1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI >
  4. Estrategias para el enriquecimiento cultural de los estudiantes

Estrategias para el enriquecimiento cultural de los estudiantes

Nupieri, Osvaldo

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

VIII Jornadas de Reflexión Académica: "El Rol docente frente a los nuevos escenarios profesionales"

Año I, Vol. 1, Febrero 2000, Buenos Aires, Argentina | 76 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Mi compromiso con estas Jornadas Académicas 2000, consiste en tratar el tema de las estrategias para mejorar aspectos de la tarea educativa.

Es decir, mejorar la calidad de la educación.

Ahora bien, cuando hablamos de «estrategias» debemos entender que estamos hablando de acciones tendientes a lograr un determinado objetivo.

Corresponde entonces determinar cuál será el objetivo específico.

Preocupado desde hace tiempo por esta temática, como consecuencia de la frecuentación de estudiantes y la observación de cambios que se iban presentando a lo largo de las distintos ciclos y tratando en solitario de imaginar alguna forma de dar respuesta a esas nuevas situaciones, finalmente concluyo que es un objetivo que me supera.

Afortunadamente, en los últimos tiempos y como uno más de algunos materiales de lectura que pasaron por mis manos, me encuentro con una obra que sintetizaba con sorprendente claridad los distintos aspectos de la problemática de la educación, tanto en nuestro país como en otros que tomamos como modelo.

Se trata de la obra «La tragedia educativa» de Guillermo Jaim Etcheverry.

Entiéndase, entonces, que este trabajo será una paráfrasis parcial de esa obra de investigación.

Coincidiendo con el autor mencionado, no cabe ninguna duda que el tema de la educación es uno de los más preocupantes para la sociedad contemporánea.

Y si se atiende al discurso de la dirigencia, también es preocupación argentina.

No obstante, si nos guiamos por las actitudes concretas de la sociedad argentina, lo que se observa es que vivimos rodeados por señales que demuestran que la nuestra es una sociedad contra el conocimiento.

Propone el autor analizar la relación entre la sociedad y la institución educativa.

Postula que en determinado momento histórico, las tendencias sociales prevalecientes generan una visión del mundo que moldea la forma en que se concibe la educación.

Y concluye que con solamente un análisis superficial muestra que los niños y jóvenes argentinos viven rodeados de signos que muestran claramente los valores que predominan en la sociedad.

Y que estos valores nada tienen que ver con los que se declaman.

Aparece entonces la siguiente pregunta: «Qué espera la sociedad de la escuela»? Apunta Etcheverry que en el pasado se consideraba que el objetivo de esa institución era proporcionar conocimientos específicos y concretos.

Hoy la situación ha cambiado: durante un período prolongado se exaltó la creatividad y la libertad de los estudiantes, con un relativo desprecio por el contenido concreto de la enseñanza.

Se priorizaba el «proceso» por sobre los «hechos en sí».

Más adelante, el autor aventura que las modernas tendencias educativas consolidan la idea de que la enseñanza debe estar centrada en el niño, lo que en muchos casos, equivale a proponer que sea el alumno quien decida por sí mismo lo que quiere aprender.

Hay importantes corrientes pedagógicas que están poniendo especial énfasis en el proceso del aprendizaje, privilegiándolo por sobre su producto.

Esta postura parece ejercer gran influencia sobre nuestra educación.

Muchas veces mal interpretadas, a causa de la influencia de estas concepciones se explica la tendencia actual a rehuir el esfuerzo que significa la apropiación de conocimientos concretos.

Se insiste - con razón - que el objetivo de la educación es entrenar a los jóvenes para cuestionar, criticar y rechazar el saber convencional. Pero para muchos, el hecho de que los estudiantes ignoren los contenidos resulta irrelevante: sólo importa su opinión pues el conocimiento el «producto» pasó de moda.


Estrategias para el enriquecimiento cultural de los estudiantes fue publicado de la página 45 a página48 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

ver detalle e índice del libro