Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXII >
  4. TIC en Prácticas del lenguaje y literatura utilizando herramientas de aulas virtuales y booktrailers

TIC en Prácticas del lenguaje y literatura utilizando herramientas de aulas virtuales y booktrailers

Bernades, Sonia; Suárez, Juan José; Pino, Gloria

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXII

ISSN: 1668-1673

IV Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVIII, Vol. 32, Noviembre 2017, Buenos Aires, Argentina | 211 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Nuestra experiencia está enmarcada en dos niveles utilizando las herramientas de aulas virtuales y la Web. En Prácticas del Lenguaje de secundaria básica, se utilizó el aula virtual, los alumnos trabajan de diversas formas los recursos y actividades que ofrece la plataforma: subida de archivos, glosarios, los foros, las encuestas, los cuestionarios, las tareas en las que pueden desarrollar con mayor detenimiento las consignas de producción. En literatura utilizando la incorporación de las alfabetizaciones múltiples, principalmente la audiovisual, se trabajó en la elaboración de “Booktrailers”, vídeos cortos similares a los trailers cinematográficos, la tendencia actual para promocionar novelas.

Palabras clave: prácticas del Lenguaje - aula virtual - literatura - nuevas tecnologías – educación – TIC – booktrailers - innovación – incentivo - lenguajes artísticos


La computadora es una herramienta indispensable para el estudio y el trabajo diario en la mayoría de los campos, en educación, se hace necesario aplicarlas en las distintas disciplinas curriculares para ello es necesario contar con docentes que estén formados en tres áreas del conocimiento: contenido disciplinar, contenido metodológico y contenido tecnológico, estos tres conocimiento fueron planteados por Mishra y Koehler (2006, 2009) en el modelo TPACK “Saber Tecnológico Pedagógico Disciplinar” (Michigan State University) no solo considera estas tres fuentes de conocimiento por separado, sino que hace hincapié en las nuevas formas de conocimientos que se generan en cada intersección. La base de una buena enseñanza con tecnología requiere de la comprensión de nuevas de ideas utilizando la tecnología, técnicas pedagógicas que utilizan la tecnología en formas constructivas para enseñar un contenido, conocimiento sobre qué hace fácil o difícil la comprensión de un concepto y cómo la tecnología puede contribuir a compensar esas dificultades que enfrentan los alumnos, conocimiento de las ideas e hipótesis previas de los alumnos y sobre cómo la tecnología puede ser utilizada para construir conocimiento disciplinar. Un docente que maneja estos conocimientos le permiten desarrollar estrategias de aprendizaje apropiadas y contextualizadas a sus alumnos, generando dinámicas áulicas atractivas para nuestros estudiantes, formas de enseñar que dinamizan el aprendizaje y generan producciones creativas. 

A continuación presentamos dos experiencias en diferentes niveles donde los docentes utilizaron los tres conocimientos para trabajar con sus alumnos:

Práctica del lenguaje. “Uso de las herramientas de aulas virtuales” 

Este artículo tiene como objetivo mostrar el trabajo que se puede establecer entre las Prácticas del Lenguaje y el uso de las nuevas tecnologías, en este caso, específicamente el aula virtual y sus múltiples recursos. 

En una de las instituciones en la que trabajo contamos con campus virtual, esto nos permite realizar diversas actividades que trascienden las paredes del aula física, llevando a nuestros alumnos a la Web, ámbito en el que están en forma permanente. Esta experiencia la desarrolle con un segundo año del nivel secundario con el objetivo de incentivar las prácticas del lenguaje, utilice como elemento conductor el cuento de terror “El corazón delator” de Edgar Allan Poe, desarrolle una secuencia didáctica que reúne contenidos propios de la literatura, la lingüística y la gramática.

Secuencia Didáctica 

Los alumnos de 2do. año de la escuela secundaria realizaron el abordaje del cuento en forma individual, que fue proporcionado como archivo PDF en el aula virtual. Se eligió el género de terror para incentivar la lectura y mostrar lo placentero que puede resultar el acercamiento a la literatura. 

A partir de ella, cada uno de los estudiantes pudo comprobar, mediante un ejercicio de opción múltiple, su nivel de comprensión lectora. 

A continuación, mediante un foro compartieron sus impresiones respecto del cuento. La idea de esta actividad consistía en fomentar no solo la expresión y la participación sino también aceptar opiniones diferentes con total naturalidad así como también generar un debate enriquecedor siempre dentro de un marco de respeto. Para articular con otras expresiones artísticas vinculadas con la literatura, los estudiantes pudieron apreciar la trasposición de la narración en un cortometraje. Esta experiencia tenía como finalidad mostrar la conexión que existe entre diferentes textos y/o manifestaciones culturales a través de un hilo conductor como podrían ser la temática, los personajes, los escenarios, etc. 

Más adelante pusieron en práctica el uso del léxico con la búsqueda de términos desconocidos para compartirlos en un glosario. La intención no solo era trabajar con el uso del diccionario sino ir más allá respecto del significado contextual. Con la elaboración conjunta del glosario no solo facilita la comprensión global del texto sino también impulsa un trabajo colaborativo. Después aplicaron los conocimientos de gramática, más precisamente del uso correcto de los verbos en la narración, al completar un fragmento. Los alumnos debieron completar con los verbos entre paréntesis y adecuarlos a las necesidades del texto. 

Y finalmente, luego de observar el producto final de alumnos de otros cursos, elaboraron en equipos de trabajo un corto para fijar los conceptos. Esta actividad guardaba una intencionalidad meramente integradora de todos los conceptos aprendidos en esta secuencia tanto los literarios como los lexico-gramaticales así como también los propios de la dimensión vincularafectiva. La experiencia de trabajo con Prácticas del Lenguaje en el marco del aula virtual resultó sumamente enriquecedora. Si bien parece extraño que en el siglo XXI los alumnos pongan resistencia al uso de las nuevas tecnologías dentro del ámbito educativo, cabe destacar que resultó todo un desafío el abordaje de la secuencia didáctica propuesta. Más allá de los preconceptos o creencias, los estudiantes se mostraron satisfechos y motivados luego del trabajo final. En la puesta en común manifestaron haber aprendido pero dentro de un marco de camaradería y diversión. Aprender jugando. 

El aula virtual se convirtió así en un medio completo e innovador para el tratamiento de temáticas propias del ámbito tanto literario como de las prácticas sociales de la lengua. Así como también un espacio en el cual fomentar un espíritu democrático mediante la libre expresión y el debate dentro de un marco de respeto y la tolerancia. 

Literatura. “Los booktrailers como incentivo para la lectura” 

Esta experiencia surge de lo que, como profesora de literatura en Secundario, vengo viendo en los últimos años: por un lado, la desmotivación total por la lectura literaria en los jóvenes; pero, por otro, en otro grupo de jóvenes, la renovación del interés por la lectura de la mano de ciertas sagas o trilogías, como Harry Potter, Crepúsculo, Los juegos del hambre. En este grupo la relación libro/película es total. Los adolescentes leen los libros y luego ven la película, o ven la película y luego van a los libros. Además comparten su pasión en las redes sociales, en grupos de debate, foros y Facebook. 

Todo esto, y la experiencia enriquecedora por la que transité estos dos últimos años en el Postítulo en Educación y TIC del Ministerio de Educación, me hizo descubrir los “Booktrailers”, vídeos cortos similar a los trailers cinematográficos que promocionan películas o series de televisión, una de las últimas tendencias para promocionar novelas . El booktrailer pone de manifiesto, a través de música, imágenes fijas, secuencias grabadas, efectos, etc., los aspectos más atractivos del libro, pero sin revelar la trama. 

El gran potencial que presenta este recurso para incentivar la lectura en los jóvenes me hizo pensar qué pasaría si los alumnos realizarán booktrailers sobre las novelas leídas y luego, al año siguiente, utilizara ese material para incentivar a nuevos alumnos a leerlas. Y más allá, ¿qué pasaría si muchos docentes hicieran esto en su aulas, lo subieran a la red y luego tuviéramos este material realizado por alumnos para incentivar a otros de otro ámbitos? ¿Acaso no hemos sentido como espectadores ese deseo de ver con urgencia una película luego de ver su tráiler? 

Guiada entonces por el deseo de incentivar la lectura realicé la experiencia que a continuación relataré en la EES Nro. 8 de San Isidro con un grupo de 5to año a partir de la lectura de Los puntos ciegos de Emilia de Cristina Feijoó. El trabajo da cuenta del proceso desde la lectura individual, la propuesta concreta de trabajo con nuevas tecnologías, la explicación sobre qué es un booktrailer, la planificación grupal y su elaboración.

2. Desarrollo: Creando deseos 

2.a. Narración de una experiencia innovadora 

Todo surge con una novela. Siempre la lectura solitaria primero, esa lectura que luego se socializa y que a veces, como en este caso que voy a relatar, cruza puentes, llega a nuevos lectores, genera nuevas lecturas y nuevos debates. 

Les había dado como lectura a mis alumnos de quinto año Los puntos ciegos de Emilia de Cristina Feijoó, novela que habla de Cromañón, ya que este año se cumplen 10 años de la tragedia. Decidí trabajarla en simultáneo en dos quintos años: con 5to 2da, un curso muy lector, muy participativo, muy cuestionador con ideas inteligentes, donde se encuentran chicos muy comprometidos políticamente con el centro de estudiantes del colegio; pero también con 5to 4ta, un grupo más desganado, que no había demostrado mucho interés en nada. De hecho, para que este segundo grupo lea la novela utilicé como estrategia el pedirles que cada uno seleccionara una frase significativa de la misma y que explicara de forma oral a sus compañeros por qué la había elegido. En 5to 2da eso no fue necesario, todos leían y debatieron la novela durante varias clases. 

Recién cuando noté que todos habían leído, les comenté el trabajo con los booktrailers. Como primera medida les dicté una nota en los cuadernos de comunicados para pedir autorización a los padres para sacar fotos, grabar la clase, recopilar material que necesitaba para mi postítulo. Recuerdo que los chicos lo consideraron innecesario, me decían que no hacía falta, pero no solo sentí que hacía falta, sino que durante algunos días sentí incluso que antes de esa nota debería haberle contado a los directivos lo que iba a hacer. Con esos miedos se vive en las escuelas, sintiendo que todo puede ser motivo de conflicto, de acusaciones. 

Luego de eso subí con mis cursos al sector de “Microcine”. La escuela es muy grande, tiene 8 divisiones de cada año, pero solo cuenta con dos televisores y un proyector, por lo que hay que reservar con tiempo para poder utilizarlas. Y luego, si uno tiene la suerte de hacerlo, no hay nadie que se ocupe de lo técnico. Así que tuve que pedirles ayuda a mis alumnos para conectar el proyector a la netbook. El proyector andaba mal, se apagaba. Fue casi media hora que se perdió hasta que encendió. 

Lo que hice fue contarles verbalmente lo que quería que hagan y luego mostrarles dos booktrailers que yo había bajado de Internet, elaborados por una editorial española, como ejemplo. Recuerdo que uno de mis alumnos me dijo “Profe, vaya bajando las expectativas”. 

La consigna consistía en elaborar en grupos de cinco personas un booktrailer sobre la novela leída, que no durara más de dos minutos, que no contara el final de la misma, y que principalmente generara en el que lo viera el deseo de leerla. Para ello podían utilizar fotos, fragmentos de videos de Internet o podían actuar, también debían buscar una música que tuviera relación con la novela. La consigna completa estaría subida ese mismo día en el grupo de Facebook que tenemos. También los videos que habíamos visto como ejemplo. 

En la hora siguiente les mostré un tutorial sobre cómo elaborar un booktrailer con movie maker y sony vegas. Se armó una discusión sobre cuál formato usar para después compartir el trabajo en clase. Los alumnos se daban recomendaciones y yo sentía que mi rol en ese momento consistía en aprender de ellos. Ese tema desbordaba mis conocimientos, incluso el uso técnico de esos programas de edición era algo que yo no manejaba. Sentí esa adrenalina de estar incursionando en un terreno desconocido, el miedo a que el resultado no fuera el esperado, pero también las ganas de hacerlo. 

Luego leímos en grupo y en voz alta dos artículos en donde se debatía el uso de los booktrailers para incentivar la lectura. Les pregunté qué pensaban ellos y si ellos los utilizaban para seleccionar lecturas. Algunos dijeron que sí, que tentaba, como el cine. Lucía, una alumna muy inteligente planteaba que solamente servía si uno ya era lector, que si no, no. Pero otros decían que no, que “capaz si no lo sos entras por ahí”. Irina decía que estaba bueno, porque podía verse por Facebook, porque ahí hay grupos donde contás libros. Pero Lucía seguía pensando que no, que esos grupos solo los visitan los que ya son lectores, desde antes. 

Yo los dejé debatir, y les propuse que una vez que estuvieran hechos sus booktrailers me permitieran mostrarlos en mi otro colegio y ver qué pasaba, si producían esas ganas de leer o no. 

En la tercera hora les pedí que se sentaran en grupos de trabajo. Cada grupo debía planificar su proyecto a partir de una lluvia de ideas y escribir una breve sinopsis de la novela. Con las novelas en mano, les pedí también que seleccionaran frases significativas que podían incluir en el booktrailer o funcionar como ordenadoras de la secuencia. Yo fui pasando por los grupos y grabando las ideas. Un grupo debatía si hacer una parodia o no de la novela, uno decía que no, que debía ser en serio porque el objetivo era producir ganas de leer. Otro grupo decía que la novela no le había gustado, que no pasaba nada. Tomás dijo que entonces debían tomar las dos o tres cosas que pasaban y ponerlas en primer plano: un asesinato, un engaño amoroso, cromañón. “¿Eso sería mentir?” cuestionaba Quique. Pero no, porque iban a contar lo que pasaba, eso estaba en la novela. Un grupo me preguntaba donde podían encontrar esas burbujas de plástico gigantes que uno puede meterse adentro, porque la protagonista siempre estaba como dentro de una burbuja, sin involucrarse con nada. 

Las ideas brotaban, había mucha agitación y ganas. Que dónde se reunían, que si les daba un poco más de tiempo porque querían hacer algo bueno. Algunos grupos primero se repartieron los papeles de los personajes, otros pensaron que lo principal era encontrar las frases que iban a decir, y que después pensarían en las imágenes. Otro grupo buscaba en el celular la música de Callejeros para usarla en el video. Otros decían que no, que tenía que ser sin letra, solo música, y de piano, porque la protagonista tocaba el piano. Mi sensación fue que había logrado incentivarlos: se los veía movilizados, con ideas, con proyecto.

2.b. Justificación teórica 

El Diseño Curricular de Literatura de 5to año de la Dirección Gral. de Cultura y Educ. de la Pcia. de Buenos Aires establece trabajar la literatura desde cuatro prácticas: 

• participar de situaciones sociales de lectura y escritura literaria; 

• establecer relaciones entre el lenguaje literario y otros lenguajes artísticos; 

• leer y producir textos académicos (de estudio) y críticos (de análisis) de literatura; 

• construir un proyecto personal de lectura literaria.

La experiencia relatada toma en cuenta estas prácticas ya que la lectura pasa a ser social, al debatir sobre la misma en clase y al planificar en grupo un producto. Además, los booktrailers permiten trabajar con otros lenguajes artísticos: se piensa entonces la literatura en relación con la imagen y la música. Por otro lado, también en los NAP se pide que la literatura sea abordada a partir de la exploración con otros discursos y que se establezcan relaciones entre literatura, artes plásticas, cine, música, cancionero. Este trabajo permite analizar, por ejemplo, los criterios de transposición y establecer regularidades con los otros lenguajes estéticos 

 Los textos académicos y críticos pasan a ser parte del bagaje con el que se puede pensar la novela y de esta manera se convierten en instrumentos útiles para la elaboración del booktrailer. Se trabajó con crítica literaria pero en contextos de uso real. Así algunos grupos buscaron en Internet entrevistas a la escritora, otros seleccionaron fragmentos de artículos críticos y otros usaron su propia capacidad de análisis para seleccionar frases de la novela que luego utilizaron en el video. 

La práctica de “proyecto personal de lectura literaria” no fue utilizada en este primer momento. Pero fue pensada para trabajar más adelante en otro grupo de otro colegio, donde les mostré los booktrailers elaborados a modo de ejemplo, para que luego ellos hicieran otro con una novela de su proyecto personal de lectura, cada grupo con una novela diferente. Y, ya lo contaré en la evaluación de la propuesta con más detalle, fue maravilloso ver lo bien que funcionó como incentivo el booktrailer ya que muchos alumnos querían seleccionar esta novela para su proyecto personal.

El enfoque teórico de este proyecto estuvo pensado desde el área de lengua y literatura con la incorporación de las alfabetizaciones múltiples, entre otras la audiovisual para lograr una comunicación adecuada en el mundo digital (Pérez Rodríguez, 2005). 

Pero también, desde la didáctica de la literatura con la búsqueda de relaciones productivas con los textos literarios para favorecer la participación activa de l@s alumn@s a través de prácticas de taller (Bombini, 2001). Por otro lado, tuve en cuenta el marco teórico metodoló- gico TPACK, con el tipo de actividad para el área denominado creación de artefactos relacionados con textos que posibilita la integración pertinente de las TIC en clase (Tipos de actividades de aprendizaje en el área de Lengua y Literatura para el nivel secundario). 

Pienso en un abordaje desde el uso del lenguaje en contextos sociales, a partir del cual poder construir y hacer que los alumnos se apropien de conocimientos. Trabajar para capitalizar las prácticas literarias juveniles y/o sociales tejiendo nuevos puentes para la construcción de conocimiento sobre la literatura. 

Como dije en el comienzo del relato de esta experiencia, parto de la lectura de una novela, es decir, desde el contenido disciplinar de mi materia, siendo las TIC subsidiarias y potenciadoras del proceso de enseñanza y no al revés. 

La experiencia me ubicó en el papel de guía y facilitador, acompañando el proceso y también facilitando modelos que luego utilizaron mis alumn@s para realizar su trabajo, como por ejemplo los tutoriales de programas de edición. La propuesta de trabajo buscó siempre ofrecer autonomía cada grupo para que negociara y acordara cómo realizar su producción.

3. Conclusión: Ganas de leer, ganas de crear 

El resultado fue excelente, mucho mejor de lo imaginado por mí y por los alumnos. Casi todos los grupos pudieron realizar un trabajo de calidad, en muchos casos me atrevería a decir que profesional. 

Solo un grupo tuvo problemas, problemas técnicos: no podían hacer que apareciera la música que habían seleccionado junto con los fragmentos de video. Esos problemas fueron dichos en clase, otros compañeros les explicaron cómo se solucionaba y a la clase siguiente pudieron traer el producto terminado. Podría decirse que en ambos cursos tuve “alumnos expertos” que pudieron explicar a sus compañeros todo lo referido a la técnica. Otros años había trabajado con obras de teatro. Les había pedido que las actuaran y grabaron. En esos casos siempre pasaba lo mismo: problemas de sonido, no se escuchaban las voces, malas actuaciones (se tentaban, se olvidaban la letra). Resultado: un producto deficiente, muchas veces aburrido, que no cumplía con mis expectativas. Luego venían los problemas a la hora de evaluarlo ya que los alumnos pretendían más nota por el esfuerzo que les había significado juntarse, ponerse de acuerdo, grabarlo. Muchas veces manifestaban que les llevaba horas de grabación. 

El booktrailer vino a solucionar todos esos problemas. Al ser un video breve, de no más de 2 minutos, los alumnos pudieron enfocarse más en lo que pretendían lograr. 

El trabajo les exigió pensar la novela de una manera unificada, luego pensar en imágenes que funcionaron en todos los casos como metáfora concentrada de sentido. Pudieron seleccionar una serie de frases centrales que organizaron el relato. No necesitaron memorizar letra, como cuando grababan una obra de teatro. Si querían actuaban, si no seleccionaban imágenes significativas. El entusiasmo por mostrar sus booktrailers fue tal que ellos mismos se ocuparon de reservar “Microcine” para mi hora. Trajeron sus videos en pendrive, varios llevaron las netbooks. También tuve alumnos de otros cursos que habían ayudado a los míos a elaborar los videos, algunos incluso actuaron; y el día de la proyección pidieron permiso en sus cursos para venir a mi clase y poder verse. 

Luego de la proyección hicimos un debate grupal sobre la experiencia. La mayoría estaba entusiasmada. Algunos dijeron que el trabajo les había “copado”, otros “que era de las mejores cosas que habían hecho”, otros me preguntaron si de los próximos libros que iban a leer también podían hacer un booktrailer. 

Solo recuerdo a Lucía, la alumna que decía que solo servía para incentivar a los que ya eran lectores, que dijo que a ella la experiencia no le había gustado. Que su grupo, el que tuvo fallas técnicas, no pudo mostrar todo lo que la novela le había generado, que se había quedado con muchas ganas de decir más cosas y que ese formato tan breve no se lo permitía. Yo pensé que si esa era la crítica al trabajo realizado me tenía que sentir feliz. La novela le había llegado tanto que Lucía necesitaba más para expresarse. La invité a escribir una reflexión y expliqué que lo interesante era no descartar maneras de abordar los textos: la tecnología no reemplazará al texto escrito, solo suma una nueva manera de hacerlo, el booktrailer es un nuevo recurso que podemos utilizar para expresarnos e incentivar lecturas.

4. A modo de posdata: El incentivo en marcha 

Y la experiencia no terminó acá. Porque las ganas de leer que deseaba provocar en mis alumnos se convirtieron en ganas de compartir, en ganas de mostrar lo que habían hecho. 

Durante una semana, llevé los booktrailers a todos mis otros cursos. Todos miraron entusiasmados, muchos pidieron hacerlo, otros dijeron que parecía muy buena la novela. También me pasó lo mismo con colegas a los que les mostré las producciones en sala de profesores y luego me consultaban por la escritora y la novela. 

El interés también hizo que los alumnos me pidieran conocer a la escritora. Y en Agosto la tendremos en el colegio. Pensamos regalarle un DVD con las producciones y pasarlas en pantalla gigante cuando venga. También hay ideas del centro de estudiantes para mostrarlos en el Festival de Arte del colegio. 

Pero quizás la experiencia más interesante fue llevarlos a mi otro colegio donde yo les había pedido que realizaran booktrailers a partir de una lista larguísima de novelas contemporáneas. La clase la realicé igual que la que he contado pero en vez de mostrar como ejemplo los booktrailers de la editorial española mostré los de mis alumnos de 5to de la EES Nro. 8. Fue algo increíble. Ni bien terminaron de ver los videos casi todos me pidieron leer “esa” novela. ¿Qué mejor ejemplo que mi objetivo estaba logrado? 

Así que dejo aquí mi relato. Dejo mi experiencia para que otros la tomen, para que generemos ganas, ganas de leer, ganas de crear.

Referencias bibliográficas 

Aguirre, C. El furor de los booktrailers. La Nación. Consultado el 8/11/13 desde http://www.lanacion.com.ar%2F1377386-el-furor-de-los-book-trailers&s a=D&sntz=1&usg=AFQjCNFPKnmgcpk-_G2S_-RZaR56iu3RJQ  

Bombini, G. (2001) La literatura en la escuela. En: M. Alvarado y otros, Entre líneas. Teorías y enfoques en la enseñanza de la escritura, la gramática y la literatura. Buenos Aires: Manantial. 

Koehler, M.J.,& Mishra, P. (2009). What is Technological Pedagogical Content Knowledge? Contemporary Issues in Technology and Teacher Education, 9(1), 60-70. Disponible en: Http://www.citejournal.org/articles/v9i1general1.pdf 

Cano, F. y Magadán, C. (2013). Clase 5. Recursos para enseñar Lengua y Literatura con TIC. Lengua y Literatura con TIC. Especialización docente de nivel superior en educación y TIC. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación 

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires (2011). Diseño Curricular para la Educación Secundaria 6o año: Literatura - 1a ed. - La Plata: Dirección Generalde Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. Leer literatura en la escuela secundaria. 

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. 

Magadán, C. (2012). Clase 5: Para todos los gustos: recursos, herramientas y soportes TIC, Enseñar y aprender con TIC, Especialización docente de nivel superior en educación y TIC. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación. 

Ministerio de Educación de la Nación (2012). NAP, Lengua y Literatura, Campo de Formación General, Ciclo Orientado, Educación Secundaria. Documento aprobado por Resolución CFE N°180/12 

Pérez Rodríguez, M.A. (2005). La integración curricular de los medios y tecnologías de la información y comunicación en la enseñanza de la lengua y la literatura. Monográfico: Educación y medios, Quaderns Digitals. Consultado el 25 de octubre de 2013 desde http://quadernsdigitals.net/index.php? 

Tipos de actividades de aprendizaje en el área de Lengua y Literatura para el nivel secundario de la versión inglesa “Secondary English Language Arts Learning Activity Types” de Carl A. Young, Mark Hofer y Judi Harris. (Basado en un trabajo de activitytypes.wmwikis.net) Traducido por: Marta Libedinsky, Micaela Manso y Paula Pérez. 

Zayas, F. (2011, junio). La educación literaria y las TIC. Leer.es, 3, 1-5. Consultado el 25 de noviembre de 2013 desde http://goo.gl/v8nhClhttp://goo.gl/v8nhCl http://youtu.be/Tsd0uVnVkl4 (subtitulado). En este video Judi Harris acerca a los profesores los conocimientos que necesitan para poder integrar de manera efectiva las TIC mediante el modelo TPACK, “conocimientos de contenidos pedagógicos y tecnológicos” (Mishra & Koehler, 2006). El video es su presentación para una ponencia realizada en el Congreso Educared 2011.


Abstract: Our experience is framed in two levels using the tools of virtual classrooms and the Web. In Basic Secondary Language Practices, we used the virtual classroom, students work in various ways the resources and activities offered by the platform: upload files, glossaries, forums, surveys, questionnaires, tasks in which they can develop more closely the production slogans. In literature using the incorporation of multiple literacies, mainly audiovisual, we worked on the development of “Booktrailers”, short videos similar to the movie trailers, the current trend to promote novels.

Keywords: Language practice - virtual classroom - literature - new technologies - Education - ICT - Booktrailers - Innovation - Incentive - artistic languages

Resumo: Nossa experiência está enquadrada em dois níveis utilizando as ferramentas de salas virtuais e a Web. En Práticas da Linguagem de secundária básica, utilizou-se a sala virtual, os alunos trabalham de diversas formas os recursos e atividades que oferece a plataforma: subida de arquivos, glossários, os foros, as encuestas, os questionários, as tarefas nas que podem desenvolver com maior detalhamento as consigna de produção. Em literatura utilizando a incorporação das alfabetizaçãoes múltiplas, principalmente a audiovisual, trabalhou-se na elaboração de “Booktrailers”, vídeos curtos similares aos trailers cinematográficos, a tendência atual para promover novelas.

Palavras chave: A prática da língua - Sala de Aula Virtual - literatura - novas tecnologias - Educação - TIC - Inovação - Incentivo - linguagens artísticas


Sonia Bernades. Prof. en Enseñanza media y superior en Letras (Universidad de Buenos Aires). Licenciada en Letras (Universidad de Buenos Aires). Postítulo de Especialización Superior en Educación y Tic del Ministerio de Educación de la Nación. 

Juan José Suárez. Licenciado en Enseñanza de la Lengua y la Comunicación (CAECE), Prof. de 3er. ciclo de la EGB y de la Educación Polimodal en Lengua y Literatura. 

Gloria Pino. Profesora de Informática, Licenciada en Administración y Gestión Educativa, Postítulo de Especialización Superior en Educación y Tic del Ministerio de Educación de la Nación. 


TIC en Prácticas del lenguaje y literatura utilizando herramientas de aulas virtuales y booktrailers fue publicado de la página 135 a página139 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXII

ver detalle e índice del libro