1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI >
  4. Aspectos legales: Las facetas de la marca

Aspectos legales: Las facetas de la marca

Del Valle Arroyo, Ana Cecilia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

VIII Jornadas de Reflexión Académica: "El Rol docente frente a los nuevos escenarios profesionales"

Año I, Vol. 1, Febrero 2000, Buenos Aires, Argentina | 76 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Una marca presenta distintas facetas, que permiten que sea estudiada desde distintas disciplinas: El diseño gráfico, el derecho, el marketing.

En ese orden de ideas, desde el punto de vista de la formación profesional, el diseñador gráfico prácticamente no tiene contactos con la perspectiva legal de su trabajo.

Esta carencia, no solo lo condiciona para saber como proteger sus derechos, sino que no le permite tomar conciencia del alcance de sus obligaciones.

Esta situación es difícil de aceptar: todo buen profesional, -de cualquier disciplina-, debe conocer todas sus posibilidades, y también todas las limitaciones.

Hoy existen tentadoras posibilidades y soluciones rápidas frente a la presión del comitente a la hora de realizar un diseño; acceso a bancos de imágenes en catálogos, CD s y downloads de Internet; abundante bibliografía y revistas.

Toda esta masa de material no siempre tiene una clara indicación de su origen, y eso crea la sensación que nos es concedido instantáneamente el derecho de apropiárnoslo, sin reparar en cual es nuestro derecho a hacerlo, o los limites en el uso de dicho material, tales como la obtención de autorizaciones de uso, o pago de regalías.

Debemos subrayar lo habitual de esta conducta, que no por cómoda o reiterada, es menos impropia, y por eso destacar la responsabilidad de quienes somos parte de la formación de los futuros diseñadores inculcar las normas éticas inherentes a la profesión, y trazar el ámbito de sus derechos y obligaciones. Este conjunto de pautas, no es un cerrojo a la creatividad: a la inversa, será la protección del diseñador.

Existe una diferencia clara y fundamental entre el aprendizaje del trabajo de otros y la copia: es una experiencia muy necesaria la observación del trabajo existente, la interpretación de las diferentes metodológicas de trabajo, de los diferentes criterios sobre diseño. Todo ello será parte de sus herramientas de formación en el diseño; pero cabe señalar una diferencia muy importante, donde suele ocurrir la distorsión, y es cuando se pasa de la posibilidad de conceptualizar lo que están viendo, saber interpretarlo y tomar esa observación como un método de aprendizaje, a usar ese material como un banco de datos o imágenes que solucionen un problema.

Creo que al respecto es muy ilustrativo lo expuesto por el Dr. Jorge Otamendi en su obra: «La marca registrada confiere el derecho exclusivo de uso. Esto implica la posibilidad de excluir a otros en el uso de esa marca o de cualquier otra que pueda producir confusión o de otra manera afectar ese derecho exclusivo» (“Derecho de marcas, pág. 25, Ed Abeledo Perrot”).

Este derecho de exclusividad y de exclusión es característico de toda la propiedad intelectual.

Y esta es una idea central: El DG se mueve en un permanente ámbito de tensión de derechos propios y ajenos: los derechos sobre su obra, los desarrollos en relación de dependencia, la piratería, las licencias, adaptaciones, uso de imágenes de terceros. La lista es extensa...

De todo lo expuesto, podemos concluir que la falta de noción clara de los limites entre aprendizaje u observación del estado del arte y copia, no solo es reprobable cuando se lo comete: El futuro profesional debe tener claro que él puede ser víctima de conductas semejantes.

Esta situación puede darse con un cliente que no tiene noción exacta de los derechos del diseñador sobre su trabajo, y la falta de conocimiento del propio profesional sobre los mecanismos con los que cuenta para ejercerlos.

Formar profesionales con el solo aporte de herramientas del diseño no parece suficiente: es útil, y necesario, contar con el aporte de otras disciplinas para complementar esta formación.

Los que guiamos el camino de los futuros profesionales les debemos tener muy presente esto; en algún momento, la cuestión no se planteará sobre una entrega para una materia, sino sobre un proyecto concreto para un cliente y para entonces, el problema ya no será tan sencillo de resolver.


Aspectos legales: Las facetas de la marca fue publicado de la página 10 a página11 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

ver detalle e índice del libro