Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII >
  4. Particularidades del proyecto profesional en el área audiovisual

Particularidades del proyecto profesional en el área audiovisual

Chalkho, Rosa

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

ISSN: 1668-1673

Año XX , Vol. 37, Febrero 2019, Buenos Aires, Argentina | 198 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Las tradiciones en las academias de cine (tanto en Argentina como en otros países) señalan que, en general, el producto final con el que los estudiantes se gradúan es un cortometraje. Este formato de graduación tiene una lógica bastante evidente ya que se ponen en juego de manera condensada todos los saberes, prácticas y competencias que los estudiantes han aprendido en su trayectoria estudiantil. Dicho de otro modo, la creación de un corto es la conclusión natural para estas carreras y es, además, la carta de presentación para el ingreso al mundo profesional.

Igualmente, si consideramos la carrera de Comunicación Audiovisual en un sentido amplio, tal como está tratada en nuestra Facultad en la que incluye diversos formatos como la televisión y la difusión en Internet, también es beneficioso que la producción final se materialice en un proyecto audiovisual.

Existen numerosos ejemplos de realizadores consagrados tanto en Argentina como en el mundo cuyo puntapié inicial para el mundo profesional fue el corto final de la academia de cine. Tal vez el caso más paradigmático es el de George Lucas y Walter Murch en San Francisco, cuyo proyecto llamó la atención de Francis Ford Coppola quien produjo el largo THX 1138, gestado en la escuela de cine de la Universidad del Sur de California.

Sin embargo, la realización audiovisual presenta por sus características productivas todo un desafío para las sistematizaciones institucionales. Me detendré en estas particularidades en las que se evidencian distinciones con otras áreas del campo proyectual y que presentan un desafío para enmarcar este tipo de proyectos en las estandarizaciones evaluativas.

Para comenzar, la realización audiovisual es una producción ineludiblemente colectiva. Gran parte del éxito de un corto, o proyecto es que los roles estén bien definidos y que las responsabilidades técnicas y creativas se cumplan. Si bien, la creatividad y la técnica como aspectos articuladores de una cultura proyectual deben estar en todas las instancias, aun en las consideradas más pragmáticas, lo cierto es que un solo estudiante ocuparía el rol de director, uno o dos estudiantes ocuparían los roles de guionistas, un solo estudiante sería la cabeza del equipo de producción y así sucesivamente. Dicho esto, si un grupo de estudiantes se reúnen para realizar el corto, ¿Cómo evaluaríamos independientemente a cada uno? ¿Tendría mayores créditos el que dirige que el que asiste? ¿Cómo haría el profesor de la materia en cuestión para manejar estas disyuntivas? A estas inquietudes se suman otras: ¿cómo se elegiría el proyecto a realizar? ¿No tendrían todos los estudiantes el derecho a llevar a cabo su idea y realizar su propio proyecto? En caso que decidamos que así sea, que cada estudiante se reciba con su corto y que todos colaboren entre sí, inmediatamente nos encontraríamos con que resulta imposible realizar tantos proyectos simultáneamente.

Especialmente, porque al no ser producciones profesionales rentadas, lo que sostiene la colaboración y el compromiso entre los estudiantes es la creencia simbólica en el “valor” del proyecto, la illusio que motoriza el llevar el corto a buen puerto y las instancias de acreditación (exámenes, aprobación, premio, etc.), es decir el marco institucional que legitima y modela las prácticas estudiantiles. El riesgo de que algún estudiante decida abandonar todo a la mitad es frecuente con la diferencia que, en este caso, su desvinculación afecta a la totalidad del proyecto y a los demás alumnos.

En mi rol docente, me he encontrado con estudiantes que vienen a consultar sobre sus investigaciones cuando están elaborando el proyecto de graduación (teórico o escrito). En esta instancia comentan que les hubiera gustado más realizar un trabajo proyectual, pero que resulta imposible encarar un corto “unipersonal”. Si a esto se le suma que este proyecto también debe tener una fundamentación sustanciosa por escrito, es fácil advertir el desánimo estudiantil y la decisión de realizar la investigación escrita como la opción que queda viable.

Otra complejidad que se suma a esta instancia es la organización de los tiempos, la escritura del guión, la pre-producción, el rodaje propiamente dicho y la postproducción son instancias diacrónicas y diferidas en el tiempo. ¿Cómo se organizarían las cursadas entonces? Tendrían que esperar que el guionista termine el guión para luego realizar la pre producción y después el rodaje.

El estudiante que ocupa el rol de la edición/montaje ¿tendría que quedarse sentado esperando hasta el final? ¿Realizaría alguna otra actividad? Retomando los proyectos de graduación basados en la producción escrita, como investigadora, celebro que la investigación ocupe un lugar importante en la formación profesional, sería ideal además generar líneas, grupos y semilleros de investigación tanto para producir saberes originales como para formar a los estudiantes.

Pero, no puedo dejar de observar el lugar forzado que la investigación termina ocupando en general en los proyectos de graduación. Excepcionalmente esos contenidos son aportes originales al conocimiento y sirven más como ejercicios de aprendizaje de investigación que como productos sólidos. Entonces me pregunto, ¿por qué los estudiantes se gradúan con un trabajo que no responde exactamente para lo que fueron formados? Es decir, ¿formamos realizadores o críticos/investigadores? Insisto, es deseable que la investigación, la teoría y la crítica estén presentes en la formación de los futuros profesionales (Schön, 1992), y de hecho esto sucede a través de materias dedicadas en las que se producen y publican pequeños ensayos monográficos. Pero, también es deseable que la producción de un proyecto audiovisual sea la culminación del grado, porque, entre otras cosas, es el plato principal del porfolio, la llave maestra que abre la entrada al mundo profesional.

Expuestas las dificultades anteriores, podríamos estar tentados a renunciar a la idea que los alumnos que estudian para producir contenidos audiovisuales no se gradúen con un proyecto de realización audiovisual. Sin embargo, si coincidimos en su importancia, deberíamos estudiar el problema y ensayar las condiciones institucionales para su viabilidad.

La Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo cuenta con varias condiciones favorables para comenzar a propiciar estos proyectos. Una de estas es la creciente inversión en equipamiento e instalaciones que se ha venido realizando en los últimos años y que favorece el acceso del estudiantado a los bienes técnicos de producción.

Sin embargo, el activo más importante, y absolutamente distintivo con respecto a otras instituciones, es el sistema de carreras de la Facultad. Cada una de las especialidades de la Facultad puede ser leída desde la óptica de la realización audiovisual como un rubro de producción: diseño de moda, escenografía, carrera de actuación y dirección de actores, fotografía, guión, dirección de arte y la recientemente inaugurada creación sonora entre muchas otras son recursos privilegiados a la hora de componer una sinergia entre las carreras y una articulación de proyectos de graduación. Una idea para poder organizar y evaluar la participación individual de cada estudiante en el contexto de las producciones grupales podría ser el diseño de un sistema de créditos, cada alumno de acuerdo a su rol, actividad, cantidad de horas, responsabilidad, etc. en uno o más proyectos audiovisuales cumpliría una cantidad de créditos (cuyos mínimos y cualidades se deberían estipular anteriormente) que se complementarían con un escrito integrador que explique y fundamente su recorrido, propuesta y actividades.

La tutoría de estos proyectos a cargo de docentes especialistas en las cátedras de proyecto profesional aportaría la estructura institucional necesaria para sostener y apuntalar este sistema, como así también para nutrir y corregir las producciones audiovisuales finales, apuntando a productos con calidad esperable para insertarse en festivales, premios y plataformas.

Las maneras de realizar estas producciones no son ajenas a la Facultad, un ejemplo virtuoso de esta modalidad es la serie “El Eternauta” realizada por alumnos de la Facultad en las cátedras del prof. Cristian Valussi y la prof. Constanza Martínez que será emitida en la plataforma Cine.ar Play.

No puedo dejar de imaginar el potencial que tendría motivar a los estudiantes y ofrecer las condiciones institucionales para que en los proyectos finales aparezcan estos productos audiovisuales de calidad. Entonces, no habrá mejor carta de presentación para su inserción profesional que su proyecto final de carrera.

Referencias bibliográficas 

Getino, O. (2005). Cine argentino: entre lo posible y lo deseable. Buenos Aires: Ediciones Ciccus.

Ondaatje, M. (2002). The conversations. Walter Murch and the Art of Editing Film. New York: Borzoi Book Publisher.

Schön, D. A. (1992). La formación de profesionales reflexivos Hacia un nuevo diseño de la enseñanza y el aprendizaje en las profesiones. Barcelona: Paidós.

Torre, M. (2012). La educación de los profesionales del cine: características y tensiones de un campo en formación. Cuadernos del Centro de Estudios en Diseño y Comunicación, 113 - 130.

Abstract: The forty-fifth meeting of the Academic Advisory Council of the Faculty of Design and Communication of the University of Palermo was held on Friday, May 18, 2018 under the theme: Preparation. Presentation. Professional Proyect. The Minutes of the session carried out by the Advisor José María Doldan were carried out and after that, the contribution of all the Directors, with a first text by the Dean, Mg. Oscar Echevarría, who is the one who organizes and organizes the theme of the Plenary developed.

Keywords: Professional project - presentation - teacher adviso 

Resumo: A quadragésima quinta reunião do Conselho Consultivo Acadêmico da Faculdade de Design e Comunicação da Universidade de Palermo foi realizada na sexta-feira, 18 de maio de 2018, sob o tema: Preparação. Apresentação Projeto Profissional A ata da sessão realizada pelo Diretor José María Doldan foi realizada e depois disso, a contribuição de todos os Diretores, com um primeiro texto pelo Diretor, Mg. Oscar Echevarría, que é quem organiza e organiza o tema do Plenário desenvolvido.

Palavras chave: Projeto profissional - apresentação - orientadores de professores


Particularidades del proyecto profesional en el área audiovisual fue publicado de la página 24 a página25 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

ver detalle e índice del libro