propia realidad para, ulteriormente, transformarla. 

Incorporar este modelo de gestión en red y hacer transitar la obra en múltiples plataformas, generando así contenido de interés para los medios y visibilizando producciones que hasta ahora no podían acceder a la esfera teatral nacional, es uno de los desafíos que la programación y la curaduría de espectáculos deberá afrontar para preservar su carácter innovador. 

La accesibilidad a las producciones nacionales, los programas de formación de espectadores (articula público y privado), las propuestas de teatro comunitario y todas las manifestaciones artísticas de resistencia cultural que pueden visibilizarse gracias a este modelo, configuran este escenario que promete continuar expandiendo los márgenes creativos de las artes escénicas.  


El modelo de gestión en red para visibilizar las producciones teatrales nacionales fue publicado de la página 53 a página54 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXI

ver detalle e índice del libro