Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII >
  4. Cómo ser un buen docente universitario

Cómo ser un buen docente universitario

Cazorla, Julieta

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

ISSN: 1668-1673

Año XX , Vol. 37, Febrero 2019, Buenos Aires, Argentina | 198 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Este ensayo pretende sintetizar y argumentar las cualidades que tiene que tener un docente universitario a la hora de transmitir tan importantes conocimientos. La tarea del docente en el ámbito universitario es fundamental si consideramos que es quien está formando futuros profesionales. Este escrito se basa en los puntos que desarrolla Ken Bain sobre lo que hace mejores a los profesores universitarios y combinándolo con la opinión de otros autores intenta llegar a una respuesta para su pregunta inicial: ¿Cómo ser un buen docente universitario? 

Palabras clave: Docente universitario – Universidad – educación


Introducción 

La tarea del docente en el ámbito universitario es fundamental si consideramos que es quien está formando futuros profesionales. Un médico que da una dosis correcta de medicación, un ingeniero o un arquitecto que saben cómo construir un edificio o un puente, un abogado que conoce los plazos judiciales de los que dependen el éxito o fracaso de un juicio con condena a 35 años de prisión de una persona, son solo algunos de los ejemplos que se pueden nombrar para explicar la importancia que tiene una buena enseñanza en la etapa de la educación universitaria. Por eso, este ensayo pretende sintetizar y argumentar las cualidades que tiene que tener un docente universitario a la hora de transmitir tan importantes conocimientos.

Desarrollo Ken Bain desarrolla algunos puntos sobre lo que hacen los mejores profesores de la universidad. Por ejemplo, uno de los principales aspectos de un buen docente es su conocimiento acerca de su disciplina. Nadie puede enseñar algo que no conoce. Conocer el campo que es objeto de su enseñanza implica tener un manejo fluido de los conceptos, estar actualizado, capacitarse constantemente, plantearse nuevos interrogantes sobre diversos aspectos de ese ámbito. Así, puede entender mejor por dónde se puede comenzar a explicar a los alumnos su materia. Qué ideas son las principales y generales para introducir a los estudiantes a ese campo así como también en qué puntos tienen dificultades para comprender ciertos conceptos. Cuál es el camino óptimo para procesar toda la información y lograr entenderla de manera integral.

Según la visión tradicional, la memoria es útil para el almacenaje de conocimientos. Metemos ahí todo y luego sacamos lo que necesitamos. Los mejores profesores sin embargo, creen que la memoria no funciona así. Para ellos, nosotros construimos nuestro sentido de la realidad a partir de todas las entradas sensoriales que recibimos. Comenzamos a conectar las sensaciones para construir patrones sobre la manera como creemos que funciona el mundo. Por ello, nuestros cerebros son unidades tanto de almacenamiento como de procesado. (Bain, 2007, p. 41).

Una vez que establece cuales son los saberes que debe enseñar, hay que comenzar a planificar una estrategia de enseñanza. Una estrategia donde se planifique cómo va a abordar sus clases, de qué forma hará que los estudiantes se interesen por el saber mismo y no por una nota. De qué forma los alumnos pueden reflexionar y argumentar un tema. Para ello hay que plantear preguntas estimulantes, problemas intrigantes, generar en los alumnos curiosidad e interés. Un buen ejemplo de esta relación, es la dinámica del aula-taller. Un espacio donde el docente es una guía para el estudiante, dejando de lado la figura de autoridad planteada en la enseñanza tradicional. En el aula-taller el docente le provee al estudiante las herramientas y los conocimientos necesarios para poder desarrollar el proyecto común pero trabajan juntos para lograr un mismo objetivo. De paso, el docente también aprende durante este proceso. No es solo el alumno quien adquiere nuevos conocimientos.

Esta experiencia de trabajo, estudio e investigación nutre y beneficia a ambas partes. Hay lugar para la autoevaluación tanto del estudiante como del profesor.

Alicia Camilloni sostiene que no existe un formato perfecto que asegure una enseñanza exitosa. Sin embargo, hay algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de planificar una buena clase. Por un lado, es necesaria una buena distribución de los tiempos disponibles para las distintas tareas que requiere la enseñanza. El tiempo es el principal recurso y a la vez la principal limitación para la enseñanza y el aprendizaje. Otro aspecto fundamental es la selección de contenidos. Existen diversos aprendizajes que se deben incluir en la programación y que no son independientes unos de otros sino de manera integrada. También se debe tener en cuenta las estrategias que se emplearán para la enseñanza ya que los contenidos varían según cómo se enseñen. Además, hay que considerar la construcción de la secuencia de presentación de contenidos y actividades de aprendizaje, es decir, el orden en que el docente decide enseñar los contenidos, ya que la compresión de un concepto depende de lo que ya se conoce. El orden de presentación influye en el nivel y forma de la comprensión.

(Camilloni, 2007b) Una buena clase también es la que invita a los estudiantes a ser creativos, la que fomenta la libre expresión, el respeto ante diferentes puntos de vista, donde existe un clima afectivo, de cordialidad, tolerancia al error (en los errores y confusiones es donde en realidad se produce el aprendizaje) y donde existe reconocimiento de logros y objetivos.

Como sostiene Jean Pierre Astolfi, …los modelos constructivistas, que están adquiriendo un fuerte desarrollo en estos últimos años, se esfuerzan, contrariamente a los anteriores, por no eliminar el error y darle un estatus mucho más positivo. El objetivo que se persigue es llegar a erradicarlos en las producciones de los alumnos, pero se admite que, como medio para conseguirlo, hay que dejar que aparezcan, e incluso provocarlos, si se quiere llegar a tratarlos mejor. En los modelos constructivistas los errores no se consideran faltas condenables ni fallos de programa lamentables: son síntomas interesantes de los obstáculos con los que se enfrenta el pensamiento de los alumnos. “Vuestros errores me interesan”, parece pensar el profesor, ya que están en el mismo centro del proceso de aprendizaje que se quiere conseguir e indican los progresos conceptuales que deben obtenerse. Astolfi, J. P. (2003).

Cabe mencionar la relación que establece el docente con sus alumnos. Un buen docente crea lazos dentro del aula, a través de la confianza que les tiene a sus estudiantes.

Es un mediador entre ellos y el conocimiento, los inspira, los apoya y los acompaña a lo largo del camino que recorren juntos durante el tiempo de cursada, inclusive luego de finalizada la misma. Es una persona flexible y comprensiva.

Recordando el documental de la señorita Olga, observamos que esta docente plantea un sistema educativo en base a la Nueva Escuela por contraposición con la Escuela Tradicional. Según la concepción pedagógica de la Nueva Escuela, el interés principal es el niño y el desarrollo de sus capacidades, es el sujeto activo de la enseñanza. El estudiante aprende haciendo (como se plantea en el aula taller), se plantea que tenga experiencias directas, problemas auténticos que estimulen su pensamiento, que tenga oportunidad de comprobar sus ideas. Todas estas ideas de la Nueva Escuela que se ven en el documental, podemos aplicarlo también al ámbito universitario cuando hablamos de cómo es un buen docente en ese contexto.

Donald Schön (1997) sostiene que el desafío en la enseñanza de una práctica profesional consiste en asumir que los estudiantes deberán aprender hechos y operaciones relevantes pero además las formas de indagación que utilizan los expertos para establecer relaciones entre el conocimiento general y el caso particular.

Asimismo, el docente no debe limitarse con algún libro o bibliografía única sobre la disciplina que enseña, sino que tiene que tener en cuenta el hecho de que, gracias a la tecnología, los estudiantes tienen un acceso casi ilimitado a diversos archivos digitales y bibliotecas virtuales de donde sacar información sobre su materia.

Entonces es su deber fomentar el uso de estas tecnologías, de manera consciente y responsable, para ampliar la visión de la disciplina en los estudiantes con el objeto de formar profesionales capacitados que tengan un amplio conocimiento a través de distintas investigaciones y fuentes, previamente analizadas y fundadas.

Es entonces muy importante que el docente no se limite al dictado y repetición de puras teorías, que aunque son importantes en la labor de enseñanza universitaria, deben ser siempre expuestas en contraste con la realidad para darle un sentido al contenido que se ve en las clases.

Que el estudiante entienda para qué y por qué está estudiando ese contenido y no otro. Qué utilidad va a tener en su vida laboral y profesional. Tener una mirada global e integradora entre los contenidos y la realidad.

Conclusión Como conclusión podemos decir que el buen docente universitario no tiene una fórmula exacta. Sin embargo, hay que tener en cuenta todos estos factores sobre los procesos de enseñanza y de aprendizaje, para ser conscientes del rol que tienen y cómo influye su trabajo en la sociedad. Están formando futuros profesionales, deben inspirar a sus estudiantes a querer saber por interés y no por una nota. Como dice Ken Bain en su conferencia, es más probable que la gente aborde un aprendizaje profundo cuando está intentando resolver un problema que percibe como importante, intrigante o bello.

Referencias bibliográficas 

Astolfi, J. P. (2003). El “error”, un medio para enseñar.

México: Díada Bain. K. (2007). Lo que hacen los mejores profesores universitarios. (2º ed.). Valencia: Universitat de Valencia.

Camilloni, A. (2007a).El saber didáctico. Buenos Aires: Paidós.

Camilloni, A. (2007b). Una buena clase. Revista 12ntes - Nº 16. (8), Año 2.

Schön, D. (1992). La formación de profesionales reflexivos. Barcelona: Paidós 

Nota: Este trabajo fue desarrollado en la asignatura Introducción a las Estrategias de la Enseñanza a cargo del profesor Carlos Caram en el marco del Programa de Reflexión e Innovación Pedagógica.


Abstract: This essay aims to synthesize and argue the qualities that a university teacher must have when transmitting such important knowledge. The task of the teacher in the university field is fundamental if we consider who is training future professionals. This paper is based on the points that Ken Bain develops about what makes university professors better and, combined with the opinion of other authors, he tries to arrive at an answer to his initial question: How to be a good university professor? 

Keywords: University teacher – university – education 

Resumo: Este ensaio pretende sintetizar e argumentar as qualidades que tem que ter um docente universitário à hora de transmitir tão importantes conhecimentos. A tarefa do docente no âmbito universitário é fundamental se consideramos que é quem está a formar futuros profissionais. Este escrito baseia-se nos pontos que desenvolve Ken Bain sobre o que faz melhores aos professores universitários e combinando com a opinião de outros autores tenta chegar a uma resposta para sua pergunta inicial: ¿Como ser um bom docente universitário? 

Palavras chave: Professor universitário - universidade 


Julieta Cazorla. Organizadora de Eventos (Universidad de Palermo, 2017). Wedding Planner.


Cómo ser un buen docente universitario fue publicado de la página 92 a página94 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXXVII

ver detalle e índice del libro