1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI >
  4. El aula del futuro

El aula del futuro

Cristofani, María Alejandra [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

VIII Jornadas de Reflexión Académica: "El Rol docente frente a los nuevos escenarios profesionales"

Año I, Vol. 1, Febrero 2000, Buenos Aires, Argentina | 76 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Indudablemente el impacto tecnológico ha modificado la forma de concebir la realidad.

En la dimensión que acompaña al proceso de la vida cotidiana, la relación espacio-tiempo ha sido uno de los elementos de mayor dimensión de cambio por el impacto tecnológico producido a lo largo de la modernidad.

Desde esta óptica, el espacio del aula será un ámbito receptivo de los impactos tecnológicos.

Cada vez con mas frecuencia la geografía, las fronteras e incluso el tiempo, apenas tienen ya que ver con la forma en que dirigimos nuestras actividades y nuestra vida personal. Todo ello gracias a la imparable revolución que esta experimentando el mundo de las comunicaciones.

La educación no ha escapado al cambio que las nuevas tecnologías han introducido en las distintas áreas de la sociedad.

Términos como educación a distancia, universidad virtual, enseñanza asistida por computadora, teleconferencias, internet, intranet, etc. Se repiten a diario en el ámbito educativo. Las posibilidades que brindan las comunicaciones multimedia (relacionadas con la captura, almacenamiento, sincronización y transmisión de elementos sensoriales) redefinen el concepto actual del aula, la relación maestro- alumno y los sistemas de evaluación.

Aulas centrifugas, pizarras electrónicas y programas multimedia serán, según parece, el nuevo escenario de las aulas del mañana.

Concepciones pedagógicas y didácticas Al final del siglo reconocemos fuertemente el impacto de la información que se recibe por distintos medios y nos preguntamos cuál es el papel que le cabe a la educación en relación a esos conocimientos.

En el campo de la tecnología es posible diferenciar la tecnología que se diseña y se produce especialmente para utilizar en la escuela de aquella que se utiliza en el aula pero que fue producida con otros propósitos ajenos a ella.

Esto es tecnología de la educación y tecnología en la educación respectivamente.

En el mundo, las nuevas tecnologías electrónicas dan cuenta de un espacio abierto de múltiples informaciones donde experimentar es una suerte de acceder a un espectáculo disperso en el que se interactúa.

A la escuela le cabe la responsabilidad de asumir un papel protagónico donde el alumno no navegue erráticamente por un mar de información sino que desde ella se propongan búsquedas desde criterios flexibles pero encauzados para generar rupturas, conceptualizaciones y criterios.

Factor clave: las distancias. Sintopía, el lugar conectado Cuando conversamos con un amigo por teléfono hemos construido una sintopía, «estamos presentes en un mismo lugar», pero ese lugar no es un espacio físico; mis interlocutores están a “distancia cero”. En el caso de una videoconferencia la presencia es aún más completa. Ya no sólo la voz sino también la imagen, los gestos y el propio entorno están presentes en esta nueva sintopía.

Podríamos decir que la distancia cero es un límite hacia el cual convergen las comunicaciones humanas. Es una nueva métrica que debe interpretarse en un sentido psicológico y social más que matemático. En efecto, cuando conectamos personas a través de máquinas se sustituye el espacio físico por un espacio virtual que identificamos con la sintopía. En este «espacio sintópico» la distancia entre los seres humanos tiende a cero Hasta la alternancia noche y día deja de tener vigencia cuando las antípodas se conectan al instante produciendo un cambio esencial en la topología de las comunicaciones planetarias. Ello implica nuevas simetrías y compensaciones Extender la clase al lugar donde el estudiante está es el final lógico de estas tempranas aventuras. La tecnología de la información propiamente desarrollada producirá la personalización del aprendizaje electrónico.

La habilidad de desarrollar créditos para los hogares y oficinas comerciales representan una significativa fuente de ingresos para las universidades en los tiempos que se avecinan.

Nuestras clases del futuro deben ser diseñadas para adaptarse a las largas distancias de las situaciones de aprendizaje. Nosotros tenemos ahora la oportunidad de conectar a la gente y extender la clase a donde el alumno este situado será la lógica de los tiempos que se acercan.

La información sobre la tecnología producirá el entorno de aprendizaje electrónico hecho a la medida de cada consumidor de la educación superior del siglo XXI la clase del futuro será donde el alumno esté.

Sus características El formato de la clase de hoy esta basado en el modelo del siglo 20. De la época donde los libros escaseaban y los profesores leían de ellos para sus estudiantes que eran básicamente copistas. Ellos tomaban una suerte de dictado.

La forma de atril que usamos hoy en día refleja la necesidad de que los alumnos pudieran ver y escribir la clase. (middle ages) La clase del futuro será construida, entre otros elementos, en función de: El equipamiento Los sistemas de proyección en las aulas modernas han evolucionado tanto que hubiera sido imposible pensar en demostraciones de la calidad que los alumnos acceden ahora, en el aula del pasado. Si a esto sumamos la red digital de comunicación un profesor y un alumno remoto pueden estar conectados mejor que si estuvieran en el mismo lugar. Esto es importante dado que las terminales del futuro van a combinar la capacidad de generar pantallas de alta calidad con la habilidad de procesar la información multimedia en la forma que nosotros queramos adecuándola al propósito que queramos tratar en la situación de aprendizaje.

La computadora portátil, tanto para docentes como para alumnos, permite tener abierta la clase virtual 24 horas al día. El acceso a la facultad se ha incrementado tanto que podemos decir que ahora la facultad y el alumno trabajan juntos y sincronizadamente.

La disposición El aula del futuro se convertirá en lo que los especialistas denominan “espacios educativos”, es decir, lugares donde los estudiantes puedan moverse libremente.

El aula cuadrada va a desaparecer ya que tenia que ver con la ubicación central del pizarrón. hoy se piensan espacios con mesas de trabajo. el modelo seria de distintos sitios y un sector común o zona de recursos con toda la tecnología para buscar información. y un lugar aparte para el docente.

El cambio no es solo arquitectónico. Detrás de las reformas edilicias se esconde una concepción distinta de la educación que promueve el trabajo en equipo y la búsqueda de la información. el futuro del aula no será solo un lugar de aprendizaje ya que la mayor parte de lo que se aprende debería realizarse afuera: en laboratorios, en empresas, talleres de expresión.

El momento de definir los ejes mas importantes del aula del futuro los especialistas afirman que tendrán bibliotecas allí mismo y que se transformaran en un espacio semiabierto (aula taller) donde la tarea central será resolver los problemas con los medios tecnológicos de que disponga el establecimiento, considerando desde la iluminación hasta la acústica..

El aula centrifuga (ver fig.), ya que esa disposición se denomina así, está provista de un pizarrón electrónico del cual se recibían textos en las pantallas, y un pizarrón blanco. A diferencia del aula actual, con atención al frente, la dirección en este caso apunta hacia el centro del espacio, en forma de circulo, y para eso la arquitectura tiene que permitir una flexibilidad apropiada para trabajar en diferentes espacios dentro de la sala.

La disposición de las salas, algo más grandes que las comunes, ubica las PC en las paredes laterales con los alumnos sentados de espaldas al centro. hay pizarrones blancos (que se escriben con marcadores) para evitar la tiza cuyo polvo daña a las maquinas.

El profesor, en el medio, observa todas las pantallas. el objetivo general del área es «el de proveer a los alumnos de la capacidad necesaria para manejarse en un mundo en el que la tecnología será insoslayable y a la vez prepararlos para los continuos cambios de productos con los que se enfrentaran en el futuro de esa materia».

Se trabaja cada PC bajo el sistema de computación asistida, de manera independiente pero conectados a la red para compartir trabajos de otros, ya sea en el aula o fuera de ella y con la posibilidad de acceder a las mejores fuentes de información.

Luego los alumnos pueden dialogar entre si y entablar un debate, entre todos y con el profesor sobre lo trabajado individualmente en la computadora.

El eterno desafío La historia demuestra que el teatro no se acabó cuando apareció el cine mudo, ni el cine con la televisión y así con cada nuevo invento.

Ahora tenemos computadoras, redes y CD-ROM, pero ¿también tendremos aulas?, ¿Será reemplazado el lugar físico para la prestación del servicio educativo por el living de la casa ? ¿las clases por videoconferencia?.

Según parece, el aula del futuro no será el único lugar físico de aprendizaje sino que será el lugar donde el docente propondrá la actividad al mismo tiempo que el alumno busca la información y produce los conocimientos.

desde esta óptica, no se perdería la función del aula como lugar para aprender sino que su objetivo será el de lugar de reunión para compartir con otros, docente y estudiantes, la información obtenida.


El aula del futuro fue publicado de la página 23 a página25 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

ver detalle e índice del libro