1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI >
  4. El rol docente en el espacio virtual

El rol docente en el espacio virtual

Roig, Fernando [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

VIII Jornadas de Reflexión Académica: "El Rol docente frente a los nuevos escenarios profesionales"

Año I, Vol. 1, Febrero 2000, Buenos Aires, Argentina | 76 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Si siempre se ha dicho en las teorías del aprendizaje, que el aula descontextualizada, más aún, la propia escuela, retira al alumno de su espacio cotidiano y lo inserta en una nueva relación docente/discente, que le propone nuevas reglas: un trabajo con otros, relaciones de poder, una forma de reconocimiento, que tiene que ver con premios y castigos, y no solo en lo académicamente evaluativo, sino una evaluación social frente a los otros.

Es aquí, donde éxito y fracaso escolar conviven por tales circunstancias.

Surge, entonces, la pregunta obvia: ¿Cómo se entiende esta nueva relación entre alumno y docente en un espacio sin espacio, sin distancias y sin tiempos físicos rigurosamente estipulados? Es indudable que la cosa ya no es la misma. Caminando nuestra historia humana, siempre las innovaciones tecnológicas han cambiado el modus vivendi de los grupos sociales, han modificado sus pautas culturales e inclusive religiosas, económicas y políticas.

Hoy, tampoco es la excepción. Si bien la informática tiene más de 50 años de desarrollo e internet mismo, más de 30, el auge masivo que tuvo ésta en los últimos 10 años del siglo XX ha sido gigantesco. Sacudió las puertas de nuestras casas, quizás con más entusiasmo y curiosidad que la propia aparición del cine o de la televisión.

Este fenómeno que se disemina global y socialmente como una erupción volcánica sobre nosotros, sin poder detener su avance, no ha dejado de lado la educación y sus dos puntos clave, ya expuesto antiguamente entre otros, por Vigotzly, y posteriormente por Piaget en su Psicología genética: el desarrollo y el aprendizaje de la persona.

Una problemática con tantos años de encuentros y desencuentros, entre distintas ramas del saber, hoy se extiende a esta nueva sala, el aula virtual.

Es interesante, si se me permite, que yo pueda resumir mi propia experiencia en las dos veredas de la educación virtual.

Una como estudiante avanzado de educación en el campus virtual en la Universidad de Quilmes y la otra, anterior a la primera, como tutor y profesor consultor en las distintas universidades que dicto clases desde hace más de 10 años, pero que mi experiencia virtual no trasciende a lo sumo los últimos dos o tres.

Hay varios puntos, quizá, no para analizar en este momento, sino para puntualizar y reflexionar en un futuro próximo:

La Currícula. Contenidos. Programas.

Seguimiento y evaluación del alumno.

La relación docente / alumno.

Procesos de comunicación, desarrollo y aprendizaje a través de la red.

¿Por qué estos cuatro puntos? Esta nueva tecnología, si se pretende usar (y estos seguro que será así en los 5 años que siguen) como un espacio y como una herramienta de la educación, obliga entonces a diseñar, y ya lo están haciendo algunas Instituciones académicas de alto rango (a las que este año se suma la Universidad de Buenos Aires con UBAnet) contenidos y programas específicos para educandos con un perfil diferente del alumno tradicional. El alumno virtual no estará sentado en un pupitre real, material, sino en su silla, en su habitación, en su casa y frente a su pantalla, y más aún, cuando el tiempo libre se lo permita, o la distancia le impida concurrir personalmente a cursar al edificio de su Universidad. El alumno vitual aparece exigido, la mayoría de las veces por la ineludible necesidad de capacitarse, ya sea por crecimiento y satisfacción personal, o por imperativo laboral.

Con esto no estoy diciendo nada nuevo, visionarios europeos detectaron esta demanda manifiesta hace ya algunos años atrás, y oportunamente con la existencia de recursos privados y estatales a disposición, se alcanzó, al vuelo, investigar y desarrollar un nuevo modelo de enseñanza (como ejemplo: la Universitá Oberta de Catalunya) que no solo favorece al ciudadano común para crecer en lo personal, sino que permite a este educarse, sin necesidad de descuidar sus tareas cotidianas. En estos países centrales, donde la educación no es considerada apenas un egreso contable, sino una inversión planificada, se ven beneficiados a futuro con una masa crítica laboral capacitada y calificada, que redunda positivamente en el desarrollo social y productivo. Observando en las generaciones sucesivas los frutos de haber apostado celosamente en estas categorías de proyectos.

¿Dónde está el docente? En el espacio virtual el docente no se ve pero está. Tantos años de educación presencial, hacen un poco difícil, quebrar, desde lo cultural con esto de no ver al docente, de no escucharlo, de no reconocerlo físicamente. Es, sin lugar a dudas todo un desafío para ambas partes. El docente experimenta la misma sensación con el alumno.

Pero esto no es un regla prusiana en el cual se prohibe la relación física con el otro, nada más lejos de la realidad.

La ignorancia sobre el tema o el perjuicio, confunden el rol virtual del docente con ausencia absoluta de su voz y de su cuerpo.

Los espacios virtuales también están abierto para convocar a encuentros cercanos de todo tipo, a charlas telefónicas entre alumno y docente, de proponer un café por medio, de intercambiar bibliografía y reuniones entre grupos de estudio, etc.

Conclusión El rol docente en el espacio virtual pretende llevar adelante, y hacer más accesible un aprendizaje que hoy por hoy, está hostigado por una realidad cotidiana compleja, tanto para el adolescente, para el joven y para adultos que estudian. Todos ellos se hallan inmersos en un contexto muchas veces adverso y contradictorio, que los intima a capacitarse en forma irrevocable, pero que paradójicamente (y ahondando esto en países periféricos) no deja espacio alguno para tal experiencia de manera presencial.

Creo que ahí está el objetivo presencial.

Creo que ahí está el objetivo central del docente y la educación virtual en el escenario reinante.


El rol docente en el espacio virtual fue publicado de la página 61 a página62 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºI

ver detalle e índice del libro