Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº134 >
  4. Conocimiento e innovación

Conocimiento e innovación

Caniza, Fernando [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Escritos en la Facultad Nº134

Escritos en la Facultad Nº134

ISSN: 1669-2306

Calidad del Programa de Graduación (Innovación, Contribución disciplinar, Integración, Evaluación) Jornada Académica 18 de octubre de 2017 - Edición I

Año XIII, Vol. 134, Octubre 2017, Buenos Aires, Argentina | 82 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La Universidad de Palermo desarrolla desde hace 10 años el Programa de Graduación como etapa de cierre del ciclo de Desarrollo Profesional para las carreras de cuatro años, que se elabora con dos cursadas: Seminario de Integración 1 y Seminario de Integración 2. Para el ciclo de licenciatura en Diseño y en Negocios de Diseño y Comunicación, estas cursadas funcionan bajo la denominación de Proyecto de Investigación y Desarrollo 1 y 2. 

Puede afirmarse que el Proyecto de Graduación es la puesta en acto de una investigación que culmina con la producción de nuevos datos o resultados, una reflexión o una propuesta concreta, y tiene como finalidad la integración de conocimientos disciplinares que los alumnos adquieren en todas las materias. Esta investigación, denominada Proyecto de Graduación, es diferente a cualquier trabajo final que deben realizar en las materias cursadas. Es de por sí más exigente que una monografía de una materia de grado, porque hay un problema de investigación muy claro, objetivos, una metodología y conclusiones, pero no profundiza tanto en la exploración como una tesis de maestría o de doctorado. 
Este escrito titulado Conocimiento e innovación se desarrolla en función del objetivo general de esta jornada académica, que consiste en avanzar en el conocimiento e integración de los equipos docentes que forman parte del Programa de Graduación. A partir de entonces se intenta realizar una puesta en común de experiencias, reflexiones y propuestas, que permitan detectar oportunidades y generar propuestas que impacten en la calidad del Programa, para alcanzar niveles mayores de desarrollo. De los cuatro módulos propuestos por la Facultad: Innovación, Contribución disciplinar, Integración y Evaluación, se elige el de Innovación, para abordar la problemática Cómo incentivar y estimular en los estudiantes la búsqueda e incorporación de temáticas innovadoras en los Proyectos de Graduación. El motivo de la elección está relacionado con la experiencia en el aula, del profesor autor de este texto, que está al frente de alumnos de Proyecto de Graduación desde 2007, es decir, desde los comienzos de este Programa (participando en sus diferentes modalidades de cursada: Seminario de Intregación 1 y 2, Proyecto de Investigación y Desarrollo 1, para la licenciatura en modalidad extendida, Proyecto de Investigación y Desarrollo 1 y 2, para la licenciatura en modalidad compacta), que comprueba las dificultades de los estudiantes en el momento de desarrollar un proyecto de investigación académica y el modo en el que profesor puede sortear los obstáculos e interesarlos en un abordaje creativo e innovador. 
La experiencia demuestra que, en líneas generales, los estudiantes presentan deficiencias parecidas. En primer término, las dificultades se centran en generar pensamiento abstracto, vale aclarar que si bien logran desarrollar un tema de investigación a partir de un concepto, después les cuesta relacionarlos y trabajar sus ideas con un método organizado, hasta llegar a una idea teórica o propuesta concreta. A esto se le suma que a los alumnos les resulta difícil expresarse por escrito; en este sentido, ellos asocian su relación estrecha con la comunicación visual con la dificultad para la redacción, sin embargo, si se profundiza en esta cuestión, se podrán apreciar más adelante que hay otras causas intrínsecas y extrínsecas. 
En este escrito se parte del supuesto de que los alumnos, en un nivel promedio, están instalados en una zona de confort en el que les cuesta asumir su papel protagónico en una investigación. A esto se suma que la palabra suele resultarles muy amplia e impactante, de un nivel de abstracción muy lejana a sus posibilidades como estudiante. Esto les impide visualizar la tarea de realización de un proyecto de esta índole. Por otra parte, tienen muy pocas lecturas de bibliografía especializada y no especializada, y limitaciones en cuestiones de cultura general. 
De este modo resulta habitual que muchas veces la imposibilidad de percibir este proyecto como algo nuevo y exigente, pero al alcance de sus posibilidades. Por eso suelen incurrir en la desmotivación y, ante la incertidumbre por el devenir, sucumben ante el temor a lo desconocido. 
Lo antes indicado podría producir en el docente un efecto espejo en cuanto a desmotivación, por eso hay varias preguntas para hacerse: ¿cómo es posible evitar que esta influencia negativa afecte los objetivos pedagógicos? ¿Cómo puede el docente demostrar al alumno que lo complejo puede ser muy simple al mismo tiempo? ¿Cómo se puede lograr el interés en la temática atravesando el desierto de la desmotivación? En una primera aproximación habría que pensar los aspectos técnico-educativos y el factor emocional como como parte de una misma estrategia pedagógica, aunque cada una con sus especifidades.

El porqué de la investigación 
Una de las primeras preguntas que se le hace a los alumnos, en la primera clase de los cursos de este profesor es: ¿por qué estudian? Todos se sienten impactados por la pregunta. Después de abrevar en mandatos familiares, expectativas profesionales y materiales, muy pocos responden el esperado: ¡para conocer más! Este es el disparador para dar cuenta del objetivo principal de la ciencia: la producción de conocimiento. A partir de esto comienza una charla en el que se intenta vincular este objetivo con algo que todos realizan en la vida diaria, aunque de modo más primitivo. Acaso googlear en la búsqueda de un dato sea una forma de intentar salir del desconocimiento, de indagar en algún saber o información que está al alcance de la mano. Así se comienza a bajar a tierra la investigación científica, relacionando algo complejo a una actividad simple que todos realizan. 
De inmediato se despliega un cuadro, elaborado de manera libre a partir de las relaciones triádicas de Charles S. Peirce, en el que se demuestra que cuando alguien se refiere o afirma algo que no puede demostrar (tanto en la vida cotidiana como en el plano académico) está situado siempre en el nivel de la Creencia, basado en un saber intuitivo (impresión no analizada pero que tiene las marcas de un saber previo) y en un prejuicio (tomado como la enunciación de un juicio preexistente). Para salir de este nivel de creencia y pasar a uno superior, hay que buscar información, que permita elaborar un juicio sobre la base de pruebas objetivas. Esto servirá para alcanzar el siguiente nivel de Conocimiento, en al que se elabora un argumento sólido que intenta demostrar una verdad, una verdad siempre relativa, limitada al contexto de la investigación. En síntesis, este cuadro sirve para poner al alcance de los estudiantes los Fundamentos de la ciencia de una manera simple, para que se entienda que todos pueden acceder al conocimiento en mayor o menor medida, que la diferencia entre un investigador novato y otro Senior, es la profundidad de su experiencia, pero los pasos de investigación son similares en cuanto a la metodología que deben aplicar. Además cuando alguien afirma en forma contundente que no puede sostener con información verificable, se les dice que está situado en el nivel de la creencia, que se debe seguir en la búsqueda o producción de datos fiables hasta poder alcanzar el objetivo con una argumentación sólida. No hay posibilidad para el pensamiento mágico, ni para sostener que alguien no está capacitado para investigar. Dos palabras se repiten como un mantra durante la cursada: entrenamiento y evolución. Así es que elabora, se corrige, se hace leer, se reformula hasta alcanzar el formato más aproximado a los parámetros académicos. Cuando alguien se pregunta para qué investigar debería reflexionar si quiere ser un eficiente operador del diseño o aprender a pensar para anticiparse a las nuevas tendencias.

Creatividad e innovación 
A partir del cuadro mencionado los estudiantes se preparan para indagar creativamente en temáticas afines a sus campos disciplinares. No se pretende originalidad porque, siguiendo a Peirce y a Verón, el conocimiento no es subjetivo, sino que tiene un funcionamiento intersubjetivo, y es de naturaleza social. Por lo tanto, se buscan nuevas tendencias temáticas, un nuevo enfoque o aplicación práctica que hagan un aporte al conocimiento. 
Se dijo en un párrafo anterior que los estudiantes no están acostumbrados a la investigación y la escritura de sus ideas, en tanto se asumen como portadores y no como productores de conocimiento. Sin embargo tienden a conceptualizar desde la práctica misma del diseño. Son muy creativos con la imagen. Por eso se intenta aprovechar eso para que indaguen en sus inquietudes personales-profesionales, para saber si ya realizaron algún trabajo práctico en alguna materia que los haya estimulado, o tal vez en su vida profesional. El tema tiene que gustarles mucho para que no pierdan el entusiasmo en el medio de la investigación, cuando se hace más ardua y compleja la tarea. 
Asismimo, la idea es estimular el pensamiento mediante una visión crítica del objeto a estudiar, mostrarles que ellos tienen naturalizados los pasos para producir nuevos conocimientos, que pueden reflexionar y realizar investigación académica. Al mismo tiempo que indagan en una temática aprenden e incorporan una metodología para la elaboración de los Proyectos de Graduación vinculados con sus áreas de interés. El foco tiene que estar centrado en sus ámbitos disciplinares, pero también se los impulsa a incorporar elementos que les permita desarrollar trabajo interdisciplinario. 
A partir de las charlas y de los trabajos prácticos que se realizan durante la cursada, los alumnos logran reconstruir el proceso de pensamiento, pueden establecer el recorrido desde el surgimiento de la idea en un nivel abstracto, después pasar al nivel del lenguaje oral y, al final, pueden transformar todo en un texto de 85 páginas como mínimo. 
Una vez que eligieron el tema, trabajan sobre recorte temático para acotar la exploración. Se plantea el problema de investigación, con el supuesto y la pregunta problema, verdadero motor de la búsqueda. En consecuencia se desarollan los objetivos y una estructura de cinco capítulos. Para corroborar que la temática es pertinente según los parámetros académicos y evaluar el grado de innovación y creatividad, los estudiantes deben realizar una búsqueda de al menos 10 antecedentes entre Proyectos de Graduación (más de 3600 subidos al portal Palermo.edu, minisitio Catálogo de Proyectos de Graduación). Además arman su marco teórico a partir de la exploración bibliográfica en biblioteca, con más libros físicos y bases de datos a las que tienen acceso desde la Facultad. Se los incentiva a leer, analizar, sintetizar libros para que no caigan en el facilismo de buscar todo por Internet. 
La macroestructura que desarrollan, se compone de: un primer capítulo siempre más general y teórico, para luego ir hacía lo específico. El capítulo cuatro es el de generación de nuevos datos: trabajo de campo, encuestas, focus group, entrevistas, análisis de casos, entre otras técnicas de investigación. 
Finalmente, el último capítulo contiene las ideas más innovadoras, la formulación de un proyecto, reflexión teórica o análisis de resultados. Toda esta formalidad no limita la creatividad, al contrario, le da el marco adecuado y un método para que fluya adecuadamente. 

Motivación en el aula 
Antes se dijo que otro de los factores que inciden en la estrategia pedagógica es la motivación. En un trabajo tan exigente como este, los estudiantes suelen entrar en pánico. Pero apenas empiezan a tomar decisiones, toman conciencia de que si se asumen como protagonistas de la investigación, el margen de error y la incertidumbre disminuyen notoriamente. Una vez que ocurre eso, comienzan a abrirse al pensamiento creativo e innovador. 
Es preciso destacar que la labor educativa en el Programa de Graduación significa un trabajo complicado, en el que hay que despertar y sostener el interés que tiene el estudiante por su propio aprendizaje o por las actividades que le conducen a él. El interés se puede adquirir, mantener o aumentar en función de elementos intrínsecos y extrínsecos. Se distinguen del concepto de motivación unidireccional, del profesor actuando para captar la atención del alumno. 
Entre las causas externas de la desmotivación pueden considerarse: información accesible con un click, velocidad en la circulación de las ideas que impiden reflexionar, obsolescencia del conocimiento, cultura del mínimo esfuerzo, profesionales que crean tendencias contra operadores eficaces de tecnología. En tanto, los factores internos: bajos niveles de autoestima, dificultades para imponerse una mínima disciplina de estudio, carencia de recursos organizativos y emocionales, escasa preparación para seguir adecuadamente el nivel de las explicaciones en clase, dificultad para expresar lo que se quiere decir, tanto de forma oral como escrita, memorización sin comprender, se quedan con dudas porque no se atreven a preguntar. 
Es habitual tratar con diferentes estados emocionales, con estudiantes muy seguros de los que quieren y otros que se ven superados por la ansiedad o la angustia, que sienten que no pueden avanzar y se bloquean. Este último ejemplo representa un promedio inferior al 10 % del curso, pero al que hay que apuntar fuerte para evitar la hostilidad hacia la facultad o hacia el profesor (un riesgo permanente), o peor aún, hay que evitar que caigan en la deserción, con todos los efectos negativos que eso genera. Y aquí habría que hacer una distinción importante. Los alumnos que cursan la licenciatura en modalidad extendida son, en su mayoría, provenientes de otras casas de estudio y, por lo tanto, no tienen incorporada la cultura organizacional de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo, a diferencia de quienes son alumnos regulares. Hay que hacer entonces un trabajo especial de homologación discursiva, de transmisión de pautas educativas y demostración de transparencia en los criterios de evaluación. 
Entre los tips a tener en cuenta se pueden mencionar: brindar sensación de control, mostrarse accesible y generar empatía, demostrar el beneficio de obtener más conocimiento ¿por qué estudian?, definir objetivos académicos y personales alcanzables, escuchar las dificultades para organizar ideas y pautas de trabajo (comienzo de clase), exposición compartida de posibles soluciones (al comienzo de cada clase), asignarles responsabilidades e incentivar la cultura del esfuerzo, cambiar la dinámica (moverse, armar grupos, lecturas cruzadas, etc), manejar la ansiedad, ayudarles a superar la frustración (miedo al castigo-aprendizaje continuo como positividad). 
Para esto se cuenta con un aliado fundamental que elimina todo tipo de arbitrariedades, el escrito 93, un verdadero manual instructivo en el que se indican todos los pasos metodológicos para la elaboración de la investigación, además de la descripción detallada de normas de estilo y APA (versión simplificada). 
Todo este trabajo que realiza el profesor del Programa de Graduación se presenta complejo, arduo, por momentos invisible o poco reconocido, pero no deja de presentar satisfacciones pedagógicas. Por último, la clave es desdramatizar la tarea y, por eso es necesario volver a las dos palabras que se consideraron al comienzo de este escrito y definen una investigación: entrenamiento y evolución.

Referencias bibliográficas 
Novak, J. (1982). Teoría y práctica de la educación. Madrid: Editorial Alianza. 
Ausubel, D. (1981). Psicología educativa. Un punto de vista cognoscitivo. México D. F.: Editorial Trillas 
Maslow, A. (1982). Teoría sobre la motivación humana. Barcelona: Editorial Kairos 
Max Neef, M. y Hopenhayn, M. (2004) Desarrollo a escala humana. Montevideo: Editorial Nordan-Comunidad. 1ed. (1986) Peirce, Ch. S. (1980) Semiosis. Turín: Einaudi Editorial. 
Verón, E. (1996) La semiosis social. Barcelona: Gedisa editorial  


Conocimiento e innovación fue publicado de la página 12 a página15 en Escritos en la Facultad Nº134

ver detalle e índice del libro