Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº84 >

Docente: Carla Ferrari

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº84

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº84

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXIII | Ensayos Contemporáneos. Edición XXI
Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2018

Año XV, Vol. 84, Diciembre 2018, Buenos Aires, Argentina | 246 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La belleza del arte románico-bizantino en Buenos Aires (Primer premio) Estévez, Rocío Solange Asignatura: Taller de Reflexión Artística II Resumen: Al comienzo de la Edad Media, tras la muerte de Jesús, los cristianos fueron perseguidos.

Después del Edicto de Milán, que permitía la libertad de religiones, los católicos pudieron ejercer libremente su culto, pero para ello necesitaban un templo en donde poder profesar su religión, fue entonces cuando utilizaron la Basílica Romana.

Las primeras manifestaciones arquitectónicas seguían la línea del arte bizantino, en donde en las basílicas predominan los adornos religiosos y fue en las pinturas, con la iconografía cristiana en donde los artistas se destacaron.

El arte bizantino fue en el que el Arquitecto Alejandro Christophersen se inspiró para realizar la Basílica Santa Rosa de Lima tomando como modelo al Sacre Coueur de Montmatre.

Su construcción comenzó en el año 1926 y posteriormente su inauguración fue 12 de octubre de 1934. La basílica Santa Rosa de Lima es una de las tantas joyas arquitectónicas de la Ciudad de Buenos Aires.

Palabras clave: basílica - civilización bizantina - arquitectura argentina - patrimonio arquitectónico - arte románico - iconografía - arte religioso - ornamentación - edad media - columna - mosaico - pintura – altar.

La basílica Santa Rosa de Lima de estilo románico-bizantino fue realizada en base al proyecto del Arquitecto Alejandro Christophersen y posteriormente fue construida por el Ing.

Andrés Millé. La piedra fundamental se colocó el 3 de enero de 1926 y fueron padrinos el presidente de la Nación, Dr.

Marcelo T. de Alvear, doña Ángela Unzué de Alvear, don Félix de Alzaga Unzué y la condesa María Unzué de Alvear.

Aunque originalmente los fundadores querían un templo como él St. front de Périgueux en Francia, Chistophersen se inspiró en Sacre Coueur de Montmatre.

Su construcción comenzó en el año 1926, la inauguración fue 12 de octubre de 1934 y bendecida por el Cardenal Eugenio Pacelli, futuro Papa Pío XII. El acto contó con la presencia del presidente de la Nación, Gral. Agustín P. Justo, y del arzobispo de Lima, Mons. Pedro Farfán, quien donó un relicario con reliquias de los santos latinoamericanos: Santa Rosa de Lima, San Martín de Forres, Santo Toribio de Mogrovejo y San Juan Macías. La consagración tuvo lugar el 30 de agosto de 1941, día en que fue declarada basílica.

El arte paleocristiano surge luego de la muerte de Jesús. Al principio los cristianos sufrieron una persecución y debían rendir el culto a escondidas sin tener un lugar donde profesarlo.

En 311 el emperador Constantino estableció la Iglesia cristiana como religión del Estado pero fue recién en el año 313 con El Edicto de Milán (La tolerancia del cristianismo), cuando culminó la persecución a los cristianos ya que el edicto establecía la libertad de religión en el Imperio romano. Posteriormente surge la necesidad de establecer lugares de culto para la religión y se tomaron como ejemplo las grandes salas de reunión de los romanos en donde comerciaban es decir, las basílicas romanas.

La arquitectura de las basílicas eran grandes salas oblongas, con estrechos y bajos compartimentos en las paredes laterales, separadas de la principal mediante hileras de columnas.

En el extremo había con frecuencia un espacio para un estrado semicircular en el que el presidente de la asamblea, o el juez, tenía su asiento.

La ábside semicircular sería empleado para el altar, posteriormente este lugar fue conocido con el nombre de coro.

La sala principal, fue denominada nave, mientras que los compartimentos más bajos de los laterales recibieron el nombre de alas. Originalmente un atrio porticado precedía al nartex, el cual presentaba un pórtico en los laterales.

En un principio la nave alta estaba cubierta con techo de madera, dejando sus vigas al aire; en las laterales, el techo era generalmente liso. Las columnas que separaban la nave de los lados se decoraban suntuosamente.

Debido a que la gente se oponía al uso de estatuas para venerar a las figuras cristianas, porque era la manera usada por las religiones paganas para venerar a sus dioses, se optó por el uso de las representaciones a través de la pintura.

Esta idea fue impulsada por El papa Gregorio el Grande, que vivió a finales del siglo VI, además debido al analfabetismo, las imágenes eran útiles para enseñar la religión. “La pintura puede ser para los iletrados lo mismo que la escritura para los que saben leer”, dijo.

Los artistas representaban las figuras a través de mosaicos inspirándose en una mezcla de métodos primitivos y artificiosos.

Se basaban en los principios del arte griego, romano y egipcio transformándose en una transición entre el arte antiguo y el arte de la Edad Media pasando del antropocentrismo al teocentrismo.

Con sus mosaicos ellos lograron transformar las ilustraciones del arte cristiano en grandes ciclos de enormes y solemnes imágenes que dominan el interior de las iglesias bizantinas y así es como se forja la iconografía cristiana.

Con respecto a la arquitectura de la Basílica Santa Rosa Lima por la entrada de Av. Belgrano podemos visualizar que el exterior está cubierto en ladrillo rojo, granito y piedra, con techos de teja Italiana, cúpulas en cobre y mosaicos ornamentales, con el escudo papal en el centro del frente, flanqueado por los escudos de Argentina y de Perú.

La cúpula sobre pechinas está sostenida por 18 columnas de mármol Cipollino griego de color verde, presenta zócalos y frisos revestidos en mármol Tynos, originalmente fue de revestimiento de piedra. La cúpula termina en una linterna en forma de torre que provee de luz al templo. Las pilastras y columnas de sostén de las galerías y el coro también fueron realizadas en Cipollino.

Escamas de cobre recubren las cúpulas así como también las cruces en la parte superior de las cúpulas también son de cobre.

Las pechinas transmiten el peso de la cúpula a pilares, pilastras o muros, mediante arcos o cúpulas semiesféricas que los vinculan lateralmente, al los costados de la cúpula principal se ubican dos cúpulas pequeñas.

En el frente superior vemos un rosetón (ventana circular calada) con forma de cruz de San Benito. Aunque el rosetón es característico de la arquitectura gótica así como los vitreau en los interiores de la iglesia la mayoría de la arquitectura de la basílica se puede encasillar en Románica -Bizantina.

Predomina en la estructura del exterior el uso de Arcos de medio punto y capiteles compuestos.

Por el lado de la calle Pasco se encuentra la entrada a la cripta subterránea la cual ocupa toda la superficie del terreno, allí es donde reposan los restos de la familia Fundadora. En su exterior se proyectó la construcción de un gran campanario con 26 campanas decarrillón.

En cuanto al interior de la basílica presenta una notable ornamentación arquitectónica, el altar principal de la Cripta se realizó en Italia es una réplica de La Piedad de Miguel Ángel realizada en mármol de carrara. El altar lateral está dedicado a Santa Teresita de Jesús.

En el interior el presbiterio (área del altar mayor) presenta variedad de mármoles de diversos colores en zócalos y frisos.

El ábside presenta mosaicos venecianos que alberga un altar mayor de mármol italiano con fondo de oro. Por delante se establece una imagen de mármol de carrara de la coronación de Santa Rosa de Lima con el niño sobre el sagrario flanqueada por cuatro pequeños íconos bajo un baldaquino de mármol, la concavidad interior de su cubierta con láminas de oro y mosaico veneciano.

Las pilas de agua bendita de mármol y el púlpito italiano de Pietrasanta cuadrado al estilo románico de mármol botticino, con tallados polícromos en sus laterales y escalera de mármol de carrara con incrustaciones de venecitas revestidas en láminas de oro.

Él púlpito presenta imágenes talladas de Santo Tomás de Aquino, San Ambrosio, San Juan Crisóstomo, San Agustín, San Jerónimo y San Gregorio.

Los dos altares laterales se destinaron el derecho al Sagrado Corazón de Jesús y él izquierdo a la Virgen de la Medalla Milagrosa,fueron decorados con mosaico veneciano.

El piso está revestido en mármol Napoleón, con franjas de verde Alpes.

En cuanto a las Columnas presentan capitel de tronco de pirámide invertido fuertemente decorado con zócalos de mármol tynos de Grecia y fustes de aspecto monolítico lisos de mármol Cipollino de Génova con tono verdoso.

El uso de arcos de medio punto, el comportamiento estructural de columnas, el uso de tejas en la cubierta y la torre de campanario separada de la cúpula principal de los templos son características del estilo románico, no del estilo bizantino.

Realizar este ensayo fue realmente muy enriquecedor, aunque yo ya conocía la Basílica poder apreciarla nuevamente con los conocimientos adquiridos en la cursada me hizo valorar más su arquitectura y notar su imponente belleza.

En el Barrio de Balvanera, la basílica Santa Rosa de Lima es una de las tantas joyas arquitectónicas del arte bizantino que uno tiene la agradable oportunidad de ver, conocer y poder admirar en la Ciudad de Buenos Aires.

Referencias bibliográficas Bedoya, J. M. (1986) El Arte Cristiano. Buenos Aires: Centro Editor De América Latina.

Gombrich, E. (1992) Historia del Arte. Madrid: Alianza.

Hauser, A. (2002) Historia Social de la Literatura y el Arte.

Tomo 1. Madrid: Debate.

Janson, H.W (1986) Historia general del arte. Madrid: Alianza.

Zakim, N. J. (2015) Cúpulas, Remates Y Miradores De Buenos Aires. Apuntes Breves. Buenos Aires: Dirección General de Patrimonio e Instituto Histórico.

Sitio web Basílica Santa Rosa de Lima. Disponible en http:// basilicasantarosa.com.ar Logia masónica, hijos del trabajo (Primer premio) Lanati, María Asignatura: Taller de Reflexión Artística II Palabras clave: masonería – logia – inmigrantes - agrupaciones gremiales - asociación secreta – fraternidad – valores - patrimonio cultural - referencia histórica – arquitectura – fachada.

Introducción El edificio de la Logia Masónica, Hijos del Trabajo, tiene una gran importancia a nivel cultural como patrimonial en Buenos Aires. Posee valores históricos y sociales que hacen a la identidad barrial situada en la zona de Barracas. Se trata de una pieza irrepetible que cuenta con una gran función, la de aportar valores estéticos para análisis arquitectónico de la obra y, a su vez, reporta códigos morales y lenguajes que utilizaban aquellos pertenecientes a las logias las cuales nos sirven en la actualidad como testimonio histórico. La obra está situada en la calle San Antonio 814, Barracas. Se construyó con la funcionalidad de sede de reuniones para la Logia y Biblioteca Popular, ya que el terreno cuenta con varios ambientes. Tras mucho tiempo de haber estado cerrada, hace pocos años se realizaron los trabajos de restauración y conservación del edificio en fachada, pasillo interior, recepción y Gran Salón, patio posterior, salón y Biblioteca con la empresa constructora Conibra S.R.L, para poder mantenerlo como patrimonio cultural, como bien se mencionó anteriormente, y para que la gente lo pueda visitar. Vale la pena aclarar, que si bien es un edificio que cuenta con un gran potencial a nivel social y que debería ser de público acceso para un mejor conocimiento de la obra, en la actualidad no se puede visitar, salvo en fechas ocasionales, lo único que se puede observar es la fachada propia del edificio, la cual representa gran parte del significado de la Logia. Si bien, el Interior del edificio cuenta con detalles arquitectónicos y decorativos identificados dentro de la arquitectura romana, interesantes para el análisis, es importante destacar que la fachada no tiene ningún vínculo estético con el diseño interior.

Por ello, el trabajo tomará para el análisis la fachada de la Logia y se hará hincapié en el significado de la masonería, sus objetivos, sirviendo los mismos como antecedentes para entender el porqué de la elección de un estilo para plasmar simbologías en sus fachadas, en este caso Estilo Egipcio. No así en el interior del mismo. Casi por una necesidad, la investigación hará que se identifique el estilo escogido y se realizara una comparación para comprender la relectura que se hizo en la fachada. Obteniendo de ello como resultado, una conclusión abierta donde se cuestiona y proponen algunas preguntas para que el lector las considere para el aporte cultural.

Entendiendo el cuestionamiento dentro de la historia, muchas veces, como punto de partida para una mejor comprensión del contexto del momento.

Luego del análisis teórico, correspondiente a los tres cuerpos, se presentará un proyecto con tipología de Folleto, con el objetivo de promover la publicidad del edificio para que la gente, no solo del barrio, sino de la ciudad misma pueda tener conocimiento de su existencia y pueda promover el acceso libre al edificio, ya que es considerado parte del patrimonio cultural.

Origen de la sede. Masonería y el deber Creo que corresponde comenzar con una pregunta fundamental que nos servirá para una mayor comprensión de lo que implica una Logia ¿Qué es una Logia masónica? Es un lugar donde se reúnen las masonas periódicamente para practicar las ceremonias ritualistas que les permitían mejorar su carácter, su vida espiritual y desarrollar su sentimiento de responsabilidad, meditando en profundidad sobre la misión del ser humano en esta vida.

La Logia Masónica, Hijos del Trabajo, fue fundada el 14 de Mayo de 1882 en el barrio de Barracas, una zona de fábricas, industrias, talleres donde la población inmigrante, en su mayoría italianos, predominaba y eran ellos mismos los que construían sus propias viviendas. Es por eso que la tipología de la Logia, abstrayéndonos de su fachada, responde al estilo de casa chorizo proveniente de la casa romana.

En este barrio como en la Boca, barrio vecino, se formaron las primeras agrupaciones gremiales alentadas por las logias que en varias ocasiones los otorgaban una ayuda económica y les brindaban un espacio para poder reunirse clandestinamente para promover el espíritu de la masonería. Se decía ser una institución filosófica, filantrópica y progresista. Comprendiendo la misma, virtudes y deberes a cumplir con la sociedad, o al menos con la sociedad que formara parte de esta agrupación.

Filosófica porque orientaba al hombre hacia el esfuerzo del pensamiento, desde la simbólica representación geométrica hacia la abstracción de la metafísica, buscando con ello la reflexión y el significado de la verdad abstracta. Filantrópica, porque buscaba el bienestar de todos los seres humanos y el progreso de ellos contribuía a la felicidad de la especie humana. Con ello acompañaba el lema. “Toda especie humana es una sola familia dispersa sobre la faz de la tierra; todos los pueblos son hermanos y como tales deben amarse unos a otros”. Y por último, progresista, porque enseña y practica la solidaridad humana y la absoluta libertad de conciencia.

La intención de la masonería cumpliendo este rol, según el profesor Serchio, quien luego asume un compromiso con el barrio, política y social, era reunir a individuos con diferencias económicas, sociales, culturales, para poder compartir la idea de libertad, igualdad y fraternidad acorde a lo establecido por la misma logia. Cumpliendo esos requisitos y reuniendo personas, la logia estaba formada y aquel que acataba esas reglas ya formaba parte de la misma. Su lema: “Uno para todos, todos para uno.” Donde su objetivo principal era difundir entre sus asociados, la educación, la instrucción civil y moral, practicar caridad y sostener la Biblioteca popular que se encontraba dentro de esta sede de la Logia.

La masonería, entendía por virtud la capacidad de hacer el bien en su más amplio sentido y el cumplimiento de deberes para con la sociedad. Entendiendo como deber, el respeto hacia los derechos del individuo. La Masonería dice que inducía al hombre a ser fiel con sus ideales ajustando su conducta a los principios que proclama. Firmes en su teoría moral, la cual para ellos era una ciencia basada en el entendimiento humano.

Simbologías en la fachada ¿Es la masonería una asociación secreta? No. Lo único que es secreto y no se conoce sino por medio del ingreso a la institución son los medios para reconocerse entre los masones y el modo de interpretar sus símbolos. Era de público conocimiento que la masonería empleaba simbolismos muy específicos para su propia comprensión. Acentuando ese sentimiento de pertenencia y unión para los que estaban dentro.

La sociedad fue disuelta en 1975. Aunque hoy día, se dice que continúan brindando ayuda escolar a niños de escuelas primarias del barrio. Pero no es un edificio abierto al público usualmente. Solo se puede visitar en la noche de los Museos, ya que es considerado patrimonio cultural de la Ciudad de Buenos Aires.

Serchio afirma: La suma de estos símbolos subraya el compromiso de la Logia con las organizaciones de la resistencia obrera. Relatando un paralelismo para el aprendiz entre espíritu del perteneciente y el material. (…) advierte al iniciado que debe medir, no las piedras, sino el tiempo, y que debe pulir, no el mármol sino el corazón, y así como la estabilidad del edificio depende del ajuste de las piedras, la perfección del hombre depende de su capacidad para aplicar la ética a las acciones de la vida ajustando sus actos a los dictados de la justicia.

El 22 de junio de 1890 se consagró el Templo Masónico, siendo el arquitecto y constructor del Templo Francisco Cabot, y los trabajos de pintura y decoraciones fueron realizados por Francisco Prato y Claudio Dive, francés. El frente actual fue realizado por el arquitecto Cabot en 1919, en estilo egipcio, por pedido de los miembros de la logia, dado que los usos y costumbres de la masonería han tenido una afinidad muy similar al practicado por los egipcios ya que ocultaban sus sistemas de enseñanzas con signos, jeroglíficos impuestos por ellos mismos.

El simbolismo es una característica típica de la masonería, teniendo cada uno de los símbolos aplicados una explicación racional y lógica. Emplean formas simbólicas sacadas principalmente del oficio de albañil y de la arquitectura como método de enseñanza.

Según un estudio realizado por el Cerchio: La escuadra es el símbolo de la rectitud, el compás el de la equidad con la que deben medirse las acciones. Ambos elementos forman una estrella que encierra una “G” asociada al concepto de Dios-Conocimiento-Geometría.

El ojo que se encuentra dentro del triángulo representa al hombre que alcanzó el conocimiento y puede ejecutar el plan del gran Arquitecto del Universo.

Las pirámides de Gizeh representan la “inmutabilidad de los principios de la vida y el tiempo bien empleado”.

El sistema ornamental encierra un mensaje simbólico, dirigido a los iniciados en los principios de la masonería.

La puerta de entrada de dos hojas contiene símbolos masónicos.

Análisis de la fachada con Estilo Egipcio La fachada fue restaurada años atrás, y la intervención tendió a la recuperación de los elementos determinantes del edificio, poniendo en valor su imagen y significado, mejorando su presencia estética y su relación ambiental con el entorno, otorgando al mismo un valor social ya mencionado.

Está orientada al oeste, pues esto permite la distribución de la planta y el ingreso por occidente hacia el oriente. A pesar que los templos masónicos no poseen ventanas, para evitar la entrada de los errores y vicios del mundo profano, en este hay una puerta que da el segundo hall de la casa y tres ventanas, todas con persianas exteriores y postigos interiores.

Sobre la fachada de la Logia aparecen de forma recurrente elementos correspondientes al Estilo Egipcio. Los egipcios, como fue mencionado anteriormente, recurrían a un lenguaje secreto de símbolos como jeroglíficos para comunicar el mensaje solo a quienes sabían leerlo y a quien ellos quisieran.

Sobre todo, le daban mucha importancia a que todo estuviera oculto del mundo profano. A su vez, el arte y la escritura egipcia se caracterizaron por la adhesión a cánones de representación estrictos y a los cuales, a lo largo de todo el auge del periodo, se mantuvieron fieles a aquella representación.

Si nos remontamos al escultor Egipcio, raramente hacían uso de piedras blandas para realizar sus trabajos, más bien preferían materiales resistentes, esto contribuía no solo a su mayor posibilidad de duración sino también con una de sus cánones más comunes del arte estatuario Egipcio que fue el hieratismo, donde la rigidez daba un aspecto de somnolencia.

Durante 30 siglos el arte estatuario no se liberó de la implacable ley de frontalidad. La cabeza siempre en el eje del busto, los brazos rigurosamente pegados al cuerpo, dando a la estatua el aspecto de un elemento arquitectónico. En la parte superior de la fachada podemos identificar, en el remate, como aparecen estos bustos egipcios como los que se representaban para los faraones, o bien, gente relacionada al faraón a la cual también se le brindaban representaciones graficas en las tumbas o cámaras sepulcrales. Si la representación escultórica era real, es decir que formaba parte de la casta más alta de la sociedad, era común que llevara su Nemes (tocado que llevan los faraones en sus cabezas) y ya eso le otorgaba un nivel superior. Como se puede apreciar en la fachada, los bustos llevan sus Nemes. Si bien no sabemos qué quiere decir, sabemos que están haciendo referencia a una parte jerárquica de la sociedad.

También se pueden observar cómo están representados, señalando una importancia en el ingreso, dos especies de esfinges, un chacal por su cuerpo alargado y recostado con cabeza de humano. Las esfinges en el antiguo Egipto eran un símbolo de realeza ya que representaba la fuerza que mostraba el león y, a su vez, la vida después de la muerte.

La cultura egipcia se caracteriza por su deseo a la inmortalidad y todo lo que este plasmado en cualquier tipo de arte y/o arquitectura va a estar relacionado con esta creencia de vida eterna. Es decir, realizar en vida desde templos, tumbas, ofrendas, relatos escultóricos para arribado el día de la muerta, el difunto pudiera tener una conexión más eficaz con la vida que le seguía a la muerte, es decir, el plano superior.

Si nos centramos en la arquitectura, había dos tipos de arquitectura: la religiosa y la funeraria, la pirámide la forma arquitectónica más elemental, la que mayormente evoca la idea de estabilidad y duración. Se pueden observar sobre la fachada en bajo relieve tres pirámides de Guiza, las cuales representaban la inmutabilidad de los principios de la vida.

Donde el cadáver, embalsamado bajo la forma de momia, se depositaba en un panteón excavado bajo tierra o englobado en la estructura de construcción. En el caso de la arquitectura religiosa, los llamados templos. La cual se convierte tras varios intentos en una reproducción del Palacio Real. Dentro de un recinto, se levanta el templo de piedra donde estaban los pilonos, precedidos por dos obeliscos, agujas de piedra monolítica, conduciendo por a un patio abierto y bordeado con columnas. En la fachada de la Logia, es fácil observar cómo estos dos obeliscos se encuentran marcando la entrada, dándole categoría en la zona del remate, es decir, que la altura en la que están ubicados contribuye con esta idea de categorización en el ingreso.

En la arquitectura egipcia, las columnas, elementos estructurales, se distinguían en tres tipos por elementos decorativos plasmadas en ellas: Palmiforme, Lotiforme, Campaniforme.

Las mismas ofrecen la antigua estructura de los soportes hechos con haces de juncos o cañas reunidos con ligaduras y coronados por motivos florales. En el caso de la fachada en análisis, podemos observar la repetición de tres de ellas, estrictamente moduladas en tres cuartas partes de la fachada con motivos decorativos como en la palmiforme. Si bien el capitel es campaniforme.

Vale, la pena destacar una similitud, una vez más, con el estilo egipcio en cuanto a la representación de las figuras geométricas, generando un ritmo y orden, dando poco lugar a lo orgánico, solo a detalles decorativos. Una de las figuras geométricas que aparece en la fachada es el triángulo con un ojo dentro, representación del Dios Ra. Este símbolo cumplía la función de guardián protector y se solía ubicar en la entrada de los lugares para cuidarlos de malas influencias, lo cual una vez sería lógico para la función que cumplía la sede masónica en aquel entonces. Por otro lado, un ejemplo de lo orgánico es la flor de loto que aparece sobre friso, al igual que las hojas de papiro. Lo cual, una vez más connota el empleo del estilo egipcio. Para los egipcios el papiro simbolizaba un papel de alta calidad, por lo artesanal, ya que lo realizaban a mano, y también porque lo utilizaban para manuscritos antiguos, lo cual tenía un valor agregado. En el centro de la marquesina, también se distingue la silueta de una serpiente. En la mitología, la misma representaba las fuerzas del mal y, aunque suena un poco contradictorio con los objetivos masónicos, tiene lógica mirado desde el punto de vista de ahuyentar esas fuerzas o protegerlos de todo mal.

Tras realizar el análisis de la fachada de la Logia Masónica, lo primero que cabe la pena destacar es lo interesante que me resultó hacerlo. Desde lo estético, lo cual la arquitectura egipcia no es comúnmente vista, con lo cual era más atrapante, sino también por la identidad y significado que tenía la fachada para la masonería. Desde ese punto, me surgen varias preguntas, no solo respecto al estilo aplicado en ella, en contraposición con la tipología arquitectónica del lugar y su diseño interior. Sino también en cómo siempre la arquitectura está relacionada a lo social, rara vez se pueda concebir como un hecho aislado. Hago esta aclaración porque si analizamos la funcionalidad que se le otorga a la sede, las personas habitándola y el culto que practicaban, se llega a comprender mayormente el porqué del uso egipcio para su fachada y de las simbologías aplicadas para que los demás, no pertenecientes a la Masonería, no puedan entenderlo.

Entonces, la conclusión, apunta a poner en cuestionamiento la real identidad de la Masonería y desde ese punto de partida, comenzar a preguntarse por qué la elección del estilo egipcio para su fachada, es decir, su cara más visible. Cuando la realidad es que sus orígenes eran mayormente inmigrantes italianos y la elección de la vivienda respondía a una tipología de casa chorizo típica romana. Llevando esto a mostrar algo oculto, cuando en realidad dicen no serlo. Como bien sabemos, la cultura egipcia se caracterizaba por manejar simbologías ilegibles para todos aquellos que no pertenecían a aquella cultura con el fin de no dejar entrar a ese otro mundo profano. Aquí, pareciera que sucede lo mismo. Lo que me da a entender, que si bien no excluye explícitamente, divide o al menos, no da una lectura clara de su lenguaje.

A su vez, me pregunto, sin ánimo de ofensa, por qué si la masonería dice ser inclusiva, tanto es así, que solo lo realizan por un bienestar social, sin importar de dónde proviene cada persona, de qué religión es y cuánto sepa, por qué con una simple fachada ya excluye a una gran parte de la sociedad que no comprende qué significa, es decir, la excluye de ese conocimiento. Y en el caso de que estuviera interesado por saberlo, debería introducirse como masón/masona, de lo contrario, quedaría sin saberlo.

Y, apuntando, aún más al análisis de la pieza arquitectónica como tal y del edificio que contiene la Biblioteca, siendo esta sede una gran obra nombrada patrimonio a nivel cultural para la identidad barrial como a nivel histórico para los investigadores, ¿por qué no se puede acceder, a excepción de una noche al año? Iglesia de Santa Cruz (Segundo premio) Álvarez Rojas, Felipe Esteban Asignatura: Taller de Reflexión Artística II.

Palabras clave: iglesia - arte gótico - arquitectura antigua - arquitectura argentina – naturaleza – construcción - análisis arquitectónico - análisis comparativo - historia argentina – basílica – templo – vitral - concentración vertical – pintura - estructura abovedada - diseño arquitectónico.

Iglesia inaugurada en las calles caridad (Gral. Urquiza) y estados unidos, la congregación de padres pasionistas que vinieron de los estados unidos en 1880 a las personas de habla inglesa en países latinos, el estilo es gótico ingles del siglo 14, posee tres naves muy elegantes. El templo mide 42 metros de largo por 19 de ancho, los mármoles usados fueron traídos directamente de Carrara, Joinville, Córdoba, San Luis y Ónix de Méjico.

La iglesia es un templo religioso de culto católico romano, los vitrales que se pueden apreciar fueron fabricados en Dublín, Irlanda, y donados a la comunidad argentina, están realizados en colores de piedras preciosas como: gema, topacio, berilo, diamante, jaspe y verde esmeralda, los bancos son de cedro paraguayo y el diseño de estos es de estilo gótico, todos llevan el escudo pasionista. La iglesia tiene uno de los mejores órganos de Buenos Aires, y data del año 1931.

En 1881 la comunidad pasionista adquiere el terreno, allí en 1883, se abre al publico una capilla de madera y zinc, con el tiempo fue quedando chica y el sueño de construir un templo propio se volvía realidad gracias a los adeptos y donantes, así en 1890 empieza la construcción, 4 años mas tarde es inaugurada en todo su esplendor, inauguración a la cual asiste el presidente, Dr. Luis Sáenz Peña, su estilo es gótico normando, todas las esculturas son de Juan Bertini y el 90% del piso es del material original, Mármol y granito.

La forma fundamental del arte gótico es la adición. En la obra gótica, ya se componga de varias partes relativamente independientes o no se pueda descomponer en tales partes, ya se trate de una representación pictórica o escultórica, épica o dramática, el principio predominante es siempre el de la expansión y no el de la concentración, el de la coordinación y no el de la subordinación, la secuencia abierta y no la forma geométrica cerrada. La obra de arte se convierte así en una especie de camino, con diversas etapas y estaciones, a través del cual conduce al espectador, y muestra una visión panorámica de la realidad, casi una reseña, y no una imagen unilateral, unitaria, dominada por un único punto de vista. (Hauser, 2002) Esta cita no es de menor importancia, podemos ver reflejado en ella el espíritu de la naturaleza que se expande y no al azar, si no siguiendo un patrón orgánico, como vemos en la arquitectura gótica y particularmente en la Iglesia Santa Cruz, con elaborados detalles que se pueden apreciar a lo largo de la vista, podemos ver que no escatimaron en gastos a la hora de su construcción, estas monumentales construcciones eran para ellos una maravilla de dios representado, en tan apoteósicas edificaciones, que pretenden generar en el espectador la sensación de verticalidad (sentirse disminuido frente al espacio), en esta iglesia podemos apreciar todos los rasgos característicos de las catedrales góticas, presenta varias fachadas, un trabajado pórtico con adornados de personajes y conjuntos escultóricos a través de todo el recinto, sobre pilares que contienen nervios, además de un hermoso rosetón ubicado sobre la entrada principal, la forma de su planta es la basílica, o sea en forma de cruz, pero esta presenta la particularidad de que las naves laterales se prolongan detrás del presbiterio para deambular, por la parte exterior se encuentran los arbotantes y contrafuertes, muy característicos con pináculos en forma puntiaguda y ventanas entre cada uno, por la parte interior se aprecia el uso de arco ojival, en su mayoría apuntados, además de las bóvedas de crucería, reforzadas por dos o más nervios, uno de los elementos más representativos del estilo gótico, dentro de esta iglesia podemos ver muchas pinturas y decorados de personajes basados en historias los evangelios y del nuevo testamento, además de coloridos vitrales que son posibles gracias a la bóveda de crucería.

Conclusión A modo de cierre puedo decir que fue un trabajo grato de realizar, siempre me interesó la arquitectura, particularmente la gótica por sus formas, extraídas de la naturaleza con formas puntiagudas, elegante y en forma de huesos, ahora se de donde vienen estas construcciones, particularmente, la Iglesia de Santa Cruz me impresionó por su tamaño e imponencia, las construcciones góticas siempre son apoteósicas, con el fin de expresar al mismísimo dios en las construcciones, se puede ver en la construcción como va de menor a mayor en la elaboración de un todo, ósea elementos pequeños que unidos van formando esta mega construcción, rosetones y vitrales decoran estos lugares contando historias del evangelio que adornan de misticismo el lugar con sus colores, al pasar la luz a través de estos, sus arbotantes y contrafuertes que escalan buscando expandirse sin fin en la misma dirección que apuntan los arcos ojivales apuntados, bóvedas de crucería forman los nervios de esta, desafiando la gravedad con ingenio.

Referencias bibliográficas Hauser, A. (2002) Historia Social de la Literatura y el Arte.

Basílica del Espíritu Santo. Análisis arquitectónico (Segundo premio) Calicchio, Ailín Asignatura: Taller de Reflexión Artística II Resumen: Para el trabajo se designó analizar un edificio ubicado en la Ciudad de Buenos Aires y relacionarlo con influencias de los diversos estilos arquitectónicos vistos en la cursada.

Para esto yo elegí la Basílica del Espíritu Santo, conocida también como la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, que se encuentra ubicada en el barrio de Palermo, uno de los lugares más turísticos que hay en Capital Federal.

Asimismo este importante edificio será relacionado con la arquitectura gótica y la arquitectura romana.

Palabras clave: arte gótico – arte románico - arquitectura románica - arquitectura gótica – paleocristiano - arco – basílica - edificio – escultura - fachada - templo – iglesia católica - vitral – columna - pórtico – estructura exenta – pintura – relieve.

Descubriendo la historia de una Basílica La Basílica del Espíritu Santo es una iglesia Católica que se encuentra en el barrio de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires, ubicada en un terreno elevado, en donde las calles forman diversas diagonales, enfrentada a la Plaza Güemes, y del otro lado de la misma iglesia el Colegio Guadalupe.

La historia de este majestuoso edificio comienza en el año 1890, con la construcción de la capilla para Nuestra Señora de Guadalupe, propiedad de la Familia Figueroa, cuya construcción se hizo por medio del sacerdote y arquitecto Juan Beckert.

En el año 1894 arribaban a Buenos Aires los primeros ministros de la congregación del verbo divino, y el obispo de turno les ofreció la capilla para que pudiesen hospedarse.

En 1896 se crea la vice-parroquia de Guadalupe, pero pronto quedó pequeña para la cantidad de peregrinos que había, por lo que en 1901 se comenzó a construir el nuevo templo que por orden del fundador de la congregación sería dedicado al Espíritu Santo. La misma se inauguró en 1907, y en el 2000 fue completamente restaurada.

El templo de estilo románico se encuentra a cargo de la Congregación del Verbo Divino, en su imponente fachada podemos apreciar dos torres que se alzan a una altura de 54 metros, y es justamente por su estilo arquitectónico que el 30 de Octubre de 1940 el papa Pío XII lo declaró Basílica por “su hermosura y amplitud”.

Según su párroco esta iglesia es muy especial, primero por ser de las pocas que quedan con vista a una plaza, y al tener la oportunidad de estar frente a un espacio abierto no se ven edificios recortando el cielo a la hora de mirar hacia arriba. Lo que se quiere hacer con esta Basílica es seguir manteniendo las raíces de lo que se construyó en un principio. Sus colores sus texturas, sus formas, entre otros.

Con lo primero que nos podemos encontrar al llegar a la iglesia es un par de puertas importantes. En las cuales podemos encontrar gran similitud con los grandes portones que utilizaba el estilo románico. Teniendo unas inmensas puertas llamadas abocinadas, rodeadas por las jambas, las cuales sostienen un dintel, que esta adosado a la pared, seguido por un tímpano al cual le siguen los arcos, que antiguamente se encontraban sobre el bajo relieve, pero que en este caso puntual dicho relieve se pierde para darle paso al nombre de la iglesia. En ambos lados de la entrada dos pilones que contienen agua bendita, acompañados cada una con dos esculturas exentas, una del arcángel San Miguel. Con su escudo y su espada, y la otra del Arcángel San Rafael, con sus símbolos, alimento, báculo y maletín. Al lado de cada pila podemos encontrar representados los escudos de la Ciudad de Buenos Aires y de la Congregación del Verbo Divino.

El estilo románico que presenta la basílica logra representar líneas esbeltas y livianas, arcos altos y fáciles que siguen la tendencia de la arquitectura gótica que busca alturas, como dijimos al comienzo la iglesia tiene dos grandes torres, ellas son las encargadas de avisarles a los fieles que la misa está por comenzar, hablamos de los campanarios. Propio del estilo gótico dichas torres altas buscan llegar a acercarse lo más posible a Cristo, y generar en el hombre una sensación de pequeñez, para mostrarles que nada es tan grande como Dios. Al mismo se accede a través de las puertas ubicadas en ambos lados de la entrada principal de la Basílica, en las dos torres hay cuatro grandes campanas que fueron consagradas en el año 1908, un año después de que se inaugurara la iglesia, antes de la reforma del 2000, y llevan los nombres de San Carlos, San Francisco, Mariano Antonio y Nuestra Señora de las Mercedes. Sin embargo estas campanas se escuchan solamente en las grandes fiestas, como Navidad y Pascuas, entre otras y se accionan de forma manual por medio de sogas. Pero también hay un carillón que se encuentra en la torre que da a la calle Mansilla, y esas campanas, que son más chicas, suenan cada cuarto de hora por medio de un mecanismo automático. Se destaca la cruz latina, formada por dos segmentos de diversa medida que se intersectan en un ángulo recto, en donde el segmento más chico tiene una posición de tres cuartos respecto al segmento más largo, en la planta de su conjunto. Se encuentra la nave central, que es la más ancha del conjunto de tres, en este caso, siempre teniendo en cuenta que los conjuntos de naves son impares, tres o cinco, y al mirar arriba de la misma podemos visualizar las llamadas bóvedas de crucería, en las cuales podemos admirar como sobresalen los nervios, que generan relieve la misma. Esto es así porque al construirse dichas bóvedas primero se crean estos nervios que se cruzan diagonalmente entre los que se coloca la plementería, es decir los materiales que llenan el espacio entre ellos para cerrar la bóveda. Dos naves laterales y el crucero, que también viene del paleocristiano, y es el espacio definido por la intercepción de la nave central y la transversal. Generalmente este espacio se cubre con una cúpula alzada sobre un tambor que se sostiene en los arcos torales para así lograr dos cosas, primero resaltar al exterior de la basílica el punto de encuentro de las dos naves, y segundo favorecer la iluminación a través de los huecos abiertos en el cimborrio o en la linterna, que a veces también se intercala entre éste y la cúpula.

La basílica tiene una longitud de 53 metros y un ancho de 20 metros, o 43 metros si se considera el crucero, mientras que la altura interior es de 18 metros, y los pilares, alternándose uno de material y otro de granoj belga, asombran al público por su esbeltez. En sus laterales se encuentran bóvedas de arista, propia del estilo románico, que es el resultado de cruzar dos bóvedas de cañón, y el mismo es el resultado de alargar el arco de medio punto.

Todo el conjunto interior del templo atrae por la severidad armoniosa de sus líneas y detalles, destacándose la riqueza de los variados vitrales. En las galerías superiores de cada nave, junto a sus arcos y columnas se pueden admirar la elasticidad y la elegancia. Se dice que la Basílica del espíritu santo es realmente una verdadera Teología puesta en piedra, ya que en cada columna hay un símbolo y en cada arco una intención.

La Basílica del Espíritu Santo posee ocho altares, y se destaca el arreglo del ábside de la nave central, rico en enseñanzas y simbolismos.

Todo el conjunto está enmarcado por el arco de medio punto, tipo de arco que en el intradós tiene la forma de un semicírculo.

Es el elemento principal de la arquitectura abovedada, formando las de cañón, inscripto con la primera estrofa del Himno que la Iglesia canta a Dios.

En la parte superior de la bóveda, aparece en altorrelieve la figura blanca de una paloma, símbolo del Espíritu Santo. Los relieves representan parábolas del Hijo Pródigo y del buen Samaritano.

En el altar se encuentra uno del Sagrado Corazón.

El punto central de esta magnífica iglesia es el altar. Que se encuentra colocado en el lugar de mayor visibilidad, encuadrado por pinturas y murales. Los muros exteriores son gruesos y están reforzados por contra fuentes exteriores, con ventanas de pequeño tamaño que son capaces de sostener el enorme peso de las bóvedas.

En el coro superior que domina la nave central surge la impresionante tubería del importante órgano que se encuentra en la Basílica del Espíritu Santo, un instrumento de origen alemán que fue estrenado en el año 1912. Consta de 28 juegos reales. 12 para el gran órgano, 10 para el positivo y 6 para la pedalera, con registros 4,8 y 16 pies. En el año 1934 se le agregó el órgano de ecos de la casa Walcker. El instrumento en cuestión se encuentra ubicado en una sala continua de la galería derecha del crucero. Lo interesante de esto es que, desde el lugar en donde está situado el órgano no es posible ver lo que está ocurriendo en el altar mayo. Por lo tanto el instrumento tiene en su haber un espejo estratégicamente ubicado que permite que la persona que lo esté tocando pueda ver el altar sin moverse de su lugar.

Dentro de los entes característicos de la arquitectura que posee la iglesia se encuentran: las columnas románicas se caracteriza por tener una base de tipo ática. El capitel suele ser estar esculpido con motivos figurativos, vegetales o geométricos, estos tienen como función sostener, por ejemplo una bóveda de cañón.

Asimismo la pintura románica mural se integra con la arquitectura y sigue las reglas del “marco arquitectónico y esquema geométrico”. Eso quiere decir, no se rige por imitación de la naturaleza sino por una conceptualización racional.

La pintura gótica con las nuevas tendencias filosóficas y religiosas se tendió a aproximar la representación de los personajes religiosos ya sean santos, arcángeles, Jesús, María, etc. En un plano más humano que divino, dejándoles demostrar emociones y sentimientos, rompiendo con el hieratismo que había traído de nuevo la época del paleocristiano.

Del mismo modo el relieve y la escultura tuvieron una estrecha relación con la arquitectura, insertándose como un elemento complementario, y se dedicó principalmente a la enseñanza de las escenas bíblicas con relieves de piedra que fueran comprensibles para los creyentes laicos. La ornamentación, los adornos geométricos heredados del estilo románico, molduras y calados geométricos que nacen del propio arco.

En cuanto a mí respecta este trabajo me ayudó mucho a descubrir que en la ciudad de Buenos Aires hay edificios que tal vez uno los puede llegar a pasar por alto, y que detrás de sus muros, o como en este caso, detrás de un inmenso portón, tienen una historia tan increíble a nivel arquitectónico que con solo ir a visitarlos y conocer el período, las circunstancias y la forma en la que se realizó dicho edificio es capaz de dejarte sin aliento.

La arquitectura tanto románica como gótica encierra una historia y una razón de un inmenso retroceso que decidió hacer todo un pueblo creyente sobre todo lo que habían logrado construir los romanos. Para volver a empezar y formar nuevos templos que nada tuviesen que ver con su pasado.

Considero que aprendí y entendí muchísimo sobre, no solo diferentes tipos de arquitectura, sino también escultura, pintura, monumentos, etc. Y es magnífico ver cómo siendo a veces tan capaces de de avanzar sobre los conocimientos que ya tenían previamente algunos pueblos, civilizaciones, imperios, también deciden retorcer y olvidarlo todo para lograr generar algo completamente nuevo.

Referencias bibliográficas Página web oficial de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe.

Disponible en http://www.parroquiaguadalupe.com/ Basílica del Espíritu Santo (Buenos Aires). Disponible en https://es.wikipedia.org/wiki/Bas%C3%ADlica_del_ Esp%C3%ADritu_Santo_(Buenos_Aires).

Parise, E. (2013) “La basílica que desde Palermo es orgullo de toda la ciudad”. Diario digital Clarín (2013). Disponible en https://www.clarin.com/ciudades/Basilica-Palermoorgullo- toda-Ciudad_0_rJVsA7Wjwme.html Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe – Buenos Aires.

Disponible en http://www.svdargentina.org.ar/?p=6506 (2004).

Comisión de investigación histórico eclesiástico del arzobispado de Buenos Aires. Historia de Parroquias de Buenos Aires


fue publicado de la página 62 a página69 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº84

ver detalle e índice del libro